Qué di­fí­ci­les son de con­ten­tar

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - por Car­men Po­sa­das

haidy Mans­field es una de­fen­so­ra del me­dioam­bien­te con mi­les de fans en las re­des. Su la­bor de un tiem­po a es­ta par­te ha con­sis­ti­do en po­ner en mar­cha una cam­pa­ña des­ti­na­da a res­ca­tar ga­lli­nas en­jau­la­das y pro­mo­ver un mo­do más éti­co de pro­du­cir hue­vos. Haidy, que po­co an­tes ha­bía re­nun­cia­do a su exi­to­sa ca­rre­ra pro­fe­sio­nal pa­ra de­di­car­se a sal­var aves, se sor­pren­dió gra­ta­men­te al ver que la fo­to que col­gó en su pá­gi­na de Fa­ce­book y en la que apa­re­cía con dos de sus ga­lli­nas, Be­lle y Fleur, co­se­chó en un so­lo día más de vein­tiún mil li­kes. Sin em­bar­go, de in­me­dia­to apa­re­ció tam­bién un ejér­ci­to de de­trac­to­res dis­pues­tos a tro­lear su pá­gi­na. La se­ño­ra Mans­field tie­ne en su ca­sa de Dor­set un pa­raí­so aví­co­la. A di­fe­ren­cia de sus des­di­cha­das her­ma­nas que son obli­ga­das a vi­vir día y no­che ba­jo un po­ten­te fo­co que es­ti­mu­la su ca­pa­ci­dad po­ne­do­ra, Be­lle, Fleur y otra do­ce­na de fe­li­ces ga­lli­nas cam­pan a sus an­chas pi­co­tean­do aquí y allá, de­gus­tan­do de­li­cio­sas y tier­nas lom­bri­ces. Ha si­do es­ta idí­li­ca si­tua­ción 'ga­lli­nil' la que ha atraí­do las iras de no po­cos ve­ga­nos ex­tre­mos que acu­san a Mans­field de «pro­mo­ver un es­ti­lo de vi­da per­ver­so al re­co­men­dar en Fa­ce­book que se com­pren hue­vos de gran­jas éti­cas co­mo la su­ya». «Com­pren­do su pun­to de vis­ta –ha in­ten­ta­do dis­cul­par­se la se­ño­ra Mans­field–, ellos me ven co­mo al­guien que per­pe­túa la sal­va­je cos­tum­bre de ali­men­tar­se de 'co­sas vi­vas'. Pe­ro yo lo úni­co que di­go es que, si al­guien va a con­su­mir hue­vos, por lo me­nos que pro­ven­gan de un am­bien­te eco­ló­gi­co». Co­mo es­ta ex­pli­ca­ción no pa­re­ció apa­ci­guar a sus de­trac­to­res, que si­guie­ron tro­lean­do fu­rio­sa­men­te sus posts, Haidy vol­vió a es­cri­bir aún más con­tri­ta: «No quie­ro ofen­der a na­die. Sin em­bar­go, exis­te una fac­ción de la so­cie­dad ve­ga­na que ha de­ci­di­do sa­bo­tear ca­da men­sa­je que cuel­go y sin du­da sa­bo­tea­rán tam­bién es­te. Pa­re­ce co­mo si no les im­por­ta­ra me­nos­pre­ciar e in­sul­tar a per­so­nas que eli­gen li­bre­men­te con­su­mir hue­vos y que, ha­cién­do­lo, apo­yan mi de­seo de lo­grar que se pon­ga fin al cruel cul­ti­vo de ga­lli­nas po­ne­do­ras en jau­la. Lo úni­co que pre­ten­do –aña­dió– es mos­trar a la gen­te que pue­de ha­cer elec­cio­nes más éti­cas a la ho­ra de com­prar hue­vos». Por for­tu­na, y de mo­men­to, las ga­lli­nas de Haidy Mans­field si­guen sa­bo­rean­do ju­go­sas lom­bri­ces, aje­nas a la po­lé­mi­ca éti­ca que han sus­ci­ta­do. ¿Afea­rán es­tos ve­ga­nos tan le­van­tis­cos tam­bién la cos­tum­bre de Be­lle y Fleur de co­mer se­res vi­vos, car­ne ro­ja, na­da me­nos? ¿Se pre­sen­ta­rán en la gran­ja pa­ra ha­cer pin­ta­das y es­cra­ches: «¡Fue­ra hue­vos, aun­que sean eco­ló­gi­cos!»? Me tie­ne fas­ci­na­da es­ta no­ti­cia por lo sin­to­má­ti­ca que re­sul­ta. Yo hu­bie­ra pen­sa­do que al­guien que eli­ge no ali­men­tar­se de ani­ma­les –una elec­ción que me pa­re­ce muy res­pe­ta­ble, loa­ble in­clu­so– es­ta­ría en­can­ta­do de que otros se de­di­quen a sal­var a las ga­lli­nas po­ne­do­ras de su tris­te des­tino. Pe­ro no. La 'mo­der­nez' ha­ce que uno ya no con­si­ga con­ten­tar a na­die, ni si­quie­ra a los más afi­nes a su mo­do de pen­sar. A es­te gru­po de ve­ga­nos –que (me apre­su­ro a se­ña­lar, no sea que me tro­leen tam­bién a mí) no re­pre­sen­ta a to­dos los ve­ga­nos– no les ha da­do por vi­li­pen­diar las gran­jas aví­co­las y sus crue­les mé­to­dos de pro­duc­ción. Han ido con­tra al­guien que ama y res­pe­ta la na­tu­ra­le­za tan­to o más que ellos. ¿Por qué? ¿Se­rá por­que no se atre­ven a en­fren­tar­se a un ad­ver­sa­rio mu­cho más po­de­ro­so que ellos? No lo creo. Una de las vir­tu­des de In­ter­net es que, más fá­cil­men­te que nun­ca en la his­to­ria, Da­vid pue­de hun­dir, cuan­do no ma­sa­crar, a Go­liat. Me in­clino, por tan­to, a creer que tan­to ca­careo in­dig­na­do obe­de­ce a un fe­nó­meno psi­co­ló­gi­co que se cum­ple a ra­ja­ta­bla.

"Exis­te una fac­ción de la so­cie­dad ve­ga­na que ha de­ci­di­do sa­bo­tear ca­da men­sa­je que cuel­go y sin du­da sa­bo­tea­rán tam­bién es­te"

Si la se­ño­ra Mans­field fue­ra es­pa­ño­la, tal vez po­dría des­cri­bir lo que le ha pa­sa­do di­cien­do eso de «no hay peor cu­ña que la de la pro­pia ma­de­ra». Si se de­di­ca­ra a la vi­da pú­bli­ca, qui­zá echa­ría mano de cier­ta fra­se que unos atri­bu­yen a An­dreot­ti y otros a Chur­chill: la que se­ña­la que en po­lí­ti­ca hay ami­gos, ín­ti­mos ami­gos, co­no­ci­dos, ad­ver­sa­rios, enemi­gos, enemi­gos mor­ta­les… y co­rre­li­gio­na­rios. Des­de lue­go, la gen­te qué di­fí­cil es de con­ten­tar hoy en día y, si es de tu mis­ma cuer­da, ya ni te cuen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.