Lo­gís­ti­ca in­ver­sa pa­ra una bue­na ima­gen

Logística Profesional - - SUMARIO -

La lo­gís­ti­ca in­ver­sa pue­de con­ver­tir­se en una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do ac­tual. La ex­pe­rien­cia de com­pra va li­ga­da a una lo­gís­ti­ca efi­cien­te, a una bue­na ima­gen si las de­vo­lu­cio­nes son rá­pi­das, y a un em­ba­la­je ade­cua­do y res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te.

Una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de la so­cie­dad ac­tual es el cam­bio cli­má­ti­co y el res­pe­to al me­dio am­bien­te. Por fin la so­cie­dad es­tá to­man­do con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de re­du­cir los re­si­duos que to­dos ge­ne­ra­mos. Ac­tual­men­te, ca­si un ter­cio de los re­si­duos só­li­dos ur­ba­nos son en­va­ses y em­ba­la­jes y año tras año au­men­ta su cre­ci­mien­to. En las tien­das y su­per­mer­ca­dos ya se co­bran las bol­sas de plás­ti­co des­de ha­ce tiem­po y no con­for­mes con eso, en mu­chos ne­go­cios no so­lo hay que pa­gar por las bol­sas de plás­ti­co, ade­más ya se es­tán sus­ti­tu­yen­do por pa­pel. En una so­cie­dad de con­su­mo don­de to­do se em­pa­que­ta y se en­vuel­ve, -has­ta la car­ne o las fru­tas y ver­du­ras de los su­per­mer­ca­dos se ex­po­nen a la vis­ta del con­su­mi­dor en ban­de­jas de po­li­es­ti­reno y bien ais­la­das con plás­ti­co-, bus­car en­va­ses, ca­jas y con­te­ne­do­res que no so­lo se pue­dan re­ci­clar, sino que tam­bién sean re­uti­li­za­bles, es un ob­je­ti­vo que no es fá­cil de con­se­guir. Y no es por­que no ha­ya ofer­ta de es­te ti­po de ca­jas o con­te­ne­do­res, sim­ple­men­te, los usua­rios te­ne­mos que mo­di­fi­car nues­tros há­bi­tos de con­duc­ta y con­su­mo y las in­dus­trias del plás­ti­co y del pa­pel y car­tón, re­sig­nar­se a qui­zás ba­jar sus be­ne­fi­cios.

UN CA­NAL DE RE­CU­PE­RA­CIÓN DE RE­SI­DUOS Pre­ci­sa­men­te, la lo­gís­ti­ca in­ver­sa fa­ci­li­ta la crea­ción de ca­na­les de re­co­gi­da se­lec­ti­va de re­si­duos, bien sean in­dus­tria­les, de vehícu­los o neu­má­ti­cos fue­ra de uso, re­si­duos de equi­pos eléc­tri­cos-elec­tró­ni­cos, re­si­duos de la cons­truc­ción o re­si­duos de sub­pro­duc­to cár­ni­co. Es una es­tra­te­gia en el mun­do de la lo­gís­ti­ca que con­sis­te en la re­cu­pe­ra­ción de los re­si­duos ori­gi­na­dos por una ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va o de con­su­mo. La lo­gís­ti­ca in­ver­sa se en­car­ga tam­bién de la re­cu­pe­ra­ción y re­ci­cla­je de en­va­ses, em­ba­la­jes y re­si­duos pe­li­gro­sos; así co­mo de los pro­ce­sos de re­torno de ex­ce­sos de in­ven­ta­rio, de­vo­lu­cio­nes de clien­tes, pro­duc­tos ob­so­le­tos e in­ven­ta­rios es­ta­cio­na­les. Es una ma­ne­ra de re­torno pa­ra unos ma­te­ria­les que se re­uti­li­zan, re­ci­clan o des­tru­yen.

