¿Por qué ten­go tan­tas Pe­sa­di­llas úl­ti­ma­men­te?

Mía - - EXPERTOS - Dra. Cris­ti­na Zu­nZu­ne­gui Fun­da­do­ra de Som­ni­sa (som­ni­sa.com). res­pues­ta:

las pe­sa­di­llas son sue­ños que se dis­tin­guen por su fuer­te con­te­ni­do emo­cio­nal ne­ga­ti­vo. No so­lo el mie­do, tam­bién an­gus­tia, as­co, tris­te­za o cul­pa. Son mu­cho más co­mu­nes en­tre los ni­ños, pe­ro los adul­tos tam­bién las su­fren. Se ha­bla de un “tras­torno del sue­ño a cau­sa de pe­sa­di­llas”, cuan­do son muy fre­cuen­tes y co­mien­zan a afec­tar al fun­cio­na­mien­to dia­rio. Otra pa­to­lo­gía pa­re­ci­da es el terror noc­turno. Las per­so­nas pue­den gri­tar y sa­cu­dir­se mien­tras duer­men, pe­ro es pro­ba­ble que no re­cuer­den na­da al día si­guien­te. Las pe­sa­di­llas, por el con­tra­rio, se li­mi­tan al mun­do de los sue­ños. Es­tas au­men­tan con el es­trés y su fre­cuen­cia de­pen­de de la per­so­na­li­dad de ca­da uno y su for­ma de li­diar con el pri­me­ro. El tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co es el ejem­plo más claro. Por suer­te se han desa­rro­lla­do mé­to­dos pa­ra re­du­cir la car­ga emo­cio­nal y fre­cuen­cia de las pe­sa­di­llas.

Eso sí, nues­tro cuer­po no nos ha­ce pa­sar la ma­la ra­cha sin ra­zón al­gu­na. Las pe­sa­di­llas ayu­dan a pro­ce­sar emo­cio­nes te­ni­das du­ran­te el día pa­ra po­der ha­cer­les fren­te me­jor al si­guien­te y nos pre­pa­ran pa­ra el fu­tu­ro por­que prac­ti­ca­mos có­mo reac­cio­nar an­te pe­li­gros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.