«El hu­mor es bál­sa­mo, am­pa­ro y de­fen­sa de los ma­les»

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Cultura -

En 51 años Les Lut­hiers han pre­sen­cia­do ya va­rias cri­sis en Ar­gen­ti­na, que, co­mo la que ac­tual­men­te afec­ta al país, se re­pi­ten de for­ma cí­cli­ca, a las que ellos po­nen el con­tra­pun­to de la ri­sa. —¿El hu­mor ese bál­sa­mo que nos ayu­da a lle­var me­jor esos sin­sa­bo­res co­ti­dia­nos? —La pro­fe­sión de ar­gen­tino es du­ra. Hi­ci­mos bien en de­di­car­nos al hu­mor, que es lo que us­ted di­ce: bál­sa­mo, ayu­da, des­car­ga, lu­gar de am­pa­ro y de­fen­sa de los ma­les. —Pa­re­ce que hay un re­torno a vie­jos há­bi­tos cen­so­res, tan­to por quie­nes tie­nen po­der que ejer­cer co­mo, mu­chas ve­ces, en nom­bre de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to: en Fa­ce­book se han cen­su­ra­do cua­dros de Rem­brandt por­que mos­tra­ban des­nu­dos. ¿Es­to tam­bién es cí­cli­co? —¡Ese ti­po, Rem­brandt, se lo tie­ne me­re­ci­do por po­ner des­nu­dos en su pá­gi­na de Fa­ce­book! Es cier­to que la cen­su­ra siem­pre exis­tió; en la his­to­ria del ar­te hay una lar­guí­si­ma lis­ta de obras que en su mo­men­to fue­ron prohi­bi­das y hoy son acep­ta­das. ¡En la li­bé­rri­ma Fran­cia, al­gu­nos poe­mas de Las flo­res de mal, de Bau­de­lai­re, es­tu­vie­ron cen­su­ra­dos has­ta 1949! Ca­da so­cie­dad y ca­da tiem­po tie­nen sus pro­pios có­di­gos morales. Hoy vi­vi­mos en un pe­río­do de ex­tre­ma his­te­ria mo­ra­lis­ta, con un cul­to a la co­rrec­ción po­lí­ti­ca que es­te­ri­li­za y re­sul­ta pa­té­ti­ca en ca­sos co­mo el de la abo­mi­na­ble adap­ta­ción de El Prin­ci­pi­to a La Prin­ci­pe­sa (aho­ra es­pe­ro con an­sie­dad el lan­za­mien­to de Las Her­ma­nas Ka­ra­ma­zov). En cuan­to al hu­mor, hay cier­to ti­po de chis­tes que has­ta ha­ce unos años cau­sa­ban gra­cia y hoy sue­nan mal. En nues­tro ca­so, si bien siem­pre hi­ci­mos un hu­mor blanco, fa­mi­liar, hay en al­gu­nas de nues­tras obras an­ti­guas cier­tos chis­tes que hoy no po­dría­mos re­pe­tir sin te­mor a ser lin­cha­dos y la­pi­da­dos en el ac­to. —Fue muy sen­ti­do el fa­lle­ci­mien­to de Da­niel Ra­bi­no­vich en el 2015. ¿Có­mo es la vi­da en Les Lut­hiers sin su pre­sen­cia? —El inol­vi­da­ble Da­niel ha­bría cum­pli­do 75 años es­te sá­ba­do 18 en Ga­li­cia, tie­rra que ado­ra­ba. Pa­ra no­so­tros fue un en­tra­ña­ble ami­go y com­pa­ñe­ro de to­da la vi­da, ade­más del gran có­mi­co que el pú­bli­co co­no­ce. Les Lut­hiers con­ti­nuó, co­mo él que­ría que ocu­rrie­se, con Ta­to Tu­rano y Martín O’Connor, que to­ma­ron sus pa­pe­les y los re­pre­sen­tan con sus pro­pios es­ti­los y no­ta­ble ta­len­to. Ya no es­tá Da­niel, que es irreem­pla­za­ble, pe­ro ca­da fun­ción del es­pec­tácu­lo si­gue sien­do una fies­ta pa­ra el pú­bli­co y pa­ra no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.