CU­RAR­SE POR CA­SUA­LI­DAD

Mía - - DOSSIER -

Pe­se a que el sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca tie­ne un im­por­tan­te com­po­nen­te ge­né­ti­co, los cien­tí­fi­cos es­tán bas­tan­te se­gu­ros de que la cau­sa prin­ci­pal de es­ta do­len­cia es una al­te­ra­ción, que fal­ta por con­cre­tar, en la ba­rre­ra de de­fen­sas del or­ga­nis­mo.

En el pun­to de mi­ra de afec­ta­dos y mé­di­cos es­tá el en­sa­yo Ri­tu­xME que lle­va a ca­bo un gru­po de on­có­lo­gos di­ri­gi­dos por Olav Me­lla, de la Uni­ver­si­dad de Ber­gen, en No­rue­ga. Es­tán tra­tan­do a en­fer­mos con ri­tu­xi­mab, un me­di­ca­men­to con­tra el cán­cer que re­du­ce los ni­ve­les de un ti­po de gló­bu­los blan­cos, los lin­fo­ci­tos B. El ex­per­toMe­lla re­me­mo­ra que to­do em­pe­zó por una coin­ci­den­cia: “Te­nía­mos un pa­cien­te en si­lla de rue­das, in­vá­li­do por el sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca, que ha­bía desa­rro­lla­do un lin­fo­ma ma­ligno. Lo tra­ta­mos con fár­ma­cos ci­to­tó­xi­cos y, sor­pren­den­te­men­te, a las seis se­ma­nas y du­ran­te los si­guien­tes cin­co me­ses pre­sen­tó una im­por­tan­te me­jo­ra de los sín­to­mas de la fa­ti­ga”.

Co­mo en­tre los cien­tí­fi­cos exis­tía la sos­pe­cha de que la en­fer­me­dad po­día te­ner una ba­se in­mu­ne, Me­lla y su equi­po se ani­ma­ron a tra­tar a otra per­so­na con el me­di­ca­men­to. Fun­cio­nó. Lo usa­ron otros dos más y tam­bién dio bue­nos re­sul­ta­dos.

“Si bien no exiS­te cu­ra, SE ha mE­jo­Ra­Do La Ca­Li­DaD DE vi­Da DE ES­toS Pa­CiEn­tES tRa­tan­Do LoS Sín­to­maS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.