En pri­mer plano.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - ALE­XAN­DRIA OCA­SIO-COR­TEZ

¿Quién es Ale­xan­dria Oca­siocor­tez, la emer­gen­te po­lí­ti­ca que se im­pu­so sin aval po­lí­ti­co ni eco­nó­mi­co en las pri­ma­rias de­mó­cra­tas al Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos?

Ale­xan­dria Oca­sio-cor­tez es la fi­gu­ra del mo­men­to en Es­ta­dos Uni­dos: con 28 años y sin nin­gún aval po­lí­ti­co o eco­nó­mi­co se im­pu­so en las pri­ma­rias co­mo can­di­da­ta de­mó­cra­ta al Con­gre­so. El 6 de no­viem­bre, es­ta neo­yor­qui­na de raí­ces puer­to­rri­que­ñas pue­de con­ver­tir­se en la con­gre­sis­ta más jo­ven de Es­ta­dos Uni­dos y en la ca­ra más vi­si­ble de la opo­si­ción a Trump. 'Xlse­ma­nal' ha­bla con ella.

Es­to no es una cam­pa­ña elec­to­ral, es­to es un mo­vi­mien­to so­cial», gri­ta Ale­xan­dria Oca­sio-cor­tez subida en una silla de un bar del Bronx. Sus se­gui­do­res asien­ten, mu­chos im­pre­sio­na­dos por la ener­gía y el en­tu­sias­mo de es­ta jo­ven neo­yor­qui­na de raí­ces puer­to­rri­que­ñas que es­tá cer­ca de con­ver­tir­se en la con­gre­sis­ta más jo­ven de Es­ta­dos Uni­dos y en la ca­ra más vi­si­ble de un mo­vi­mien­to pro­gre­sis­ta que es­tá emer­gien­do con fuer­za den­tro del Par­ti­do De­mó­cra­ta. A po­cas se­ma­nas de la jor­na­da elec­to­ral de­fi­ni­ti­va que de­ci­di­rá su fu­tu­ro co­mo re­pre­sen­tan­te de los de­mó­cra­tas en el Con­gre­so, Oca­sio-cor­tez vuel­ve a las ca­lles de su dis­tri­to, el Bronx, pa­ra re­to­mar la cam­pa­ña puer­ta a puer­ta que el pa­sa­do ju­nio la lle­vó a des­tro­nar en las pri­ma­rias de­mó­cra­tas a Jo­seph Crow­ley, quien no ha­bía te­ni­do que en­fren­tar­se a unas pri­ma­rias en 14 años de man­da­to. Acom­pa­ña­mos a la can­di­da­ta mien­tras re­co­rre el Bronx con me­dio cen­te­nar de vo­lun­ta­rios. Ale­xan­dria no bo­rra en nin­gún mo­men­to la son­ri­sa de su ros­tro de fac­cio­nes sua­ves y ojos vi­bran­tes. Se pa­ra a ha­blar con las per­so­nas con las que se cru­za, se fo­to­gra­fía, re­par­te oc­ta­vi­llas y se arro­di­lla pa­ra bro­mear con los ni­ños. En­tre su in­ten­sa jor­na­da sa­ca un ra­to pa­ra ha­blar con Xlse­ma­nal. «Pa­ra mí es un ho­nor pe­dir el apo­yo en mi ba­rrio pa­ra pre­sen­tar a sus ciu­da­da­nos en el Go­bierno, un ho­nor». El Bronx, di­ce, «ha em­peo­ra­do en mu­chos as­pec­tos en las úl­ti­mas dé­ca­das. Uno de los pro­ble­mas más im­por­tan­tes es el cos­te de la vi­vien­da. Hay fa­mi­lias que lle­van vi­vien­do aquí va­rias ge­ne­ra­cio­nes y ya no pue­den se­guir. Y es­to pa­sa en otros ba­rrios y en to­do el país». Oca­sio-cor­tez sa­be de lo que ha­bla. A su fa­mi­lia, la gol­peó du­ro la cri­sis de 2008. Su pa­dre mu­rió mien­tras ella cur­sa­ba sus es­tu­dios de Eco­nó­mi­cas y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Bos­ton. Pe­se a los es­fuer­zos de su ma­dre por sal­var los pa­gos de la hi­po­te­ca de su vi­vien­da lim­pian­do ca­sas y con­du­cien­do un au­to­bús –es­fuer­zo al que se su­mó Ale­xan­dria, que tras ter­mi­nar su ca­rre­ra tuvo que tra­ba­jar al mis­mo tiem­po co­mo edu­ca­do­ra en un ins­ti­tu­to his­pano y en una ta­que­ría–, fi­nal­men­te tu­vie­ron

"SOY DEL BRONX. DES­DE NI­ÑA HE SI­DO CONS­CIEN­TE DE QUE TU CÓ­DI­GO POSTAL DE­TER­MI­NA TUS OPOR­TU­NI­DA­DES EN LA VI­DA"

que ven­der­la y su ma­dre se mar­chó a vi­vir a Flo­ri­da, don­de hoy tra­ba­ja de se­cre­ta­ria.

