Ellos via­jan en pri­me­ra

pe­ro sí ga­fas de sol. Cuen­tan con ha­bi­ta­cio­nes ex­clu­si­vas en los me­jo­res ho­te­les y me­sas en los es­tre­llas Mi­che­lin. No hay ex­cu­sas pa­ra de­jar­los en ca­sa es­te ve­rano. Si son par­te de la fa­mi­lia, que se no­te.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Guau!!Me­nu­do via­je nos es­pe­ra a tra­vés de es­tas pá­gi­nas. Dis­fru­ta­re­mos co­mo pe­rros, eso ya se lo ade­lan­to. Así que nos su­bi­mos a es­te des­ca­po­ta­ble que ven en por­ta­da y nos va­mos. La ex­pe­di­ción la for­man va­rios adul­tos y otros tan­tos ani­ma­les, pe­ro esta com­bi­na­ción no es un problema, y ca­da vez lo se­rá me­nos. El uni­ver­so pet friendly cre­ce día a día. Des­de ca­sas ru­ra­les a ho­te­les cin­co es­tre­llas, ba­res e in­clu­so res­tau­ran­tes Mi­che­lin es­tán dis­pues­tos a abrir sus puer­tas a los clien­tes de cua­tro pa­tas.

A ve­ces los que no es­tán den­tro del mun­do pe­rruno son in­ca­pa­ces de sin­to­ni­zar con esta fi­lo­so­fía, y es muy im­por­tan­te que los pro­pie­ta­rios de las mas­co­tas se es­fuer­cen por nor­ma­li­zar esta si­tua­ción sin in­va­dir el te­rreno de otros. Via­jar con sus cin­co pe­rros siem­pre es la pri­me­ra op­ción pa­ra Mó­ni­ca Cu­bei­ro, via­je­ra y de­fen­so­ra de la cultura pet friendly. Si le di­cen cuan­do Noël lle­gó a su vi­da —que ni su en­torno ni ella es­ta­ban acos­tum­bra­dos a te­ner un pe­rro den­tro de ca­sa—, que años más tar­de aca­ba­ría dur­mien­do con Noël y otros cua­tro más co­mo Noël en una ha­bi­ta­ción de una ca­sa ru­ral, no da­ría cré­di­to. Se­gu­ro. «Él iba a ser mi com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras. De­di­ca­mos mu­cho tiem­po a for­mar­nos pa­ra apren­der a con­vi­vir y que se ga­na­ra el ca­ri­ño de to­dos, y así po­der ir jun­tos a todas par­tes sin que se no­ta­se que ha­bía un pe­rro», ex­pli­ca. Des­gra­cia­da­men­te Noël ya no es­tá, pe­ro a día de hoy con­ti­núa sien­do fa­mi­lia nu­me­ro­sa y si­gue po­nien­do en prác­ti­ca sus pa­la­bras. Con Du­bai (el ca­ni­che gi­gan­te ne­gro de la por­ta­da) ha lle­ga­do a par­ti­ci­par en reunio­nes de tra­ba­jo en Opor­to, y no pier­de oca­sión de sa­lir a ce­nar es­col­ta­da por su tropa si se da la si­tua­ción. «Mi in­ten­ción siem­pre es lle­var­los, pe­ro pri­me­ro pien­so adón­de va­mos y lue­go cuál de to­dos se vie­ne. Por ejem­plo, los ca­ni­ches gi­gan­tes Du­bai y Gi­zah (ca­mel) son ca­cho­rros to­da­vía y ne­ce­si­tan co­rrer mu­cho, en­ton­ces si han te­ni­do un día in­ten­so y van a es­tar re­la­ja­dos pue­den ve­nir, pe­ro co­mo es­tén re­vol­to­sos no», di­ce Mó­ni­ca. Tam­bién puede pa­sar que su ac­ti­tud sea bue­na, pe­ro que el ambiente al que va­yan no sea el ade­cua­do, bien por­que sea li­mi­ta­do o por­que no se pue­da, en ese ca­so no hay du­da: un ho­tel o al cui­da­do de un fa­mi­liar. En Bi­do, el res­tau­ran­te que Xoán Cru­jei­ras tie­ne en A Co­ru­ña, tie­nen las puer­tas abier­tas de par en par. «Nos sue­len co­men­tar por te­lé­fono, y no­so­tros so­lo les pre­gun­ta­mos el ta­ma­ño,

por un te­ma de es­pa­cio, y si sue­le sa­lir a ce­nar, es de­cir, si es­tá edu­ca­do», di­ce Xoán. Aun­que no son mu­chos, el res­tau­ran­te ya ha aco­gi­do a va­rios co­men­sa­les que no ne­ce­si­tan si­lla pe­ro sí va­so. Al per­so­nal de la sa­la no les mo­les­tan en ab­so­lu­to, es­tán acos­ta­dos a los pies de sus amos y pa­san des­aper­ci­bi­dos. Ade­más, son unos en­chu­fa­dos, no tie­nen ni que pe­dir chu­ches, con el per­mi­so de sus due­ños, se sir­ven so­las.