En el eCom­mer­ce, el ca­nal de ven­ta on­li­ne, la lo­gís­ti­ca de las de­vo­lu­cio­nes se ha con­ver­ti­do en la en­car­ga­da de ges­tio­nar los re­tor­nos des­de el pun­to de dis­tri­bu­ción -a me­nu­do el cliente fi­nal-, has­ta el cen­tro de ori­gen del pro­duc­to. Es un va­lor aña­di­do pa­ra el cliente y aun­que en un prin­ci­pio era un ser­vi­cio que no to­das las com­pa­ñías co­bra­ban, aho­ra es ca­da vez más ha­bi­tual. Las tien­das ofre­cen la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir to­dos los pro­duc­tos que se desee y po­der de­vol­ver­los con co­mo­di­dad. Ob­via­men­te, pa­ra la ex­pe­di­ción se­gu­ra, esos pro­duc­tos re­quie­ren de mul­ti­tud de em­ba­la­jes: el pa­pel que cu­bre la pren­da, la bol­sa de plás­ti­co que lo ro­dea, las bur­bu­jas de po­li­es­ti­reno, el pa­pel del al­ba­rán, la ca­ja de car­tón, la cin­ta de em­ba­lar, el plás­ti­co de la com­pa­ñía de men­sa­je­ría.. y pa­ra de­vol­ver­lo, vuel­ta a em­pe­zar. La ima­gen del pro­duc­to me­jo­ra con un en­vol­to­rio agra­da­ble a la vis­ta que ade­más pro­te­ge de ro­tu­ras y da­ños, y las em­pre­sas se es­fuer­zan mu­cho en per­fec­cio­nar los de­ta­lles y en pro­por­cio­nar ca­jas ro­bus­tas. La pre­gun­ta es, ¿se­ría po­si­ble re­uti­li­zar to­das es­tas ca­jas y em­ba­la­jes va­rias ve­ces y evi­tar su fin in­me­dia­to en los con­te­ne­do­res de re­ci­cla­do o peor aún, en la ba­su­ra?

CA­JAS DE PLÁS­TI­CO RE­UTI­LI­ZA­BLES Pre­ci­sa­men­te, la Cá­te­dra Unes­co de Ci­clo de Vi­da y Cam­bio Cli­má­ti­co (ESCI-UPF), di­ri­gi­da por el pro­fe­sor Pe­re Fu­lla­na, ha pu­bli­ca­do el pri­mer es­tu­dio com­pa­ra­ti­vo de las prin­ci­pa­les op­cio­nes de dis­tri­bu­ción de fru­tas y hor­ta­li­zas en Es­pa­ña me­dian­te el Aná­li­sis de Ci­clo de Vi­da (ACV).

El es­tu­dio ana­li­za seis ca­te­go­rías di­fe­ren­tes de im­pac­to am­bien­tal; en cin­co de ellas las ca­jas de plás­ti­co re­uti­li­za­bles tie­nen un me­jor com­por­ta­mien­to am­bien­tal que las de car­tón de un so­lo uso y en la

LA LO­GÍS­TI­CA IN­VER­SA FA­CI­LI­TA LA CREA­CIÓN DE CA­NA­LES DE RE­CO­GI­DA SE­LEC­TI­VA DE RE­SI­DUOS

sex­ta los re­sul­ta­dos son prác­ti­ca­men­te equi­va­len­tes. El uso de ca­jas de plás­ti­co re­uti­li­za­bles su­pon­dría aho­rrar, en to­do su ci­clo de vi­da, 785 mi­llo­nes de ki­los de emi­sio­nes de CO2 al año, el 0,24% del to­tal de emi­sio­nes di­rec­tas de Es­pa­ña.

Es­tos re­sul­ta­dos de­mues­tran que la elec­ción de uno u otro ti­po de en­va­se de­be ha­cer­se se­gún cri­te­rios cien­tí­fi­cos co­mo el ACV, pa­ra ca­da mer­ca­do con­cre­to, y no so­lo en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas del ma­te­rial o de si­tua­cio­nes de mer­ca­do aje­nas. Es­te aná­li­sis re­fle­ja que la re­uti­li­za­ción, uno de los pi­la­res de la eco­no­mía cir­cu­lar, es cla­ve pa­ra una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca más sos­te­ni­ble.

