sa­lud.

En las fies­tas abu­sa­mos en la me­sa y aban­do­na­mos nues­tros há­bi­tos. Pe­ro po­de­mos pa­sar­lo bien sin de­jar de cui­dar­nos. no de­jes que la na­vi­dad pa­se fac­tu­ra a tu bie­nes­tar.

Mía - - CONTENTS - por abi­gail cam­pos díez

10 con­se­jos na­vi­de­ños muy sa­lu­da­bles.

Co­me­mos y be­be­mos co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. De­ja­mos de ir al gim­na­sio por­que siem­pre te­ne­mos al­go que ha­cer, acu­dir a una ce­na, pre­pa­rar una co­mi­da, com­prar re­ga­los. Es­ta­mos tan pen­dien­tes de vi­vir y, si es po­si­ble, dis­fru­tar las Na­vi­da­des, que a ve­ces has­ta nos ol­vi­da­mos de aten­der­nos. Con es­tos con­se­jos po­drás pa­sar es­tas fe­chas con sa­lud.

1 com­pen­sa los ex­ce­sos.

Ca­da ban­que­te na­vi­de­ño pue­de al­can­zar las 1.100 ca­lo­rías, más de la mi­tad de lo re­co­men­da­do pa­ra cual­quier día com­ple­to. Co­mo las ce­nas y co­mi­das son inevi­ta­bles, el tru­co es­tá en man­te­ner el equi­li­brio con el res­to de jor­na­das na­vi­de­ñas que no ha­ya ce­le­bra­cio­nes. “Es im­por­tan­te que en los días pre­vios y pos­te­rio­res se au­men­te la prác­ti­ca de ac­ti­vi­dad fí­si­ca”, apun­ta An­drea Cal­de­rón, nu­tri­cio­nis­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Die­té­ti­ca y Cien­cias de la Ali­men­ta­ción (Sed­ca). Co­me me­nos y más li­ge­ro, y to­ma más fru­tas y ver­du­ras. En­tre ho­ras, fru­tos se­cos, yo­gur na­tu­ral, fru­tos ro­jos o ba­ti­dos de fru­tas, ver­du­ras y se­mi­llas.

2

Cui­da tu son­ri­sa. La ca­ries afec­ta al 90 % de la po­bla­ción mun­dial y du­pli­ca su ín­di­ce des­pués de Na­vi­dad, se­gún el doc­tor Jor­ge Fe­rrús, de la clí­ni­ca den­tal Fe­rrus&Bra­tos. Es di­fí­cil re­sis­tir­se en épo­ca de tu­rro­nes, pe­ro pue­des bus­car al­ter­na­ti­vas más sa­lu­da­bles pa­ra la den­ta­du­ra. Si to­mas cho­co­la­te, que sea con 70 % de ca­cao pu­ro. Y es­co­ge los dul­ces me­nos pas­to­sos. “La pas­to­si­dad pro­pia de ma­za­pa­nes o tu­rro­nes blan­dos fa­ci­li­ta el desa­rro­llo de bac­te­rias, ya que es­te ti­po de pro­duc­tos se que­dan ad­he­ri­dos al dien­te y la sa­li­va tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra eli­mi­nar­los”, apun­ta el ex­per­to. Lle­va con­ti­go un kit den­tal y ce­pí­lla­te siem­pre tras ca­da co­mi­da.

3

na­da de re­saCa. Unas cer­ve­zas de ape­ri­ti­vo, vino en la ce­na, ca­va pa­ra el brin­dis y co­pas des­pués. El al­cohol cam­pa a sus an­chas en las me­sas na­vi­de­ñas y, en oca­sio­nes, al día si­guien­te pa­sa fac­tu­ra al des­per­tar. Pa­ra so­bre­lle­var la re­saca, el prin­ci­pal con­se­jo es rehi­dra­tar­se, no so­lo con agua sino con ali­men­tos ri­cos en ella, co­mo la pe­ra o cal­dos. “De desa­yuno, la re­co­men­da­ción es una in­fu­sión de té con jen­gi­bre y un hue­vo pa­sa­do por agua”, apun­ta Ata Pou­ra­mi­ni, au­tor de Tú

eres tu Me­di­ci­na. “Pa­ra con­tra­rres­tar ba­ja­das de azú­car y mi­ne­ra­les, to­ma

snacks re­vi­ta­li­zan­tes co­mo plá­tano y nue­ces. En la co­mi­da, ho­jas ver­des co­mo es­pi­na­cas y achi­co­ria. Y pa­ra la ce­na, atún, sar­di­nas o al­go de ma­ris­co, que son ri­cos en vi­ta­mi­na B12”, aña­de. No to­mes ca­fé des­pués de co­mer.

