Las an­gi­nas se pue­den pre­ve­nir.

El do­lor de gar­gan­ta su­po­ne cer­ca de 4 mi­llo­nes de con­sul­tas al mé­di­co. El 15 % de los ca­sos se de­be a amig­da­li­tis que, aun­que más co­mu­nes en ni­ños, tam­bién afec­ta a adul­tos.

Mía - - ZAPPING - por abi­gail cam­pos díez

Su nom­bre es fa­rin­goa­mig­da­li­tis agu­da, po­pu­lar­men­te, an­gi­nas. Es una de las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias más fre­cuen­tes, so­bre to­do en in­vierno y pri­ma­ve­ra. Re­pre­sen­ta una cau­sa no des­pre­cia­ble de ab­sen­tis­mo la­bo­ral, de has­ta 6,5 días de me­dia de ba­ja mé­di­ca por epi­so­dio. Es tam­bién una de las ra­zo­nes más fre­cuen­tes por las que se re­ce­ta un an­ti­bió­ti­co, con una ta­sa apro­xi­ma­da de pres­crip­ción del 80 %, se­gún el es­tu­dio ‘Re­co­men­da­cio­nes pa­ra el ma­ne­jo de la fa­rin­goa­mig­da­li­tis agu­da del adul­to’, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Aten­ción Pri­ma­ria.

Pa­Ra QUÉ sIR­Ven

Las amíg­da­las for­man par­te de un ani­llo que ro­dea la en­tra­da des­de el ex­te­rior al or­ga­nis­mo, a tra­vés de la na­riz y la bo­ca. Se lla­ma ani­llo lin­fá­ti­co de Wal­de­yer y es­tá for­ma­do por un te­ji­do de­no­mi­na­do lin­foi­de, y en él se pro­du­ce el pri­mer con­tac­to de los gér­me­nes y ele­men­tos del ex­te­rior con el or­ga­nis­mo. Tam­bién es el lu­gar don­de se iden­ti­fi­can po­si­bles pa­tó­ge­nos del ex­te­rior que cau­san en­fer­me­dad, “pa­ra des­en­ca­de­nar una res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria de­fen­si­va”, ex­pli­ca el doc­tor Rai­mun­do Gu­tié­rrez Fon­se­ca, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la So­cie­dad

Es­pa­ño­la de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía y Ci­ru­gía de la Ca­be­za y Cue­llo (seorl.net). En el in­te­rior de las amíg­da­las se en­cuen­tran unos acú­mu­los de lin­fo­ci­tos (cé­lu­las in­mu­ni­ta­rias), que son los pri­me­ros en con­tac­tar con los agen­tes del ex­te­rior que lle­gan a la fa­rin­ge a tra­vés de la bo­ca o la na­riz.

ADUL­TOS Y NI­ÑOS

La amig­da­li­tis agu­da es una en­fer­me­dad que tra­di­cio­nal­men­te afec­ta a la po­bla­ción in­fan­til, si bien pue­de dar­se a cual­quier edad. Esa pre­di­lec­ción por la edad pe­diá­tri­ca se de­be a la pro­pia fun­ción de iden­ti­fi­ca­ción de­fen­si­va de las amíg­da­las: en ni­ños, el or­ga­nis­mo es­tá iden­ti­fi­can­do nue­vos agen­tes que en mu­chos ca­sos ya son co­no­ci­dos en la fa­se adul­ta. “En los adul­tos tam­bién se pro­du­cen amig­da­li­tis, ge­ne­ral­men­te de­pen­dien­do de un con­ta­gio des­de el ex­te­rior. La in­ci­den­cia real es di­fí­cil de de­li­mi­tar, pe­ro es ex­cep­cio­nal una per­so­na que no las ha­ya pa­de­ci­do en al­gún mo­men­to”, apun­ta el doc­tor Gu­tié­rrez Fon­se­ca.

CON­TA­GIOS

La for­ma más ha­bi­tual de con­ta­gio se de­be al con­tac­to di­rec­to con se­cre­cio­nes de un pa­cien­te en­fer­mo, “a tra­vés de las ma­nos o por el ai­re -es­tor­nu­dos y tos-”, ex­pli­ca la doctora An­gé­li­ca Ur­da Val­cár­cel, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Fa­mi­liar y Co­mu­ni­ta­ria, di­rec­to­ra mé­di­ca del Cen­tro Mag­na­cli­nic de Mar­be­lla y miem­bro de Top Doc­tors (top­doc­tors.es). Otra po­si­ble vía de con­ta­gio son los ob­je­tos en con­tac­to con la sa­li­va de una per­so­na que pue­de pa­sar a otro in­di­vi­duo. Por ejem­plo, cu­bier­tos o va­sos que se com­par­ten.

VI­RUS Y BAC­TE­RIAS

La amig­da­li­tis pue­de ser bac­te­ria­na o ví­ri­ca. La pri­me­ra so­lo es res­pon­sa­ble de me­nos del 10 % de ca­sos en los adul­tos. Es más apa­ra­to­sa y pro­vo­ca más sín­to­mas, pe­ro en reali­dad la amig­da­li­tis más fre­cuen­te es la cau­sa­da por los vi­rus co­mo ri­no­vi­rus o ade­no­vi­rus. Es­tos “se trans­mi­ten por vía aé­rea y tie­nen pre­fe­ren­cia pa­ra in­fec­tar la mu­co­sa de la vía res­pi­ra­to­ria”, apun­ta el ex­per­to en oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía.

Los sín­to­mas son di­fe­ren­tes se­gún es­te ori­gen. Cuan­do es­tán pro­vo­ca­das por vi­rus, la mu­co­sa se en­ro­je­ce, hay un do­lor mo­de­ra­do y sin pla­cas en la su­per­fi­cie, con fie­bre igual­men­te mo­de­ra­da y de­cai­mien­to ge­ne­ral. Si se tra­ta de amig­da­li­tis bac­te­ria­na, hay más fie­bre y do­lor, pue­de ha­ber gan­glios in­fla­ma­dos en la pa­red an­te­rior del cue­llo y apa­re­cen pla­cas de pus en la su­per­fi­cie de la amíg­da­la. Son acú­mu­los pro­du­ci­dos por la res­pues­ta in­fla­ma­to­ria de los leu­co­ci­tos a las bac­te­rias. “Es­tos leu­co­ci­tos fa­go­ci­tan bac­te­rias y aca­ban mu­rien­do, al­ma­ce­nán­do­se jun­to a cé­lu­las muer­tas y otros acú­mu­los de ma­te­rial en las de­no­mi­na­das crip­tas amig­da­li­nas, que son unos ori­fi­cios si­tua­dos den­tro de la amíg­da­la”, agre­ga el doc­tor Gu­tié­rrez Fon­se­ca. Si tie­nes un do­lor de gar­gan­ta que se pro­lon­ga du­ran­te más de 24 ho­ras y ade­más co­mien­zan otros sín­to­mas, co­mo fie­bre o sen­sa­ción fe­bril, ma­les­tar ge­ne­ral, mo­les­tias al tra­gar o gan­glios in­fla­ma­dos, de­bes con­sul­tar con el mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.