Siria y la res­tau­ra­ción de su mi­le­na­rio pa­tri­mo­nio

LA GUERRA DE SIRIA NO SO­LO HA DE­JA­DO BA­JAS HU­MA­NAS. SE HA CEBADO TAM­BIÉN CON ANFITEATROS, ES­TA­TUAS O MO­SAI­COS DE IN­CAL­CU­LA­BLE VA­LOR. RECORREMOS EL PAÍS CUAN­DO CO­MIEN­ZA LA RES­TAU­RA­CIÓN DE SU PA­TRI­MO­NIO CUL­TU­RAL.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR MA­NUE­LA GI­MÉ­NEZ FO­TO­GRA­FÍAS: JEAN-FRA­NÇOIS LAGROT

AKha­led As­sad, ex­di­rec­tor del si­tio ar­queo­ló­gi­co de Pal­mi­ra, de 83 años, lo de­ca­pi­ta­ron. Lue­go col­ga­ron su cuer­po de una fa­ro­la, con la ca­be­za de­po­si­ta­da a sus pies, y di­na­mi­ta­ron las ma­ra­vi­llo­sas rui­nas del si­glo I. El Es­ta­do Is­lá­mi­co to­mó Pal­mi­ra en 2015, la per­dió y vol­vió a re­cu­pe­rar­la. Y la vol­vió a per­der. Pe­ro mien­tras es­tu­vo allí vo­ló el tem­plo de Bel, el de Baals­ha­min, del si­glo II d. C, y el Ar­co del Triun­fo, de 2000 años de an­ti­güe­dad. Pal­mi­ra, Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unesco, fue tri­tu­ra­da por los bárbaros. Fu­si­la­ron y de­go­lla­ron a pri­sio­ne­ros en el tea­tro ro­mano. El mu­seo lo trans­for­ma­ron en pri­sión. Sus fon­dos, sin em­bar­go, se sal­va­ron. En­tre una ocu­pa­ción y otra, Maa­moun Ab­dul­ka­rim, en­ton­ces di­rec­tor de An­ti­güe­da­des, or­ga­ni­zó el tras­la­do a Da­mas­co de las obras que po­dían trans­por­tar­se. Es­ta­tuas y ba­jo­rre­lie­ves acu­mu­la­ron pol­vo en los al­ma­ce­nes del só­tano del Mu­seo Na­cio­nal de Da­mas­co has­ta la es­pe­ra­da res­tau­ra­ción. Es­te año, por fin, ha lle­ga­do la ho­ra de su cu­ra. Tam­bién se es­tán em­pe­zan­do a re­cons­truir y res­tau­rar otras ma­ra­vi­llas des­tro­za­das du­ran­te la guerra. La re­cons­truc­ción cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de los ru­sos, alia­dos de las tro­pas de Bas­har al Asad en el con­flic­to si­rio. Su pre­sen­cia se no­ta. «En el ca­mino ha­cia Pal­mi­ra no fal­tan las ins­crip­cio­nes pin­ta­das en ci­rí­li­co que in­di­can la di­rec­ción a se­guir», ex­pli­ca el fo­tó­gra­fo Jean-fra­nçois Lagrot, que aca­ba de re­co­rrer la zo­na con su cá­ma­ra pa­ra do­cu­men­tar la si­tua­ción del mag­ní­fi­co pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de Siria. A 150 ki­ló­me­tros de Pal­mi­ra es­tá Homs, la se­gun­da ciu­dad de Siria. Su mu­seo es­tá va­cío. Tam­bién lo des­alo­ja­ron sus guar­dia­nes pa­ra pro­te­ger­lo. Es­te sal­va­men­to fue to­da­vía más he­roi­co, por­que se lle­vó a ca­bo con la ciu­dad ma­cha­ca­da por los com­ba­tes. Sor­tean­do ba­las y bom­bas, un gru­po de va­lien­tes lo­gró sa­car los te­so­ros del mu­seo, in­clui­da su rica co­lec­ción de res­tos prehis­tó­ri­cos, y lle­var­los al Mu­seo Na­cio­nal de Da­mas­co, don­de se es­tán in­ven­ta­rian­do aho­ra. La suer­te de Homs du­ran­te la guerra ha si­do te­rri­ble. Al­gu­nos ba­rrios no son más que es­com­bros. «So­lo los mi­na­re­tes de la mez­qui­ta Al-wa­lid, de es­ti­lo oto­mano, flo­tan en