El ob­je­ti­vo de es­te es­tu­dio, pro­mo­vi­do por la Aso­cia­ción de Ope­ra­do­res Lo­gís­ti­cos de Ele­men­tos Re­uti­li­za­bles Eco­sos­te­ni­bles (ARECO), ha si­do ob­te­ner in­for­ma­ción ob­je­ti­va y con ba­se cien­tí­fi­ca del im­pac­to am­bien­tal aso­cia­do a la dis­tri­bu­ción de fru­tas y ver­du­ras en el mer­ca­do in­terno es­pa­ñol (pe­nin­su­lar), com­pa­ran­do dos so­lu­cio­nes de em­ba­la­je: ca­jas de car­tón de un so­lo uso y ca­jas de plás­ti­co re­uti­li­za­bles. Pa­ra ello, se ha uti­li­za­do la me­to­do­lo­gía del Aná­li- sis de Ci­clo de Vi­da (ACV), que per­mi­te ana­li­zar el im­pac­to am­bien­tal aso­cia­do a to­das las eta­pas de la vi­da de las ca­jas, des­de que se ex­traen las ma­te­rias pri­mas pa­ra su fa­bri­ca­ción has­ta que es­tas se con­vier­ten en un re­si­duo.

Es­te es­tu­dio su­po­ne una re­vi­sión en pro­fun­di­dad de los ya exis­ten­tes y la adap­ta­ción a la reali­dad es­pa­ño­la y ac­tua­li­za­ción del es­tu­dio desa­rro­lla­do por la Uni­ver­si­dad de Stutt­gart pa­ra la fun­da­ción ale­ma­na Stif­tung Ini­tia­ti­ve Mehr­weg (SIM) en 2009. El es­tu­dio ha si­do pos­te­rior­men­te re­vi­sa­do por un pa­nel de ex­per­tos in­de­pen­dien­tes de la Uni­ver­si­dad de Can­ta­bria, de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Nor­ma­li­za­ción y Cer­ti­fi­ca­ción (AENOR) y del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Ener­gé­ti­cas, Me­dioam­bien­ta­les y Tec­no­ló­gi­cas (CIEMAT)

En el es­tu­dio se han com­pa­ra­do las ca­jas de car­tón de un so­lo uso, que se re­ci­clan en un 80%[i], con las ca­jas de plás­ti­co re­uti­li­za­bles que em­plean lo­gís­ti­ca in­ver­sa y la­va­do de los en­va­ses y que son re­ci­cla­das en un 100% al fi­nal de su vi­da útil.

En el es­tu­dio se ana­li­zan dos es­ce­na­rios po­si­bles, ba­sa­dos en la reali­dad, en re­la­ción a la vi­da útil de las ca­jas de plás­ti­co re­uti­li­za­bles:

1.- Es­ce­na­rio con­ser­va­dor (ba­se): 10 años de vi­da útil, 10 ro­ta­cio­nes por año

2.- Es­ce­na­rio téc­ni­co: 15 años de vi­da útil, 10 ro­ta­cio­nes por año.

La uni­dad fun­cio­nal uti­li­za­da pa­ra el aná­li­sis, que per­mi­te ha­cer una com­pa­ra­ción en­tre los dos sis­te­mas, es “la dis­tri­bu­ción de 1.000 to­ne­la­das de fru­tas y ver­du­ras en ca­jas de car­tón (un so­lo uso) o ca­jas de plás­ti­co (re­uti­li­za­bles)”. Pa­ra tra­du­cir es­ta uni­dad fun­cio­nal a flu­jos de re­fe­ren­cia, es de­cir, al nú­me­ro de ca­jas de plás­ti­co y de car­tón ne­ce­sa­rias), se ha te­ni­do en cuen­ta que ca­da ca­ja pue­de trans­por­tar 15 kg de pro­duc­to. Es­to im­pli­ca que pa­ra trans­por­tar esas 1.000 to­ne­la­das se ne­ce­si­tan 66.667 ca­jas. En el es­ce­na­rio con­ser­va­dor, las ca­jas de plás­ti­co tie­nen 10 años de vi­da y ha­cen 10 ro­ta­cio­nes al año. Es­to sig­ni­fi­ca que du­ran­te los 10 años vi­da útil de las ca­jas de plás­ti­co, es­tas po­drán rea­li­zar 6.666.700 lle­na­dos.

El es­tu­dio in­clu­ye el ci­clo de vi­da com­ple­to de los dos sis­te­mas de dis­tri­bu­ción, con­si­de­ran­do las eta­pas de ex­trac­ción de las ma­te­rias pri­mas pa­ra fa­bri­car las ca­jas, el pro­ce­so de pro­duc­ción, el de dis­tri­bu­ción y uso, y el re­ci­cla­je o dis­po­si­ción fi­nal en un ver­te­de­ro o una in­ci­ne­ra­do­ra una vez fi­na­li­za­da su vi­da útil. Los sis­te­mas au­xi­lia­res co­mo el trans­por­te de ma­te­rias pri­mas pa­ra la fa­bri­ca­ción de las ca­jas, la ob­ten­ción de ener­gía eléc­tri­ca de fuen­tes de ener­gía pri­ma­ria, y la de los re­si­duos, tam­bién se in­clu­yen den­tro del aná­li­sis.

