René Hi­gui­ta

“UN MUN­DIAL ES EL TOP DE LA CA­RRE­RA DE UN JU­GA­DOR”

Magazine Futbol Tactico - - Sumario -

René Hi­gui­ta es uno de los por­te­ros más icó­ni­cos de la his­to­ria. Ju­gó el Mun­dial de Ita­lia 90’ con Co­lom­bia, una se­lec­ción que lle­va­ba 28 años sin es­tar en la gran ci­ta del fút­bol in­ter­na­cio­nal. Los ca­fe­te­ros sor­pren­die­ron en ese cam­peo­na­to por su es­ti­lo, re­tan­do a se­lec­cio­nes co­mo Ale­ma­nia. Fi­nal­men­te ca­ye­ron en oc­ta­vos de fi­nal, con un error de Hi­gui­ta an­te Ro­ger Mi­lla. Así re­cuer­da el por­te­ro en una en­tre­vis­ta FIFA su pa­so por el cam­peo­na­to del mun­do.

¿Qué le de­jó la Co­pa Mun­dial en su ca­rre­ra? “Mar­cas muy bo­ni­tas, pues ese equi­po re­cu­pe­ró mu­cho tiem­po per­di­do. Co­lom­bia lle­va­ba 28 años sin asis­tir a un Mun­dial, por lo que sig­ni­fi­có vol­ver a fi­gu­rar en mu­chos ni­ve­les: co­mo fut­bo­lis­tas y co­mo país. Fue un des­per­tar del fút­bol co­lom­biano. Cuan­do uno va a un Mun­dial vie­nen co­sas muy bue­nas. Es lle­gar al top de la ca­rre­ra. No es lo mis­mo es­tar ju­gan­do torneos in­ter­na­cio­na­les con el club de tu país que un Mun­dial”

Se lo se­ña­ló co­mo res­pon­sa­ble de la eli­mi­na­ción. ¿Có­mo re­cuer­da ese gol de Ro­ger Mi­lla en oc­ta­vos de fi­nal? “Al tér­mino de mi ca­rre­ra han si­do más las co­sas po­si­ti­vas que los erro­res, aun­que uno fue esa ju­ga­da con­tra Ca­me­rún. Pe­ro mi­re­mos que des­pués de ver a René Hi­gui­ta ju­gar así se cambió el re­gla­men­to. Se de­ci­dió que los ar­que­ros ten­gan que ju­gar con los pies: a us­ted le de­vuel­ven el ba­lón y ya no la pue­de aga­rra de nue­vo con las ma­nos. Eso no lo han lo­gra­do Pe­lé, ni Ma­ra­do­na ni Mes­si. Y vino un co­lom­biano y más o me­nos les di­jo a to­dos: “Es­ta es la ley Hi­gui­ta, así tie­nen que ju­gar los ar­que­ros”. Con sus equi­vo­ca­cio­nes, cla­ro, pe­ro eso ha­cía­mos no­so­tros. Le dá­ba­mos im­por­tan­cia al va­lor y al ba­lón”

“EL POR­TE­RO QUE MÁS ME GUS­TA ES MA­NUEL NEUER. SIM­PLE Y SEN­CI­LLO. VIE­NE, JUEGA, AYU­DA A SU EQUI­PO, ¡EX­CE­LEN­TE! HOY DÍA HAY QUE TRA­BA­JAR MÁS A LOS AR­QUE­ROS CON LOS PIES POR­QUE ES UNA OBLI­GA­CIÓN”

Una au­da­cia que con­lle­va sus ries­gos… “En ese mo­men­to es­tá­ba­mos per­dien­do 1-0 y to­dos de­bía­mos arries­gar. Su­me nues­tra inex­pe­rien­cia. Si hu­bié­se­mos per­di­do 2-0, 3-0 o 4-0 no ha­bía ningún pro­ble­ma. El pro­ble­ma vino cuan­do (Ber­nar­do) Re­dín mar­có el 2-1. Ahí los me­dios re­tro­ce­den y di­cen “si Hi­gui­ta no se equi­vo­ca, em­pa­tá­ba­mos”. Fue in­jus­ta tan­ta crítica por­que en el fút­bol no exis­te un pa­sa­do, sino el pre­sen­te. Y ese pre­sen­te son los no­ven­ta mi­nu­tos”

¿Se ig­no­ra el mé­ri­to de Mi­lla en la ju­ga­da? “Hoy yo se­ría feliz ju­gan­do pa­ra un equi­po co­mo el Bar­ce­lo­na, dán­do­le el ba­lón al ju­ga­dor más ale­ja­do, ha­cien­do el uno-dos, en­con­tran­do ju­ga­do­res li­bres… ese es el fút­bol que evo­lu­cio­na ca­da día”

¿De dón­de na­ce ese es­ti­lo Hi­gui­ta? “Es al­go na­tu­ral. En aque­lla épo­ca me de­cían que co­pia­ba a Hu­go Gat­ti. Re­cuer­do ir de pe­que­ño al es­ta­dio y ver a bue­nos ar­que­ros que, cuan­do lle­ga­ban al ba­lón an­tes que el de­lan­te­ro, lo ti­ra­ban al lateral. Ar­que­ros ex­ce­len­tes ba­jo los tres palos y yo pen­sa­ba, “¿no pue­den ju­gar con los pies?”. Si el ba­lón no sa­le es­tá en juego, y mien­tras es­té en juego el equi­po tie­ne la po­si­bi­li­dad de ir y marcar. ¿Pa­ra qué lo la va­mos a dar al ri­val?”

