La uar­dia Ci­vil de­tie­ne a per­so­nas por pre­sun­to frau­de ma­si­vo en el plan PI

La uar­dia Ci­vil de Ciu­dad Real, en el mar­co de la ope­ra­ción Pre­veo, ha pro­ce­di­do a la de­ten­ción de 75 per­so­nas y a la in­ves­ti­ga­ción de otras 2 co­mo pre­sun­tas au­to­ras de un frau­de ma­si­vo en la so­li­ci­tud de ayu­das del plan PI E en Ciu­dad Real, Ma­drid,

Logística Profesional - - VEHICULOS -

Las in­ves­ti­ga­cio­nes se ini­cia­ron en di­ciem­bre de 2015, a raíz de la de­nun­cia de un ve­cino de illa­nue­va de los In­fan­tes (Ciu­dad Real), quien ma­ni­fes­tó que le es­ta­ban co­bran­do el im­pues­to de vehícu­los de trac­ción me­cá­ni­ca por un vehícu­lo que ha­bía en­tre­ga­do pa­ra su ba­ja de­fi­ni­ti­va en un cen­tro de tra­ta­mien­to de re­si­duos.

La uar­dia Ci­vil de­tec­tó ano­ma­lías en la tra­mi­ta­ción de la ba­ja de es­te vehícu­lo, que ha­bía si­do trans­fe­ri­do a una ter­ce­ra per­so­na y da­do de ba­ja, to­do ello sin con­sen­ti­mien­to del de­nun­cian­te, por lo que se lle­vó a ca­bo una ins­pec­ción en ese es­ta­ble­ci­mien­to, en el trans­cur­so de la cual se des­cu­brie­ron va­rias irre­gu­la­ri­da­des y se in­ter­vino la do­cu­men­ta­ción de más de 350 vehícu­los en­tre­ga­dos en es­te cen­tro pa­ra su ba­ja de­fi­ni­ti­va, con la sos­pe­cha de que con to­dos ellos se ha­brían rea­li­za­do ac­tua­cio­nes si­mi­la­res a la de­nun­cia­da, se­gún fuen­tes de la uar­dia Ci­vil.

Fru­to del pri­mer análisis de la do­cu­men­ta­ción in­ter­ve­ni­da, los agen­tes cons­ta­ta­rron que los do­cu­men­tos de los vehícu­los en­tre­ga­dos pa­ra su ba­ja «es­ta­ban sien­do uti­li­za­dos pa­ra ob­te­ner ayu­das pú­bli­cas pa­ra la com­pra de vehícu­los nue­vos, be­ne­fi­cián­do­se frau­du­len­ta­men­te del plan PI E».

Así, la uar­dia Ci­vil to­mó de­cla­ra­ción a los an­ti­guos pro­pie­ta­rios de los vehícu­los que apa­re­cían en la do­cu­men­ta­ción in­ter­ve­ni­da en el des­gua­ce, los cua­les es­ta­ban con­ven­ci­dos de que sus vehícu­los ha­bían si­do da­dos de ba­ja al en­tre­gar­los en di­chas ins­ta­la­cio­nes.

Asi­mis­mo, se co­te­jó la do­cu­men­ta­ción in­ter­ve­ni­da con los re­gis­tros en las dis­tin­tas efa­tu­ras Pro­vin­cia­les de Trá­fi­co en las que ha­bía si­do tra­mi­ta­da, con lo que se pu­so al des­cu­bier­to que las fir­mas de los con­tra­tos de com­pra­ven­ta y otros do­cu­men­tos ha­bían si­do fal­si­fi­ca­das pa­ra si­mu­lar la in­ter­ven- ción de la per­so­na que ha­bía en­tre­ga­do el vehícu­lo en el des­gua­ce. Ade­más, tam­bién se de­tec­ta­ron fir­mas fal­sas de per­so­nas fa­lle­ci­das. FICIO D LAS A DAS El ven­de­dor del vehícu­lo nue­vo ofre­cía al com­pra­dor la po­si­bi­li­dad de trans­fe­rir a su nom­bre un vehícu­lo que cum­plie­ra con las con­di­cio­nes es­ta­ble­ci­das en la con­vo­ca­to­ria vi­gen­te del plan PI E y be­ne­fi­ciar­se así de las ayu­das que ofre­cían tan­to la Ad­mi­nis­tra­ción co­mo el fa­bri­can­te. En al­gu­nas oca­sio­nes, los con­ce­sio­na­rios en­via­ban a los com­pra­do­res a un de­ter­mi­na­do des­gua­ce pa­ra que com­pra­ran la do­cu­men­ta­ción de un vehícu­lo vie­jo, por las que lle­ga­ban a pa­gar en­tre 150 y 400 eu­ros.

Una vez re­co­pi­la­da la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria, el con­ce­sio­na­rio la re­mi­tía a la ges­to­ría con la que tra­ba­ja­ba, don­de se fal­si­fi­ca­ban las fir­mas de los con­tra­tos de com­pra­ven­ta y los do­cu­men­tos de trans­fe­ren­cia pa­ra pre­sen­tar­los a la efa­tu­ra Pro­vin­cial de Trá­fi­co co­rres- pon­dien­te, man­te­nien­do la ti­tu­la­ri­dad del com­pra­dor del vehícu­lo usa­do ape­nas tres días, du­ran­te los que se tra­mi­ta­ba la so­li­ci­tud de las ayu­das del plan PI E y pos­te­rior­men­te se so­li­ci­ta­ba la ba­ja de­fi­ni­ti­va del vehícu­lo.

En­tre los de­te­ni­dos se en­cuen­tran 44 per­so­nas que ob­tu­vie­ron ayu­das pú­bli­cas me­dian­te es­te sis­te­ma, a los que se les impu­ta un de­li­to de es­ta­fa. Otras on­ce es­tán re­la­cio­na­dos con la com­pra-ven­ta de vehícu­los a tra­vés de con­ce­sio­na­rios y ta­lle­res, a quie­nes se les impu­tan tam­bién el mis­mo de­li­to y, en al­gu­nos ca­sos, tam­bién el de fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos, y otras vein­te son ti­tu­la­res, ge­ren­tes o tra­ba­ja­do­res de ges­to­rías, a quie­nes se les han impu­tado los de­li­tos de usur­pa­ción de iden­ti­dad y fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos co­mo me­dio pa­ra co­me­ter el de­li­to de es­ta­fa.

La uar­dia Ci­vil tra­ta de de­ter­mi­nar la re­la­ción de otras per­so­nas con he­chos si­mi­la­res a los des­cri­tos, por lo que no se des­car­tan nue­vas de­ten­cio­nes.

En al­gu­nos ca­sos se fal­si­fi­ca­ron fir­mas de per­so­nas ya fa­lle­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.