RE­SUL­TA­DOS

Pa­ra to­das las ca­te­go­rías de im­pac­to ana­li­za­das las ca­jas de plás­ti­co re­uti­li­za­bles re­fle­jan un me­jor com­por­ta­mien­to am­bien­tal que las de car­tón. Tam­bién en los re­sul­ta­dos agre­ga­dos re­fe­ren­tes al con­su­mo de ener­gía se ob­ser­va que el con­su­mo de ener­gía pri­ma­ria de fuen­tes re­no­va­bles y no re­no­va­bles es in­fe­rior en el ca­so de las ca­jas de plás­ti­co, lo que es­tá es­tre­cha­men­te aso­cia­do a un me­nor con­su­mo de ma­te­ria­les de ori­gen re­no­va­ble y no re­no­va­ble en su con­jun­to que las de car­tón.

Si se es­ca­la la di­fe­ren­cia en­tre las ca­jas de car­tón de un so­lo uso y las de plás­ti­co re­uti­li­za­ble des­de la uni­dad fun­cio­nal apli­ca­da al to­tal de ca­jas mo­vi­li­za­das pa­ra la dis­tri­bu­ción or­ga­ni­za­da en Es­pa­ña du­ran­te un año (apro­xi­ma­da­men­te 550 mi­llo­nes de lle­na­dos), el im­pac­to so­bre la ca­te­go­ría más in­flu­yen­te, el Po­ten­cial de Ca­len­ta­mien­to Global (PCG), su­pon­dría un aho­rro anual de 785.239.967 kg de CO2 (te­nien­do en cuen­ta el es­ce­na­rio con­ser­va­dor de 10 re­uti­li­za­cio­nes al año). Es­to su­po­ne un 0,24% de las emi­sio­nes di­rec­tas ge­ne­ra­das por Es­pa­ña en un año.

En el es­tu­dio se ha rea­li­za­do un aná­li­sis de sen­si­bi­li­dad pa­ra de­ter­mi­nar la ro­bus­tez de los re­sul­ta­dos y ver si al­gu­nas de las va­ria­bles pue­den mo­di­fi­car o no la ten­den­cia en los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos. Así, los re­sul­ta­dos del es­tu­dio mues­tran cla­ra­men­te que las ca­jas de plás­ti­co re­uti­li­za­bles tie­nen un me­jor com­por­ta­mien­to am­bien­tal que las de car­tón de un so­lo uso. So­lo en el Po­ten­cial de Aci­di­fi­ca­ción (PA) am­bos ti­pos de ca­jas tie­nen un im­pac­to si­mi­lar. In­clu­so des­pués del aná­li­sis de sen­si­bi­li­dad, las ca­jas de plás­ti­co re­uti­li­za­bles tie­nen un me­jor com­por­ta­mien­to am­bien­tal. Ex­cep­to pa­ra el Po­ten­cial de Aci­di­fi­ca­ción, el Po­ten­cial de Eu­tro­fi­za­ción y el con­su­mo de ener­gía en dos su­pues­tos, pa­ra el res­to de las ca­te­go­rías las ca­jas de plás­ti­co tie­nen siem­pre más de un 25% me­nos de im­pac­to am­bien­tal que las de car­tón.

PER­SO­NA­LI­ZA­CIÓN

Nort­pa­let, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en la fa­bri­ca­ción de pa­lés de plás­ti­co, ofre­ce la po­si­bi­li­dad de per­so­na­li­za­ción de co­lo­res, gra­ba­dos y se­ri­gra­fías en fun­ción de las ne­ce­si­da­des que so­li­ci­te el cliente. Los pro­duc­tos de la mar­ca des­ta­can por sus re­fuer­zos me­tá­li­cos, que con­fie­ren ma­yor ca­pa­ci­dad de car­ga y se­gu­ri­dad, y su gran va­rie­dad de mo­de­los, tan­to en su­per­fi­cies abier­tas o ce­rra­das co­mo por el nú­me­ro de pa­ti­nes o ta­cos en su ba­se. La em­pre­sa, co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta de su cla­ra vo­ca­ción me­dioam­bien­tal, cuen­ta con un equi­po de pro­fe­sio­na­les de di­ver­sos per­fi­les al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos y uni­dos por la idea de re­vo­lu­cio­nar el tra­di­cio­nal mun­do del pa­lé, ba­sa­do en un mo­de­lo de ne­go­cio sos­te­ni­ble.

