LÍMPIATE DE NE­GA­TI­VI­DAD

Si sien­tes ma­la ener­gía a tu al­re­de­dor es el mo­men­to de ha­cer lim­pie­za. Nues­tra coach Mar Can­te­ro ex­pli­ca có­mo sa­near esa ne­ga­ti­vi­dad pa­ra que la ener­gía po­si­ti­va flu­ya.

Mía - - COACH - MAR CAN­TE­RO SÁN­CHEZ Coach y es­cri­to­ra, au­to­ra de La vi­da es fá­cil si sa­bes sim­pli­fi­car y Los ma­res del al­ba. Im­par­te cur­sos so­bre coaching y es­cri­tu­ra crea­ti­va.

Te has sen­ti­do ren­di­da, sin cau­sa apa­ren­te? ¿A ve­ces pien­sas que to­do es­tá per­di­do y ya no tie­nes ga­nas de in­ten­tar me­jo­rar las co­sas? Co­mo de­cía Ber­told Bretch: “El hom­bre nue­vo no es sino el hom­bre vie­jo si­tua­do en con­di­cio­nes nue­vas”. Ahí es don­de ne­ce­si­tas ha­cer hin­ca­pié cuan­do te sien­tas ne­ga­ti­va, no tan­to en las cir­cuns­tan­cias, sino en có­mo las en­ca­ras o las acep­tas. Por­que no son las con­di­cio­nes di­fe­ren­tes las que van a man­te­ner­te en una ac­ti­tud po­si­ti­va, sino al re­vés, cam­bian­do tu ac­ti­tud y tu for­ma de pen­sar, abri­rás la puer­ta a lo bueno que apa­rez­ca en tu vi­da. Los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, las pa­la­bras feas, las ma­las ideas u opi­nio­nes que te­ne­mos so­bre al­guien o so­bre no­so­tros mis­mos, en­su­cian las re­la­cio­nes so­cia­les y, so­bre to­do, nos en­su­cian a no­so­tros.

HA­BLA BIEN Y ACER­TA­RÁS

Pe­ro no se tra­ta so­lo de lo que pen­sa­mos de for­ma cons­cien­te, sino tam­bién de to­dos nues­tros pen­sa­mien­tos y ac­ti­tu­des que te­ne­mos in­cons­cien­te­men­te. Por eso, in­clu­so cuan­do cree­mos que to­do nos va bien, po­de­mos es­tar blo­quean­do la ener­gía po­si­ti­va sin dar­nos cuen­ta y aca­ba­rá pa­sán­do­nos fac­tu­ra. Por ejem­plo, ha­blar de al­guien sin que es­té pre­sen­te, a no ser que sea pa­ra ha­blar bien, siem­pre pro­vo­ca un acon­te­ci­mien­to no­ci­vo pa­ra ese al­guien, pa­ra quien nos es­cu­cha, y so­bre to­do, pa­ra no­so­tros mis­mos. Las pa­la­bras son po­de­ro­sas, pues pro­vo­can que los que nos es­cu­chan se ha­gan tam­bién su pro­pia opi­nión, a me­nu­do ba­sán­do­se en la que han oí­do. Y so­le­mos ol­vi­dar que pa­ra ca­si cual­quier acon­te­ci­mien­to siem­pre hay dos ver­sio­nes di­fe­ren­tes que de­be­ría­mos co­no­cer. No obs­tan­te, lo me­jor y más eco­ló­gi­co ener­gé­ti­ca­men­te es ha­blar siem­pre bien de las per­so­nas, y si no

Los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, así co­mo las ma­las opi­nio­nes so­bre no­so­tros o los de­más, en­su­cian las re­la­cio­nes so­cia­les.

nos sa­le de den­tro, po­de­mos li­mi­tar­nos a con­tar las co­sas co­mo cree­mos que ocu­rrie­ron, pe­ro sin crí­ti­cas ni de­trac­ción, in­ten­tan­do no des­pres­ti­giar a quien no es­tá de­lan­te. Es­ta es una bue­ní­si­ma for­ma de lim­piar­te de ne­ga­ti­vi­dad, por den­tro y por fue­ra en tu en­torno más cer­cano, por­que la ener­gía la mo­ve­mos no­so­tros, las per­so­nas. Tan­to si es ne­ga­ti­va co­mo po­si­ti­va, so­mos los res­pon­sa­bles de que flu­ya de una for­ma u otra.

DES­GAS­TE DE ENER­GÍA

Ni que de­cir tie­ne que es im­por­tan­te ha­cer lo mis­mo cuan­do la per­so­na es­tá pre­sen­te. Las dis­cu­sio­nes sue­len pro­vo­car un ab­sur­do des­gas­te de ener­gías, ade­más de ma­los sen­ti­mien­tos co­mo ra­bia, ira, irri­ta­ción o frus­tra­ción. Es me­jor ha­blar ade­cua­da­men­te con to­do el mun­do y es­to im­pli­ca: res­pe­tar los tur­nos al ha­blar, no gri­tar, no agre­dir ver­bal­men­te, te­ner pa­cien­cia y li­mi­tar­se a ex­po­ner los he­chos co­mo los ve­mos, pe­ro te­nien­do en cuen­ta que lo más pro­ba­ble es que el otro los vea de for­ma di­fe­ren­te. Aun­que to­do es­to no siem­pre es fá­cil, pues mu­chos se em­pe­ñan en lle­var­nos a su te­rreno, a que en­tre­mos en su jue­go de des­pres­ti­gio mu­tuo y de agre­sio­nes ver­ba­les re­cí­pro­cas. Lo ver­da­de­ra­men­te com­pli­ca­do, aun­que ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio, es man­te­ner­te fir­me en ser tú mis­ma, en tu ac­ti­tud y com­por­ta­mien­tos res­pe­tuo­sos, pues las emo­cio­nes nos asal­tan y a ve­ces nos dan ga­nas de man­dar le­jos a más de uno. Cla­ro que te ocu­rri­rá, pe­ro el es­fuer­zo que ha­gas aho­ra me­re­ce­rá la pe­na des­pués, por­que el re­sul­ta­do es se­guir sien­do tú mis­ma, res­pe­tuo­sa, ama­ble, ló­gi­ca, ra­cio­nal, com­pren­si­va, em­pá­ti­ca, sa­bia, y so­bre to­do, hu­ma­na.

EM­PIE­ZA POR TI MIS­MA

Va a ser com­ple­ta­men­te im­po­si­ble que lim­pies la ne­ga­ti­vi­dad que te ro­dea si no em­pie­zas por los ci­mien­tos. Se­gu­ra­men­te con­si­gues más rá­pi­do de­jar de ha­blar ne­ga­ti­va­men­te de los de­más que de ti mis­ma. Sue­le pa­sar; so­mos más in­to­le­ran­tes y per­fec­cio­nis­tas con no­so­tros mis­mos. Pe­ro esa exi­gen­cia sur­ge es­pon­tá­nea de la ca­ren­cia que sien­tes por no va­lo­rar­te. Si ca­da vez que pien­sas so­bre ti mis­ma de for­ma ne­ga­ti­va o te di­ces al­go que no es bueno, te pa­ras a pen­sar en ti co­mo si fue­ses otra per­so­na, te re­sul­ta­rá más fá­cil co­rre­gir ese mal há­bi­to y lim­piar to­da esa ne­ga­ti­vi­dad in­te­rior. No ol­vi­des que to­do em­pie­za por ti. Si de ver­dad quie­res ha­cer lim­pie­za, tú eres la par­te más im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.