IN­FO SA­LUD.

Una vez da­ña­do, no se pue­de re­cu­pe­rar y tus dien­tes se­rán más sen­si­bles. Pe­ro sí pue­des in­ten­tar fre­nar su des­gas­te.

Mía - - EN PORTADA - POR ABI­GAIL CAM­POS DÍEZ

ocho tru­cos pa­ra pro­te­ger tu es­mal­te den­tal.

1 ME­NOS CÍ­TRI­COS

Es­tas fru­tas cuen­tan con áci­dos que des­mi­ne­ra­li­zan el es­mal­te. “Cuan­do se con­su­men, el dien­te se ve ata­ca­do en ese mis­mo ins­tan­te. Ce­pi­llar­se en ese mo­men­to se­ría un error, ya que el es­mal­te es­tá ex­pues­to ‘a flor de piel’ y so­lo po­ten­cia­ría­mos el pro­ble­ma. Me­jor en­jua­gar­se y es­pe­rar 20 mi­nu­tos pa­ra el ce­pi­lla­do”, di­ce na­dia sar­mi­ni, di­rec­to­ra de Clí­ni­ca Ber­na­béu (cli­ni­ca­den­tal­ber­na­beu.es).

2 CO­ME FRE­SAS

Aun­que son de pri­ma­ve­ra, aho­ra ya las en­cuen­tras to­do el año. Tó­ma­las sin du­dar, por­que con­tie­nen xy­li­tol, una sus­tan­cia que ata­ca de ma­ne­ra di­rec­ta a las bac­te­rias de la pla­ca den­tal e in­clu­so evi­ta la des­mi­ne­ra­li­za­ción de la den­ta­du­ra. Otros ali­men­tos acon­se­ja­bles pa­ra el es­mal­te den­tal son los ri­cos en fós­fo­ro, co­mo la le­che, el que­so o el yo­gur.

3 DIE­TA CON PO­CO CO­LOR

si lo que nos im­por­ta es el co­lor de nues­tros dien­tes, la doc­to­ra sar­mi­ni acon­se­ja una die­ta “lo más blan­ca po­si­ble”, li­mi­tan­do los ali­men­tos con co­lor co­mo las car­nes ro­jas, to­ma­te, za­naho­ria, sal­sas ro­jas y cho­co­la­te, así co­mo be­bi­das en las que su co­lor pue­da in­fluir en el blan­quea­mien­to, co­mo el té, el vino, el ca­fé o re­fres­cos.

4 ‘STOP’ A MA­LOS HÁ­BI­TOS

El ta­ba­co afec­ta di­rec­ta­men­te a la sa­lud bu­con­den­tal, pe­ro tam­bién otros ges­tos co­ti­dia­nos. “Mor­der hie­los o ali­men­tos ex­ce­si­va­men­te du­ros tam­bién re­per­cu­te en el es­mal­te”, apun­ta el doc­tor da­río Viei­ra, de la clí­ni­ca Prop­den­tal (prop­den­tal.es). Mor­der­se las uñas u ob­je­tos tam­bién son há­bi­tos per­ju­di­cia­les que ter­mi­nan ero­sio­nan­do el es­mal­te den­tal.

5 CE­PI­LLA CON CUI­DA­DO

Ce­pí­lla­te con mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res. Haz­lo de mo­do me­ticu­loso, con una pre­sión sua­ve. Si los mo­vi­mien­tos son agre­si­vos, se pue­de ra­yar el es­mal­te y pro­vo­car re­trac­ción de las en­cías. El ce­pi­llo de­be­rá ser de du­re­za me­dia o sua­ve. Se­gún Sar­mi­ni, no es acon­se­ja­ble ce­pi­llar­se na­da más ter­mi­nar de co­mer o be­ber. “Mu­chos ali­men­tos ame­na­zan nues­tra de­bi­li­dad”.

6 RES­TRIN­GE LOS RE­FRES­COS

Las be­bi­das efer­ves­cen­tes o ga­seo­sas que con­tie­nen azú­car, edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les, áci­dos, ca­feí­na, co­lo­ran­tes, sa­bo­ri­zan­tes, dió­xi­do de car­bono, con­ser­van­tes, agua y so­dio, al­to con­te­ni­do en azú­ca­res y áci­dos, ero­sio­nan el es­mal­te den­tal y pro­vo­can ca­ries. El al­cohol ge­ne­ra des­hi­dra­ta­ción en la mu­co­sa.

7 ACA­BA CON LOS RE­ME­DIOS DU­DO­SOS

Con la in­ten­ción de blan­quear los dien­tes, mu­chas per­so­nas re­cu­rren a re­me­dios ca­se­ros co­mo ce­pi­llar­se con bi­car­bo­na­to. “a la lar­ga, lo úni­co que con­se­gui­re­mos es ero­sio­nar el es­mal­te y re­du­cir no­ta­ble­men­te su ca­li­dad”, in­di­ca la doc­to­ra sar­mi­ni. al ero­sio­nar el te­ji­do, al fi­nal los dien­tes se ve­rán más ama­ri­llos que blan­cos.

8 PO­CA NA­TA­CIÓN

la na­ta­ción es uno de los de­por­tes que más afec­tan al es­mal­te por el clo­ro de la pis­ci­na. “los na­da­do­res pro­fe­sio­na­les ex­po­nen sus dien­tes a un agua que tie­ne un PH su­pe­rior al de la sa­li­va -apun­ta el doc­tor Viei­ra-. Es­to pro­vo­ca que las pro­teí­nas sa­li­va­les se des­com­pon­gan rá­pi­da­men­te y for­men de­pó­si­tos or­gá­ni­cos en los dien­tes. si el PH es in­fe­rior a 6, pue­de de­bi­li­tar el es­mal­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.