Is­la Mauricio

His­to­ria de un via­je tras los pasos del dodo pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad del ser hu­mano en la ex­tin­ción de las es­pe­cies

Magellan - - Sumario - TEXTO Y FOTOS JORDI CA­NAL-SOLER FECHA DEL VIA­JE 19/11/2017 A 28/11/2017

His­to­ria de un via­je tras los pasos del dodo pa­ra re­cor­dar que es­tá en ma­nos del ser hu­mano evi­tar la ex­tin­ción de las es­pe­cies.

Cer­ca del pue­blo de Vieux Grand Port, en el fon­do de la bahía en la que desem­bo­ca el pe­que­ño río Fer­ney, se ex­tien­de un tro­zo de pla­ya me­dio in­va­di­da por man­gla­res en­tre cu­yas raí­ces su­mer­gi­das en el agua des­fi­lan unos cuan­tos pe­ces ba­jo la aten­ta mi­ra­da de un par de mar­ti­ne­tes. No pa­re­ce el me­jor lu­gar pa­ra des­em­bar­car, pe­ro me en­cuen­tro an­te un mo­nu­men­to que re­cuer­da que fue aquí en 1598 don­de los ho­lan­de­ses atra­ca­ron su bar­co y no muy le­jos cons­tru­ye­ron el Fuer­te Fre­de­rik Hen­drik. Se­ría el pri­mer asen­ta­mien­to hu­mano cons­trui­do en la is­la de Mauricio, en me­dio del Océano Ín­di­co.

La is­la ya ha­bía si­do des­cu­bier­ta por los mer­ca­de­res ára­bes que re­co­rrían las cos­tas afri­ca­nas en el si­glo X, pe­ro de­ma­sia­do ale­ja­da de la ruta tra­di­cio­nal, que­da­ría en el ol­vi­do has­ta la lle­ga­da de los por­tu­gue­ses en 1507. Ellos tam­po­co aca­ba­ron de ver el po­ten­cial en la is­la, y so­lo apro­ve­cha­ron su agua fres­ca y la ca­za de al­gu­nas tor­tu­gas gi­gan­tes pa­ra au­men­tar sus pro­vi­sio­nes de ca­ra al via­je ha­cia In­dia. Pe­ro no se que­da­ron.

Fue­ron los ho­lan­de­ses quié­nes sí cre­ye­ron en la is­la. La lla­ma­ron Mauricio en ho­nor al prín­ci­pe Mau­rits van Oran­je que rei­na­ba en­ton­ces, y la juz­ga­ron útil co­mo ba­se pa­ra la VOC (Vee­re­nig­de Oos­tin­dis­che Com­pag­nie, la Com­pa­ñía Neer­lan­de­sa de la In­dias Orien­ta­les) en su ruta de las es­pe­cias ha­cia el sud­es­te asiá­ti­co. Plan­ta­ron li­mo­nes, y na­ran­jas pa­ra ayu­dar a lu­char con­tra el es­cor­bu­to e in­tro­du­je­ron los ani­ma­les que cre­ye­ron más úti­les: cer­dos, pe­rros, ga­tos, man­gos­tas

e in­clu­so cier­vos y mo­nos de In­do­ne­sia. Pe­ro tam­bién lle­ga­ron con sus bar­cos pa­sa­je­ros no desea­dos: las ra­tas. Así em­pe­zó la ex­tin­ción del dodo.

El dodo (Rap­hus cu­cu­lla­tus) fue un ave del ta­ma­ño de un pa­vo, una pa­lo­ma agi­gan­ta­da que ha­bía per­di­do la ca­pa­ci­dad de vo­lar. Co­mía fru­tos, pe­que­ños in­sec­tos y rep­ti­les y has­ta nue­ces que rom­pía con su fuer­te pi­co. Des­de el sur­gi­mien­to de la is­la por el vul­ca­nis­mo la vi­da ha­bía ido lle­gan­do po­co a po­co, evo­lu­cio­nan­do en su ais­la­mien­to en es­pe­cies en­dé­mi­cas que so­lo se en­cuen­tran allá. El dodo era una de ellas. Sin de­pre­da­do­res na­tu­ra­les, ha­bía per­di­do la ha­bi­li­dad pa­ra vo­lar y ha­bía apren­di­do a ha­cer el ni­do en el sue­lo. Los ho­lan­de­ses de­cían que a pe­sar de ser muy fá­ci­les de ca­zar (los por­tu­gue­ses los ha­bían lla­ma­do dodo por lo es­tú­pi­dos que eran), su car­ne era ma­lí­si­ma; walgh­vo­gel, pá­ja­ro re­pug­nan­te, lo lla­ma­ron. Los de­ja­ron tran­qui­los. Pe­ro no las ra­tas, que pron­to des­cu­brie­ron en sus hue­vos una co­mi­da fá­cil. 80 años des­pués de la lle­ga­da de los ho­lan­de­ses a la is­la, el dodo se ex­tin­guía pa­ra siem­pre. Por ello es un sím­bo­lo: la pri­me­ra mues­tra en la His­to­ria de que las ac­cio­nes de los hu­ma­nos pue­den ha­cer que una es­pe­cie se ex­tin­ga.

