LOLITO ES EL ME­JOR

EN­TRE­VIS­TA­MOS AL YOU­TU­BER QUE GA­NA TO­DO AL FORTNITE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ELE­NA MÉNDEZ

Ma­nuel Fer­nán­dez, Lolito Fdez, es uno de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do del vi­deo­jue­go Fortnite y ca­si ¡tres mi­llo­nes de per­so­nas! si­guen su ca­nal de Youtu­be pa­ra ver­le dis­pa­rar y ga­nar ca­da no­che. An­da­luz de na­ci­mien­to y co­ru­ñés por amor, se ríe cuan­do le re­cor­da­mos que mu­chos con­si­de­ran un ho­nor mo­rir ba­jo su fue­go.

«Me pa­re­ce cu­rio­so cuan­do me­nos», di­ce Lolito en­tre ri­sas con esa hu­mil­dad que se ha con­ver­ti­do en su prin­ci­pal se­ña de iden­ti­dad. Él es un ma­la­gue­ño sen­ci­llo que to­da­vía no ha asi­mi­la­do que su afi­ción a los shoo­ter (jue­gos de dis­pa­ros) des­de ni­ño le ha­ya con­ver­ti­do en una le­yen­da de las par­ti­das de Fortnite en strea­ming (re­trans­mi­ti­das en tiem­po real). Sus ha­bi­li­da­des de ga­mer y su ho­nes­ti­dad (in­clu­so ha gra­ba­do un vídeo ex­pli­can­do a sus se­gui­do­res có­mo los vi­deo­jue­gos le ale­ja­ron del con­su­mo de dro­gas y de la de­pre­sión en uno de los momentos más ba­jos de su vi­da) le han lle­va­do a ba­tir ré­cords de au­dien­cia en Twitch, la pla­ta­for­ma de vídeo en strea­ming pro­pie­dad de Ama­zon. De he­cho, es el nú­me­ro uno de ha­bla his­pa­na en es­ta pla­ta­for­ma. Aho­ra el amor le ha traí­do a vi­vir a A Co­ru­ña con su no­via, así que cual­quier día que te lo cru­ces por la ca­lle Real, po­drás pre­gun­tar­le por sus tác­ti­cas y son­sa­car­le los se­cre­tos que uti­li­za pa­ra sa­lir siem­pre con vi­da de to­das las ba­ta­llas.

Si lo tu­yo es loo­tear y sa­lu­das a tus co­le­gas con un «¡enemi­gos por el nor­te!», ya sa­bes de qué te es­toy ha­blan­do. Si to­do es­to te sue­na a chino pon­te las pi­las, por­que el Fortnite, con más de 45 mi­llo­nes de usua­rios en el mun­do y com­pe­ti­cio­nes do­ta­das con 100 mi­llo­nes de dó­la­res en pre­mios, es un fe­nó­meno glo­bal que ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se en nues­tras vi­das. Y pa­ra cam­biar­las, co­mo ya ha he­cho Lolito.

—Yo siem­pre he si­do ga­mer, des­de que ten­go uso de ra­zón, por­que mi pa­dre es in­for­má­ti­co y le gus­ta­ban los vi­deo­jue­gos, así que des­de que te­nía 3 o 4 años ya me po­nía en el PC a ju­gar a al­gún jue­go. El Fortnite cam­bió mi vi­da de una ma­ne­ra bru­tal, por­que aun­que ya me de­di­ca­ba al ga­ming an­tes, ya era mi tra­ba­jo, des­de la sa­li­da de es­te vi­deo­jue­go he pa­sa­do de ser un anó­ni­mo a un per­so­na­je pú­bli­co se­gui­do por mi­llo­nes de per­so­nas.

—¿En tu ca­sa te apo­ya­ban?

—En mi ca­sa siem­pre es­ta­ban las opi­nio­nes divididas, ya que mis pa­dres lo veían co­mo una pér­di­da de tiem­po y es­ta­ban preo­cu­pa­dos por su hi­jo, es nor­mal, pe­ro mis her­ma­nas sí me apo­ya­ron des­de un prin­ci­pio, in­clu­so com­prán­do­me un PC de 300 eu­ros, de se­gun­da mano, pa­ra que pu­die­ra gra­bar me­jo­res ví­deos.

—¿Qué ha­bi­li­da­des ha­cen fal­ta pa­ra ser un cam­peón? ¿Cuál es tu se­cre­to?

—Ha­bi­li­da­des ha­cen fal­ta mu­chas, pe­ro no hay otra ma­ne­ra de po­der con­se­guir­las que con mu­chas ga­nas y de­di­ca­ción.

Mi se­cre­to es que la gen­te se ve muy re­fle­ja­da en mí, ve en mí lo que soy, un cha­val nor­mal y co­rrien­te que ha­ce lo que le gus­ta e in­ten­ta di­ver­tir­se.

—¿Qué es me­jor, el jue­go o la vi­da?

—La vi­da, la vi­da es el ma­yor jue­go ja­más crea­do, hay que sa­ber ju­gar­lo bien.

—¿El jue­go en­gan­cha co­mo la dro­ga?

