La Cos­ta Es­te de Ca­na­dá

Ex­plo­ran­do la par­te del país que al­ber­ga ciu­da­des tan be­llas co­mo di­fe­ren­tes jun­to a en­can­ta­do­res rin­co­nes na­tu­ra­les

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS TXEMA GON­ZÁ­LEZ ALLEN­DE FE­CHA DEL VIAJE JU­LIO 2010

Ex­plo­ran­do la par­te del país que al­ber­ga ciu­da­des tan be­llas co­mo di­fe­ren­tes jun­to a en­can­ta­do­res rin­co­nes na­tu­ra­les.

Aun­que la ima­gen que nos sue­le ve­nir a la ca­be­za cuan­do ha­bla­mos de Ca­na­dá es la de los es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes na­tu­ra­les de los Par­ques Na­cio­na­les del Oes­te, la cos­ta Es­te al­ber­ga tam­bién gran­des te­so­ros na­tu­ra­les y unas cuan­tas ciu­da­des muy in­tere­san­tes y di­fe­ren­tes en­tre sí. A lo lar­go de es­te viaje de 15 días re­co­rre­re­mos los prin­ci­pa­les lu­ga­res de in­te­rés de On­ta­rio y Que­bec, los dos prin­ci­pa­les es­ta­dos de la cos­ta es­te de es­te ma­ra­vi­llo­so país.

Sa­li­mos de Bilbao y vo­la­mos a To­ron­to. To­ron­to es una ciu­dad enor­me que des­ta­ca por su la­go y la to­rre de la CN, un es­pi­ga­do “pi­ru­lí” que do­mi­na el sky­li­ne de la ciu­dad jun­to con la cú­pu­la del Ro­gers Cen­tre – el es­ta­dio de la ciu­dad -. Aun­que To­ron­to es muy gran­de, la ma­yor par­te de lu­ga­res de in­te­rés se con­cen­tran en un área com­pac­ta, en torno al down­town y su sa­li­da al la­go On­ta­rio. Fue pre­ci­sa­men­te en es­ta zo­na del la­go don­de pa­sa­mos la tar­de des­pués del vue­lo. Es una zo­na muy agra­da­ble pa­ra pa­sear, con ba­res, res­tau­ran­tes y bue­nas vis­tas ha­cia el ar­chi­pié­la­go y ha­cia los ras­ca­cie­los del cen­tro. Hay una zo­na con puen­tes muy pin­to­res­ca y has­ta una ga­le­ría de ar­te en una an­ti­gua plan­ta eléc­tri­ca. Apro­ve­cha­mos pa­ra ha­cer un cru­ce­ro por las is­las de To­ron­to.

El bar­co nos ofre­ce una pre­cio­sa vis­ta de la ciu­dad des­de el la­go y pa­sa por los ca­na­les en­tre va­rias de las is­las, la gran zo­na de ocio de la ciu­dad. El día si­guien­te lo de­di­ca­mos a co­no­cer el cen­tro de la ciu­dad, pa­sean­do por sus ave­ni­das y dis­fru­tan­do de la ar­qui­tec­tu­ra. Subimos a la CN To­wer. Las vis­tas son im­pre­sio­nan­tes, y la subida se ha­ce en un as­cen­sor por el ex­te­rior de la to­rre. Vi­mos edi­fi­cios co­mo los mu­seos de Ro­yal On­ta­rio y la Ga­le­ría de Ar­te de To­ron­to. Un edi­fi­cio clá­si­co digno de des­ta­car es el mer­ca­do de St Law­ren­ce en el cen­tro, don­de pue­des en­con­trar to­do ti­po de pro­duc­tos tí­pi­cos. Tam­bién pin­to­res­co es el an­ti­guo tea­tro Ale­xan­dra. El Ayun­ta­mien­to, el an­ti­guo Ayun­ta­mien­to o el par­la­men­to de On­ta­rio tam­bién son im­pre­sio­nan­tes. Otras zo­nas in­tere­san­tes son Little Italy – el co­lo­ri­do ba­rrio ita­liano – y la zo­na de York­vi­lle, una zo­na de tien­das y bo­ni­tas ca­sas de la­dri­llo.

