¿Cuál es la me­jor cre­ma so­lar pa­ra be­bés?

Y hay más. La OCU se ha mo­ja­do eli­gien­do las me­jo­res cremas pa­ra los pe­que­ños, pe­ro los ex­per­tos difieren en su va­lo­ra­ción. Las re­co­men­da­cio­nes pa­san por evi­tar la pla­ya an­tes del año y usar pro­tec­to­res con fil­tros fí­si­cos. ¿Con echar­se la cre­ma 5 mi­nu­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE NIÑOS - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

La­pla­ya pue­de ser un jue­go, la sa­lud de la piel no. Y la edad de las pri­me­ras ex­po­si­cio­nes al sol so­bre la are­na es de­ci­si­va. «Un be­bé o un ni­ño me­nor de un año no pin­ta na­da en la pla­ya», ase­gu­ra Eduar­do Fon­se­ca, al fren­te del Ser­vi­cio de Der­ma­to­lo­gía del Chuac. «Otra co­sa es que ha­ya cir­cuns­tan­cias de ti­po fa­mi­liar que pa­sen por lle­var­le a la pla­ya». En es­te ca­so, hay que ex­tre­mar el cui­da­do, pro­cu­rar la som­bra, hi­dra­tar­se y evi­tar las ho­ras cen­tra­les del día (de 12.00 a 17.00).

An­tes de los 6 me­ses no pro­ce­de ex­po­ner­se al sol, con­cuer­da Hu­go Váz­quez Vei­ga, je­fe de Der­ma­to­lo­gía del Chus, que se­ña­la que la du­da pa­ra es­tre­nar­se ba­jo el sol es­tá en­tre los 6 me­ses y el año. «Pe­ro nun­ca de­be ha­ber una ex­po­si­ción di­rec­ta al sol. Yo, per­so­nal­men­te, es­pe­ra­ría has­ta que cum­plie­sen el año pa­ra lle­var­los, por­que así su piel ha­brá desa­rro­lla­do unos me­ca­nis­mos de­fen­si­vos y es­ta­rá más ma­du­ra», afir­ma.

Ha­ce una se­ma­na asis­ti­mos a la caí­da del mi­to que apun­ta que de­be­mos apli­car la cre­ma me­dia ho­ra an­tes de ba­jar a la pla­ya. «No es un mi­to, de­be­mos se­guir en la mis­ma lí­nea. ¿Qué ocu­rre? Que se ha de­mos­tra­do que lle­ga con apli­car el pro­tec­tor 5 mi­nu­tos an­tes si la piel es­tá se­ca, pe­ro en cual­quier ca­so hay que apli­car­la an­tes de ponerse al sol. No va­le con lle­gar, ex­ten­der la toa­lla, fi­jar la sombrilla y ya des­pués echar­se la cre­ma», di­ce Hu­go Váz­quez.

Hay pau­tas que se­guir ade­más del fac­tor de fo­to­pro­tec­ción +50 ba­jo el sol. Las cremas más ade­cua­das pa­ra los ni­ños no lle­van per­fu­me, con­ser­van­tes ni pa­ra­be­nos. Y cuan­do se tra­ta de los más pe­que­ños es acon­se­ja­ble, se­gún los der­ma­tó­lo­gos, usar pro­tec­to­res con «fil­tros fí­si­cos», ade­cua­dos pa­ra la piel sen­si­ble e in­ma­du­ra de los ni­ños. «El fil­tro fí­si­co, el mi­ne­ral, se pue­de usar to­da la vi­da. El óxi­do de hie­rro, el dió­xi­do de ti­ta­nio, la mi­ca ma­cha­ca­da, el cao­lín o el tal­co son sus­tan­cias que se uti­li­zan co­mo fil­tros fí­si­cos. Ha­cen una cre­ma que es di­fí­cil de apli­car, que que­da muy pas­to­sa, pe­ro pro­te­ge bien. No es es­té­ti­co, pe­ro cuan­do lo te­ne­mos un po­qui­to le­jos tam­bién sa­be­mos que el ni­ño que bri­lla mu­cho es el nues­tro. Cal é o meu? O que bri­lla máis que os ou­tros! De ahí vie­ne el lla­ma­do efec­to pan­ta­lla, que lo que ha­ce es re­fle­jar la luz. Con fil­tros fí­si­cos la se­gu­ri­dad del be­bé es­tá ga­ran­ti­za­da cien por cien», afir­ma Hu­go Váz­quez. En los ni­ños pe­que­ños, en pri­mer lu­gar, la ex­po­si­ción al sol de­be ser muy con­tro­la­da —ex­po­ne Fon­se­ca—. Y no es su­fi­cien­te con usar fo­to­pro­tec­to­res. Hay que lle­var ro­pa ade­cua­da, go­rros, sombrilla. En nin­gún ca­so pro­ce­de que los ni­ños es­tén a pleno sol. Se tra­ta de mi­ni­mi­zar la ex­po­si­ción». Se­gún el der­ma­tó­lo­go del Chuac, com­prar pro­tec­to­res con fil­tros fí­si­cos es la re­gla ge­ne­ral pa­ra ni­ños me­no­res de 7 años: «La piel de los ni­ños tie­ne una ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción al­tí­si­ma, y las mar­cas de cier­ta ga­ran­tía, pa­ra ni­ños, uti­li­zan ex­clu­si­va­men­te fil­tros fí­si­cos».