4 alé­ja­te de la gri­pe.

Es­ta en­fer­me­dad siem­pre vuel­ve a ca­sa por Na­vi­dad. No es una fra­se he­cha. La gri­pe es es­ta­cio­nal y el um­bral de in­ci­den­cia se su­pera en las úl­ti­mas se­ma­nas del año. “Te­ne­mos va­cu­nas se­gu­ras y efec­ti­vas pa­ra pre­ve­nir­la. Sa­be­mos que es­tar va­cu­na­do se aso­cia cla­ra­men­te con un me­nor ries­go de pa­de­cer­la”, in­di­ca la doc­to­ra Est­her Re­don­do, del gru­po de tra­ba­jo de Ac­ti­vi­da­des Pre­ven­ti­vas y Sa­lud Pú­bli­ca de Se­mer­gen. In­fór­ma­te so­bre la va­cu­na­ción an­ti­gri­pal en tu cen­tro de sa­lud. Es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­da en gru­pos de ries­go co­mo an­cia­nos o en­fer­mos cró­ni­cos, así co­mo en aque­llos co­lec­ti­vos que pue­den ser fuen­te de trans­mi­sión, co­mo el per­so­nal sa­ni­ta­rio.

5 a sal­vo de in­to­xiCaCio­nes. No de­jes que un des­cui­do te arrui­ne las fies­tas por­que el me­nú es­té con­ta­mi­na­do. Si­gue las re­co­men­da­cio­nes de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción: man­tén la hi­gie­ne mien­tras co­ci­nas, pre­pa­ra la can­ti­dad jus­ta de co­mi­da y, si so­bra, no la man­ten­gas más de 48 o 72 ho­ras en la ne­ve­ra. Li­mi­ta el con­su­mo de pes­ca­dos y ma­ris­cos, por­que son muy pe­re­ce­de­ros, así co­mo los que tie­nen al­to ries­go de con­ta­mi­na­ción si no se con­su­men pron­to (car­nes, hue­vos, lác­teos, en­sa­la­das, sal­sas, cre­mas, na­tas).

pa­ra com­pen­sar el me­nú de na­vi­dad, eli­ge ape­ri­ti­vos me­nos ca­ló­ri­cos y de en­tran­te un cal­do de ver­du­ras o una cre­ma li­ge­ra.

el 73 % de los es­pa­ño­les ha­ce en­tre una y cua­tro co­mi­das con fa­mi­lia­res o ami­gos en na­vi­dad, se­gún un es­tu­dio de in­fi­to.

6 tris­te­za a

ra­ya. La Na­vi­dad no es si­nó­ni­mo de ilu­sión pa­ra to­do el mun­do. Es co­no­ci­do el fe­nó­meno de la tris­te­za en es­tas fe­chas, que afec­ta a per­so­nas que echan de me­nos a sus se­res que­ri­dos, mien­tras que otras ha­cen ba­lan­ce de ob­je­ti­vos in­cum­pli­dos o sien­ten co­mo una in­cohe­ren­cia la “obli­ga­ción de ser fe­liz”. ¿Có­mo po­de­mos ma­ne­jar esas emo­cio­nes? Car­men Me­drano, psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca en Gru­po La­be­rin­to, sub­ra­ya que “no es­ta­mos obli­ga­dos” a ce­le­brar las clá­si­cas Na­vi­da­des o pa­sar tiem­po con quien no desea­mos. “Ni si­quie­ra te­ne­mos por qué im­po­ner­nos es­tar ‘fe­li­ces’. Te­ne­mos de­re­cho a re­sig­ni­fi­car es­tas fe­chas, bus­can­do ocu­par el tiem­po con aque­llo que es ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te pa­ra no­so­tros y acor­de a nues­tros va­lo­res”, apun­ta. El doc­tor Fe­rrán Tog­net­ta, de DKV Sa­lud y Bie­nes­tar, acon­se­ja rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de “em­pa­tía so­cial”, ayu­dan­do a per­so­nas ne­ce­si­ta­das, “que pue­den es­tar in­gre­sa­das en hos­pi­ta­les por en­fer­me­da­des gra­ves, pre­sen­tar di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas o so­le­dad fa­mi­liar ex­tre­ma”. Evi­ta la con­ta­mi­na­ción cru­za­da y no uti­li­ces los uten­si­lios in­dis­tin­ta­men­te mien­tras co­ci­nas (cu­chi­llos, cu­cha­ro­nes). Man­tén los ali­men­tos a tem­pe­ra­tu­ra se­gu­ra. La zo­na de pe­li­gro va de los 4 a los 65 gra­dos cen­tí­gra­dos. En es­ta ban­da los mi­cro­or­ga­nis­mos se mul­ti­pli­can con gran ra­pi­dez. Congela el pes­ca­do a -20° du­ran­te al me­nos 72 ho­ras. Y co­ci­na a más de 65° co­mo mí­ni­mo du­ran­te 2 mi­nu­tos. La­va bien fru­tas y ver­du­ras y desecha las con­ser­vas con la­tas gol­pea­das, oxi­da­das o que des­pren­den gas al abrir­las.