A la ma­ña­na si­guien­te pa­sa­mos por el Chi­na­town de To­ron­to, un gru­po de ca­lles muy cu­rio­sas con co­mer­cios de lo más va­rio­pin­to

y vi­si­ta­mos la Ca­sa Lo­ma, un castillo clá­si­co en el nor­te de la ciu­dad. Des­pués con­du­ji­mos ho­ra y me­dia has­ta las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra. Al en­trar en el pe­que­ño pue­blo nos en­con­tra­mos con la gi­gan­tes­ca caí­da de agua de fren­te, y nos de­jó con la bo­ca abier­ta. Ade­más de pa­sear por el bor­de de las ca­ta­ra­tas y sa­car in­fi­ni­dad de fo­tos des­de los mi­ra­do­res re­co­mien­do sin du­da el pa­seo en el mí­ti­co bar­co Maid of the Mist, don­de ar­ma­do con tu chu­bas­que­ro lle­gas lo más cer­ca po­si­ble de ca­ta­ra­ta: una sen­sa­ción in­des­crip­ti­ble. Ade­más des­cen­di­mos por un as­cen­sor pa­ra ver a tra­vés de un hue­co ex­ca­va­do en la roca la caí­da de agua des­de atrás. Pa­sa­mos a Es­ta­dos Uni­dos por un puen­te que cru­za el río a una bue­na al­tu­ra – Rain­bow Brid­ge- y que ha­ce de fron­te­ra. Des­de el la­do ame­ri­cano se pue­de ver muy de cer­ca la caí­da de agua se­cun­da­ria – la que no tiene for­ma se­mi­cir­cu­lar-, tam­bién im­pre­sio­nan­te. Hay un par­que con di­fe­ren­tes mi­ra­do­res y co­mo era 4 de Ju­lio pu­di­mos dis­fru­tar de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les so­bre las cas­ca­das, ilu­mi­na­das con lu­ces de co­lo­res.

Tras per­noc­tar en To­ron­to, via­ja­mos has­ta Ot­ta­wa. De ca­mino pa­ra­mos en el Par­que pro­vin­cial de Sand­banks en el con­da­do de Prin­ce Ed­ward, una pe­nín­su­la que se aden­tra en el la­go On­ta­rio. El par­que ofre­ce pre­cio­sos pai­sa­jes cos­te­ros y tres enor­mes pla­yas de are­na con unas du­nas al­tí­si­mas, una mez­cla de pai­sa­jes real­men­te pin­to­res­ca. Des­pués se­gui­mos ha­cia la his­tó­ri­ca ciu­dad de Kings­ton, don­de el la­go On­ta­rio desem­bo­ca en el río San Lorenzo. Es una tran­qui­la lo­ca­li­dad don­de po­de­mos ver el pre­cio­so edi­fi­cio del ayun­ta­mien­to y pa­sear jun­to al la­go don­de hay al­gu­nas es­cul­tu­ras y edi­fi­cios his­tó­ri­cos co­mo un for­tín bri­tá­ni­co. Tam­bién vi­si­ta­mos el Kings­ton Pe­ni­ten­tiary – el pe­nal - y el Fort Henry. Des­de Kings­ton co­mien­zan los cru­ce­ros por la zo­na de las Thou­sand Is­lands -1000 is­las- en el río San Lorenzo, un tra­mo re­ple­to de pin­to­res­cos is­lo­tes.