He de de­cir que nues­tros pro­ta­go­nis­tas, que se han por­ta­do de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal du­ran­te la in­ten­sa se­sión fo­to­grá­fi­ca a la que se so­me­tie­ron pa­ra es­te re­por­ta­je, es­tán muy acos­tum­bra­dos a tras­no­char por­que son muy edu­ca­dos. Al­go ten­drán que ver los ge­nes, no di­go que no, pe­ro tam­bién el gran tra­ba­jo que ha­ce su due­ña, aman­te de los ani­ma­les. No es­tá so­la. Se ayu­da a su vez de otros pro­fe­sio­na­les que se per­fi­lan co­mo fun­da­men­ta­les en esta ta­rea: edu­ca­dor, ve­te­ri­na­rio y pe­lu­que­ra. Y an­tes de co­ger las ma­le­tas to­dos pa­san por esta úl­ti­ma. «Mis clien­tes via­je­ros siem­pre vie­nen a aci­ca­lar­se an­tes de cual­quier via­je: un buen ba­ño, pe­di­cu­ra y cor­tar o ha­cer man­te­ni­mien­to de su pe­lo», co­men­ta Ana Díaz, pe­lu­que­ra ca­ni­na. Sa­len gua­pí­si­mos y con un con­se­jo de­ba­jo de la pa­ta: ce­pi­llar­se bien du­ran­te las va­ca­cio­nes. «Es muy im­por­tan­te siem­pre, pe­ro es­pe­cial­men­te si se es­tá fue­ra de ca­sa, por­que ade­más de cui­dar su hi­gie­ne evi­ta que de­jen hue­lla los que tie­nen ten­den­cia a sol­tar pe­lo».

Aun­que lo cum­plan a ra­ja­ta­bla, ten­gan por se­gu­ro que se dan cuen­ta de si el ve­cino de ha­bi­ta­ción es pe­rruno. En el Ho­tel Hes­pe­ria Fi­nis­te­rre se lo han cu­rra­do pa­ra que así sea. Unas hue­llas y un men­sa­je («no mo­les­tar que mi mas­co­ta es­tá des­can­san­do») en los car­te­les que hay col­ga­dos en las puer­tas de es­tas ha­bi­ta­cio­nes que aco­gen mas­co­tas (que son de uso ex­clu­si­vo a pe­sar de que se lim­pian de for­ma ex­haus­ti­va des­pués de ca­da hués­ped) alertan de su pre­sen­cia. Si de­ci­des lla­mar a la puer­ta te da­rás cuen­ta de otros de­ta­lles que di­fe­ren­cian es­tas es­tan­cias ani­ma­lís­ti­cas, que no mi­ni­ma­lis­tas. «Tie­nen ta­ri­ma, no mo­que­ta, que es más di­fí­cil de lim­piar. Cuen­ta con una ca­mi­ta, be­be­de­ro. Hay una car­ta con pien­so, ju­gue­tes, y otros ser­vi­cios dis­po­ni­bles, co­mo pe­lu­que­ría, ve­te­ri­na­rio, pa­sea­do­res de pe­rros... De mo­men­to to­dos los ga­tos y pe­rros que he­mos te­ni­do se han com­por­ta­do muy bien y no han mo­les­ta­do al res­to de hués­pe­des, y es­to es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros», ex­pli­ca Ca­ro­li­na Bas­te­rre­chea, re­la­cio­nes pú­bli­cas del úni­co cin­co es­tre­llas de A Co­ru­ña. El clien­te que se alo­je con mas­co­tas firma un do­cu­men­to en el que se com­pro­me­te a que sus acom­pa­ñan­tes no en­tren en el res­tau­ran­te y no se que­den so­los en la ha­bi­ta­ción o es­tén suel­tos por el ho­tel. Lle­van cua­tro me­ses pres­tan­do es­te ser­vi­cio, y aun­que sor­pren­da con el per­fil de los via­je­ros que se alo­jan en un ho­tel de esta ca­te­go­ría, es­tán te­nien­do bas­tan­te de­man­da. A su pa­so por re­cep­ción (don­de, a fal­ta de DNI, pre­sen­tan un pa­sa­por­te que les fa­ci­li­ta el ho­tel con la fe­cha de en­tra­da y de sa­li­da) re­ci­ben un de­ta­lli­to pa­ra ha­cer su es­tan­cia más agra­da­ble.

4.000 KI­LÓ­ME­TROS

Jam­bo y Cahui­ta, un gran da­nés y una pe­rra mes­ti­za, son usua­rios de ho­te­les pet friendly. Ha­ce unos años, por cues­tio­nes de tra­ba­jo de sus due­ños, re­co­rrie­ron más de 4.000 ki­ló­me­tros en co­che, los que se­pa­ran A Co­ru­ña de Es­tam­bul. Un año des­pués hi­cie­ron el ca­mino de vuel­ta. Es­pa­ña, Fran­cia, Ita­lia, Es­lo­ve­nia, Hun­gría, Ru­ma­nía y Bul­ga­ria fue­ron los paí­ses que tu­vie­ron que cru­zar has­ta lle­gar al des­tino. «La ru­ta po­día ha­ber si­do más cor­ta, pe­ro era mu­cho más sen­ci­llo pa­sar so­lo por paí­ses de la Unión Eu­ro­pea de­bi­do a los con­tro­les sa­ni­ta­rios y los re­qui­si­tos pa­ra trans­por­tar ani­ma­les», ex­pli­ca Ivan­nia Sa­la­zar, fo­tó­gra­fa y pe­rio­dis­ta. Du­ran­te el even­to que se ce­le­bró en el cen­tro Pors­che de A Co­ru­ña con­tó su his­to­ria. El con­ce­sio­na­rio quie­re ser pio­ne­ro en ofre­cer ex­pe­rien­cias a sus clien­tes y ha co­men­za­do por via­jar con ani­ma­les, uno de sus gran­des re­cla­mos. «Mu­chos nos pre­gun­tan co­sas que ni no­so­tros te­ne­mos cla­ras, por eso tam­bién hi­ci­mos esta jor­na­da. Po­si­bles mul­tas, có­mo lo de­bo lle­var, có­mo no... se tra­ta de ir se­gu­ros en el tra­yec­to», ex­pli­ca Car­los Blan­co, ge­ren­te del cen­tro.

FOTO: ÁN­GEL MANSO

FOTO: ÁN­GEL MANSO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.