GA­LI­CIA EN EL NOM­BRE

AN­TÍA, XOEL, MAR­TI­ÑO Y UXÍA LLE­VAN LA TIERRA EN EL DNI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: LU­CÍA VIDAL

An­tón,Uxía, Ia­go, Iria, Brais o An­tía... fren­te a Hu­go, Noa, Martín o Sa­ra. Si de un ring de bo­xeo se tra­ta­se, el ban­do cas­te­llano se lle­va­ría la vic­to­ria de esta pe­lea ono­más­ti­ca. En­tre los diez nom­bres con más éxi­to en­tre los pa­dres de nues­tra co­mu­ni­dad no hay nin­guno gallego. Pe­ro no­so­tros nos he­mos pro­pues­to en­con­trar el más di­fí­cil to­da­vía: una fa­mi­lia en la que to­dos sus miem­bros ten­gan nom­bres ga­lle­gos. Com­pli­ca­do sí, pe­ro ‘ha­ber­los hay­los’.

En el par­que de Ei­rís en­con­tra­mos a una pareja ha­bi­tual, ma­dre e hi­jo, que sue­len pa­sar par­te de sus tar­des en es­te rin­cón de A Co­ru­ña. Com­par­ten look (pe­lo cor­to y mo­reno) y al­go más... un nom­bre gallego que empieza por x. Ellos son Xi­me­na y Xoel, la pareja ‘xis’.

Es cu­rio­so por­que Xoel no iba a ser Xoel. Xi­me­na y su pareja, Mar­cos, es­ta­ban con­ven­ci­dos de que lo que ve­nía era una ni­ña, pe­ro sus pla­nes cam­bia­ron en la se­gun­da eco­gra­fía: «Eu pen­sa­ba no­mes de ne­na aco­tío pe­ro dei­xa­mos a es­co­lla pa­ra a úl­ti­ma eta­pa da xes­ta­ción, pa­ra non adian­tar­nos aos acon­te­ce­men­tos... e xa ves, fi­xe­mos ben». ¿Y có­mo fue esa elec­ción de­fi­ni­ti­va? «Pois es­ta­ba­mos un día na co­ci­ña, Mar­cos e mais eu, e el pro­pu­xo Xoel. Pa­re­ceu­me un no­me fer­mo­so. Foi ins­tan­tá­neo». Co­mo el ca­fé. Y así que­dó. No hu­bo vuel­ta atrás. Lla­ma­ron a los abue­los ma­ter­nos —que en ese mo­men­to es­ta­ban en Bue­nos Ai­res— pa­ra con­tar­les có­mo se iba a lla­mar su nie­to. «Sor­pren­dé­ron­se por­que na Ar­xen­ti­na nin­guén se cha­ma así, cla­ro, pe­ro gus­tou­lles. Soá­ba­lles moi ben».

Xoel res­pon­de a la ten­den­cia de mo­da: nom­bres cor­tos, y por ahí fue la bús­que­da ini­cial: «Si que va­lo­ra­mos ou­tras po­si­bi­li­da­des, pe­ro sem­pre no­mes moi sim­ples, cur­tos, na­da de ex­tra­va­gan­cias» (ima­gi­na­mos que con es­to úl­ti­mo se re­fie­re Xi­me­na a Jo­nat­hans o Jos­huas). Cu­rio­sa­men­te no bus­ca­ban re­fe­ren­cias re­li­gio­sas. Es­ca­pa­ron a esa cos­tum­bre tan de an­tes de po­ner al hi­jo el nom­bre del san­to del día... Tam­po­co que­rían he­ren­cias fa­mi­lia­res. Cuan­do Xi­me­na bus­có un día el ori­gen del nom­bre (Xoel es uno de los do­ce pro­fe­tas me­no­res, un nom­bre muy usa­do por los he­breos) se echó a reír: «Bo­tei un­ha ri­so­ta­da pe­ro bueno... xa es­ta­ba fei­to, era fer­mo­so e que­dá­ba­lle xe­nial». ¿Por qué un nom­bre en gallego? Lo tie­nen cla­ro. «Por­que é a no­sa her­dan­za. É o que so­mos. No noso ca­so, a unión de dúas fa­mi­lias ga­le­gas que desem­bo­can en Mar­cos e Xi­me­na [na­ci­dos, por cier­to, en Ale­ma­nia y Ar­gen­ti­na, res­pec­ti­va­men­te], asen­ta­dos de no­vo na súa te­rra».

La elec­ción de su nom­bre, Xi­me­na, no fue ca­sual. «Eu son ar­xen­ti­na de arri­ba abai­xo, pe­ro a mi­ña fa­mi­lia é ga­le­ga cen por cen. Os lu­ga­res on­de na­ce­ron, a súa lin­gua, a co­mi­da, as súas lem­bran­zas...». Los pa­dres de Xi­me­na sa­bían per­fec­ta­men­te có­mo que­rían lla­mar a sus hi­jos y por qué. La li­te­ra­tu­ra, la cul­pa­ble. Y en con­cre­to, El Cid. El her­mano de Xi­me­na se lla­ma Ro­dri­go. Y co­mo en la his­to­ria del fa­mo­so campeador, no se en­tien­den el uno sin el otro. Uni­dos por el amor que se pro­fe­san y por la re­la­ción in­que­bran­ta­ble en­tre sus nom­bres. «Xi­me­na é un no­me moi po­pu­lar no ou­tro la­do do Atlán­ti­co, pe­ro ao che­gar aquí, co­ñe­cín a va­rias ne­nas que se cha­ma­ban igual».

¿Ha­brá más des­cen­den­cia con nom­bre gallego en esta fa­mi­lia?: «Pois a ver­da­de é que non entra nos no­sos plans ter máis fi­llos, pe­ro te­ño cla­ro que, se che­gan so­bri­ños ou so­bri­ñas, ten­ta­rei pre­sio­nar pa­ra que le­ven no­mes ga­le­gos. Xa te­ño al­gun­has ideas», se ríe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.