Co­mo no te­nía­mos tiem­po tu­vi­mos que con­for­mar­nos con se­guir el cur­so del río por la ca­rre­te­ra y ha­cer pa­ra­das en lu­ga­res des­de don­de ha­bía bue­nas vis­tas. El me­jor tra­mo es el que si­gue la Thou­sand Is­lands Park­way, que dis­cu­rre muy cer­ca­na al río. Si­guien­do el cur­so del río se lle­ga a Pres­cott, un bo­ni­to pue­blo a ori­llas del San Lorenzo con un pre­cio­so pa­seo jun­to al río. Lle­ga­mos a Ot­ta­wa de no­che, don­de dis­fru­ta­mos de un es­pec­tácu­lo de lu­ces en los edi­fi­cios del Par­la­men­to, con imá­ge­nes de la his­to­ria y de la ri­que­za na­tu­ral del país pro­yec­ta­das so­bre el es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio.

El día si­guien­te ex­plo­ra­mos Ot­ta­wa. El cen­tro de Ot­ta­wa es muy com­pac­to y se pue­de vi­si­tar en un día. Vi­si­ta­mos el con­jun­to de los edi­fi­cios del Par­la­men­to, don­de pu­di­mos asis­tir a la ce­re­mo­nia del cam­bio de guar­dia con los sol­da­dos y sus tí­pi­cos uni­for­mes. Des­de la co­li­na don­de se asien­tan es­tos edi­fi­cios pu­di­mos dis­fru­tar de bue­nas vis­tas del río Ot­ta­wa. Ba­ja­mos por We­lling­ton St – don­de hay una bue­na can­ti­dad de edi­fi­cios ofi­cia­les – has­ta cru­zar el río por un puen­te que pa­sa por en­ci­ma de la is­la Vic­to­ria.

Cru­za­mos así a Ga­ti­neau en Que­bec don­de hay un com­ple­jo de mu­seos y zo­nas ver­des muy bo­ni­to y con fe­no­me­na­les vis­tas so­bre Ot­ta­wa. Ce­rra­mos el re­co­rri­do cir­cu­lar por el puen­te de es­truc­tu­ra me­tá­li­ca de Ale­xan­dra des­de don­de se pue­den ver las es­clu­sas del ca­nal de Ri­deau que se co­mu­ni­can con el río Ot­ta­wa. En el otro la­do del puen­te se pue­de ver la Ga­le­ría Na­cio­nal de Ca­na­dá. Toda es­ta zo­na es pre­cio­sa, con ma­jes­tuo­sos edi­fi­cios, zo­nas ver­des, el río… El cer­cano By­ward Mar­ket es una zo­na de tien­das y edi­fi­cios ba­jos muy pin­to­res­cos con mu­cho ambiente. Des­pués se­gui­mos a lo lar­go del ca­nal de Ri­deau aden­trán­do­nos en la ciu­dad. Es otra zo­na muy bo­ni­ta, con ele­gan­tes edi­fi­cios y más zo­nas ver­des con te­rra­zas jun­to al ca­nal. Lle­ga­mos has­ta el Ayun­ta­mien­to y al par­que Con­fe­de­ra­tion don­de ha­bía pre­cio­sos tó­tems in­dí­ge­nas.

Con el nue­vo día nos di­ri­gi­mos al Par­que Na­cio­nal de Mont Trem­blant. Nos alo­ja­mos en el co­que­to pue­blo del mis­mo nom­bre, bá­si­ca­men­te una es­ta­ción de es­quí de­di­ca­da a las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre en ve­rano. Subimos en te­le­fé­ri­co a las mon­ta­ñas cer­ca­nas al pue­blo des­de don­de una to­rre fo­res­tal ha­bía unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res del la­go Tem­blant. Tam­bién pu­di­mos al­qui­lar una em­bar­ca­ción a mo­tor pa­ra re­co­rrer el la­go. Por la tar­de hi­ci­mos un par de ru­tas sen­ci­llas en el par­que na­cio­nal pa­ra vi­si­tar las cas­ca­das de Chu­te du Dia­ble y Chu­tes Cro­ches. Y fi­nal­men­te nos dio tiem­po a su­bir al mirador de La Ro­che, con pre­cio­sas vis­tas so­bre el la­go Mon­roe. El par­que no es tan es­pec­ta­cu­lar co­mo los de la cos­ta oes­te. Sin em­bar­go me­re­ce la pe­na una vi­si­ta por la can­ti­dad de lagos y ria­chue­los que lo atra­vie­san.