La com­pa­ñía se ha mar­ca­do co­mo me­ta “con­se­guir me­jo­rar la efi­cien­cia lo­gís­ti­ca de las em­pre­sas, apor­tan­do va­lor en el desa­rro­llo y la fa­bri­ca­ción de to­do ti­po de ele­men­tos lo­gís­ti­cos de plás­ti­co, que per­mi­tan trans­por­tar, ma­ni­pu­lar o al­ma­ce­nar bie­nes de con­su­mo, des­de pa­lés, ca­jas rí­gi­das, ple­ga­bles, rolls, con­tai­ners, ces­tas, bo­xes, pa­lots y has­ta ca­rros de com­pra”.

LAS CA­JAS DE PLÁS­TI­CO RE­UTI­LI­ZA­BLES TIE­NEN UN ME­JOR COM­POR­TA­MIEN­TO AM­BIEN­TAL QUE LAS DE CAR­TÓN DE UN SO­LO USO

PAC­KA­GING PA­RA EL FRÍO

Una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes pre­sen­ta­das en un es­tu­dio so­bre el pac­ka­ging pa­ra el frío pa­si­vo y re­uti­li­za­ble, se­gún Víc­tor Ca­ma­cho, di­rec­tor ge­ne­ral de Cool Chain Lo­gis­tics-In­prous cold pack, es que “la lo­gís­ti­ca in­ver­sa se pre­sen­ta co­mo el gran re­to en el uso del pac­ka­ging re­uti­li­za­ble”. El es­tu­dio se pre­sen­tó, el pa­sa­do año en Bar­ce­lo­na, en una me­sa de de­ba­te ce­le­bra­da du­ran­te la Con­fe­ren­cia Phar­maLog, or­ga­ni­za­da por iKn Spain.

En la me­sa de de­ba­te, en la que in­ter­vi­nie­ron Iván Cano, del Ban­co de San­gre; Jo­sé Luis Fau­ra, far­ma­céu­ti­co y An­to­nio Fue­yo, di­rec­tor ge­ne­ral de Tip­sa, ca­da uno de los po­nen­tes ex­pli­có sus pun­tos de vis­ta so­bre las ven­ta­jas y los in­con­ve­nien­tes de uti­li­zar es­tos en­va­ses. Las ca­jas ocu­pan es­pa­cio y en al­gu­nos ca­sos el pro­ble­ma

se de­ri­va al des­ti­na­ta­rio. El pac­ka­ging pa­si­vo re­uti­li­za­ble se­ría una so­lu­ción.

OPOR­TU­NI­DAD DE NE­GO­CIO

No ca­be du­da de que, siem­pre, y en es­pe­cial en el en­torno del eCom­mer­ce, la lo­gís­ti­ca in­ver­sa apor­ta be­ne­fi­cios pa­ra to­dos y se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to cla­ve en la pla­ni­fi­ca­ción de la ca­de­na de su­mi­nis­tro. Ade­más la lo­gís­ti­ca in­ver­sa da una bue­na ima­gen de la com­pa­ñía. Pue­de con­ver­tir­se en una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va por­que la ex­pe­rien­cia de com­pra va li­ga­da a una lo­gís­ti­ca efi­cien­te, a unas de­vo­lu­cio­nes rá­pi­das y a un em­ba­la­je ade­cua­do y res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te.

En­tre los gran­des re­tos que afron­ta la lo­gís­ti­ca de re­torno, co­mo es de pre­ver, es­tán la re­duc­ción de cos­tes y tiem­pos: ca­da vez más, los con­su­mi­do­res en­tien­den que las de­vo­lu­cio­nes de­ben ser gra­tui­tas (con los cos­tes a car­go de la em­pre­sa), y así se re­fle­ja en bue­na par­te de la ofer­ta ya exis­ten­te; ade­más, tam­bién se exi­ge ca­da vez ma­yor in­me­dia­tez cuan­do se tra­ta de cam­bios de pro­duc­to.

A es­te res­pec­to, la es­pe­cia­lis­ta Ju­dith Giac­chino, de Brights­tar Mé­xi­co, pun­tua­li­zó en el 9° En­cuen­tro de In­ter­cam­bio Pro­fe­sio­nal de CEDOL, que se ce­le­bró en la se­de Puer­to Ma­de­ro de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na, que “la lo­gís­ti­ca in­ver­sa es una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do ac­tual”. La eje­cu­ti­va ar­gen­ti­na de Brights­tar Mé­xi­co, ra­di­ca­da ha­ce más de 20 años en el ex­te­rior, ase­gu­ró que “en un mun­do don­de los cam­bios tec­no­ló­gi­cos son ca­da día más ace­le­ra­dos, ge­ne­ran­do co­mo con­se­cuen­cia ci­clos de vi­da más cor­tos de los pro­duc­tos, la lo­gís­ti­ca in­ver­sa sur­ge co­mo una de las res­pues­tas in­no­va­do­ras a es­ta pro­ble­má­ti­ca”. En ese sen­ti­do, agre­gó que “el desa­rro­llo de la lo­gís­ti­ca in­ver­sa pa­ra una em­pre­sa pue­de lle­var a la dis­mi­nu­ción en cos­tos de pro­duc­ción y aho­rros en el uso de ma­te­rias pri­mas, pe­ro tam­bién pue­de con­ver­tir­se en una im­por­tan­te opor­tu­ni­dad de ne­go­cios ge­ne­ra­do­ra de in­gre­sos”. Por otro la­do, en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da por Ecom­mer­ce News a Ai­tor y Fer­nan­do Cano, los her­ma­nos fun­da­do­res de Fac­to­ria­de­re­ga­los, pa­ra sa­ber có­mo afron­tan en la em­pre­sa la lo­gís­ti­ca a con­tra­re­loj, ase­gu­ran que “hay em­pre­sas que ma­rean al cliente con for­mas y for­mas de en­vío. Pe­ro no lo ha­cen pa­ra la co­mo­di­dad del com­pra­dor sino pa­ra la su­ya pro­pia”. Res­pec­to a có­mo ges­tio­nan la lo­gís­ti­ca in­ver­sa, Ai­tor y Fer­nan­do Cano res­pon­den que “cuan­do un cliente desea de­vol­ver/cam­biar un pro­duc­to, lo ges­tio­na­mos prác­ti­ca­men­te en ho­ras y po­de­mos te­ner so­lu­cio­na­do el cam­bio/de­vo­lu­ción de un día pa­ra otro. Si un cliente es­tá des­con­ten­to con un ar­tícu­lo o lo iba a re­ga­lar y el des­ti­na­ta­rio del re­ga­lo ya lo te­nía, o ha te­ni­do al­gún pro­ble­ma de ro­tu­ra no hay na­da que mo­les­te más que la es­pe­ra y la de­mo­ra. Se tra­mi­ta to­do y se le de­vuel­ve su di­ne­ro en ho­ras. Si al­go es su­yo, es su­yo y hay que dár­se­lo, sin ha­cer­le es­pe­rar. Pa­ra eso, ofre­ce­mos nues­tro pro­pio ser­vi­cio de re­co­gi­da de com­pras, aun­que el cliente, si lo desea, tam­bién pue­de ha­cer la de­vo­lu­ción por su cuen­ta”.

MO­VI­LI­DAD UR­BA­NA

Un efec­to co­la­te­ral del au­men­to de las ven­tas por co­mer­cio elec­tró­ni­co y la lo­gís­ti­ca in­ver­sa de las de­vo­lu­cio­nes es el au­men­to del re­par­to a do­mi­ci­lios y con­se­cuen­te­men­te, ma­yor trá­fi­co y con­ta­mi­na­ción. La mo­vi­li­dad ur­ba­na se ha com­pli­ca­do y las me­di­das pa­ra la mo­vi­li­dad ur­ba­na sos­te­ni­ble en­fren­tan los in­tere­ses de usua­rios, ad­mi­nis­tra­cio­nes y agen­tes de trans­por­te.

