OPE­RA­CIÓN BI­KI­NI

UN ES­CÁ­NER TE DI­CE EN ME­DIO MI­NU­TO SI ES­TÁS A PUN­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Si me en­se­ñan an­tes de su­bir a la má­qui­na mi ava­tar en 3D, igual no subo. Sor­pren­de ver­se co­mo un hom­bre de Vi­tru­vio de co­lor gris y gi­ran­do sin pa­rar en la pan­ta­lla del or­de­na­dor. No es que me es­té ha­cien­do un per­so­na­je pa­ra echar unas par­ti­das a la Wii, nooo... Es­toy pro­ban­do lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía pa­ra ha­cer más efec­ti­vos los en­tre­na­mien­tos, las die­tas y los aná­li­sis pos­tu­ra­les. Un es­cá­ner en 3D que rea­li­za más de 600 fo­to­gra­fías en ape­nas me­dio mi­nu­to y que es ca­paz de sa­car en otro me­dio un do­cu­men­to de 15 pá­gi­nas don­de se de­ta­lla ca­da plie­gue de tu cuer­po: lo que te so­bra, lo que te fal­ta, lo que de­be­rías ha­cer pa­ra re­du­cir gra­sa, pa­ra au­men­tar, si tu postura es la co­rrec­ta, si no, si es­tás en for­ma, si me­jor aún es­tás atlé­ti­co, có­mo es­tás res­pec­to al res­to de la gen­te, cuán­tas ca­lo­rías con­su­mes pa­ra­do, cuán­tas en mo­vi­mien­to, cuán­tas de­be­rías con­su­mir si quie­res adel­ga­zar, lo que mi­de el bra­zo, la cin­tu­ra, la pier­na... Va­mos, que tie­ne res­pues­ta pa­ra ca­si to­do.

Hay que su­bir­se li­ge­ri­to de ro­pa. Me ex­pli­co: lo ideal es en ro­pa in­te­rior, pe­ro co­mo igual no es la si­tua­ción más có­mo­da an­te un des­co­no­ci­do, con tal de lle­var unas ma­llas y un top o una ca­mi­se­ta ajus­ta­da es su­fi­cien­te. Pe­ro re­cuer­da que el lá­ser te apun­ta­rá sin par­pa­dear mien­tras gi­ras en una pla­ta­for­ma. Ac­ce­de­rá a ca­da es­qui­na de tu piel, y si de­tec­ta hol­gu­ra, una pren­da an­cha, te lo ha­rá sa­ber. Error, error. No te ra­yes, si pin­chas te ex­pli­ca­rá el por­qué.

Fue a un in­dio que tra­ba­ja­ba pa­ra la NASA al que se le ocu­rrió que qui­zás esta má­qui­na po­dría fa­ci­li­tar la con­fec­ción de la ro­pa he­cha a me­di­da al cap­tar una figura en 3D muy fiel a la realidad (tie­ne un mar­gen de error de 2 mi­lí­me­tros). Sin em­bar­go, mien­tras la desa­rro­lla­ba se dio cuen­ta de que ob­ten­dría me­jo­res re­sul­ta­dos en el cam­po del de­por­te y la nu­tri­ción. Y así es co­mo es­te dis­po­si­ti­vo se ha co­la­do en los cen­tros de­por­ti­vos de A Co­ru­ña, en­tre ellos Ter­ma­ria. Pa­ra pro­bar­la pue­des ir a cla­se (una ac­ti­vi­dad nue­va que re­ta los re­sul­ta­dos de la má­qui­na ca­da tres me­ses) o es­ca­near­te por li­bre. «Lo uti­li­za­mos pa­ra per­so­nas que quie­ran per­der por­cen­ta­je gra­so, ver su evo­lu­ción con el en­tre­na­mien­to, me­jo­rar su ma­sa mus­cu­lar, y tam­bién a ni­vel de es­té­ti­ca, pa­ra va­lo­rar los con­tor­nos des­pués de los tra­ta­mien­tos», ex­pli­ca Er­nes­to de la Vega, en­tre­na­dor del gim­na­sio.

