UN MUN­DIAL MAR­CA TU VI­DA

Magazine Futbol Tactico - - La Estrella -

Un Mun­dial mar­ca tu vi­da en tra­mos de cua­tro años. El Mun­dial co­mo me­di­da del tiem­po. Sa­bes que que­dan dos mun­dia­les pa­ra que se te aca­be la hi­po­te­ca o que has­ta el si­guien­te Mun­dial el ni­ño no em­pie­za el ins­ti­tu­to.

El Mun­dial co­mo re­fe­ren­cia tem­po­ral que te ubi­ca en el pa­sa­do. No re­cuer­das a la mi­tad de los ami­gos de aquel ve­rano pe­ro sí sa­bes per­fec­ta­men­te que es­tu­vis­te en Cu­lle­ra por­que allí vis­te el co­da­zo de Tas­sot­ti. O que una­no­che sa­lis­te de­ma­sia­do con la ex­cu­sa de em­pal­mar por­que el par­ti­do con­tra Co­rea em­pe­za­ba muy pron­to y aca­bas­te dor­mi­do has­ta te des­per­tó el ca­be­za­zo de Ba­ra­ja.

Y sa­bes si eras de­ma­sia­do pe­que­ño por­que ya te em­pie­zas a acor­dar de par­ti­dos de la Co­pa del Mun­do. De he­cho, es un ba­re­mos uti­li­za­do pa­ra sa­ber si eres o no de­ma­sia­do ma­yor. ¿Cuál es el pri­mer Mun­dial que re­cuer­das? Cuan­do un ado­les­cen­te me di­ce Ale­ma­nia, me ven­go aba­jo.

Al fin y al ca­bo un Mun­dial te de­ja hue­lla de una u otra ma­ne­ra, bien por el pei­na­do de un de­lan­te­ro bra­si­le­ño, por la pi­fia de al­gún por­te­ro o por el fút­bol sublime de al­gu­na se­lec­ción. O por­que ga­nen los tu­yos. Con­fie­so que lan­cé una si­lla por un bal­cón de Ner­ja cuan­do mar­có Inies­ta. Ser bra­si­le­ño se­ría abu­rri­do, ya no ha­cen esas co­sas des­pués de ha­ber ga­na­do cin­co. Por eso re­cu­rren al asun­to del pei­na­do.

Por to­do es­to re­sul­ta tan di­fí­cil ju­gar un Mun­dial. Pri­me­ro el fut­bo­lis­ta tie­ne que en­trar en la cri­ba del se­lec­cio­na­dor y, des­pués, es­tar frío so­bre el cés­ped pa­ra con­te­ner todas esas emo­cio­nes. A mi co­mo pe­rio­dis­ta me re­sul­ta com­pli­ca­do has­ta re­dac­tar una cró­ni­ca de al­guno de los par­ti­dos. Es­pe­ro que los que lo jue­gan se­pan la suer­te que tie­nen de po­der ju­gar­lo. Po­tru­dos, que di­ría mi hi­jo.

Aho­ra só­lo que­da dis­fru­tar. Y que ga­ne Es­pa­ña por­que si no me es­pe­ra un tiem­po de ca­breo ana­li­zan­do los fa­llos de un equi­po que no en­treno. En con­cre­to un tiem­po que com­pren­de el res­to de mi vi­da. Aún me vie­nen fo­go­na­zos del pe­nal­ti de Eloy Ola­lla, la barrera de Mí­chel, la oca­sión de Salinas - ¡Ju­lio, pí­ca­la! -, la can­ta­da de Zu­bi­za­rre­ta, el ar­bi­tra­je de Al-Gand­hur, el re­pa­so de Fran­cia o la frac­tu­ra del ves­tua­rio en Bra­sil.

Es­pa­ña tie­ne al­gu­na po­si­bi­li­dad es­te año pe­ro, no nos en­ga­ñe­mos, no es fa­vo­ri­ta. Fa­vo­ri­ta es Bra­sil. O de eso me quie­ro con­ven­cer yo pa­ra que el gol­pe al fi­nal sea me­nos du­ro. ¿Ves? No pue­do ana­li­zar­lo con ob­je­ti­vi­dad, es­to es un pu­ñe­te­ro Mun­dial de fút­bol. Y so­lo ocu­rre ca­da cua­tro años ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.