To­dos los agen­tes coin­ci­den en que hay que to­mar me­di­das de con­trol pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re, re­du­cir las emi­sio­nes y me­jo­rar la mo­vi­li­dad, pe­ro no hay acuer­do so­bre la im­ple­men­ta­ción de las mis­mas. Los Ayun­ta­mien­tos es­tán to­man­do me­di­das y siem­pre ge­ne­ran po­lé­mi­ca. Por un la­do es­tá el in­te­rés de me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos, y por otro, es­tán los in­tere­ses eco­nó­mi­cos y pro­fe­sio­na­les. Que­re­mos ai­re lim­pio pe­ro tam­bién re­ci­bir en ca­sa los pa­que­tes cuan­to an­tes, o que los co­mer­cios a los que acu­di­mos es­tén per­fec­ta­men­te abas­te­ci­dos de to­do aque­llo que ne­ce­si­ta­mos. La so­lu­ción no es sen­ci­lla y en mu­chos ca­sos los Ayun­ta­mien­tos han op­ta­do por el ca­mino más fá­cil: cor­tar el trá­fi­co y con­ver­tir en pea­to­na- les ca­lles del cen­tro sin con­tar con na­die.

En el ca­so de Ma­drid, la al­cal­de­sa Ma­nue­la Car­me­na ya ha cor­ta­do al trá­fi­co va­rias ve­ces la zo­na del cen­tro. En el mo­men­to del cie­rre de la edi­ción de es­ta re­vis­ta, es­tá pre­vis­to el cie­rre de la ca­lle Gran Vía pre­ci­sa­men­te du­ran­te la ce­le­bra­ción del Black Fri­day. La or­ga­ni­za­ción UNO, que agru­pa a las em­pre­sas de pa­que­te­ría y lo­gís­ti­ca, ad­vier­te que

¿SE­RÍA PO­SI­BLE RE­UTI­LI­ZAR CA­JAS Y EM­BA­LA­JES VA­RIAS VE­CES Y EVI­TAR SU FIN IN­ME­DIA­TO EN LOS CON­TE­NE­DO­RES DE RE­CI­CLA­DO O PEOR AÚN, EN LA BA­SU­RA?

pue­de ge­ne­rar­se un caos circulatorio en el cen­tro de Ma­drid si el Ayun­ta­mien­to po­ne en mar­cha el área de ac­ce­so res­trin­gi­do Ma­drid Cen­tral jus­to el día del Black Fri­day.

Ha so­li­ci­ta­do al Ayun­ta­mien­to de Ma­drid que re­tra­se pa­ra des­pués del Black Fri­day las nue­vas restricciones al trá­fi­co de la ciu­dad. Es­ta so­li­ci­tud se pro­du­ce tras el anun­cio de que la nue­va zo­na de restricciones al trá­fi­co de­no­mi­na­da Ma­drid Cen­tral (que ocu­pa 480 hec­tá­reas) en­tra­rá en fun­cio­na­mien­to jus­to el 23 de no­viem­bre (día del Black Fri­day). En con­cre­to, las restricciones afec­ta­rán a los ba­rrios de Ópe­ra, No­vi­cia­do, Em­ba­ja­do­res, Las Le­tras, Cor­tes, La La­ti­na, Sol, Gran Vía y Jus­ti­cia. La pa­tro­nal de la pa­que­te­ría ar­gu­men­ta su pe­ti­ción in­di­can­do que el Black Fri­day es el día del año en que más com­pras on­li­ne se pro­du­cen en Es­pa­ña y, por tan­to, con más ac­ti­vi­dad en el re­par­to. “Ac­ti­var las restricciones ese día, te­nien­do en cuen­ta que es una ini­cia­ti­va to­tal­men­te nue­va y que afec­ta a un área muy am­plia de la ciu­dad, provocará un au­men­to de los atas­cos y mo­men­tos de caos circulatorio”, apun­tan.

UNO ad­vier­te de que “cuan­do Ma­drid Cen­tral se ac­ti­ve ha­brá mu­chos vehícu­los que, en fun­ción de su eti­que­ta­do DGT, no po­drán cir­cu­lar por el cen­tro y no to­dos es­ta­rán al tan­to de la nue­va res­tric­ción. Di­cha si­tua­ción, afec­ta­ría di­rec­ta­men­te a las en­tre­gas de los pa­que­tes del Black Fri­day, tan­to ese día co­mo en los pos­te­rio­res. El año pa­sa­do, du­ran­te la se­ma­na del Black Fri­day, se re­par­tie­ron más de dos mi­llo­nes de pa­que­tes dia­rios, más del do­ble que un día nor­mal.

