Las ma­las son muy atrac­ti­vas”

Tras rei­nar co­mo Isa­bel, Michelle le­van­ta ca­tó­di­ca «La Ca­te­dral del Mar», una his­to­ria «su­cia» con ti­rón de bes­tse­ller. Es­ta chi­ca Al­mo­dó­var que querría ser Kha­lee­si ve las va­ca­cio­nes co­mo un es­ta­do men­tal y tie­ne un tru­co de be­lle­za que va­le más de lo qu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE -

el «pri­me ti­me» con «La Ca­te­dral del Mar», cons­trui­da con pa­sión, in­jus­ti­cias y do­lor, una his­to­ria que se ha co­mi­do un pe­da­zo de tar­ta de la au­dien­cia. El pri­mer ca­pí­tu­lo atra­jo an­te la pan­ta­lla cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas. ¿Có­mo re­ci­bes la aco­gi­da? —¡Me sien­to fe­liz y or­gu­llo­sa de to­dos mis com­pa­ñe­ros!... y del equi­po que hi­zo po­si­ble que es­ta gran his­to­ria se lle­va­ra a la te­le­vi­sión. Es­toy disfrutando mu­cho vien­do los ca­pí­tu­los; creo que las ex­pec­ta­ti­vas es­ta­ban al­tas y que po­de­mos es­tar muy con­ten­tos con el re­sul­ta­do. Re­cuer­do cuan­do leí el li­bro por pri­me­ra vez y me que­dé atra­pa­da en­tre sus pá­gi­nas. Es un ho­nor for­mar par­te de es­te pro­yec­to.

—Tu per­so­na­je, Mar, es el más lu­mi­no­so de la his­to­ria, apun­tas. —Siem­pre di­go que es un per­so­na­je lu­mi­no­so vi­vien­do tiem­pos de os­cu­ri­dad. Eso no quie­re de­cir que el do­lor no la to­que, al con­tra­rio. Pe­ro es­ta es una his­to­ria que ha­bla tam­bién de su­pera­ción y de có­mo los per­so­na­jes, a pe­sar de to­das las des­gra­cias, si­guen siem­pre ha­cia de­lan­te y ha­cién­do­se más fuer­tes. Ella nun­ca pier­de ese amor que sien­te des­de lo más pro­fun­do del al­ma, aun­que las cir­cuns­tan­cias la de­rri­ben. Ella es un ser de al­ma pu­ra.

—Es una se­rie «du­ra y su­cia». ¿Es ese rea­lis­mo una for­ma de ha­cer jus­ti­cia a la reali­dad? —Creo que era importante con­se­guir plas­mar la épo­ca tal co­mo fue real­men­te. Pa­ra que se en­tien­da lo que sien­ten los per­so­na­jes pien­so que hay que mos­trar to­da la du­re­za de los tiem­pos que vi­vían,

aun­que no sea agra­da­ble...

—Es­ta vez te has li­bra­do de los ves­ti­dos de la rei­na Isa­bel la Ca­tó­li­ca. ¿Un ro­da­je li­ge­ro? —En com­pa­ra­ción, ro­dar La Ca­te­dral del Mar era ca­si co­mo ir en ba­ña­dor... En Isa­bel ha­bía al­gu­nos ves­ti­dos que lle­ga­ban a pe­sar ¡quin­ce o vein­te ki­los!, pe­ro tam­bién es ver­dad que eran pie­zas de ar­te ma­ra­vi­llo­sas y me ayu­da­ban mu­chí­si­mo a sen­tir a Isa­bel. Aquí mi per­so­na­je es dis­tin­to, y el ves­tua­rio tam­bién. Es muy importante la la­bor de to­dos los de­par­ta­men­tos a la ho­ra de crear un per­so­na­je, por­que sin un buen ves­tua­rio o bue­na ca­rac­te­ri­za­ción, se­ría im­po­si­ble con­se­guir crear un buen per­so­na­je. Tan­to en Isa­bel co­mo en La Ca­te­dral del Mar hemos te­ni­do la suer­te de con­tar con pro­fe­sio­na­les ma­ra­vi­llo­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.