La Razón (Madrid) - Lifestyle

Nata Moreno

EN ESTE LADO DEL MUNDO

-

EnEn este lado del mundo llega septiembre y todos corremos a sacarle brillo al plumier y punta a los lapiceros, será que nos quedó algo atávico de los inicios del curso escolar pero a nuestra manera le damos el pistoletaz­o de salida al año y limpiamos los armarios, revisamos los libros que nos quedaron por leer, abandonamo­s el chiringuit­o con su tinto de verano, llevamos al pobre perro a vacunar y, con pasión, le damos con fuerza al gimnasio aunque la operación biquini ya esté desterrada. Y entonces vuelvo a la rutina del periódico junto al té matcha, y Casado se planta ante Ayuso, y el Rey reparte despachos a los jueces en Barcelona, y avanzan las mafias de tráfico humano entre Grecia y el éxodo afgano, y detienen al Pollo Carvajal, y miles de niños esclavos en Sierra Leona, y, aquí, a dos pasos, un curso de iniciación al reggae para bebés y sus mamis, y se despiertan los demonios entre un obispo exorcista y una escritora satánica, y por supuesto empieza la Champions...

Y uno tiene la sensación de que aunque ya refresque en las tardes y hayamos decidido meter el kale en nuestra dieta, aunque nos hayamos jurado que por lo menos hasta que lleguen los polvorones no comeremos azúcar, hay cosas que no vamos a poder cambiar porque sobrepasan nuestras realidades y nos dejan en una impotencia devastador­a.

Y entonces vuelvo a los doce años y a esa inocencia que me hacía creer que si me encargaba de que mi estuche estuviera limpio y mis cuadernos prolijos, todo lo demás iría sobre ruedas, y no habría monja malhumorad­a, ni patio parecido a la jungla donde batallarse el balón y la dignidad, ni primeros besos en el portal que ese mismo día serían los últimos aunque yo hubiera forrado los muros de corazones de tiza.

Y cierro el periódico y acaricio la tapa como si al hacerlo acariciara a todos esos de los que se cuentan sus historias, y le pido a septiembre que nos tenga piedad y paciencia y le pido al mundo que se llene de humanidad como si mi petición fuera a ser escuchada a través del papel por alguien al otro lado, y le pido al cielo que sepa hacer algo en Afganistán, ya que los que habitamos la tierra no estamos sabiendo hacerlo.

Y suspiro fuerte para no llorar y chupo el té sin azúcar y rezo en silencio para que el kale no me lleve de vuelta al baño por tercera vez y para que una parte de mí se quede en la inopia y no salga a las calles a tirar gritos al viento.

Le pido a septiembre que nos tenga piedad y paciencia

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain