DE­MA­SIA­DO SEN­SI­BLE

¿Vi­ves in­ten­sa­men­te las si­tua­cio­nes? ¿Te in­flu­ye de ma­ne­ra extrema el su­fri­mien­to de los de­más? Nues­tra coach Ju­lia­na Man­ri­que te da las cla­ves pa­ra sa­ber si eres una PAS.

Mía - - COACH - Li­cen­cia­da en Económicas y Em­pre­sa­ria­les y Coach cer­ti­fi­ca­da por AECOP. Im­par­te cur­sos, se­sio­nes y ta­lle­res de coaching per­so­nal y edu­ca­ti­vo de ges­tión de emo­cio­nes e in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. ju­lia­na man­ri­que alon­so

Si tu sen­si­bi­li­dad es­tá a flor de piel, no te con­si­de­res un ex­tra­ño y acep­ta ese don co­mo algo va­lio­so.

Te­ner una sen­si­bi­li­dad extrema no es un tras­torno de la per­so­na­li­dad; tie­ne que ver con el tem­pe­ra­men­to y la po­see un 20 % de la hu­ma­ni­dad. La psi­có­lo­ga ame­ri­ca­na Elaine Aron es re­fe­ren­te en es­te mun­do de las “Per­so­nas Al­ta­men­te Sen­si­bles” (PAS). Se­gún ella, una de ca­da cin­co per­so­nas tie­ne al­ta sen­si­bi­li­dad: em­pa­ti­zan rá­pi­da­men­te, quie­ren so­lu­cio­nar to­dos los pro­ble­mas, es­cu­chan, ob­ser­van de ma­ne­ra na­tu­ral; en es­te pro­ce­so les lle­ga in­for­ma­ción va­lio­sa y al­ta­men­te sen­si­ble.

¿SOY UNA DE ELLAS?

Las PAS son re­fle­xi­vas y sa­ben ana­li­zar muy bien al­gu­nas si­tua­cio­nes. Tie­nen una in­te­li­gen­cia in­tui­ti­va na­tu­ral, son ob­ser­va­do­ras, cap­tan in­for­ma­ción y se dan cuen­ta de cam- bios ma­te­ria­les o emo­cio­na­les que pa­san inad­ver­ti­dos pa­ra el res­to de los mor­ta­les y, ade­más, son ca­pa­ces de dar a to­do lo que les lle­ga sen­so­rial­men­te una cohe­ren­cia. Sen­si­bles a las crí­ti­cas, to­do se lo to­man muy en se­rio. Su­fren, se es­tre­san y llo­ran con fa­ci­li­dad. Aman la jus­ti­cia y les cues­ta to­mar de­ci­sio­nes, de­bi­do a que vi­sua­li­zan más que na­die las con­se­cuen­cias que pue­de te­ner to­mar una de­ter­mi­na­ción.

Es­tas per­so­nas pa­de­cen ba­ja au­to­es­ti­ma cuan­do es­tán en am­bien­tes muy prag­má­ti­cos y ra­cio­na­les, don­de la sen­si­bi­li­dad no es un va­lor.

Les gus­tan los bue­nos mo­da­les y no­tan cuan­do otros no los tie­nen. Per­ci­ben en­se­gui­da los de­ta­lles de aco­gi­mien­to que ha­cen la vi­da más ama­ble; un “gra­cias” o un “por fa­vor”. Son agra­da­bles y tie­nen mie­do de ofen­der a las per­so­nas, por lo que siem­pre po­nen mu­cha aten­ción en su com­por­ta­mien­to.

BE­NE­FI­CIOS DE SER PAS

Las Per­so­nas Al­ta­men­te Sen­si­bles tie­nen fa­ci­li­dad pa­ra co­no­cer sus emo­cio­nes y las de los de­más de for­ma rá­pi­da y na­tu­ral; aun­que es­to tie­ne la con­tra­par­ti­da de que a ve­ces tien­den a pro­te­ger­se pa­ra que no les pro­duz­can tan­to do­lor. Asi­mis­mo, po­seen un mun­do in­te­rior muy ri­co y esa sen­si­bi­li­dad tam­bién les lle­va a cap­tar la be­lle­za y a de­lei­tar­se con la mú­si­ca o las ar­tes, dis­ci­pli­nas que a ve­ces dis­fru­tan me­jor en so­li­ta­rio y con más pro­fun­di­dad que el res­to de las per­so­nas.

