A SER PO­SI­TI­VA

Mía - - IDEAS PARA VOLVER -

Ro­déa­te de gen­te po­si­ti­va. El op­ti­mis­mo pro­vo­ca fe­li­ci­dad en los op­ti­mis­tas, pe­ro tam­bién en quie­nes no lo son, pues la ener­gía que emi­te una per­so­na po­si­ti­va es tan fuer­te que sal­pi­ca a los que es­tán a su al­re­de­dor, por muy ne­ga­ti­vos que sean. Acér­ca­te a ellos y siem­pre re­ci­bi­rás bue­na ener­gía.

Sé esa per­so­na po­si­ti­va que en reali­dad eres. Trans­mi­tir nues­tra ma­ne­ra po­si­ti­va de vi­vir y de ser es ha­cer un bien en ge­ne­ral, so­cial y uni­ver­sal­men­te. Cuan­do ha­blas bien de las per­so­nas, cuan­do in­ten­tas en­ten­der­las me­jor, cuan­do les di­ces lo bueno que ves en ellos y cuan­do te nie­gas a de­jar­te lle­var por su ira y frus­tra­ción, es­tás me­jo­ran­do la au­to­es­ti­ma de esa per­so­na. Si lo vas a ha­cer con­ti­go mis­ma, haz­lo tam­bién con los de­más.

No a la frus­tra­ción. No es fá­cil el ca­mino del de­sa­rro­llo y la evo­lu­ción. Pue­des te­ner una re­caí­da y cual­quier fra­se ne­ga­ti­va pue­de des­en­ca­de­nar sen­ti­mien­tos de te­mor irre­pa­ra­bles en ti de nue­vo. Franz Kaf­ka de­cía que “la ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos no son ma­los, sino que se vuel­ven ma­los y cul­pa­bles por­que ha­blan y ac­túan sin ima­gi­nar el efec­to de sus pro­pias pa­la­bras y ac­tos”. No im­por­ta si no siem­pre te sa­le bien, no te frus­tres, re­co­no­ce tu error y rec­ti­fi­ca.

Confía en el kar­ma. El kar­ma es una ener­gía tras­cen­den­te que se ge­ne­ra a par­tir de los ac­tos de las per­so­nas. Por eso, cuan­do se di­ce que al­guien tie­ne mal kar­ma, se le sue­le echar la cul­pa de lo que hi­zo an­te­rior­men­te. No es así, no se tra­ta de cul­pa­bles e inocen­tes, sino de que la ener­gía del kar­ma es co­mo un ‘boo­me­rang’, que te de­vuel­ve lo que tú en­vías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.