Ama­ran­to Pe­rea

Ama­ran­to Pe­rea es his­to­ria del Atlé­ti­co de Ma­drid. Has­ta es­te año era el ju­ga­dor ex­tran­je­ro con más par­ti­dos (214). Ahora ese récord lo tiene el uru­gua­yo Go­dín.

Magazine Futbol Tactico - - Sumario -

“CON SI­MEO­NE, CA­DA JU­GA­DOR SA­BE LO QUE TIENE QUE HA­CER”

Una ma­ña­na cual­quie­ra en la ciu­dad de­por­ti­va del Atlé­ti­co de Ma­drid, en Ma­ja­dahon­da (Ma­drid). Aquí nos he­mos ci­ta­do con Ama­ran­to Pe­rea en una ca­fe­te­ría cer­ca­na pa­ra char­lar so­bre fút­bol y su nue­vo pre­sen­te: ser en­tre­na­dor. “Una de las co­sas bue­nas tras mi re­ti­ra­da es que au­to­má­ti­ca­men­te de­jé de pen­sar co­mo fut­bo­lis­ta. Pa­ra mí no fue tan com­pli­ca­do sa­car­me el chip de ju­ga­dor. Es cier­to que si­gues con ga­nas de ju­gar y de en­tre­nar, pe­ro ya no con una vi­sión com­pe­ti­ti­va, sino re­crea­ti­va. Si no cam­bias ese chip creo que es com­pli­ca­do que pue­das desa­rro­llar al cien por cien tu pa­pel co­mo en­tre­na­dor”, des­ta­ca el co­lom­biano, quien aca­ba de ob­te­ner el úl­ti­mo tí­tu­lo ava­la­do por UEFA. Su figura se man­tie­ne ca­si más fi­na que cuando era ju­ga­dor. “Si­go ju­gan­do algunos par­ti­dos con los ami­gos y sal­go a co­rrer”, nos con­fie­sa. Has­ta oc­tu­bre de 2017 era el ju­ga­dor ex­tran­je­ro con más par­ti­dos en el club col­cho­ne­ro. 314 encuentros. Na­da más y na­da me­nos. “Un gran or­gu­llo pa­ra mí, pe­ro no le to­mé con mu­cha tran­qui­li­dad. Es bo­ni­to que al­guien que vie­ne de aba­jo co­mo yo ha­ya po­di­do com­ple­tar tan­tos par­ti­dos”. Ahora le ha su­pe­ra­do otro gi­gan­te: Die­go Go­dín. Pre­ci­sa­men­te otro cen­tral.

Siem­pre ha si­do un lu­cha­dor. ¿Trans­mi­te ese espíritu a sus ju­ga­do­res? “Creo que sí. Es una de las co­sas bue­nas que qui­zá le pue­da apor­tar a los jó­ve­nes ju­ga­do­res. He tra­ba­ja­do con equi­pos de mu­cho talento, pe­ro ellos tie­nen que en­ten­der que hay mu­chas co­sas por de­lan­te, que es­tán en un mo­men­to cla­ve de sus vi­das y de­ben te­ner to­dos es­tos va­lo­res. Hoy es­tos jó­ve­nes que es­tán en la cantera de un club co­mo el Atlé­ti­co de Ma­drid tie­nen mu­chas co­sas por de­lan­te­ro, pe­ro al fi­nal, sin em­bar­go, no tie­nen na­da en la mano. Cuando quie­res ser fut­bo­lis­ta tie­nes que re­nun­ciar a otras co­sas que van a se­guir ahí. Trato de trans­mi­tir­les algunos con­se­jos, co­mo que el fút­bol no te ase­gu­ra na­da. Son tan­tos los ju­ga­do­res que pe­lean por tan po­cas pla­zas que al fi­nal no so­lo de­pen­de del talento, sino tam­bién del sa­cri­fi­cio, el es­fuer­zo y, aun así, mu­chas ve­ces no es su­fi­cien­te”

Na­ció en Tur­bo (An­tio­quia). En sus ini­cios co­mo ju­ga­dor lo com­pa­gi­nó con un tra­ba­jo. ¿Có­mo eran esos días? “Di­fí­ci­les. Hu­bo un mo­men­to que lle­gué a un equi­po (In­de­pen­dien­te de Medellín) que me exi­gía es­tar al cien por cien to­dos los días. Ellos vie­ron de mis al­gu­nas con­di­cio­nes pa­ra lle­gar a com­pe­tir en la eli­te y fue ahí don­de me to­co ele­gir. ¿Tra­ba­jo o fút­bol? Ló­gi­ca­men­te yo que­ría ju­gar al fút­bol, pe­ro siem­pre me ha gus­ta­do ser muy in­de­pen­dien­te. La gen­te pien­sa que cuando com­pa­gi­nas tra­ba­jo y fút­bol es por­que te to­ca so­bre­vi­vir, pe­ro en mi fa­mi­lia te­nía­mos una po­si­ción nor­mal. Sim­ple­men­te no que­ría ser una car­ga pa­ra mi pa­dre, que­ría te­ner mis co­sas per­so­na­les. Pe­ro no fue un pro­ble­ma, cuando to­có to­mar la de­ci­sión el club me lle­vó a una re­si­den­cia y es ahí don­de em­pe­cé a de­di­car­me al fút­bol al cien por cien. Me to­có de­ci­dir, incluso re­nun­cian­do a mu­chas co­sas, co­mo has­ta a la no­via, pe­ro me­re­ció la pe­na”.

