CO­PAS DE PUES­TA DE SOL

EN ES­TOS LO­CA­LES SA­BE A GLO­RIA VER ATAR­DE­CER

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA, RO­SA ESTÉVEZ

Ce­le­bre­mos

con una co­pa de pues­ta de sol el sols­ti­cio de ve­rano. Es­te es el mes con los días más lar­gos y los me­jo­res atar­de­ce­res del año, y qué me­jor for­ma de dis­fru­tar­los que al aire li­bre re­co­rrien­do esa úl­ti­ma ho­ra que sa­be a glo­ria. Va­mos, an­tes de que se nos es­cu­rra de los de­dos es­te an­ti­ci­clón, a esos lo­ca­les que se con­vier­ten en au­tén­ti­cos mi­ra­do­res cuan­do se po­nen esos úl­ti­mos ra­yos tan es­pe­ra­dos.

Si hay un lu­gar pa­ra ver una bue­na pues­ta de sol en A Co­ru­ña, ese es O Portiño. Es­te tra­mo fi­nal del pa­seo ma­rí­ti­mo no muy ex­plo­ta­do es el rin­cón pre­fe­ri­do de quie­nes dis­fru­tan de la na­tu­ra­le­za y del océano en su es­ta­do sal­va­je. El si­tio idó­neo pa­ra ca­mi­nar, pe­ro tam­bién pa­ra sen­tar­se a to­mar una bue­na co­pa de pues­ta de sol en la te­rra­za del bar O Portiño. Allí nos re­ci­be la due­ña, Con­cha Ri­vas, que sa­be que el su­yo es un si­tio pri­vi­le­gia­do y que el sol es cru­cial pa­ra que se lle­ne. Quin­ce años lle­va al fren­te de es­te em­ble­má­ti­co lo­cal que hi­zo una cla­ra apues­ta por su te­rra­za y la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, y en el que la pues­ta de sol es tan fa­mo­sa que has­ta cuen­ta mu­chos días con DJ pa­ra am­bien­tar­la.

Si bien que­da al­go re­ti­ra­do del nú­cleo ur­bano —de ahí el en­can­to de su en­torno sal­va­je—, una vez allí no hay pro­ble­mas pa­ra apar­car y, si uno va con al­go de tiem­po, puede ba­jar ca­mi­nan­do has­ta el pe­que­ño puer­to de O Portiño. Ya de vuel­ta, puede to­mar­se al­go en la te­rra­za con vis­tas al ho­ri­zon­te y al mar. «La gen­te sue­le es­tar a gus­to y les cuesta sa­lir de aquí, por­que una vez que vie­nen, no es pa­ra me­dia ho­ra», in­di­ca Con­cha, que di­ce que su te­rra­za es el me­jor si­tio pa­ra ver la pues­ta de sol, «por­que se po­ne jus­to en fren­te» y ase­gu­ra que hay muy buen ambiente, «con mu­cha mez­cla de eda­des». Con se­me­jan­te bal­cón al mar, la due­ña ase­gu­ra que «aquí el que man­da es el sol. Pue­des ha­cer lo que quie­ras pa­ra atraer a la gen­te, pe­ro el que man­da es él. Por eso es­toy mi­ran­do siem­pre pa­ra arri­ba». Aun así, el ser­vi­cio de co­mi­das que aña­dió al bar es­tá ha­cien­do de él un re­cla­mo más allá de esa ca­ña de úl­ti­ma ho­ra. «Es­tán fun­cio­nan­do muy bien, la nues­tra es una co­ci­na sin so­fis­ti­ca­cio­nes pe­ro muy natural», in­di­ca. A ello su­ma la pa­rri­lla y la or­ga­ni­za­ción oca­sio­nal de even­tos co­mo cum­plea­ños, con­gre­sos e in­clu­so al­gu­na que otra bo­da. «Se ha­cen con pre­via re­ser­va y no­so­tros trae­mos a al­guien que se en­car­ga de co­ci­nar y nos ha­ce­mos car­go del ser­vi­cio», afir­ma Con­cha. Y la ver­dad es que con esas vis­tas de pos­tal, ya dan ga­nas de re­ser­var.

UN ES­PEC­TÁCU­LO EN BOI­RO

Des­de allí nos va­mos al sur y pa­ra­mos en la co­mar­ca de Barbanza, con­cre­ta­men­te en Boi­ro, pa­ra vi­vir de nue­vo la ma­gia de esta úl­ti­ma ho­ra. Allí nos en­con­tra­mos, en una de las dos te­rra­zas del Mi­ra­mar Praia, a Iván (de ca­mi­se­ta os­cu­ra), Sa­ra y Ser­gio dis­fru­tan­do de sus co­pas de pues­ta de sol. «Es­te si­tio es úni­co en Boi­ro, la pues­ta de sol des­de aquí es im­pre­sio­nan­te, un es­pec­tácu­lo», di­ce Iván, que hi­zo su­ya la cos­tum­bre de «ir a úl­ti­ma ho­ra pa­ra po­der ver la pues­ta y to­mar­me al­go». Lo que más le gus­ta, di­ce, es la va­rie­dad que tie­nen y los di­fe­ren­tes es­pa­cios del lo­cal.

«Tra­ba­ja­mos mu­cho la te­rra­za, con el ser­vi­cio de coc­te­le­ría, y en ve­rano ofre­ce­mos tam­bién al­gu­nos con­cier­tos», ex­pli­ca el ge­ren­te, Jor­ge Ma­to­sián, que nos da a co­no­cer la car­ta de es­te ne­go­cio que ya tie­ne 12 años de fun­cio­na­mien­to a sus es­pal­das y que, ade­más de co­mo lo­cal de co­pas, tam­bién fun­cio­na co­mo res­tau­ran­te: «Ha­ce­mos una fu­sión en­tre la co­ci­na crea­ti­va y la tra­di­cio­nal, con un en­fo­que di­fe­ren­te a la ofer­ta que pue­des en­con­trar ha­bi­tual­men­te por Boi­ro». Co­mo zo­na com­ple­men­ta­ria a la del res­tau­ran­te, el Mi­ra­mar cuen­ta con otra te­rra­za chill out en la par­te in­fe­rior que tam­bién fun­cio­na por sí so­la co­mo otro de los pun­tos pre­fe­ri­dos de la clien­te­la pa­ra ver la pues­ta de sol. «La gen­te, tan­to la de aquí co­mo los tu­ris­tas, suben de la pla­ya en­tre las sie­te y me­dia y las ocho pa­ra ver­la, por­que es un lu­gar pri­vi­le­gia­do», di­ce Jor­ge. Y no­so­tros te­ne­mos la prue­ba de que lo es.

BAR O PORTIÑO

A CO­RU­ÑA Si hay un lu­gar pri­vi­le­gia­do pa­ra ver la pues­ta de sol en la ciu­dad, es es­te”

FOTO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.