VI­VIR EN­TRE DOS MUN­DOS Pe­ro sin du­da, nos cuen­ta Oca­sio, «la ex­pe­rien­cia que más ha mar­ca­do mi vi­da tuvo lu­gar cuan­do era ni­ña; al ver que mis pa­dres me­tían to­das nues­tras co­sas en ca­jas y nos mu­dá­ba­mos a una lo­ca­li­dad más al nor­te, le­jos de nues­tra fa­mi­lia y nues­tra co­mu­ni­dad, por­que en nues­tro dis­tri­to las es­cue­las pú­bli­cas no te­nían re­cur­sos». Su pa­dre, un ar­qui­tec­to que ha­bía na­ci­do en una fa­mi­lia hu­mil­de al sur del Bronx y te­nía un pe­que­ño ne­go­cio de re­for­mas, y su ma­dre, en­ton­ces em­plea­da de ho­gar, que­rían pa­ra su hi­ja un fu­tu­ro me­jor del que ofre­cían las es­cue­las pú­bli­cas del ba­rrio. Así que de­ci­die­ron

«cam­biar to­da su vi­da pa­ra que pu­die­ra te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des que los ni­ños de otras par­tes de la ciu­dad». Con la ayu­da de fa­mi­lia­res y al­gu­nos prés­ta­mos se mu­da­ron a una lo­ca­li­dad a las afue­ras de Nue­va York, don­de la jo­ven pa­só a ser una de las po­cas es­tu­dian­tes de co­lor en un ins­ti­tu­to de ma­yo­ría blan­ca. «Siem­pre vol­vía­mos al Bronx pa­ra es­tar con nues­tra fa­mi­lia –cuen­ta–. Así que cre­cí en­tre dos mun­dos, sien­do muy cons­cien­te des­de pe­que­ña de que el có­di­go postal en el que vi­ves de­ter­mi­na tus opor­tu­ni­da­des en la vi­da». Con sus pro­pios aho­rros y la ayu­da de be­cas, Oca­sio se cos­teó sus es­tu­dios en la uni­ver­si­dad. De­jó de la­do su sue­ño de ni­ña de es­tu­diar Me­di­ci­na al dar­se cuen­ta de que al fi­nal to­dos los pro­ble­mas pa­ra tra­tar las en­fer­me­da­des aca­ban re­du­cién­do­se a las de­sigual­da­des eco­nó­mi­cas. De­ci­dió es­tu­diar Eco­no­mía y apro­ve­chó pa­ra ser be­ca­ria en el equi­po del se­na­dor Ted Ken­nedy, in­cre­men­tar su ex­pe­rien­cia co­mo ac­ti­vis­ta pre­si­dien­do la prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na de la uni­ver­si­dad y via­jar a Áfri­ca pa­ra tra­ba­jar en un pro­yec­to de coo­pe­ra­ción con mu­je­res. Pe­ro lo que real­men­te mol­deó sus idea­les po­lí­ti­cos fue «la hu­mi­llan­te y pa­ra­li­zan­te ex­pe­rien­cia» de ver a su fa­mi­lia en­deu­da­da y al bor­de del desahu­cio. Fue en­ton­ces cuan­do sus am­bi­cio­nes pro­fe­sio­na­les que­da­ron apar­ca­das y die­ron pa­so al tra­ba­jo de­trás de la ba­rra de un bar. La aho­ra can­di­da­ta al Con­gre­so ha he­cho, sin em­bar­go, de su ex­pe­rien­cia vi­tal su me­jor he­rra­mien­ta po­lí­ti­ca. «Yo he te­ni­do que tra­ba­jar en un res­tau­ran­te, pa­gar un al­qui­ler que no de­ja de su­bir, vi­vir con la an­sie­dad de no te­ner se­gu­ro mé­di­co… Así que en­tien­do a las per­so­nas en esa si­tua­ción». CUES­TIÓN DE NÚ­ME­ROS Su pro­gra­ma elec­to­ral tam­bién pa­re­ce ha­blar en pri­me­ra per­so­na. Oca­sio-cor­tez de­fien­de el Me­di­ca­re for All –un in­ten­to de sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co uni­ver­sal–; es­tá a fa­vor de des­man­te­lar el ICE, la Agen­cia pa­ra el Con­trol de In­mi­gra­ción y Adua­nas de los Es­ta­dos Uni­dos, una 'pa­ta­ta ca­lien­te' que tie­ne di­vi­di­do al pro­pio Par­ti­do De­mó­cra­ta; y abo­ga por una uni­ver­si­dad pú­bli­ca que per­mi­ta el ac­ce­so a es­tu­dios su­pe­rio­res a quie­nes no pue­den pa­gar el ca­rí­si­mo sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio ame­ri­cano. Una am­bi­cio­sa agen­da a la que la opo­si­ción re­pro­cha no ser rea­lis­ta. Uno de sus prin­ci­pa­les fren­tes abier­tos es que las cuen­tas no cua­dran y aún tie­ne que acla­rar có­mo pre­ten­de ha­cer fren­te eco­nó­mi­ca­men­te a sus pro­me­sas elec­to­ra­les, es­ti­ma­das por ana­lis­tas in­de­pen­dien­tes en unos 40 bi­llo­nes de dó­la­res en diez años.

