SA­LUD.

Si te la han diag­nos­ti­ca­do, sa­brás que es una en­fer­me­dad cró­ni­ca. Hay mo­dos de con­vi­vir con ella e in­ten­tar minimizar el do­lor y me­jo­rar tu ener­gía.

Mía - - EN PORTADA - Por ABI­GAIL CAM­POS DÍEZ

Bue­nos há­bi­tos pa­ra vi­vir con ar­tri­tis.

Abro­char­se un bo­tón o los cor­do­nes del za­pa­to. Lim­piar el es­pe­jo del ba­ño. Abrir un ca­jón. Te­clear en el or­de­na­dor. Esas ta­reas tan co­ti­dia­nas, que co­mún­men­te eje­cu­ta­mos sin re­pa­rar en ellas, pue­den ser una au­tén­ti­ca proeza pa­ra las per­so­nas con ar­tri­tis reuma­toi­de, una pa­to­lo­gía in­fla­ma­to­ria cró­ni­ca que afec­ta a las ar­ti­cu­la­cio­nes, que pue­den hin­char­se, en­ro­je­cer­se y que­dar­se rí­gi­das. El do­lor, ge­ne­ral­men­te ma­tu­tino o noc­turno, en oca­sio­nes es con­ti­nuo y no me­jo­ra ni si­quie­ra tras el des­can­so.

Es­te oc­tu­bre se celebra el Mes de la Ar­tri­tis y Es­pon­di­loar­tri­tis, con ac­ti­vi­da­des de con­cien­cia­ción por to­da Es­pa­ña, or­ga­ni­za­das por la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Ar­tri­tis (co­nar­tri­tis.org), pa­ra vi­si­bi­li­zar la reali­dad de las 200.000 per­so­nas que en Es­pa­ña con­vi­ven a dia­rio con la en­fer­me­dad, se­gún da­tos de Pfi­zer.

La en­fer­me­dad afec­ta más a mu­je­res ma­yo­res de 55 años. El 5 % la pa­de­cen, fren­te al 0,5 % de la po­bla­ción ge­ne­ral.

VI­GI­LA TU PE­SO

El ex­ce­so de pe­so re­per­cu­te so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes de car­ga (ro­di­llas, ca­de­ras, to­bi­llos y pies), por lo que pue­de in­ten­si­fi­car el do­lor y ace­le­rar el de­te­rio­ro ar­ti­cu­lar pro­vo­ca­do por la in­fla­ma­ción. “Por otro la­do, la obe­si­dad es un fac­tor de ries­go car­dio­vas­cu­lar, al igual que la pro­pia ar­tri­tis, por lo que es ne­ce­sa­rio com­ba­tir­la”, se­ña­la el doc­tor Mar­cos Pau­lino, por­ta­voz de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Reu­ma­to­lo­gía (ser.es) y reuma­tó­lo­go del Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Ciu­dad Real.

EL ES­TRÉS, A RA­YA

“Se ha en­con­tra­do una cla­ra re­la­ción es­ta­dís­ti­ca en­tre el es­trés y el ries­go de desa­rro­llar ar­tri­tis, so­bre to­do en per­so­nas ge­né­ti­ca­men­te pre­dis­pues­tas”, ad­vier­te la di­rec­to­ra de Co­nAr­ti­tis, Laly Al­cai­de. Se ha vis­to que mu­chas co­mien­zan a te­ner las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes y los bro­tes sin­to­má­ti­cos en épo­cas en las que han vi­vi­do con un ele­va­do es­trés.

UN BUEN CAL­ZA­DO

La in­fla­ma­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes del pie pue­de pro­vo­car da­ño y de­for­mi­dad. Lle­var un cal­za­do ade­cua­do es al­go fun­da­men­tal pa­ra los pa­cien­tes afec­ta­dos de ar­tri­tis. “Con­vie­ne un za­pa­to elás­ti­co pe­ro fir­me. Es me­jor evi­tar los de plás­ti­co o ma­te­rial sin­té­ti­co. Es sa­lu­da­ble lle­var su­je­to el ta­lón, por lo que pue­den ser re­co­men­da­bles los de ti­po bo­tín, con un re­fuer­zo pos­te­rior. La pun­te­ra de­be ser an­cha y el em­pei­ne lo su­fi­cien­te­men­te al­to co­mo pa­ra que no pro­duz­ca ro­za­du­ras en los de­dos. Hay que con­sul­tar con el reuma­tó­lo­go la con­ve­nien­cia de uti­li­zar al­gu­na plan­ti­lla”, de­ta­lla la doc­to­ra Eva Pé­rez Pam­pín, reuma­tó­lo­ga del Hos­pi­tal del Fe­rrol.

PRUE­BA A IR DES­CAL­ZA

No se pue­de ge­ne­ra­li­zar, pe­ro hay en­fer­mos de ar­tri­tis a los que les ali­via ca­mi­nar des­cal­zos cuan­do lle­gan a ca­sa, “aun­que otros no pue­den ca­mi­nar sin sus plan­ti­llas o cal­za­dos es­pe­cia­les”, ad­vier­te el doc­tor Pau­lino. No hay una pau­ta co­mún pa­ra to­dos los pa­cien­tes, pe­ro si prue­bas y a ti te fun­cio­na, haz­lo pe­ro pon­te cal­ce­ti­nes an­ti­des­li­zan­tes pa­ra evi­tar po­si­bles ac­ci­den­tes.