An­tes el IMC era una es­pe­cie de Ibex35, al que se le ha­cía un se­gui­mien­to con­ti­nuo pa­ra ver có­mo es­tá­ba­mos o si ha­cía efec­to el ejer­ci­cio, pe­ro esta fór­mu­la ma­te­má­ti­ca se en­cuen­tra ba­jo sos­pe­cha. Al mis­mí­si­mo LeB­ron Ja­mes le sa­le obe­si­dad, y creo que hay ra­zo­nes de pe­so pa­ra dis­cu­tir­le a Que­te­let (el in­ven­tor de la ope­ra­ción) que no es así. Otro ejem­plo es el de los fo­fi­sa­nos. Se­gún el IMC es­tán en un pe­so nor­mal pa­ra su es­ta­tu­ra y, sin em­bar­go, tie­nen un por­cen­ta­je de gra­sa al­to. Es­tas per­so­nas no de­ben ba­jar de pe­so, lo que tie­nen que ha­cer es dis­mi­nuir el por­cen­ta­je gra­so. Por­que no es lo mis­mo que te so­bren ki­los que gra­sa. «Tú pue­des pe­sar lo mis­mo, pe­ro tu cuer­po ser to­tal­men­te di­fe­ren­te si el por­cen­ta­je gra­so cam­bia. Cin­co ki­los de gra­sa ocu­pan mu­cho más que cin­co ki­los de múscu­lo. Si tú pe­sas igual, pe­ro tu por­cen­ta­je gra­so ba­jó, que eso no te lo di­ce la bás­cu­la, tu figura se­rá mu­cho más es­ti­li­za­da», ma­ti­za.

LA CLA­VE ES LA GRA­SA

La can­ti­dad de gra­sa cor­po­ral es uno de los pri­me­ros da­tos que apa­re­cen en el in­for­me, y ojo con el re­sul­ta­do por­que es cla­ve. Pue­des caer en cin­co gru­pos, y si tie­nes la suer­te de es­tar en el del me­dio, pue­des em­pe­zar a ol­vi­dar­te de la ope­ra­ción bi­ki­ni. Cla­ro que siem­pre pue­des as­pi­rar a es­tar atlé­ti­co. En ese ca­so, no tie­nes más que mo­ver­te por la

ba­rra y fi­jar qué can­ti­dad de gra­sa quie­res per­der y cuán­tos días tie­nes pen­sa­do en­tre­nar a la se­ma­na. Al ins­tan­te, el sis­te­ma te mos­tra­rá la fe­cha en la que vas a con­se­guir tu ob­je­ti­vo. Si no es­tás de acuer­do, por­que te pa­re­ce muy pron­to o al con­tra­rio, por­que el ca­lor aprie­ta (que ya lo du­do) y quie­res lu­cir pal­mi­to so­lo tie­nes que dia­lo­gar con el sis­te­ma. Fi­jo que lle­gáis a un acuer­do.

Si de ver­dad quie­res op­ti­mi­zar al má­xi­mo tu es­ca­neo cor­po­ral, ob­ser­va los da­tos ca­ló­ri­cos. Es in­creí­ble có­mo el es­cá­ner puede sa­ber exac­ta­men­te las ca­lo­rías que que­mas sen­ta­do, las que con­su­mes con cier­ta ac­ti­vi­dad, y las que de­be­ría con­te­ner tu die­ta (ase­so­ra­do por un nu­tri­cio­nis­ta) pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo que te mar­cas­te en el pa­so an­te­rior. Sin du­da, una he­rra­mien­ta que fa­ci­li­ta­rá mu­cho las co­sas en el ám­bi­to de la nu­tri­ción al po­der ela­bo­rar me­nús que no se pa­sen ni una ca­lo­ría de lo que te con­vie­ne. Pe­ro vol­va­mos a tu ava­tar gris que si­gue gi­ran­do so­bre la pan­ta­lla. ¿Tie­ne la postura co­rrec­ta? Igual no es ma­la, pe­ro in­clu­so si prac­ti­cas Pi­la­tes se puede me­jo­rar. Es cuestión de mi­lí­me­tros, hay que fi­jar­se mu­cho en la cua­drí­cu­la pa­ra ver que un hom­bro es­tá más arri­ba o que la ca­be­za es­tá li­ge­ra­men­te ade­lan­ta­da.

La fór­mu­la es in­fa­li­ble. Tu pa­so por el 3D no te de­ja­rá in­di­fe­ren­te, tan­to que que­rrás te­ner­la co­mo alia­da de ca­ra a la ope­ra­ción plu­mí­fe­ro.

FOTO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.