El si­guien­te des­tino era Que­bec, ca­pi­tal del es­ta­do ho­mó­ni­mo. Sin du­da es la ciu­dad que más nos gus­tó y la que tiene un carácter más eu­ro­peo. Su cen­tro his­tó­ri­co es­tá amu­ra­lla­do y do­mi­na­do por un im­pre­sio­nan­te Cha­teau, hoy en día un ho­tel. El cen­tro pa­re­ce el de una ciu­dad fran­ce­sa con ca­lles ado­qui­na­das y pre­cio­sas ca­sas. Des­de la ex­pla­na­da del Cha­teau - Te­rras­se Duf­fe­rin - hay am­plias vis­tas so­bre el río San Lorenzo. En la par­te ba­ja, a ni­vel del mar es­tá la par­te más pin­to­res­ca con la en­can­ta­do­ra pla­za Ro­ya­le y sus al­re­de­do­res. Pa­sa­mos bue­na par­te del día re­co­rrien­do es­ta zo­na, ca­lle­jean­do y dis­fru­tan­do del ani­ma­do ambiente. Tam­bién ex­plo­ra­mos la ciu­da­de­la, de­trás del Cha­teau, y los cam­pos de Abraham, con al­gún edi­fi­cio his­tó­ri­co y zo­nas ver­des con bue­nas vis­tas. La zo­na cos­te­ra ba­jo el castillo es tam­bién muy agra­da­ble pa­ra pa­sear

y ofre­ce vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de la zo­na vie­ja con el castillo en la ci­ma. De la par­te mo­der­na de la ciu­dad vi­si­ta­mos la zo­na de Mont­calm, cer­ca de los cam­pos de Abraham con mu­chas cons­truc­cio­nes clá­si­cas y tí­pi­cas, tien­das y res­tau­ran­tes. Aquí es­tá el mu­seo de Be­llas Ar­tes. Ca­lle­jear por es­ta zo­na y la con­ti­gua Hau­te-Vi­lle me­re­ce mu­cho la pe­na.

De­ja­mos pa­ra el día si­guien­te el cer­cano Par­que Tri­bal de los Hu­ro­nes, 15 Km al no­roes­te. Es un par­que pe­que­ño pe­ro muy in­tere­san­te. Allí co­no­ci­mos las cos­tum­bres y la for­ma de vi­da de es­tos in­dios, su or­ga­ni­za­ción y co­mo si­guen con­ser­van­do sus tra­di­cio­nes hoy en día. Se pue­den vi­si­tar di­fe­ren­tes cons­truc­cio­nes y ob­je­tos tí­pi­cos en una vi­si­ta muy di­dác­ti­ca. Des­pués nos des­pla­za­mos a la ba­sí­li­ca de Sain­te-An­ne-de-Beau­pré, 35 Km río aba­jo des­de Que­bec. Es un im­pre­sio­nan­te tem­plo de di­men­sio­nes co­lo­sa­les. Des­pués vi­si­ta­mos las cer­ca­nas cas­ca­das de Mont­mo­rency. Es una cas­ca­da enor­me, 30 me­tros más al­ta que la del Niá­ga­ra. Hay un cir­cui­to ha­bi­li­ta­do pa­ra su vi­si­ta que te per­mi­te vi­si­tar la zo­na in­fe­rior, su­bir por una se­rie de pla­ta­for­mas y es­ca­le­ras has­ta la par­te su­pe­rior y fi­nal­men­te cru­zar el río por en­ci­ma de la caí­da de agua. Es un re­co­rri­do es­pec­ta­cu­lar. To­do el cir­cui­to nos lle­vó cer­ca de dos ho­ras. Vi­si­ta­das las cas­ca­das pa­sa­mos a la is­la de Or­léans en el río San Lorenzo y uni­da a tie­rra fir­me por un puen­te. Es una is­la muy ru­ral con al­gu­nos rin­co­nes en­can­ta­do­res.