Los ex­pe­ri­men­tos que se han lle­va­do a ca­bo por ex­per­tos, don­de se ex­po­nía a dos gru­pos de su­je­tos ex­pe­ri­men­ta­les una se­rie de es­tí­mu­los vi­sua­les, tan­to lu­ces de co­lo­res co­mo sim­ples di­bu­jos, lle­ga­ron a la con­clu­sión de que sus me­ca­nis­mos neu­ro­psi­co­ló­gi­cos aso­cian los es­tí­mu­los vi­sua­les, au­di­ti­vos o tác­ti­les con una sen­sa­ción de­ter­mi­na­da. De ahí que los olo­res, los sa­bo­res o los rui­dos les ayu­den a es­ta­ble­cer en­la­ces emo­cio­na­les po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos.

La cla­ve es sa­ber en­cau­zar esa sen­si­bi­li­dad pa­ra per­ci­bir­la co­mo un don que per­mi­ta con­tri­buir a ha­cer el mun­do más hu­mano po­nien­do la em­pa­tía al ser­vi­cio de los de­más.

PER­SO­NAS DEP­RESI­VAS

Las PAS no tie­nen por qué ser­lo, aun­que la extrema sen­si­bi­li­dad, ex­pues­ta or­di­na­ria­men­te a am­bien­tes agre­si­vos, si no se en­cau­za o ges­tio­na ade­cua­da­men­te pue­de pa­sar fac­tu­ra. Los víncu­los afec­ti­vos y se­gu­ros con los pa­dres y, con­for­me van cre­cien-

do, con otras per­so­nas, les ayu­dan a sen­tir­se se­gu­ros. Se­gún Elaine Aron, “te­ner un am­bien­te de apo­yo pue­de ayu­dar mu­cho pa­ra pro­te­ger­te de es­to. Los pa­dres de los ni­ños al­ta­men­te sen­si­bles ne­ce­si­tan dar­se cuen­ta de que es­tos críos son real­men­te gran­dio­sos, pe­ro ne­ce­si­tan ma­ne­jar­los de la ma­ne­ra co­rrec­ta. No pue­des so­bre­pro­te­ger­los, pe­ro tam­po­co sub­pro­te­ger­los. Tie­nes que va­lo­rar­los de la ma­ne­ra apro­pia­da cuan­do son jó­ve­nes pa­ra que pue­dan sen­tir con­fian­za y ser fe­li­ces”.

Así pues, las ma­las ex­pe­rien­cias pro­por­cio­nan a las PAS fal­ta de se­gu­ri­dad y con­fian­za en el en­torno don­de se mue­ven; su sis­te­ma ner­vio­so se po­ne en mo­do an­sio­so. Pe­ro eso no im­pli­ca que to­das las per­so­nas al­ta­men­te sen­si­bles va­yan a su­frir de an­sie­dad o de­pre­sión.

CÓ­MO SA­CAR­LE PAR­TI­DO

Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das, el ce­re­bro de las PAS es algo di­fe­ren­te del res­to. Se ha po­di­do com­pro­bar que los pro­ce­sos del ce­re­bro ha­blan de una so­bre­ex­ci­ta­ción y, ade­más, más ac­ti­vi­dad en las zo­nas neu­ro­na­les re­la­cio­na­das con las emo­cio­nes, o con el pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción sen­so­rial.

La ma­yo­ría de las ve­ces que­re­mos eli­mi­nar de nues­tra vi­da el mie­do, la ti­mi­dez y el ex­ce­so de sen­si­bi­li­dad, y no se con­si­gue. Se pue­den des­ac­ti­var com­por­ta­mien­tos que ha­cen que es­tas sen­sa­cio­nes nos blo­queen. La for­ma es ac­ti­van­do otros “mo­dos de ac­tuar” más sa­lu­da­bles. Si lo tra­ba­ja­mos, la ten­den­cia se­rá ca­da vez me­nor. Lo ges­tio­na­re­mos con au­to­co­no­ci­mien­to y cam­bio cons­cien­te. Por lo tan­to, po­de­mos en­cau­zar esa sen­si­bi­li­dad, que no nos ha­rá me­nos sen­si­bles, pe­ro sí nos da­rá más fuer­za y mayor es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.