Có­mo sé si me fal­ta VI­TA­MI­NA D

Los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten des­de ha­ce tiempo de que la po­bla­ción tie­ne dé­fi­cit y es­to afec­ta a la sa­lud. iden­ti­fi­ca si tie­nes es­ta ca­ren­cia.

Mía - - INFO SALUD - por abi­gail cam­pos díez

Un sim­ple aná­li­sis de san­gre es ca­paz de de­tec­tar si nues­tros ni­ve­les de vi­ta­mi­na D son los ade­cua­dos. Se cal­cu­la que la mi­tad de la po­bla­ción es­pa­ño­la tie­ne dé­fi­cit. Es­to pue­de afec­tar al sis­te­ma múscu­lo-es­que­lé­ti­co y al in­mu­no­ló­gi­co. La de­fi­cien­cia pro­lon­ga­da de es­te nu­trien­te cau­sa una al­te­ra­ción de la mi­ne­ra­li­za­ción ósea co­no­ci­da co­mo ra­qui­tis­mo en ni­ños y os­teo­ma­la­cia en adul­tos. El pro­ble­ma es que el pa­cien­te pue­de du­dar de si es­tá en es­ta si­tua­ción.

SÍN­TO­MAS

El signo más co­mún de fal­ta de mi­ne­ra­li­za­ción en los hue­sos es el do­lor, prin­ci­pal­men­te en pel­vis, co­lum­na ver­te­bral y cos­ti­llas. “Pue­den ob­ser­var­se de­for­mi­da­des de los hue­sos del tó­rax. La in­su­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D su­po­ne una dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les de cal­cio en san­gre “y es un im­por­tan­te con­tri­bu­yen­te al desa­rro­llo de os­teo­pe­nia y os­teo­po­ro­sis, que su­po­nen una dis­mi­nu­ción pro­gre­si­va de la can­ti­dad de hue­so”, ad­vier­te An­to­nia Gar­cía Mar­tín, es­pe­cia­lis­ta en En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción del Hospital San Ce­ci­lio de Gra­na­da y miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN). Las ci­fras ba­jas de vi­ta­mi­na D se re­la­cio­nan con de­bi­li­dad mus­cu­lar y, por tan­to, con el au­men­to del ries­go de caí­das. Es­tos tras­tor­nos au­men­tan la po­si­bi­li­dad de frac­tu­ras. Los sín­to­mas de fal­ta de vi­ta­mi­na D que afec­ta al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co son más di­fu­sos y di­fí­ci­les de iden­ti­fi­car por el pa­cien­te.

OB­TE­NER­LA ES POSIBLE

La prin­ci­pal fuen­te de vi­ta­mi­na D es la pro­duc­ción en la piel tras la ex­po­si­ción al sol, de la que se ob­tie­ne has­ta el 90 % de las can­ti­da­des que ne­ce­si­ta­mos. Los ni­ños y adul­tos so­lo re­quie­ren una ex­po­si­ción mí­ni­ma no pro­te­gi­da a la luz del sol: re­ci­bir sus ra­yos en ca­ra y bra­zos, o en bra­zos y pier­nas, tres ve­ces por se­ma­na du­ran­te unos 20 mi­nu­tos. “El pro­tec­tor so­lar re­du­ce la pro­duc­ción cu­tá­nea de vi­ta­mi­na D”, apun­ta Gar­cía Mar­tín. La otra fuen­te de es­ta vi­ta­mi­na es la die­ta e in­clu­ye le­che en­ri­que­ci­da, pes­ca­dos gra­sos y acei­tes de pes­ca­do. Si has no­ta­do esos sín­to­mas, con­sul­ta al mé­di­co. Te pe­di­rá una ana­lí­ti­ca. Si se con­fir­ma, no bas­ta­rán sol ni die­ta, y ne­ce­si­ta­rás to­mar su­ple­men­tos (ver re­cua­dro).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.