EL ES­TA­DO IS­LÁ­MI­CO UTI­LI­ZÓ EL TEA­TRO RO­MANO DE PAL­MI­RA CO­MO LU­GAR DE EJE­CU­CIÓN. AL MU­SEO LO CON­VIR­TIÓ EN PRI­SIÓN

es­te mar de rui­nas», cuen­ta Lagrot. La res­tau­ra­ción del an­ti­guo zo­co de Homs, un mer­ca­do cu­bier­to del si­glo XIII le­van­ta­do por la di­nas­tía que fun­dó Ala­dino, los Ayu­bi­das, ya ha co­men­za­do. Du­ra­rá unos cua­tro años se­gún el pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción fi­nan­cia­do por las Na­cio­nes Uni­das (PNUD), pe­ro ya fun­cio­nan al­gu­nas tien­das. Sus pro­pie­ta­rios han re­gre­sa­do y cuen­tan que, al tran­trán, la ac­ti­vi­dad se va re­to­man­do. Ale­po es otra de las jo­yas de Siria. La ca­rre­te­ra cos­te­ra que con­du­ce a ella des­de Homs no es prac­ti­ca­ble: to­da­vía que­dan re­duc­tos yiha­dis­tas. Si­guien­do esa ca­rre­te­ra se pue­de avis­tar el Crac de los Ca­ba­lle­ros, for­ta­le­za de los cru­za­dos cons­trui­da en el si­glo XII, que tam­bién ha su­fri­do los em­ba­tes de la guerra. Aun­que es­tá 'he­ri­da': du­ran­te dos años la for­ta­le­za fue ocu­pa­da, ma­ta­ron a los cris­tia­nos, sa­quea­ron la igle­sia... No han re­sis­ti­do va­rias es­ca­le­ras y ram­pas. Al­gu­nos ar­cos, ma­cha­ca­dos por los bom­bar­deos, se han apun­ta­la­do pro­vi­sio­nal­men­te.

ALE­PO RE­SU­CI­TA. De­ce­nas de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res ha­rían fal­ta pa­ra que Ale­po re­to­ma­ra su as­pec­to de an­tes de la guerra. La zo­na es­te de la ciu­dad es una es­com­bre­ra gi­gan­te. «El zo­co, uno de los más fa­mo­sos de Orien­te Me­dio, es­tá de­vas­ta­do. Una pi­la de blo­ques de pie­dra lle­na el pa­tio de la gran mez­qui­ta de los Ome­yas, del si­glo XIII, re­sul­ta­do de los bom­bar­deos de oc­tu­bre de 2012, mien­tras que el fa­mo­so mi­na­re­te sel­yú­ci­da del si­glo XI se con­vir­tió en pol­vo en abril de 2013», cuen­ta Lagrot. La Ciu­da­de­la de Ale­po do­mi­na la ciu­dad. Su pe­rí­me­tro es­tá prác­ti­ca­men­te in­tac­to. No se per­mi­te ac­ce­der al in­te­rior. Sol­da­dos si­rios y ru­sos lo ocu­pan. Cer­ca de la Ciu­da­de­la pa­sean fa­mi­lias, so­bre to­do las tar­des de los vier­nes. «Los al­go­do­nes de azú­car han re­apa­re­ci­do. Pe­ro cuan­do giras la ca­be­za ha­cia otro la­do, es el abis­mo», cuen­ta Lagrot. Aun­que un ra­yo de luz se cue­la en­tre las rui­nas. «Veo a un jo­ven ar­qui­tec­to si­rio que or­ga­ni­za una reunión en­tre es­com­bros. Aquí tam­bién ha co­men­za­do la re­cons­truc­ción», con­clu­ye el fo­tó­gra­fo fran­cés.

EL TRAS­LA­DO A DA­MAS­CO DE LAS OBRAS DEL MU­SEO DE HOMS FUE HE­ROI­CO. SE HI­ZO EN­TRE DIS­PA­ROS, CON LOS YIHA­DIS­TAS YA EN LA CIU­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.