En una ca­rre­ra tan lar­ga co­mo la su­ya, ¿ayu­da sa­ber de dón­de vie­ne uno? “Sí, al fi­nal esas ex­pe­rien­cias tan du­ras que to­dos te­ne­mos te sir­ven pa­ra los mo­men­tos más crí­ti­cos, echar la vis­ta atrás y ver que he­mos pa­sa­do por si­tua­cio­nes igua­les o peo­res. En mi eta­pa en el Atlé­ti­co de Ma­drid tu­ve de to­do, mo­men­tos in­creí­bles y mo­men­tos más du­ros, pe­ro nos man­tu­vi­mos. No fue fá­cil en al­gu­nas eta­pas, pe­ro esas ex­pe­rien­cias pre­vias me ayu­da­ron a so­bre­po­ner­me”

Ahora vi­vi­mos la me­jor eta­pa del Atlé­ti­co de Ma­drid, pe­ro te to­có vi­vir mo­men­tos dis­tin­tos. ¿Por qué tu­vo el Atleti esa si­tua­ción? “Sen­ci­llo, por­que es­to es fút­bol. Un equi­po ga­na po­co o na­da, pe­ro cuando lle­vas mu­chos años en el club, de alguna for­ma, no hay pa­cien­cia. En mi eta­pa en el Atlé­ti­co hu­bo de to­do, pe­ro creo que no te­nía la es­truc­tu­ra que sí tiene ahora. Ahora tiene un en­tre­na­dor que sa­be a lo que tiene que ju­gar, no la cam­bia por­que el en­torno lo exi­ja. Hoy ca­da ju­ga­dor tiene cla­ro que de­be ha­cer en la can­cha, qui­zá en nues­tra épo­ca las co­sas no eran así. Yo lle­gué al Atlé­ti­co dos años des­pués del as­cen­so. No ha­bía di­ne­ro, mu­chas du­das y la gen­te creía que te­nía­mos que se­guir com­pi­tien­do de tú a tú con­tra los gran­des” Por cier­to cier­to, ¿có­mo es la re­la­ción con Si­meo­ne? “Mi re­la­ción con Si­meo­ne es nor­mal. Mu­chas ve­ces los en­tre­na­mien­tos coin­ci­den con los nues­tros, pe­ro cuando ten­go opor­tu­ni­dad me gus­ta ver có­mo y qué hace Si­meo­ne. Tác­ti­ca­men­te es un en­tre­na­dor que tra­ba­ja muy bien, que le ha da­do una vuel­ta im­por­tan­te al Atlé­ti­co de Ma­drid. Pe­ro no so­lo apren­do de él. El tra­ba­jo con Ma­no­lo Cano (en­tre­na­dor del ju­ve­nil) es es­pec­ta­cu­lar. Al­guien que el de ver­dad se apren­den mu­chas co­sas. Es­toy muy de apren­der co­sas que des­pués pon­dré en prác­ti­ca ba­jo mi vi­sión del jue­go”

“SI­MEO­NE ES UN EN­TRE­NA­DOR QUE TRA­BA­JA MUY BIEN, QUE LE HA DA­DO UNA VUEL­TA IM­POR­TAN­TE AL ATLÉ­TI­CO DE MA­DRID”

Ha­blan­do so­bre su eta­pa ac­tual. ¿Cuán­do de­ci­de Pe­rea que va a ser en­tre­na­dor? “No es un pro­ce­so que ocu­rre de un día pa­ra otro. Sí re­cuer­do que du­ran­te mi eta­pa en el Atlé­ti­co de Ma­drid por mi ca­be­za no pa­sa­ba la idea de ser en­tre­na­dor, pe­ro con el pa­so del tiem­po y la car­ga de los años fue cam­bian­do esa vi­sión. Ca­da vez más me in­tere­sa­ba lo que ha­cían los en­tre­na­do­res y có­mo plan­tea­ban el tra­ba­jo. Un mo­men­to cla­ve fue el de mi re­ti­ra­da. Te­nía plan­tea­do ter­mi­nar mi ca­rre­ra con In­de­pen­dien­te de Medellín, el club don­de me re­ti­ré, pe­ro no lograba re­cu­pe­rar­me de mis pro­ble­mas de ro­di­lla. Eso me hi­zo du­dar, y más con mi fa­mi­lia en Es­pa­ña, que

8

13

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.