La ma­ter­ni­dad tie­ne una ca­ra B.

La can­tan­te So­ra­ya, la pre­sen­ta­do­ra Sa­man­ta Vi­llar o la pro­pia du­que­sa de Cam­brid­ge, Ka­te Midd­le­ton, han he­cho sal­tar la chis­pa al re­co­no­cer pú­bli­ca­men­te que ser ma­dre no es ‘tan ro­sa’ co­mo lo pin­tan. ¿Se­rá cier­to que la ma­ter­ni­dad es­tá so­bre­va­lo­ra­da?

Mía - - ESTA SEMANA - por PAZ JI­MÉ­NEZ

La po­si­bi­li­dad de que la ma­ter­ni­dad es­té tan mi­ti­fi­ca­da co­mo el pa­pel del ‘prín­ci­pe azul’ de los cuen­tos se ha co­la­do a tra­vés de las re­des so­cia­les en for­ma de po­lé­mi­ca. El de­to­nan­te: los co­men­ta­rios de al­gu­nas ce­le­bri­ties (Ka­te, So­ra­ya o Sa­man­ta) que han le­van­ta­do am­po­llas al re­co­no­cer lo du­ro que pue­de ser cui­dar a un hi­jo. La ma­ter­ni­dad (y tam­bién la pa­ter­ni­dad) se ha so­bre­va­lo­ra­do igual que ‘la vi­da per­fec­ta’, esa que to­dos nos he­mos creí­do o que­ri­do creer que me­re­ce­mos. De pe­que­ños, las pe­lí­cu­las y los anuncios nos ha­cen pen­sar que un cuer­po per­fec­to, unos dien­tes per­fec­tos, un ma­ri­do per­fec­to y pa­ra com­ple­tar el cua­dro, un ni­ño per­fec­to, son ga­ran­tía de fe­li­ci­dad.

El sín­dro­me del ‘hi­jo azul’

Pe­ro es­to es fal­so y nos ale­ja de quie­nes so­mos en reali­dad, pro­vo­cán­do­nos un va­cío in­te­rior que a ve­ces su­fren los hi­jos. “No exis­ten ni el pa­dre ni la ma­dre per­fec­tos, y mu­cho me­nos los hi­jos per­fec­tos. Es una uto­pía que nos pro­vo­ca una pre­sión y una an­sie­dad cons­tan­tes”, ex­pli­ca Cris­ti­na Gu­tié­rrez Les­tón, edu­ca­do­ra emo­cio­nal y di­rec­to­ra de La Gran­ja, “pues, por mu­cho que ha­ga­mos, nun­ca se­rá su­fi­cien­te”.

El mo­ti­vo por el que hoy se mag­ni­fi­ca la ma­ter­ni­dad, se­gún la psi­có­lo­ga ex­per­ta en Edu­ca­ción In­fan­til y co­di­rec­to­ra del Ga­bi­ne­te de Psi­co­lo­gía El­qui (el­qui. es), Be­go­ña León, es por­que “tan­to la creen­cia de en­con­trar al ‘prín­ci­pe sal­va­dor’ co­mo que ser ma­dre es una obli­ga­ción in­he­ren­te a la mu­jer, son dos mo­to­res que per­pe­túan el he­cho de que la mu­jer no es la que de­ci­de, no es due­ña de su vi­da. Ne­ce­si­ta al hom­bre pa­ra sal­var­se y a los hi­jos pa­ra con­se­guir la fe­li­ci­dad”, aña­de la psi­có­lo­ga. Es al­go así co­mo el sín­dro­me del prín­ci­pe azul pe­ro apli­ca­do a los hi­jos.

Tras la mi­ti­fi­ca­ción de la pa­ter­ni­dad hay mu­chos pa­dres que ne­ce­si­tan ser per­fec­tos pa­ra sen­tir­se bien.

Cam­bios de ro­les

Es­ta es­pe­cie de pa­to­lo­gía, pa­ra Cris­ti­na Gu­tié­rrez, es más bien “una pan­de­mia de fal­ta de sen­ti­do co­mún, de su­per­ma­mis que quie­ren to­do ba­jo con­trol (las ma­dres dron) y de pa­dres que ne­ce­si­tan ser per­fec­tos pa­ra sen­tir­se bien”.