UN GRU­PO IN­DE­PEN­DIEN­TE BUS­CÓ NUE­VOS CAN­DI­DA­TOS DE IZ­QUIER­DAS AL CON­GRE­SO E HI­ZO UN LLA­MA­MIEN­TO EN TE­LE­VI­SIÓN. ASÍ EM­PE­ZÓ SU CA­RRE­RA PO­LÍ­TI­CA

No es que la jo­ven so­cial­de­mó­cra­ta no ten­ga pro­pues­tas, pe­ro la subida de impuestos que pro­po­ne su­pon­dría, se­gún esos ana­lis­tas, unos 2 bi­llo­nes de dó­la­res. To­da­vía le­jos de su ob­je­ti­vo.

LADRAN LUE­GO CABALGAMOS «Con­fron­ta­ción ideo­ló­gi­ca sí, con­fron­ta­ción per­so­nal no», acla­ra la je­fa de cam­pa­ña de Oca­sio, Vir­gi­nia Ríos, que en las úl­ti­mas se­ma­nas ha vis­to cre­cer los ata­ques ha­cia la can­di­da­ta, no so­lo ha­cia su dis­cur­so, sino a su per­so­na. «Aun­que esa gen­te que ha­ce tan­to rui­do, sin que­rer, nos es­tá ayu­dan­do, por­que cre­ce el in­te­rés de la gen­te por co­no­cer a Ale­xan­dria, sa­ber qué di­ce», aña­de. Por su par­te, Oca­sio-cor­tez, que no sue­le re­ba­tir po­lé­mi­cas más allá del de­ba­te po­lí­ti­co, cree que es­tá en «el cen­tro de la dia­na» por «ser una ame­na­za pa­ra to­do lo que el es­ta­blish­ment re­pre­sen­ta». «Soy una ame­na­za pa­ra el pa­triar­ca­do y pa­ra las es­truc­tu­ras de po­der que per­pe­túan el ra­cis­mo y el se­xis­mo. Pe­ro el po­der nun­ca te lo dan, hay que re­cla­mar­lo», di­ce a Xlse­ma­nal. Oca­sio-cor­tez es cons­cien­te de que su éxi­to es­tá vin­cu­la­do al mo­vi­mien­to #Metoo y a su im­pac­to en la vi­da po­lí­ti­ca, pe­ro so­bre to­do des­ta­ca lo que ese mo­vi­mien­to im­pli­ca en la vi­da co­ti­dia­na. «El aco­so se­xual es al­go des­con­cer­tan­te­men­te ha­bi­tual, mu­chas ve­ces to­le­ra­do por las pro­pias mu­je­res de for­ma in­cons­cien­te. Es co­mo cuan­do en­tras en un si­tio y hue­le mal, pe­ro te que­das y lle­ga un mo­men­to que ya no no­tas el mal olor. Eso es nues­tra so­cie­dad. Es­ta­mos acos­tum­bra­das a que nos ha­blen mal, a que nos to­quen, a que no nos res­pe­ten… Lle­ga a ser frus­tran­te».

