BIE­NES­TAR.

Es una idea ex­ten­di­da en­tre quie­nes quie­ren per­der pe­so. Pe­ro, ¿es re­co­men­da­ble ha­cer­lo? Te des­pe­ja­mos las du­das.

Mía - - EN PORTADA - POR ANA MA­TEOS

¿Hay que de­jar de co­mer a las sie­te de la tar­de?

No pro­bar bo­ca­do des­pués de esa ho­ra pue­de con­si­de­rar­se una mo­da más pa­ra per­der pe­so, pe­ro, ¿quién no lo ha he­cho tras un día de ex­ce­sos? ¿Fun­cio­na? Sara Mar­tí­nez, die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta de Alim­men­ta (alim­men­ta.es), ex­pli­ca que no hay es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos a lar­go pla­zo que apo­yen es­te su­pues­to. Sí se sa­be que ce­nar tem­prano fa­ci­li­ta el pro­ce­so de di­ges­tión. Ade­más, aña­de que sal­tar­se la ce­na no es una bue­na idea. “Es­ta in­ges­ta no so­lo aca­ba de apor­tar las ca­lo­rías que ne­ce­si­ta- mos dia­ria­men­te, sino que tam­bién nos pre­pa­ra pa­ra afron­tar un lar­go ayuno de 8 ho­ras o más”.

MÁS TEM­PRANO QUE TAR­DE

El cuer­po, mien­tras es­tá en reposo, con­su­me ener­gía pa­ra lle­var a ca­bo fun­cio­nes vi­ta­les co­mo res­pi­rar o bom­bear el co­ra­zón. Por tan­to, sal­tar­se la ce­na no es la so­lu­ción. Es­to ha­rá que los ni­ve­les de azú­car en san­gre dis­mi­nu­yan y se ra­len­ti­ce el me­ta­bo­lis­mo (el cuer­po apren­de a gas­tar me­nos pa­ra rea­li­zar las mis­mas fun­cio­nes). La die­tis­ta ase­gu­ra que “no hay una ho­ra es­ti­pu­la­da pa­ra ce­nar”, pe­ro re­co­mien­da ha­cer­lo dos o tres ho­ras an­tes de ir­se a dor­mir pa­ra fa­ci­li­tar la di­ges­tión y ayu­dar al or­ga­nis­mo a tra­ba­jar co­rrec­ta­men­te du­ran­te la no­che. Por tan­to, la cues­tión re­si­de en de­jar de co­mer con la an­te­la­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que el cuer­po se pre­pa­re pa­ra en­trar en fa­se de reposo. ¿Qué ocu­rre si ceno tar­de? Si lo ha­ces des­pués de las 22 ho­ras, re­du­ce las can­ti­da­des, pla­ni­fi­ca el me­nú siem­pre que sea po­si­ble con ali­men­tos sa­nos y va­ria­dos (ver­du­ras, fru­tas o car­nes y pes­ca­dos blan­cos) y es­pe­ra una ho­ra y me­dia an­tes de acos­tar­te. In­ten­ta que ce­nar a des­ho­ras no se con­vier­ta en una cos­tum­bre y re­cuer­da que si frac­cio­nas la co­mi­da du­ran­te el día te man­ten­drá sa­cia­da y evi­ta­rá el pi­co­teo de úl­ti­ma ho­ra.

“Las guías de nu­tri­ción re­co­mien­dan que la ce­na apor­te el 20-30 % de la ener­gía dia­ria. Pa­ra 2.000 ca­lo­rías, en­tre 400-600 cal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.