HAZ DE­POR­TE

Apar­te de los mo­men­tos de bro­tes con más do­lor e hin­cha­zón, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar de­be for­mar par­te de tu día a día. El de­por­te me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da re­la­cio­na­da con la sa­lud pa­ra to­da la po­bla­ción y por su­pues­to tam­bién pa­ra los aque­ja­dos de ar­tri­tis. Los pa­cien­tes de­ben rea­li­zar ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos, ten­den­tes a evi­tar la atro­fia mus­cu­lar y la pér­di­da de mo­vi­li­dad ar­ti­cu­lar. La li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas que se pro­du­ce con el de­por­te “fa­vo­re­ce un me­jor es­ta­do de áni­mo e in­clu­so la dis­mi­nu­ción del do­lor”, sub­ra­ya Al­cai­de. Pe­ro tam­bién au­men­ta la fle­xi­bi­li­dad, for­ta­le­ce la mus­cu­la­tu­ra, evi­ta la fal­ta de mo­vi­li­dad y la ri­gi­dez de las ar­ti­cu­la­cio­nes. Pa­sear, na­dar o ha­cer bi­ci es­tá­ti­ca son bue­nas op­cio­nes. Bus­ca la ac­ti­vi­dad con la que te en­cuen­tres más a gus­to, siem­pre evi­tan­do los ejer­ci­cios de im­pac­to o sal­to. Eso sí, no te lan­ces por tu cuen­ta ni pa­ses de ce­ro a cien si has­ta aho­ra no has prac­ti­ca­do de­por­te. “De­ben eva­luar­se de for­ma ex­haus­ti­va las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas, so­cia­les y fac­to­res psi­co­ló­gi­cos, que in­clu­yen fa­ti-

La ar­tri­tis reuma­toi­de es la en­fer­me­dad sis­té­mi­ca au­to­in­mu­ne más fre­cuen­te y afec­ta a 5 de ca­da 1.000 per­so­nas. El 70 % de los pa­cien­tes se sien­te in­com­pren­di­do.

ga, do­lor, de­pre­sión y ac­ti­vi­dad de la en­fer­me­dad”, re­cuer­da la doc­to­ra Eva Pé­rez Pam­pín.

CO­ME ‘MEDITERRÁNEAMENTE’

La SER re­cuer­da que la die­ta me­di­te­rrá­nea, ri­ca en le­gum­bres, acei­te de oli­va, fru­tas y en­sa­la­das; ha de­mos­tra­do ser be­ne­fi­cio­sa pa­ra la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des, in­clui­das las reu­má­ti­cas. El pes­ca­do es ri­co en áci­dos gra­sos Ome­ga 3, que re­du­cen la in­fla­ma­ción sis­té­mi­ca. Y ade­más es im­por­tan­te que la die­ta con­ten­ga cal­cio, da­do el ma­yor ries­go de pa­de­cer os­teo­po­ro­sis que pre­sen­tan los pa­cien­tes con ar­tri­tis.

No te ex­ce­das con la sal, las gra­sas ni tam­po­co con las pro­teí­nas; y evi­ta rea­li­zar co­mi­das co­pio­sas.

EN EL DOR­MI­TO­RIO

De­bes ad­qui­rir una bue­na hi­gie­ne del sue­ño que te per­mi­ta dor­mir un mí­ni­mo de 8 ho­ras de for­ma re­pa­ra­do­ra. Crea un am­bien­te agra­da­ble en la ha­bi­ta­ción e in­ten­ta acos­tar­te y le­van­tar­te a la mis­ma ho­ra. “Es im­por­tan­te adop­tar una pos­tu­ra ade­cua­da, evi­tan­do do­blar las ar­ti­cu­la­cio­nes. Por es­te mo­ti­vo hay que pro­cu­rar man­te­ner los bra­zos y las pier­nas es­ti­ra­dos. Es re­co­men­da­ble te­ner una ca­ma du­ra y una al­moha­da ba­ja. No de­ben po­ner­se al­moha­das de­ba­jo de las ro­di­llas”, pre­ci­sa la reuma­tó­lo­ga del Hos­pi­tal del Fe­rrol.

PA­CIEN­CIA EN CA­SA

Hay ta­reas del ho­gar que re­sul­tan di­fí­ci­les pa­ra los que tie­nen ar­tri­tis. Pi­de ayu­da cuan­do la ne­ce­si­tes. Des­can­sa ca­da po­co tiem­po, sién­ta­te (por ejem­plo pa­ra plan­char) e in­fór­ma­te en or­to­pe­dias de los uten­si­lios del ho­gar adap­ta­dos pa­ra abrir ta­rros, al­can­zar ob­je­tos al­tos... Evi­ta ha­cer fuer­za con las ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.