TIE­NEN FE­CHA DE CA­DU­CI­DAD

Hay que leer la le­tra pe­que­ña y re­vi­sar qué es ade­cua­do y qué no de lo que en­tra por los ojos o cae en el ca­rro por el efec­to már­ke­ting. En es­ta lí­nea re­co­mien­da dis­fru­tar la pla­ya Lu­cía Galán, «Lu­cía mi Pe­dia­tra» en la Red, y au­to­ra de El via­je de tu vi­da, quien sub­ra­ya que se de­be ofre­cer agua a los ni­ños con re­gu­la­ri­dad y re­co­mien­da cremas pro­tec­to­ras con fil­tros fí­si­cos en­tre los 6 me­ses y los 3 años. La piel tie­ne me­mo­ria, re­cuer­da Lu­cía Galán. «No ve­re­mos a ni­ños con me­la­no­ma, pe­ro si han es­ta­do ex­pues­to al sol du­ran­te años sin pro­tec­ción, su ries­go de pa­de­cer­lo de adul­tos se­rá más al­to». Apar­te del fo­to­pro­tec­tor ade­cua­do, di­ce, con­vie­ne te­ner en cuen­ta que las cremas so­la­res du­ran 12 me­ses. Una vez abier­tas, el trans­cur­so de un año, ca­du­can.

La me­jor cre­ma so­lar pa­ra la piel va­ría con la edad. Con­for­me los pe­ques cre­cen, po­de­mos pa­sar por al­to lo de los «fil­tros fí­si­cos», cen­trar­nos en el +50 y guiar­nos por la se­lec­ción de la OCU, que der­ma­tó­lo­gos co­mo Hu­go Váz­quez no va­lo­ra co­mo re­fe­ren­te. «No sé con qué cri­te­rios se ha­ce la se­lec­ción, pe­ro los re­sul­ta­dos son cu­rio­sos...», apun­ta.

Atrás que­dan los in­cons­cien­tes 80 en los que la la­ta re­don­da azul de hi­dra­tan­te era el ace­le­ra­dor mo­re­nil y el «¡za­naho­rias, qué bron­cea­do!» el hit de los que que­rían tos­tar­se al sol. Atrás. Hoy se ad­vier­te otra cul­tu­ra, una con­cien­cia­ción ma­yor acer­ca de los riesgos que con­lle­va ex­po­ner­se al sol. «Al­gún ni­ño aún se que­ma, de vez en cuan­do pue­de ha­ber al­guno... Pe­ro los pro­ble­mas del sol se ven so­lo a lar­go pla­zo. Hoy, los ni­ños, por lo ge­ne­ral, es­tán bien pro­te­gi­dos. La in­for­ma­ción y la con­cien­cia­ción son su­fi­cien­tes. El pro­ble­ma ac­tual es­tá más en el gru­po de los ado­les­cen­tes y en el de los adul­tos, cuan­do se pri­ma un con­cep­to es­té­ti­co so­bre cual­quier otra co­sa. No es un pro­ble­ma de in­for­ma­ción, sino de es­ca­la de va­lo­res —afir­ma Fon­se­ca—. En la ado­les­cen­cia el pa­trón tí­pi­co es no aten­der a los con­se­jos, y los adul­tos no siem­pre pri­man la pre­cau­ción so­bre la es­té­ti­ca».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.