—El jue­go en­gan­cha co­mo to­do en es­ta vi­da, so­lo hay que sa­ber lle­var­lo bien. Ade­más, al­gu­nos vi­deo­jue­gos son muy be­ne­fi­cio­sos pa­ra la men­te y con ellos desa­rro­llas otras ha­bi­li­da­des. Al me­nos así pien­so yo.

—¿Có­mo afron­ta un chi­co co­rrien­te con­ver­tir­se en un ído­lo ju­ve­nil?

—To­da­vía no lo he afron­ta­do. Se po­dría de­cir que a día de hoy to­da­vía es­toy in­ten­tan­do asi­mi­lar to­do lo que me ha ve­ni­do en­ci­ma es­tos úl­ti­mos seis me­ses, por­que la ver­dad es que es una au­tén­ti­ca lo­cu­ra.

—¿Cuá­les son tus mo­de­los a imi­tar?

—Mi pa­dre, un hi­jo siem­pre tie­ne que ser una ver­sión me­jo­ra­da de su pa­dre y en eso es­toy tra­ba­jan­do yo.

—¿Se ha­ce uno ri­co ju­gan­do?

—De­pen­de de mu­chas co­sas, pe­ro sí, hay mu­cha gen­te con mu­cho di­ne­ro gra­cias a la in­dus­tria de los vi­deo­jue­gos y ca­da vez van a ir apa­re­cien­do más y más, por­que es­ta in­dus­tria no pa­ra de cre­cer.

—¿Cuán­tas ho­ras jue­gas al día? —Nor­mal­men­te jue­go 3 o 4 ho­ras dia­rias so­la­men­te, ten­go pen­sa­do au­men­tar esas ho­ras, ya que es­to es mi tra­ba­jo y quie­ro to­már­me­lo más en se­rio. Lo más du­ro pa­ra mí de to­do es­to es sa­ber que cual­quier pa­so que doy o cual­quier co­sa que ha­go va a ser cues­tio­na­da y juz­ga­da al ins­tan­te por mi­llo­nes de per­so­nas, y eso me pa­re­ce una lo­cu­ra.

—¿Tie­nes otras afi­cio­nes?

—Mi úni­co hob­bie ac­tual es mi tra­ba­jo.

—¿Por qué vi­nis­te a vi­vir a A Co­ru­ña? —Me vi­ne a vi­vir A Co­ru­ña por in­ten­tar em­pe­zar una re­la­ción con mi ac­tual no­via. La ciu­dad es pre­cio­sa y muy tran­qui­la, es­toy muy a gus­to aquí.

La pró­xi­ma vez que veas a tu hi­jo en­gan­cha­do a una par­ti­da en el or­de­na­dor pién­sa­te­lo dos ve­ces an­tes de de­cir­le que lo apa­gue. Me­jor, pon­te a su es­pal­da e in­ten­ta apren­der al­go so­bre es­te jue­go de ac­ce­so to­tal­men­te gra­tui­to y li­bre, en el que to­dos lu­chan con­tra to­dos pa­ra lo­grar so­bre­vi­vir en una is­la hos­til. Eli­ge tu skin (dis­fraz) fa­vo­ri­to, tam­bién los hay de chi­cas, lo que no es fre­cuen­te en es­te ti­po de jue­gos, y trans­fór­ma­te en tu per­so­na­je. Es­ta tem­po­ra­da se lle­van los su­per­hé­roes. Se­gu­ro que se te ace­le­ra el pul­so cuan­do el bus-glo­bo te re­co­ja en la pla­ya y so­bre­vue­le el te­rri­to­rio an­tes de que des­plie­gues el pa­ra­caí­das y cai­gas en tu zo­na de com­ba­te. Ya me su­dan las ma­nos.

Una vez en tie­rra, no ha­gas ca­so a tu hi­jo ado­les­cen­te y, en lu­gar de lan­zar­te a ma­tar, ac­túa con cau­te­la. Haz­te con las ar­mas y ma­te­ria­les que te en­cuen­tres en el ca­mino y ex­plo­ra el en­torno. No du­des en em­pu­ñar el pico pa­ra des­tro­zar una puer­ta o una ca­ma que te ser­vi­rá pa­ra cons­truir una ram­pa des­de la que po­drás otear es­te nue­vo mun­do. Aun­que no sea lo más va­lien­te, pa­sea ca­mu­fla­da en un ar­bus­to y re­co­ge los cris­ta­les que te da­rán ener­gía. Po­co a po­co la os­cu­ra tor­men­ta se irá acer­can­do y la ba­ta­lla se cen­tra­rá en un es­pa­cio más re­du­ci­do don­de los dis­pa­ros ya no sonarán a lo le­jos, sino que ve­rás a los con­trin­can­tes fren­te a fren­te. Es el mo­men­to de la ver­dad.

Si en­tre los opo­nen­tes es­tá Lolito pre­pá­ra­te a mo­rir. Pe­ro haz­lo con una son­ri­sa, por­que ten­drás el ho­nor de caer an­te el me­jor.

Mo­ri­tu­ri te sa­lu­tant.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.