El sec­tor lo­gís­ti­co es­tá ha­cien­do im­por­tan­tes es­fuer­zos pa­ra ayu­dar en la des­con­ges­tión de las ciu- da­des y en la re­duc­ción de la con­ta­mi­na­ción, pe­ro es im­pres­cin­di­ble ga­ran­ti­zar el ser­vi­cio de re­par­to a los ciu­da­da­nos y a los co­mer­cios”, ex­pli­ca Fran­cis­co Aran­da, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de UNO. Tam­bién CETM-Ma­drid, la aso­cia­ción que re­pre­sen­ta al sec­tor del trans­por­te de mer­can­cías por ca­rre­te­ra de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, se ha in­cor­po­ra­do a la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por Ma­drid Cen­tral, pa­ra po­ner en evi­den­cia la li­mi­ta­ción de es­te Plan pa­ra lu­char con­tra la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y que en su opi­nión, “ca­re­ce del ne­ce­sa­rio es­tu­dio de im­pac­to so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en Ma­drid”.

Ase­gu­ran ade­más que “es­te Plan no ha si­do ca­paz de re­sol­ver las ne­ce­si­da­des con­cre­tas pa­ra ga­ran­ti­zar la ac­ce­si­bi­li­dad y evi­tar el ries­go de des­abas­te­ci­mien­to que pue­de pro­vo­car la en­tra­da en vi­gor de Ma­drid Cen­tral. CETM-Ma­drid ha sus­cri­to el ‘Ma­ni­fies­to por la sos­te­ni­bi­li­dad in­te­gral de la ciu­dad y por la me­jo­ra del pro­yec­to Ma­drid Cen­tral’, que se pre­sen­ta­rá el día 10 de oc­tu­bre y que pre­ten­de ser la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to de una cam­pa­ña de mo­vi­li­za­ción so­cial sin pre­ce­den­tes y que per­mi­ta for­zar el diá­lo­go con el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid re­sol­vien­do las cues­tio­nes pen­dien­tes de so­lu­ción pa­ra re­plan­tear­se el ca­len­da­rio de im­plan­ta­ción del Plan Ma­drid Cen­tral”.

Des­de es­ta Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por Ma­drid Cen­tral se con­si­de­ra que “el anun­cio y la tra­mi­ta­ción de es­te Plan de­be­ría ha­ber mar­ca­do un pun­to de in­fle­xión en la lu­cha con­tra la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y asi­mis­mo de­be­ría ha­ber si­do una he­rra­mien­ta es­pe­cial­men­te útil pa­ra ra­cio­na­li­zar el sis­te­ma de las APR ac­tua­les, in­cor­po­ran­do las me­jo­ras ne­ce­sa­rias, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y la mo­vi­li­dad in­te­gral en el con­jun­to de la a ciu­dad. Sin em­bar­go, y pe­se a su­ce­si­vas y nu­me­ro­sas pre­sen­ta­cio­nes por par­te del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, si­guen sin re­sol­ver­se las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de los sec­to­res afec­ta­dos, cuan­do ape­nas fal­tan 50 días pa­ra el 23 de no­viem­bre, día de la pues­ta en mar­cha del Plan, el cual obli­ga­rá a los transportistas a re­no­var el 90% de su flo­ta en un pla­zo de 6 años lo que provocará un per­jui­cio eco­nó­mi­co de más de 1.300 mi­llo­nes de eu­ros”.

UNO AD­VIER­TE DE QUE “AC­TI­VAR RESTRICCIONES EN BLACK FRI­DAY PROVOCARÁ UN AU­MEN­TO DE LOS ATAS­COS Y MO­MEN­TOS DE CAOS CIRCULATORIO

La mo­vi­li­dad ur­ba­na se ha com­pli­ca­do.

Las ca­jas de plás­ti­co re­uti­li­za­bles re­fle­jan un me­jor com­por­ta­mien­to am­bien­tal que las de car­tón.

El desa­rro­llo de la lo­gís­ti­ca in­ver­sa pa­ra una em­pre­sa pue­de lle­var a la dis­mi­nu­ción en cos­tes

To­dos los agen­tes coin­ci­den en que hay que to­mar me­di­das de con­trol pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.