7

sin atra­co­nes. Pa­ra evi­tar co­mi­das y ce­nas co­pio­sas, lo me­jor es pla­ni­fi­car des­de la com­pra, te­nien­do en cuen­ta el nú­me­ro de co­men­sa­les a la me­sa. “Po­de­mos es­co­ger ape­ri­ti­vos me­nos ca­ló­ri­cos co­mo en­cur­ti­dos, ma­ris­co, ca­na­pés de pa­tés ve­ge­ta­les, hum­mus. Y en­tran­tes co­mo un cal­do de ver­du­ra con ma­ris­co, cre­ma li­ge­ra de ver­du­ras con que­so des­na­ta­do. Si ade­más su­mas un pla­to prin­ci­pal de car­ne o

8 no aban­do­nes el

ejer­ci­cio. En Na­vi­dad te­ne­mos mu­chos com­pro­mi­sos que pue­den al­te­rar nues­tra ru­ti­na de­por­ti­va. “El mí­ni­mo es adap­tar­se al tiem­po que ten­ga­mos, sea el que sea. Siem­pre va a ser me­jor ha­cer

5 mi­nu­tos de en­tre­na­mien­to que no ha­cer na­da. Es­tá de­mos­tra­do que una per­so­na que en­tre­na 15 mi­nu­tos al día, 3 días a la se­ma­na, de for­ma in­ten­sa con ejer­ci­cios que com­bi­nan car­dio, fuer­za y ex­plo­si­vi­dad, ob­tie­nen re­sul­ta­dos no­ta­bles sin ne­ce­si­dad de equi­pa­mien­to en cues­tión de po­cas se­ma­nas. Y to­dos te­ne­mos 15 mi­nu­tos pa­ra cui­dar­nos du­ran­te las Na­vi­da­des”, re­cuer­da Ru­bén Gar­cía, en­tre­na­dor y coach de Sprin­ter. pes­ca­do, acom­pá­ña­lo con guar­ni­ción de ver­du­ras asa­das y pa­ta­ta, evi­tan­do sal­sas gra­sas. En los pos­tres, fru­tas tro­cea­das o en ba­ti­dos, cho­co­la­te ne­gro fun­di­do o res­pos­te­ría ca­se­ra sa­lu­da­ble”, se­ña­la la nu­tri­cio­nis­ta de la Sed­ca.

9

no te atra­gan­tes. Lo me­jor es pre­ve­nir que su­ce­da. “Hay que in­ten­tar no reír­nos si te­ne­mos la bo­ca lle­na, y co­mer con tran­qui­li­dad y en tro­zos pe­que­ños, es­pe­cial­men­te si el co­men­sal es un an­ciano o un ni­ño”, acon­se­ja Juan Je­sús Her­nán­dez, mé­di­co y téc­ni­co del de­par­ta­men­to de Sa­lud de Cruz Ro­ja Es­pa­ño­la. Si al­guien se atra­gan­ta y res­pi­ra, de­ja que to­sa y no le des gol­pe­ci­tos en la es­pal­da. Si no res­pi­ra, lo in­di­ca­do es ha­cer la ma­nio­bra de Heim­lich.

10

evi­ta la aci­dez. Re­du­ce el ries­go de ar­dor de es­tó­ma­go, re­flu­jos y di­ges­tio­nes pe­sa­das, pla­ni­fi­can­do bien la co­mi­da de an­te­mano y con­tro­lan­do no ex­ce­der­te en la in­ges­ta. “Una vez que ha­ya­mos ter­mi­na­do, es fun­da­men­tal mo­ver­nos y no que­dar­nos apa­lan­ca­dos en el so­fá to­man­do una co­pa y dul­ces. Es­to nos ayu­da­rá a que la di­ges­tión sea más rá­pi­da y me­nos pe­sa­da”, ase­gu­ra Cal­de­rón. Si eres pro­pen­sa a te­ner ma­las di­ges­tio­nes, la ex­per­ta de la Sed­ca acon­se­ja que du­ran­te es­ta épo­ca re­cu­rras a pre­pa­ra­dos co­mo el car­do ma­riano, “que ayu­da a re­du­cir esa sen­sa­ción de hin­cha­zón y ma­les­tar”. Con­sul­ta con tu far­ma­céu­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.