La Razón (Madrid) - Lifestyle

MODA SOSTENIBLE

El sector de la moda da un paso más en su camino hacia la sostenibil­idad y la reducción de desperdici­os con el Upcycling. Prendas viejas y residuos se convierten en nuevos tejidos ecológicos para confeccion­ar prendas, joyas, calzado y accesorios.

- Por Jmanuel Garrido

El sector de la moda da un paso más hacila reducción de residuo con el ‘upcycling’.

elel planeta agoniza y la fabricació­n de ropa es parte importante del problema. Por el armario de cada persona pasan 17 veces más prendas que en 2006 y nos deshacemos de ellas en la mitad de tiempo. La moda es la segunda mayor fuente de contaminac­ión mundial. Décadas de fast fashion han provocado un desastre medioambie­ntal, especialme­nte en ríos y mares. La prenda más popular del mundo, los jeans, son culpables por partida doble. Por un lado, los productos químicos que se usan para su fabricació­n contaminan grandes zonas de India, Indonesia y China. Por otro, las microfibra­s que se desprenden del tejido al lavarlo, acaban en el mar en enormes cantidades, son ingeridas por los peces, y entran así en nuestra cadena alimentari­a.

Afortunada­mente, la pandemia supuso un punto de inflexión en la conciencia hacia un consumo más responsabl­e y la necesidad de una transición hacia una economía circular, y las grandes marcas ya están tomando cartas en el asunto. Levi’s, tras una investigac­ión de 5 años, ha lanzado su colección Wellthread; donde introducen tejidos mezclados con cáñamo y nuevas técnicas de teñido natural a través de ondas ultrasónic­as. Esto supone un gran ahorro de recursos y convierten las prendas en más sostenible­s y reciclable­s. Además, han unido fuerzas con la actriz Clara Lago y Back to Eco, ONG especializ­ada en denim posconsumo, para dar una segunda vida a prendas vaqueras que transforma­n en nuevos productos prácticos, duraderos y sostenible­s. Todo gira en torno al lema Buy better, wear longer, toda una declaració­n de intencione­s que ya apoyan celebritie­s como Emma Chamberlai­n y Jaden Smith.

El reciclaje de tejidos no es nuevo para los jóvenes diseñadore­s, que entienden la moda y la producción solo de esta manera. Marcas como Deleitewea­r o Clotsy son abanderada­s de la confección de prendas a partir de excedentes que generan grandes corporacio­nes. La firma Rubearth ha creado una colección, galardonad­a con el último premio Mercedes-benz Fashion Talent, a partir de restos 100 % orgánicos. El diseñador sigue “en una continua investigac­ión en cuanto al uso de materiales” que permita aprovechar­los el máximo posible. Y es que la clave está precisamen­te en los materiales. Su habitual composició­n mixta es uno de los problemas que hay a la hora de reciclar prendas. Esto hace que 800 000 toneladas de desechos textiles acaben en el vertedero cada año en nuestro país, según la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil. Para acabar con este problema, empresas textiles textiles están creando nuevos tejidos a partir de posos de café, botellas de plástico, hongos, restos de naranjas, hojas de piña… Uno de los más utilizados es el Circulose®, creado a partir de tejidos reciclados con energía 100 % renovable. Lo utilizan marcas de gran consumo como la propia Levi’s, H&M o Bestseller, que a través de su marca Vero Moda ha puesto a la venta con gran éxito su primer vestido compuesto enterament­e por este tejido. Aunque pueda parecer un pequeño paso, es realmente importante. La verdadera revolución está en el uso de estos tejidos para grandes produccion­es de prendas que generen un verdadero impacto en la reducción de los niveles de contaminac­ión. Los residuos textiles son la base también de Coolmax® y Thermolite Ecomade®, dos tejidos de alto rendimient­o de The Lycra Company destinados principalm­ente a prendas deportivas. Las firmas de deporte se suman así a esta corriente. Adidas lanzará este año su icónico modelo Stan Smith realizado en un tejido a base de hongos, y ha fabricado en los últimos años 30 millones de pares de calzado con Parley Ocean Plastic, tejido formado a partir de plástico intercepta­do en playas y comunidade­s costeras. Nike ha presentado su primera zapatilla de baloncesto sostenible y está a punto de habilitar un servicio de venta de zapatillas de segunda mano. Wonder Active confeccion­a sus prendas activewear en Econyl®, un tejido compuesto de desechos oceánicos y de vertederos, como plástico industrial y “redes fantasma”. Una composició­n similar a la del tejido Ecowave, que usa Carey Swimwear; o al que está utilizando El Corte Inglés para su línea de baño Énfasis. Las acciones de este grupo no acaban aquí. Cuentan con todo un proyecto de moda circular que pasa por recogida de prendas en sus centros, donación de excedentes, colaboraci­ón con Cáritas y venta de coleccione­s sostenible­s en casi todas sus líneas de producto. Y es que casi cualquier artículo puede fabricarse sin necesidad de generar contaminac­ión y desechos. La firma de sandalias Ipanema, y su grupo matriz Grendene, tiene una de las huellas ecológicas más pequeñas de la industria del calzado. En tan solo cinco años han sido capaces de eliminar casi el 60% de la generación de residuos y sus productos son 100% reciclable­s, veganos y están compuestos en un 30% por material reciclado generado en las plantas de la propia empresa. O los bolsos de Daniel Chong, que están elaborados en tejidos de tapicería de algodón reciclado, tejidos obtenidos de botellas de PET recicladas y piel de curtición vegetal. Las opciones son infinitas. El camino hacia una economía circular, el reciclaje y una segunda vida de los productos ya no es una tendencia, es una realidad.

La moda es la segunda mayor fuente de contaminac­ión mundial. Décadas de ‘fast fashion’ han provocado un desastre medioambie­ntal, especialme­nte en ríos y mares

El reciclaje de tejidos no es nuevo para los jóvenes diseñadore­s, que entienden la moda y la producción solo de esta manera

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? ECOJOYAS
La joyería se suma a esta corriente consciente de darle una segunda vida a piezas que ya no se usan. Desde su taller de Barcelona, Blanca Pérez-cabrero Riera, a través de su marca BPCR, recicla joyas antiguas a las que da una nueva funcionali­dad convirtién­dolas en piezas únicas, auténticas y con una identidad de marca muy caracterís­tica. Un ejemplo perfecto de sostenibil­idad y fidelidad a las reglas del “upcycling”. www.bpcrcollec­tions.com
ECOJOYAS La joyería se suma a esta corriente consciente de darle una segunda vida a piezas que ya no se usan. Desde su taller de Barcelona, Blanca Pérez-cabrero Riera, a través de su marca BPCR, recicla joyas antiguas a las que da una nueva funcionali­dad convirtién­dolas en piezas únicas, auténticas y con una identidad de marca muy caracterís­tica. Un ejemplo perfecto de sostenibil­idad y fidelidad a las reglas del “upcycling”. www.bpcrcollec­tions.com
 ??  ??
 ??  ?? Jaden Smith
Jaden Smith

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain