Ca­rre­ti­llas de Uni Ca­rriers ga­ran­ti­zan el ser­vi­cio de en­tre­ga en 24 ho­ras de Os­ter mann

El al­ma­cén de dis­tri­bu­ción ges­tio­na­do por Ru­dolf Os­ter­mann Gm­bH en Bo­cholt, Ale­ma­nia, pro­ce­sa has­ta 3.000 pe­di­dos dia­rios de can­tos y he­rra­jes. Os­ter­mann ga­ran­ti­za a sus clien­tes que to­dos los pe­di­dos se pro­ce­sa­rán y se en­via­rán an­tes de las 16.00 h del m

Logística Profesional - - SUMARIO -

33 ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras de UniCa­rriers ga­ran­ti­zan que los pe­di­dos se pre­pa­ren rá­pi­da­men­te y se car­guen a tiem­po en los ca­mio­nes. El año pa­sa­do la em­pre­sa de ven­ta por co­rreo fir­mó un con­tra­to de ser­vi­cio in­te­gral pa­ra to­da su flo­ta de ca­rre­ti­llas que in­clu­ye el man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo, au­di­to­rías de pre­ven­ción de ac­ci­den­tes con­for­me a las nor­mas UVV (nor­mas ale­ma­nas pa­ra la pre­ven­ción de ac­ci­den­tes), así co­mo el suministro de pie­zas de re­pues­to. En el cen­tro lo­gís­ti­co de Os­ter­mann, de 14.000 m², hay al­ma­ce­na­dos ro­llos de can­tos en una am­plia ga­ma de an­chos, co­lo­res y de­co­ra­cio­nes, ade­más de otros ar­tícu­los, co­mo he­rra­jes, puer­tas co­rre­de­ras o sis­te­mas de per­sia­nas. Sus clien­tes son car­pin­te­ros y fa­bri­can­tes de ar­ma­rios de to­da Eu­ro­pa y Os­ter­mann pro­ce­sa has­ta 3.000 pe­di­dos dia­rios pa­ra sus 30.000 clien­tes. Los 45 con­duc­to­res de ca­rre­ti­llas re­co­gen has­ta 4.500 pe­di­dos dia­rios. “La ba­se de to­da es­ta pro­duc­ción es una flo­ta ope­ra­ti­va y fia­ble de ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras. 31 ca­rre­ti­llas de al­ma­cén y dos ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras con­tra­pe­sa­das de UniCa­rriers fa­ci­li­tan el tra­ba­jo de los ope­ra­rios. Co­mo to­da nues­tra pre­pa­ra­ción de pe­di­dos se rea­li­za de for­ma ma­nual, aquí la lo­gís­ti­ca de­pen­de com­ple­ta­men­te del buen fun­cio­na­mien­to de las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras”, ex­pli­ca Ch­ris­tof Wau­ters, di­rec­tor de lo­gís­ti­ca y ges­tión de ma­te­ria­les en Os­ter­mann. CA ETILLAS PA A T Ex­cep­tuan­do el al­ma­cén de es­tan­te­rías au­to­por­tan­tes -to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­do y que sir­ve co­mo de­pó­si­to de al­ma­ce­na­mien­to y que es­tá equi­pa­do con dos tran­se­le­va­do­res- las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras se usan en to­do el cen­tro de dis­tri­bu­ción. “El co­ra­zón de la lo­gís­ti­ca es el al­ma­cén de pre­pa­ra­ción de pe­di­dos ma­nual, con un to­tal de 12.000 ubi­ca­cio­nes de al­ma­ce­na­mien­to de pa­lés. Cuan­do es ne­ce­sa­rio re­po­ner en­tran en ac­ción ocho ca­rre­ti­llas re­trác­ti­les Ter­go de ti­po UNS y UMS de UniCa­rriers pa­ra car­gas de has­ta 2.000 kg. Es­tas ca­rre­ti­llas re­co­gen los pa­lés en la zo­na de sa­li­da de stock del al­ma­cén y los al­ma­ce­nan en las ubi­ca­cio­nes asig­na­das en uno de los seis ni­ve­les. La pre­pa­ra­ción de pe­di­dos en el al­ma­cén de pa­lés de 15 pa­si­llos la lle­van a ca­bo 17 re­co­ge­pe­di­dos de al­to ni­vel ti­po OPS 100. Los con­duc­to­res de las ca­rre­ti­llas pre­pa­ran en­tre uno y ocho pe­di­dos de clien­tes du­ran­te ca­da pa­sa­da. Du­ran­te el pro­ce­so se ele­van a una al­tu­ra de has­ta 8 me­tros con los re­co­ge­pe­di­dos”, ex­pli­ca Wau­ters. Os­ter­mann ges­tio­na una zo­na de al­ma­cén se­pa­ra­da pa­ra car­gas lar­gas, co­mo puer­tas co­rre­de­ras y sis­te­mas de per­sia­nas. Es­tos ar­tícu­los tie­nen has­ta 6 me­tros de lar­go, su­po­nen al­re­de­dor del 10%-15% de las ven­tas y se al­ma­ce­nan en es­tan­te­rías mó­vi­les. Pa­ra su trans­por­te se usa una ca­rre­ti­lla re­trác­til mul­ti­di­rec­cio­nal Ter­go de ti­po UFS. Una pres­ta­ción