Per­noc­ta­mos cer­ca de allí y se­gui­mos ha­cia el nor­te re­co­rrien­do la cos­ta de Char­le­voix. Es­ta re­gión de Que­bec se ca­rac­te­ri­za por es­tar

muy po­co po­bla­da, sus ver­des va­lles y sus pre­cio­sos pai­sa­jes cos­te­ros. Pe­que­ños pue­blos sal­pi­can la cos­ta y pa­ra­mos en el pue­blo de ar­tis­tas de Baie-Saint-Paul, con nu­me­ro­sas ga­le­rías de ar­te y un nú­cleo de ca­lles bas­tan­te pin­to­res­co. Se­gui­mos la ca­rre­te­ra cos­te­ra – una de las ca­rre­te­ras es­cé­ni­cas más re­nom­bra­das de es­ta par­te de Ca­na­dá - y fui­mos pa­ran­do en di­fe­ren­tes pun­tos pa­ra dis­fru­tar del pai­sa­je. Pa­ra­mos en Saint-Jo­seph-de-la-Ri­ve y en Port-au-Pe­sil, don­de unas bo­ni­tas cas­ca­das desem­bo­can en el mar, cer­ca de una pin­to­res­ca ca­pi­lla. Aquí y allá en­con­trá­ba­mos una pla­ya, un fa­ro, una ca­pi­lla… en fin, una ma­ra­vi­lla con­du­cir por es­ta ca­rre­te­ra. Y a la tar­de ha­bía­mos re­ser­va­do un viaje de avis­ta­mien­to de ba­lle­nas en la bahía de Sain­te Cat­he­ri­ne. Os acon­se­jo que re­ser­véis viaje a bor­do de una Zo­diac. Los hay en bar­cos más gran­des y pue­de que más có­mo­dos, pe­ro la ven­ta­ja de la Zo­diac es que en cuan­to veían una ba­lle­na se po­nían a su la­do en se­gun­dos. Te­nía­mos du­das so­bre si ve­ría­mos al­gu­na ba­lle­na, y que­da­mos muy gra­ta­men­te sor­pren­di­dos por­que vi­mos mu­chas. No pu­di­mos in­mor­ta­li­zar el mo­men­to por­que nos acon­se­ja­ron no lle­var cá­ma­ras de­bi­do a que el viaje po­día ser muy mo­vi­do y po­días mo­jar­te bas­tan­te, co­mo así ocu­rrió. Pe­ro des­de lue­go fue una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Cuan­do aca­ba­mos el viaje cru­za­mos en ferry la desem­bo­ca­du­ra del Sa­gue­nay pa­ra alo­jar­nos en Ta­dous­sac.

