“Ai­ras rom­pe un­ha tra­di­ción de Mar­tíns»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DEGERTE - TEX­TO: LU­CÍA VIDAL

Mar­ti­ño,co­mo to­do el mun­do le co­no­ce, no siem­pre fue Mar­ti­ño. El alcalde de San­tia­go na­ció co­mo Martín —uno de los nom­bres pre­fe­ri­dos por los pa­dres ga­lle­gos—, pe­ro de­ci­dió cam­biar­se el nom­bre a los 18 años: «An­tes non se po­dían fa­cer mo­di­fi­ca­cións. Co no­me que che pu­xe­ran ti­ñas que vi­vir to­da a vi­da, pe­ro lo­go a cou­sa mu­dou. Can­do cum­prín a maio­ría de ida­de fun a Fon­ti­ñas, on­de a ofi­ci­na do Re­xis­tro Ci­vil, e pa­sei a cha­mar­me Mar­ti­ño». De he­cho, ya nadie le lla­ma Martín —re­la­cio­na­do con el dios Mar­te—. Tan so­lo al­gu­nas per­so­nas vin­cu­la­das a su in­fan­cia. Qui­so el des­tino que su com­pa­ñe­ra de vi­da, poe­ta de pro­fe­sión, tam­bién lle­va­se nom­bre gallego, An­tía —de los más uti­li­za­dos en las úl­ti­mas tres dé­ca­das—, y cu­yo sig­ni­fi­ca­do en grie­go es «flo­ri­da». Ha­ce cua­tro años que fue­ron pa­dres por pri­me­ra vez. En­ton­ces na­ció Ma­ra. Y es­te mes de ju­nio lle­gó al mun­do Ai­ras. ¿Có­mo eli­gie­ron sus nom­bres? Pues ti­ran­do de li­bro. Uno es­pe­cial. El Dic­cio­na­rio dos no­mes ga­le­gos, de Fe­rro Rui­bal, publicado a co­mien­zos de los no­ven­ta. «Esa foi a no­sa re­fe­ren­cia —di­ce Mar­ti­ño—. Fo­mos es­co­llen­do va­rias po­si­bi­li­da­des cun mé­to­do na­da con­fli­ti­vo. O do se­má­fo­ro ver­me­llo. Se al­gún non lle gus­ta­ba a un­ha das par­tes, bo­rrá­ba­se da lista. Que­da­ba ve­ta­do. Así foi que­dan­do un­ha ter­na fi­nal». En el ca­so del úl­ti­mo ga­nó pun­tos Fiz, por la iglesia que es­tá al la­do de la Pra­za de Abas­tos, pe­ro pe­só la re­fe­ren­cia a Ai­ras Nu­nes, in­sig­ne tro­va­dor com­pos­te­lano. Fi­nal­men­te, es­te se lle­vó el ga­to al agua. El nom­bre del pe­que­ño vie­ne a rom­per una tra­di­ción fa­mi­liar, y es que el re­gi­dor de San­tia­go es la cuar­ta ge­ne­ra­ción de Mar­ti­nes.

So­bre la de­cre­cien­te mo­da de los nom­bres im­por­ta­dos, Mar­ti­ño es lo más opues­to a una postura ra­di­cal: «A mi­ña má­xi­ma é prohi­bi­do prohi­bir. Co­mo se di por aí, pa­ra gus­tos, co­res. Nós non po­ñe­mos no­mes en ga­le­go cun áni­mo exem­pla­ri­zan­te, se­nón por un­ha cuestión de sen­si­bi­li­da­de coa no­sa te­rra».

MAR­TI­ÑO Y AN­TÍA

PA­DRES DE MA­RA Y AI­RAS A no­sa ne­na chá­ma­se Ma­ra e ao re­cén che­ga­do pu­xé­mos­lle Ai­ras. A idea déu­no­la un di­cio­na­rio”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.