Las ma­dres de hoy vie­nen de una ge­ne­ra­ción que no te­nía op­ción, que en su ma­yo­ría re­nun­cia­ron a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal pa­ra cui­dar de sus hi­jos. Ni si­quie­ra (mu­chas de ellas) po­dían plan­tear­se otra al­ter­na­ti­va. “Arras­tra­mos el pe­so de ma­dres que han es­ta­do 24 ho­ras pen­dien­tes de sus hi­jos y del cui­da­do do­més­ti­co­fa­mi­liar. Y de re­pen­te nos ha to­ca­do sa­lir a tra­ba­jar fue­ra de ca­sa por­que nos han edu­ca­do pa­ra ello, por­que lo sen­ti­mos y cree­mos así, pe­ro el hom­bre no ha en­tra­do en ca­sa a tra­ba­jar”, apun­ta Laura Baena, fun­da­do­ra de Club de Ma­las­ma­dres, una co­mu­ni­dad emo­cio­nal 3.0 de ma­dres con mu­cho sue­ño y po­co tiempo li­bre, co­mo ellas mis­mas se de­fi­nen.

Da­ños co­la­te­ra­les

La ma­ter­ni­dad en sí tie­ne in­fi­ni­dad de da­ños co­la­te­ra­les que son “mi­ni­mi­za­dos so­cial­men­te: fal­ta de in­ti­mi­dad, me­ses sin dor­mir, vi­si­tas ines­pe­ra­das, con­se­jos no pe­di­dos”, apun­ta Be­go­ña León. A pe­sar de eso, las mu­je­res nos en­fren­ta­mos a una so­cie­dad que nos mi­ra de reojo por­que no acep­ta­mos el mo­de­lo so­cial de ma­dre.

Sin em­bar­go, no exis­te un úni­co mo­do de en­ten­der el he­cho de ser ma­dre. Pa­ra Laura Baena, “lo que no po­de­mos per­mi­tir son las crí­ti­cas y los pre­jui­cios cons­tan­tes. Ale­ja­das de los cuen­tos de ha­das, hay que vi­vir la ma­ter­ni­dad con hu­mor, rién­do­nos de no­so­tras mis­mas y de nues­tros in­ten­tos fa­lli­dos por no lle­gar a ese ca­non es­ta­ble­ci­do. So­lo de es­ta ma­ne­ra se pue­de vi­vir la crian­za de un hi­jo con ma­yor li­ber­tad y más fe­li­ci­dad”.

Pró­xi­mos re­tos

Es ne­ce­sa­rio rom­per mi­tos y vi­vir la ma­ter­ni­dad “le­jos de las eti­que­tas ab­sur­das de un sis­te­ma que aún no en­tien­de el pa­pel de la ma­dre real, ma­ra­vi­llo­sa­men­te im­per­fec­ta, que du­da y se equi­vo­ca; in­clu­so, a ve­ces, pier­de los ner­vios sin ra­zón”, con­clu­ye Laura Baena. La reali­dad es que la mu­jer hoy en día no tie­ne tiempo, no es su­per­wo­man y ser­lo tam­po­co le da el di­plo­ma de ‘bue­na ma­dre’.

Mi­ti­fi­car la ma­ter­ni­dad so­lo lle­va a la frus­tra­ción y a la cul­pa por no al­can­zar un es­ta­do que real­men­te no exis­te. Las ma­dres lo ha­cen lo me­jor que pue­den: du­dan y si­guen ade­lan­te.

Lo que sig­ni­fi­ca un hi­jo: -En el fon­do, te ha­ce más hu­mil­de y ge­ne­ro­so. -Te abre la puer­ta al mun­do de las du­das. -Te obli­ga a or­ga­ni­zar­te al de­ta­lle. - Ha­ce tu vi­da in­ten­sa cuan­do son­ríe e in­ten­sa cuan­do llo­ra. - Tu exis­ten­cia se vuel­ve muy in­tere­san­te: nun­ca sa­bes lo que va a pa­sar.

Ka­te REALE­ZA Y MA­TER­NI­DAD La es­po­sa del prín­ci­pe Gui­ller­mo ha con­fe­sa­do que, in­clu­so pa­ra ella que tie­ne gran­des apo­yos, la ma­ter­ni­dad no ha si­do fá­cil. “Na­da te pre­pa­ra pa­ra ello”.

¡Lée­los! Te mereces es­to ymás, de Nu­ria Pé­rez. Edi­to­rial Pla­ne­ta (17,90 n) y De­sa­yuno con lactantes, de Ma­má Sa­tu­ra­da. Mar­tí­nez Ro­ca (14,90 n).

So­ra­ya ACU­SA­DA DE MA­LA MA­DRE La can­tan­te y su ma­ri­do, Mi­guel He­rre­ra, sa­ca­ban a pa­sear a su hi­ja, Manuela de Gra­cia, tras la gue­rra des­en­ca­de­na­da en las Re­des don­de al­gu­nos pu­sie­ron en du­da su pa­pel co­mo ma­dre por sa­lir a ce­nar con su pa­re­ja.

Sa­man­ta PRE­SEN­TA­DO­RA INCENDIARI­A Vi­llar ase­gu­ró que la ma­ter­ni­dad no era tan per­fec­ta co­mo nos la ha­bían ven­di­do y en­cen­dió la chis­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.