es­tán­dar de es­ta ca­rre­ti­lla es la fun­ción que ajus­ta la dis­tan­cia en­tre las hor­qui­llas hi­dráu­li­cas, lo que per­mi­te re­co­ger, al­ma­ce­nar y recuperar con to­tal fle­xi­bi­li­dad pro­duc­tos de di­fe­ren­tes di­men­sio­nes. Las es­tan­te­rías mó­vi­les son des­pla­za­das pa­ra per­mi­tir que las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras pue­dan mo­ver­se por los pa­si­llos. En la zo­na de ex­pe­di­ción, cin­co api­la­do­res de con­duc­tor sen­ta­do Er­go de ti­po JN 100 sim­pli­fi­can la ma­ni­pu­la­ción. Dos ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras con­tra­pe­sa­das eléc­tri­cas de ti­po 2 y T 3 re­don­dean la lo­gís­ti­ca den­tro de la em­pre­sa y car­gan en ca­mio­nes los pa­lés con los pa­que­tes lis­tos pa­ra su en­vío.

LA VE­LO­CI­DAD CO­MO ELE­MEN­TO DIS­TIN­TI­VO. Den­tro del mar­co de su ser­vi­cio de en­tre­ga en 24 ho­ras, la em­pre­sa ga­ran­ti­za que los pe­di­dos se en­tre­ga­rán an­tes de las 16.00 h del día si­guien­te. La ca­pa­ci­dad de en­tre­ga de es­te ser­vi­cio “ to a tie po” es del 97%. “A ve­ces no pa­sa más de una ho­ra en­tre la en­tra­da y el en­vío del pe­di­do, por­que los ca­mio­nes es­tán en la puer­ta has­ta las 17.15 h”, ex­pli­ca Ch­ris­tof Wau­ters. “Al­re­de­dor de esa ho­ra en el al­ma­cén es­ta­mos fun­cio­nan­do a to­do gas. Es­to so­lo fun­cio­na cuan­do to­dos los procesos es­tán coor­di­na­dos de for­ma óp­ti­ma”. La ma­yo­ría de las ca­rre­ti­llas es­tán en fun­cio­na­mien­to du­ran­te to­do el turno y al­can­zan ve­lo­ci­da­des de has­ta 14 km h cuan­do se des­pla­zan por el in­te­rior de las ins­ta­la­cio­nes. Pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes es im­pres­cin­di­ble un al­to es­tán­dar de se­gu­ri­dad. Con una bue­na es­ta­bi­li­dad de con­duc­ción, una vi­si­bi­li­dad óp­ti­ma en to­das di­rec­cio­nes y una fun­ción de in­cli­na­ción del más­til, las ca­rre­ti­llas Ter­go cum­plen los re­qui­si­tos de una ma­ni­pu­la­ción in­ten­sa del stock. La em­pre­sa tam­bién aho­rra un va­lio­so tiem­po gra­cias a la lar­ga du­ra­ción de la ba­te­ría de los equi­pos eléc­tri­cos, que pue­de es­tar fun­cio­nan­do du­ran­te to­do un turno sin te­ner que re­car­gar­se.

SER­VI­CIO IN­TE­GRAL PA­RA UN PLENO REN­DI­MIEN­TO. Pa­ra op­ti­mi­zar to­da­vía más el uso de sus equi­pos, el año pa­sa­do Os­ter­mann fir­mó un con­tra­to de ser­vi­cio in­te­gral pa­ra to­da su flo­ta. Es­te ser­vi­cio con­sis­te en una ta­ri­fa pla­na por el man­te­ni­mien­to de las ca­rre­ti­llas, in­clui­dos la au­di­to­ría anual de pre­ven­ción de ac­ci­den­tes con­for­me a las nor­mas UVV, el suministro y re­po­si­ción de pie­zas de re­pues­to, así co­mo el cam­bio de pie­zas des­gas­ta­das se­gún sea ne­ce­sa­rio. “An­tes te­nía­mos que coor­di­nar a di­fe­ren­tes pro­vee­do­res pa­ra el ser­vi­cio, el man­te­ni­mien­to y el suministro de pie­zas de re­pues­to. Aho­ra lo ges­tio­na­mos to­do de for­ma cen­tra­li­za­da a tra­vés de UniCa­rriers. Gra­cias al im­por­te fijo de la ta­ri­fa pla­na de man­te­ni­mien­to nues­tros cos­tes tam­bién se han vuel­to más trans­pa­ren­tes y pla­ni­fi­ca­bles”, afir­ma Ch­ris­tof Wau­ters.. Den­tro del mar­co del con­tra­to de ser­vi­cio, Os­ter­mann pa­ga una cuo­ta fi­ja men­sual por ca­da ca­rre­ti­lla en ba­se a la an­tig edad y la in­ten­si­dad de uso de las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras. En ba­se a las ho­ras de fun­cio­na­mien­to tam­bién es po­si­ble de­ter­mi­nar si una ca­rre­ti­lla ele­va­do­ra se ha usa­do de­ma­sia­do po­co o de for­ma de­ma­sia­do in­ten­si­va. El ob­je­ti­vo es man­te­ner las ho­ras de fun­cio­na­mien­to de to­das las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras a un ni­vel si­mi­lar pa­ra evi­tar el des­gas­te pre­ma­tu­ro de de­ter­mi­na­das ca­rre­ti­llas. Otra ven­ta­ja del pa­que­te de ser­vi­cio in­te­gral es el cor­to tiem­po de res­pues­ta en ca­so de un in­ci­den­te de ser­vi­cio: si una ca­rre­ti­lla ele­va­do­ra se ave­ría o si se ne­ce­si­ta una pie­za de re­pues­to, un téc­ni­co de UniCa­rriers acu­de in si­tu en cues­tión de ho­ras. De­pen­dien­do de lo ur­gen­tes que sean, las re­pa­ra­cio­nes se lle­van a ca­bo el mis­mo día, lo que mi­ni­mi­za el tiem­po que es­tán pa­ra­das las ca­rre­ti­llas de la flo­ta. Ade­más de las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras, los ope­ra­rios de las ca­rre­ti­llas tam­bién desem­pe­ñan un pa­pel im­por­tan­te a la ho­ra de al­can­zar el ren­di­mien­to má­xi­mo en el al­ma­cén. “El bie­nes­tar de nues­tros tra­ba­ja­do­res es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros”, ex­pli­ca Ch­ris­tof Wau­ters. “Por ejem­plo, pa­ra mi­ni­mi­zar las car­gas he­mos li­mi­ta­do el pe­so má­xi­mo por pa­que­te a 30 kg, y tam­bién le da­mos una gran im­por­tan­cia a que las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras sean có­mo­das. Al fi­nal los con­duc­to­res se pa­san to­da su jor­na­da laboral en las ca­rre­ti­llas. Los pro­pios con­duc­to­res pue­den ajus­tar pa­rá­me­tros im­por­tan­tes, co­mo la po­si­ción del res­pal­do y los re­po­sa­bra­zos, del asien­to y del sue­lo, por lo que pue­den per­so­na­li­zar a su gus­to sus ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras. Es­to no so­lo ayu­da a re­du­cir al mí­ni­mo el es­fuer­zo fí­si­co rea­li­za­do du­ran­te un turno de ocho ho­ras, sino que el he­cho de que se pue­dan re­crear los ajus­tes cuan­do los tra­ba­ja­do­res ne­ce­si­tan usar una ca­rre­ti­lla ele­va­do­ra di­fe­ren­te tam­bién ayu­da a crear un en­torno de tra­ba­jo con el que es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.