ICONO.

Mu­rió ha­ce 55 años, pe­ro tan­to su his­to­ria co­mo sus can­cio­nes (¿aca­so se en­tien­den por se­pa­ra­do?) nos si­guen con­mo­vien­do.

Mía - - EN PORTADA - Por álex iz­quier­do

Édith Piaf.

Hy­mne à l’amour, el himno al amor de Édith Piaf es, po­si­ble­men­te, una de las can­cio­nes más tris­tes que se han es­cri­to. Es im­po­si­ble no es­tre­me­cer­se al oír­la una vez se co­no­ce la tra­ge­dia que es­con­de. Quien no se lo crea, que prue­be.

LA VI­DA EN LU­TO

En reali­dad, es­te es so­lo uno de tan­tos ejem­plos de una vi­da mar­ca­da por la des­gra­cia. Tam­bién por los vi­cios, por la so­le­dad y a la vez por una mul­ti­tud de aman­tes a los que amó “con un amor ab­so­lu­to”, co­mo di­jo uno de ellos. Qui­zá un psi­có­lo­go di­ría que to­do ello es­tá re­la­cio­na­do, que to­das son con­se­cuen­cias o reacciones an­te el mis­mo va­cío; qui­zá, el de ha­ber lle­ga­do a es­te mun­do sin la com­pa­ñía de sus pa­dres, el de ha­ber­se cria­do de ca­sa de la abue­la ma­ter­na al pros­tí­bu­lo de la pa­ter­na, del ca­ri­ño de una pros­ti­tu­ta a otra, o el del ha­ber en­te­rra­do a una hi­ja de dos años con so­lo 19. Qui­zá amó de­ses­pe­ra­da­men­te en bus­ca de un amor que la lle­na­ra por com­ple­to. Pe­ro eso es so­lo li­te­ra­tu­ra, quién sa­be.

EL AMOR DE MAR­CEL

¿Qué tu­vo de es­pe­cial, en­ton­ces, el ro­man­ce con el bo­xea­dor Mar­cel Cer­dan? So­lo du­ró un año, pe­ro siem­pre se di­ce que fue el gran amor de su vi­da. Qui­zá, so­lo qui­zá, fue­ra que no aca­bó por el abu­rri­mien­to o la in­ca­pa­ci­dad de nin­guno de los dos, sino que se lo arre­ba­tó la ma­la suer­te, en el clí­max de la re­la­ción. A lo me­jor es que, sen­ci­lla­men­te, él era “mag­ní­fi­co”, co­mo le es­cri­bió en la car­ta en la que le con­fe­sa­ba: “Te amo irra­cio­nal­men­te, anor­mal­men­te, lo­ca­men­te, y na­da pue­do ha­cer pa­ra evi­tar­lo”. Édith Piaf, que so­lo sa­bía can­tar enamo­ra­da, es­cri­bió en su himno que no le im­por­ta­ba ya el mun­do, que no le im­por­ta­ban los pro­ble­mas, si él la ama­ba. Es­cri­bió que re­ne­ga­ría de su pa­tria, re­ne­ga­ría de sus ami­gos, si él se lo pi­die­se. Y que si un día “la vi­da te me arran­ca, si mue­res, aun­que es­tés le­jos de mí, po­co im­por­ta si me quie­res, por­que yo tam­bién me mo­ri­ré”. Mar­cel fa­lle­ció so­lo un año des­pués de ha­ber­se enamo­ra­do, en un ac­ci­den­te de avión cuan­do vo­la­ba a ver a Édith. Se­gún al­gu­nos, un mes des­pués de que ella es­cri­bie­se la le­tra. El ‘go­rrión’ no mu­rió con él, pe­ro si­guió de­di­cán­do­se­la has­ta el fi­nal. Suer­te que aho­ra tie­nen “la eter­ni­dad”, por­que “Dios reúne a aque­llos que se aman”.

LA VI­DA DE LA CAN­TAN­TE fRAN­CE­sA fue tan dra­má­ti­ca co­mo la ma­yo­ría de las le­tras de sus can­cio­nes.

por qué aho­ra. Édith Gio­van­na Gas­sion mu­rió el 10 de oc­tu­bre de 1963, con 47 años, a cau­sa de un cán­cer he­pá­ti­co.una cu­rio­si­dad. Su gran amor, el bo­xea­dor Mar­cel Cer­dan es­ta­ba casado, pe­ro su mu­jer acep­ta­ba la si­tua­ción. De he­cho, su muer­te unió mu­cho a am­bas mu­je­res; Piaf vi­si­tó va­rias ve­ces a los hi­jos de Cer­dan e in­clu­so uno vi­vió una tem­po­ra­da con ella en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.