“TEN­GO TO­DA LE FE EN LOS MU­CHA­CHOS DE CO­LOM­BIA Y EN SU CUER­PO TÉC­NI­CO”

O sea que to­do se ex­pli­ca des­de su fas­ci­na­ción por el ba­lón… “Yo veía el ba­lón co­mo a un ju­gue­te, ese re­ga­lo de Na­vi­dad que le traen a uno en di­ciem­bre y us­ted no lo quie­re sol­tar. ¡Y si lo suel­ta pe­lea por él! Yo no que­ría pe­lear por el ba­lón, que­ría te­ner mi ba­lón. Y que­ría que mi equi­po tu­vie­ra ese ba­lón. Así in­ter­pre­té el fút­bol, así cam­bia­ron las nor­mas” ¿Qué ar­que­ros le gus­tan más actualmente? “Ma­nuel Neuer, el ale­mán. Sim­ple y sen­ci­llo. Vie­ne, juega, ayu­da a su equi­po, ¡ex­ce­len­te! Hoy día hay que tra­ba­jar más a los ar­que­ros con los pies por­que es una obli­ga­ción. Y a uno le da un pa­rá­me­tro pa­ra de­cir que se hi­cie­ron co­sas im­por­tan­tes, que otros co­pia­ron y analizaron. Me siento feliz de lo que hice, con to­dos mis erro­res.

Pe­ro no fue ni pa­ya­sa­da ni por po­ner al equi­po en ries­go. Lo sen­tía y veía que era la me­jor ma­ne­ra pa­ra que mi equi­po ga­na­ra”

¿Y Da­vid Os­pi­na? ¿Qué pue­de apor­tar des­de el ar­co? “Os­pi­na for­ma par­te de la co­lum­na ver­te­bral. Juega bien con los pies aun­que, por el sis­te­ma, no tie­ne que salir o arries­gar de­ma­sia­do. Aun­que cuan­do ha te­ni­do que salir, lo ha he­cho. Mi­re: si hay con­di­cio­nes pa­ra do­mi­nar el ba­lón y salir ju­gan­do pues muy bien, pe­ro si hay que re­cha­zar­lo a la tri­bu­na tam­bién. To­do es vá­li­do. Lo im­por­tan­te es man­te­ner el ce­ro. La se­gu­ri­dad no se con­si­gue só­lo con ta­pa­das; la se­gu­ri­dad la da el que lle­va peligro. Y ese es el que lle­va el ba­lón. No hay una so­la ma­ne­ra de de­fen­der. Yo te­nía la mía”

¿Has­ta dón­de pue­de lle­gar Co­lom­bia en es­te Mun­dial? “Uno des­de afue­ra siem­pre le desea lo me­jor. Y aho­ra que es­tá en el cam­peo­na­to del mun­do, lo me­nos que uno pue­de pe­dir es que sea una sorpresa: vo­lar ba­ji­to, vo­lar ba­ji­to… pe­ro que al lle­gar allá los equi­pos se en­cuen­tren con ese mons­truo de Co­lom­bia que tie­ne ju­ga­do­res co­mo Ja­mes Rodríguez, Fal­cao y otros más que jue­gan afue­ra. Ten­go to­da la fe en es­tos mu­cha­chos y en su cuer­po téc­ni­co”

¿Cree que Ja­mes Rodríguez es el lí­der del equi­po? “Es un lí­der na­tu­ral. Por eso es hoy el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de nues­tra se­lec­ción y de nues­tro país, y co­mo tal lo va­lo­ra­mos. Ha conseguido to­do con ca­pa­ci­dad, hu­mil­dad y tra­ba­jo. Es un ju­ga­dor com­ple­to: mar­ca, tie­ne mu­cha técnica y es un ju­ga­dor de equi­po. Sa­be man­dar un buen cen­tro, ha­cer go­les, lle­gar por sorpresa. Es pa­ra cual­quier equi­po del mun­do”

¿Lo pue­de com­pa­rar con al­guno de su ge­ne­ra­ción? “Con el Pi­be (Carlos Val­de­rra­ma). A él se le pe­día ve­lo­ci­dad, aun­que él te­nía ve­lo­ci­dad en la ca­be­za. Era rá­pi­do men­tal­men­te, el dis­tin­to de nues­tra épo­ca. Y el de más ex­pe­rien­cia: ha­bía es­ta­do en Fran­cia cuan­do no­so­tros recién sa­lía­mos del país. Des­pués se abrió ese mercado y hoy ve­mos con sa­tis­fac­ción la can­ti­dad de co­lom­bia­nos por el mun­do ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.