Pa­los fla­men­cos

La Voz de Galicia (Viveiro) - - Opinión - LUIS FE­RRER I BALSEBRE

Po­co más se pue­de de­cir, opi­nar o es­pe­cu­lar acer­ca de la sa­cu­di­da que el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes an­da­lu­zas ha pro­vo­ca­do en el fo­ro na­cio­nal. La mú­si­ca de las elec­cio­nes ha si­do una su­ce­sión de pa­los fla­men­cos; eso es el can­te, un sen­ti­mien­to que va de la ale­gría y la juer­ga has­ta el llan­to y la so­lea, una mú­si­ca que re­con­for­ta los sen­ti­dos tan­to co­mo los hie­re.

El des­con­cier­to ha si­do de tal ca­li­bre que nin­guno de los ac­to­res de la iz­quier­da ha si­do ca­paz de ha­cer una lec­tu­ra au­to­crí­ti­ca de su pe­na y los de de­re­cha dar un tono de hu­mil­dad a su ale­gría.

Más allá de lo ex­plí­ci­to de los re­sul­ta­dos, la­te un hon­do te­mor cua­ja­do de im­pru­den­cias y ne­ce­da­des po­lí­ti­cas que re­ver­be­ran en el alma de la na­ción co­mo un dia­pa­són, un dè­ja vue que ten­dría que ha­cer re­fle­xio­nar a mu­chos.

Lo ma­lo es que la nue­va ge­ne­ra­ción que sos­tie­ne las rien­das de nues­tro des­tino son ma­yo­ri­ta­ria­men­te gen­te na­ci­da en de­mo­cra­cia, lle­nos

de más­te­res de ju­ja, ca­rre­ras po­lí­ti­cas en­do­gá­mi­cas y so­bre to­do —lo más im­por­tan­te— una ig­no­ran­cia his­tó­ri­ca es­tre­me­ce­do­ra.

Al hi­lo de es­ta ca­ren­cia de hue­llas mné­mi­cas, Ar­tu­ro Pé­rez Re­ver­te acon­se­ja­ba ha­ce unos días leer el pró­lo­go de la obra de Ma­nuel Cha­ves No­ga­les (Se­vi­lla, Agos­to de 1897Lon­dres, ma­yo de 1944) A san­gre y fue­go: hé­roes, bes­tias y

már­ti­res de Es­pa­ña. To­do un acier­to y un buen con­se­jo pa­ra quien no ha­ya leí­do al mag­ní­fi­co pe­rio­dis­ta an­da­luz, tan buen de­mó­cra­ta y es­cri­tor co­mo cro­nis­ta de aque­llos tiem­pos la­men­ta­bles de nues­tra his­to­ria re­cien­te.

Con la ve­nia del aca­dé­mi­co, me per­mi­to abun­dar otras dos lec­tu­ras es­cla­re­ce­do­ras de la es­tu­pi­dez hu­ma­na que pue­den res­ca­tar a más de [email protected] Una tam­bién de Cha­ves No­ga­les: El maes­tro

Juan Mar­tí­nez que es­ta­ba allí, don­de re­la­ta las aven­tu­ras de un bai­la­dor de fla­men­co atra­pa­do en la Ru­sia de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que, val­ga

co­mo dia­rio de có­mo se cue­cen las ma­yo­res atro­ci­da­des de las que so­mos ca­pa­ces los hu­ma­nos cuan­do nos de­ja­mos guiar por ni­ños de pa­pá me­ti­dos a re­vo­lu­cio­na­rios.

Otra, El mun­do de ayer:

me­mo­rias de un eu­ro­peo, de Ste­fan Zweig ( Vie­na, Im­pe­rio Aus­tro hún­ga­ro, 1881Pe­tró­po­lis, Bra­sil, 1942) con­tem­po­rá­neo de Cha­ves No­ga­les. En ella en­ten­de­rán a tra­vés de una pro­sa ex­qui­si­ta la ca­de­na de es­tu­pi­de­ces po­lí­ti­cas, vi­vi­das en pri­me­ra per­so­na, que em­pu­ja­ron a la con­for­ta­ble Eu­ro­pa de an­te gue­rras ha­cía los ma­yo­res es­pan­tos que ha co­no­ci­do el si­glo XX.

So­lo son tres na­rra­cio­nes es­cri­tas por dos li­bre pen­sa­do­res que fue­ron tes­ti­gos per­ple­jos de có­mo el in­sig­ni­fi­can­te re­vo­lo­teo de las alas de una ma­ri­po­sa pue­de des­en­ca­de­nar un te­rre­mo­to de in­ten­si­dad nue­ve en la es­ca­la de Rich­ter.

Abs­te­ner­se fun­da­men­ta­lis­tas de to­do cu­ño pa­ra los cua­les po­drían re­sul­tar su­ma­men­te tó­xi­cas.

Son na­rra­cio­nes es­cri­tas por li­bre pen­sa­do­res que fue­ron tes­ti­gos per­ple­jos de có­mo el re­vo­lo­teo de las alas de una ma­ri­po­sa pue­de des­en­ca­de­nar un te­rre­mo­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.