SÍN­TO­MAS E IN­VES­TI­GA­CIÓN

DES­DE QUE APA­RE­CEN LOS PRI­ME­ROS SÍN­TO­MAS HAS­TA QUE SE DIAG­NOS­TI­CA LLE­GAN A TRANS­CU­RRIR DIEZ AÑOS.

Mía - - DOSSIER -

Hoy ve­mos co­mo una bar­ba­ri­dad que a los en­fer­mos de epi­lep­sia se los con­si­de­ra­ra po­seí­dos por el de­mo­nio o que al as­ma y a las úl­ce­ras se les atri­bu­ye­ran un ori­gen psi­co­so­má­ti­co. “Con el sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca ha su­ce­di­do al­go si­mi­lar. Es una en­fer­me­dad com­ple­ja, ig­no­ra­da du­ran­te mu­cho tiem­po, pe­ro ca­da vez me­jor de­fi­ni­da”, ex­pli­ca Jo­sé Ale­gre Mar­tín, es­pe­cia­lis­ta del Hos­pi­tal Vall d’ He­brón de Bar­ce­lo­na y je­fe de una de las po­cas uni­da­des pa­ra tra­tar­la que exis­ten en Es­pa­ña. Re­co­no­ci­da por la OMS, “no es nin­gún ca­jón de sas­tre”, avan­za el doc­tor Ale­gre Mar­tín. Se­gún es­te ex­per­to, se tra­ta de un pro­ce­so mé­di­co es­pe­cí­fi­co que se re­co­no­ce sin ma­yor pro­ble­ma cuan­do el pa­cien­te cum­ple los cri­te­rios diag­nós­ti­cos es­ta­ble­ci­dos. Se es­ti­ma que afec­ta a una de ca­da cien per­so­nas, so­bre to­do, mu­je­res, y su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es un can­san­cio gra­ve e inex­pli­ca­ble del que el afec­ta­do no se re­cu­pe­ra por mu­cho que duer­ma. A la fa­ti­ga, que se pro­lon­ga al me­nos du­ran­te seis me­ses, se les su­man otros sín­to­mas co­mo la in­to­le­ran­cia al ejer­ci­cio fí­si­co y un de­te­rio­ro de la me­mo­ria y la con­cen­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.