CAN­DI­DA­TA POR SOR­PRE­SA «No se es­pe­ra que mu­je­res co­mo yo se pre­sen­ten pa­ra un car­go elec­to­ral», de­cía Oca­sio-cor­tez en su ví­deo de pre­sen­ta­ción pa­ra las pri­ma­rias del pa­sa­do mes de ju­nio, ti­tu­la­do El va­lor pa­ra cam­biar, pu­bli­ca­do a un mes de las elec­cio­nes y que se hi­zo vi­ral en las re­des gra­cias en par­te a la ayu­da de su no­vio, ex­per­to en mar­ke­ting di­gi­tal, y que aho­ra se man­tie­ne to­tal­men­te apar­ta­do de la vi­da po­lí­ti­ca de su pa­re­ja. Oca­sio ha­bía te­ni­do sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias en el te­rreno elec­to­ral co­mo vo­lun­ta­ria en el call cen­ter del equi­po de Oba­ma en la cam­pa­ña de 2008 y años más tar­de pa­ra la cam­pa­ña de pri­ma­rias de Bernie San­ders, que per­dió fren­te a Hi­llary Clin­ton en 2016. Tras la derrota de San­ders, al­gu­nos miem­bros de su equi­po de­ci­die­ron crear una or­ga­ni­za­ción, Brand New Con­gress, con la in­ten­ción de re­clu­tar can­di­da­tos de iz­quier­das pa­ra pos­tu­lar­los al Con­gre­so y el Se­na­do. Uno de los fun­da­do­res, Sai­kat Cha­kra­bar­ti –un te­chie de Si­li­con Va­lley re­con­ver­ti­do–, hi­zo un lla­ma­mien­to pú­bli­co en un co­no­ci­do show de te­le­vi­sión que dio co­mo re­sul­ta­do una ava­lan­cha de can­di­da­tos. En­tre ellos, una pro­pues­ta de Ga­briel Oca­sio-cor­tez, que pos­tu­la­ba a su her­ma­na. Así fue co­mo un día, a fi­na­les de di­ciem­bre de 2016, Ale­xan­dria re­ci­bió una lla­ma­da. El BNC que­ría que fue­se la can­di­da­ta al­ter­na­ti­va en el dis­tri­to que com­pren­de los ba­rrios del Bronx y Queens, te­rri­to­rio don­de ca­si el 80 por cien­to de la po­bla­ción es de co­lor y con ba­jos re­cur­sos, aun­que lle­va más de una dé­ca­da go­ber­na­do por el de­mó­cra­ta Ja­mes Crow­ley, un hom­bre blan­co, con gran po­der ad­qui­si­ti­vo que tie­ne fi­ja­da su re­si­den­cia a las afue­ras de Was­hing­ton. Oca­sio-cor­tez pre­pa­ró su can­di­da­tu­ra sin re­ci­bir ni un so­lo dó­lar de los Co­mi­tés de Ac­ción Po­lí­ti­ca ni de cor­po­ra­cio­nes –co­mo po­si­cio­na­mien­to crí­ti­co fren­te a la «ma­qui­na­ria elec­to­ral»–; so­lo acep­tó do­na­cio­nes de la gen­te. Ella y su equi­po de vo­lun­ta­rios rea­li­za­ron en me­nos de un año 70.000 lla­ma­das y to­ca­ron 120.000 puer­tas. La jo­ven la­ti­na am­plió su es­pec­tro de vo­to en­tre los más jó­ve­nes y aque­llos que nun­ca an­tes ha­bían vo­ta­do. Cuan­do Crow­ley qui­so to­mar­se en se­rio a su ri­val, era de­ma­sia­do tar­de. Aun­que hay que re­co­no­cer­le un buen per­der. La no­che del 26 de ju­nio, Crow­ley co­gió su gui­ta­rra y le de­di­có a la re­cien­te ga­na­do­ra el Born to run, de Bru­ce Springs­teen. La ca­rre­ra de Oca­sio-cor­tez no ha he­cho más que em­pe­zar.

"SOY UNA AME­NA­ZA PA­RA UN SIS­TE­MA QUE PERPETÚA EL RA­CIS­MO Y EL SE­XIS­MO. NO SE ES­PE­RA QUE MU­JE­RES CO­MO YO SE PRE­SEN­TEN A LAS ELEC­CIO­NES"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.