Ta­dous­sac es una pe­que­ña po­bla­ción en un em­pla­za­mien­to es­pec­ta­cu­lar, con el río Sa­gue­nay desem­bo­can­do en el San Lorenzo, im­po­nen­tes mon­ta­ñas y con du­nas que con­for­man el li­to­ral. Ade­más hay nu­me­ro­sos edi­fi­cios his­tó­ri­cos. Tras desa­yu­nar di­mos un pa­seo por el pue­blo dis­fru­tan­do de ca­da uno de los rin­co­nes y nos di­ri­gi­mos ha­cia el in­te­rior avan­zan­do en pa­ra­le­lo al río Sa­gue­nay, que for­ma un es­pec­ta­cu­lar fior­do, des­de el la­go St Jean al oes­te. La ca­rre­te­ra dis­cu­rre muy le­ja­na al fior­do y pa­ra po­der ver­lo hay que ha­cer in­cur­sio­nes en las po­cas ca­rre­te­ras se­cun­da­rias que hay o bien al­gu­na ru­ta de sen­de­ris­mo. L’An­se-de-Ro­che es un bo­ni­to asen­ta­mien­to con un pre­cio­so muelle con vis­tas al fior­do. Re­co­rri­mos pe­que­ños sen­de­ros has­ta va­rios mi­ra­do­res so­bre el fior­do. Des­pués pa­ra­mos en Sain­te Ro­se du Nord, un bo­ni­to pue­blo con un pin­to­res­co muelle y bue­nas vis­tas a las pa­re­des del fior­do. Sain­tFul­gen­ce es otro bo­ni­to prue­bo en la ori­lla del fior­do si­tua­do en un pe­que­ño en­tran­te. Aquí pa­ra­mos y sa­ca­mos unas po­cas fo­tos. Con­ti­nua­mos el viaje has­ta el Lac Saint-Jean, has­ta la Re­ser­va In­dia de Mash­teuiatsh. Aquí vi­si­ta­mos un mu­seo ame­rin­dio mu­cho más pe­que­ño que el de los Hu­ro­nes en Que­bec, pe­ro aun así tu­vo al­gu­nas co­sas in­tere­san­tes.

Dor­mi­mos en Al­ma y se­gui­mos por la ori­lla sur del fior­do de Sa­gue­nay, la par­te más pre­pa­ra­da pa­ra el tu­ris­mo. Tras pa­sar el pue­blo de Sa­gue­nay el fior­do nos sa­lu­da con bahías am­plias y zo­nas de are­na no de­ma­sia­do vis­to­sas. Cuan­do lle­ga­mos a La Baie nos des­via­mos ha­cia el in­te­rior ha­cia el Cen­tre de plein air

Bec-Scie , una zo­na de es­quí de fon­do que en ve­rano per­mi­te ex­plo­rar el ca­ñón del río Mars don­de pu­di­mos lle­gar a un mirador pre­cio­so so­bre un con­jun­to de cas­ca­das y una pin­to­res­ca ca­ba­ña. Si­guien­do la ca­rre­te­ra 170 nos des­via­mos en la Rue No­tre Da­me pa­ra rea­li­zar una ru­ta a la es­ta­tua de la vir­gen de No­tre Da­me de Sa­gue­nay que se al­za en un lu­gar re­mo­to so­bre un pe­ñas­co ele­va­do con im­pre­sio­nan­tes vis­tas del fior­do. Es la par­te del par­que que más nos gus­tó. Al fon­do de un va­lle se ini­cia la ru­ta per­fec­ta­men­te acon­di­cio­na­da y que nos lle­va por fan­tás­ti­cos mi­ra­do­res so­bre un pre­cio­so en­tran­te del fior­do. Tras la ru­ta, si­guien­do el cur­so del fior­do lle­ga­mos a L’An­se-Saint-Jean, un pre­cio­so pue­blo cos­te­ro con vis­tas del fior­do y don­de un sen­de­ro nos con­du­ce a un es­pec­ta­cu­lar mirador a más al­tu­ra, el mirador de L’An­se De Ta­ba­tiè­re. Tam­bién vi­mos un bo­ni­to puen­te cu­bier­to. La si­guien­te pa­ra­da fue An­se du Pe­tit Sa­gue­nay, un sim­ple muelle con vis­tas al fior­do y se­gui­mos has­ta el ho­tel ca­mino de Mon­treal don­de pa­sa­ría­mos nues­tros dos úl­ti­mo días en Ca­na­dá.

Mon­treal es una ciu­dad bas­tan­te com­pac­ta, al me­nos la par­te que es de in­te­rés tu­rís­ti­co. Nos alo­ja­mos en la par­te vie­ja y fue lo pri­me­ro que ex­plo­ra­mos. La Ba­sí­li­ca se en­cuen­tra en una pre­cio­sa pla­ci­ta don­de sue­le ha­ber ca­rrua­jes pa­ra vi­si­tar es­ta zo­na. Las ca­lle­jue­las al­re­de­dor de la ba­sí­li­ca son bas­tan­te pin­to­res­cas y allí po­de­mos ver edi­fi­cios co­mo el Ayun­ta­mien­to, el mer­ca­do de Bon­se­co­urs o la ca­pi­lla de No­tre Da­me de Bon­se­co­urs. Tras ca­lle­jear un po­co

lle­ga­mos a la zo­na del río, una zo­na de ocio y zo­nas ver­des des­de don­de hay bo­ni­tas vis­tas de la ciu­dad. Ha­cia el sur vi­si­ta­mos Chi­na­town y en las cer­ca­nías el edi­fi­cio del Cen­tro de His­to­ria de Mon­treal. Con­ti­nua­mos el re­co­rri­do por Pla­ce des Arts una zo­na de edi­fi­cios mo­der­nos des­ti­na­dos a es­pec­tácu­los y ocio. La cer­ca­na Ca­te­dral de Ch­rist Church nos im­pre­sio­nó, por­que se tra­ta de un bo­ni­to edi­fi­cio clá­si­co y jus­to de­trás se al­za un im­pre­sio­nan­te ras­ca­cie­los, un con­tras­te real­men­te cu­rio­so. Un po­co más al sur las pla­zas Dor­ches­ter y Pla­ce du Ca­na­da reúnen tam­bién una bue­na can­ti­dad de edi­fi­cios in­tere­san­tes. Pa­sa­mos el res­to del día ca­lle­jean­do por la zo­na cen­tro y por la cu­rio­sa ciu­dad sub­te­rrá­nea, una gi­gan­tes­ca co­lec­ción de ga­le­rías sub­te­rrá­neas re­ple­tas de res­tau­ran­tes y tien­das de más de 30 Km.

El úl­ti­mo día vi­si­ta­mos al­gu­nas atrac­cio­nes un po­co más ale­ja­das del cen­tro pa­ra lo que usa­mos el co­che. Pri­me­ro vi­si­ta­mos el Par­que Mont-Ro­yal, una zo­na ver­de so­bre una co­li­na que ofre­ce pre­cio­sas vis­tas so­bre la ciu­dad. Muy cer­ca de allí hay un san­tua­rio enor­me, el Saint-Jo­seph. Se­gui­da­men­te nos di­ri­gi­mos al nor­te pa­ra vi­si­tar el par­que olím­pi­co, las vie­jas ins­ta­la­cio­nes pa­ra las olim­pia­das de 1976. Vol­vi­mos al cen­tro y pa­sa­mos la tar­de vi­si­tan­do dos is­las que se en­cuen­tran fren­te al puer­to vie­jo, la is­la de No­tre Da­me y Sain­te He­le­ne. Allí pu­di­mos vi­si­tar un cu­rio­so edi­fi­cio que ha­cía de ca­sino, un an­ti­guo pa­be­llón en for­ma es­fé­ri­ca de la ex­po de 1967 y un par­que de atrac­cio­nes. Ya sin tiem­po pa­ra más con­clui­mos el día y el viaje pues al día si­guien­te nos to­ca­ba em­pren­der el viaje de vuel­ta.

Sky­li­ne de To­ron­to des­de el ar­chi­pié­la­go

Vis­tas de las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra des­de USA

Vis­tas de To­ron­to des­de la CN To­wer

Maid of the Mist en las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra

Edi­fi­cios del Par­la­men­to en Ot­ta­wa

Ayun­ta­mien­to de Kings­ton

La­go Trem­blant en el P.N. del mis­mo nom­bre

Ca­nal de Ri­deau en Ot­ta­wa

Cha­teau de Que­bec

Pla­ce Ro­yal en el vie­jo Que­bec

Ca­ta­ra­ta de Mont­mo­rency

Ca­pi­lla en Ta­dous­sac

Ca­te­dral de Mon­treal

Vis­tas ha­cia Mon­treal des­de el Mont Ro­yal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.