Es­toy en Mauricio a cau­sa del dodo. Des­de que vi uno de los po­cos res­tos del dodo que

que­dan en el mun­do, en el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Ox­ford, la his­to­ria del dodo me ha te­ni­do cau­ti­va­do. Pe­ro lo peor de to­do es que esa mis­ma his­to­ria de ex­tin­ción se ha re­pe­ti­do o ha es­ta­do a pun­to de re­pe­tir­se pa­ra otras es­pe­cies en­dé­mi­cas de Mauricio. He ve­ni­do pa­ra des­cu­brir qué se es­tá ha­cien­do pa­ra sal­va­guar­dar­las, pa­ra ase­gu­rar que no se re­pi­ta la his­to­ria del dodo.

Cua­tro ki­ló­me­tros al sur de Vieux Grand Port el arre­ci­fe de co­ral que ro­dea ca­si to­da la is­la de Mauricio ha for­ma­do una la­gu­na de aguas azu­les, pla­yas de are­na blan­ca y fi­na en la que des­ta­ca una is­la. Su­bo a una bar­ca en com­pa­ñía de Le­ti­chia, guía de na­tu­ra­le­za, y atra­ve­sa­mos los 850 me­tros que nos se­pa­ran de la is­la a to­do mo­tor. Pue­de pa­re­cer po­ca dis­tan­cia, pe­ro el via­je has­ta la Île aux Ai­gret­tes es en reali­dad un via­je al pa­sa­do. Gra­cias a los es­fuer­zos de la Mau­ri­tian Wild­li­fe Foun­da­tion la is­la, de unas 26 hec­tá­reas de ex­ten­sión, se ha con­ver­ti­do en uno de los po­cos es­pa­cios de Mauricio con la ve­ge­ta­ción ori­gi­nal que ha­bía an­tes de la lle­ga­da del hom­bre. Pa­ra ello, han es­ta­do eli­mi­nan­do des­de 1985 las es­pe­cies in­va­so­ras y fo­rá­neas, tan­to de plan­tas co­mo de ani­ma­les, re­plan­tan­do has­ta cua­ren­ta de las se­sen­ta es­pe­cies ve­ge­ta­les en­dé­mi­cas y erra­di­can­do es­pe­cial­men­te a las ra­tas, con­vir­tien­do esa is­la en un há­bi­tat ideal pa­ra las es­pe­cies ori­gi­na­les de Mauricio. Veo a una de es­tas es­pe­cies en­dé­mi­cas vo­lan­do en­tre las ra­mas ba­jas de un bos­que­ci­llo de ébano.

–Esas que ves ahí son pa­lo­mas ro­sa­das –me di­ce Le­ti­chia.

Las co­noz­co del li­bro de Ge­rald Du­rrell, el con­ser­va­cio­nis­ta que les dio po­pu­la­ri­dad en su li­bro “Mur­cié­la­gos do­ra­dos y pa­lo­mas ro­sas”. En 1998 que­da­ban so­lo nue­ve ejem­pla­res de pa­lo­ma ro­sa­da en el mun­do. To­dos creían que iba a des­apa­re­cer.

–Pe­ro no­so­tros no –me di­ce Le­ti­chia–. Las cria­mos en cau­ti­vi­dad, las cui­da­mos, pre­pa­ra­mos su há­bi­tat y las de­ja­mos de nue­vo en li­ber­tad. Aho­ra vi­ven en Mauricio unas 450 pa­lo­mas ro­sa­das. Aún si­guen en pe­li­gro de ex­tin­ción, pe­ro és­te ya no es crí­ti­co. Aún hay es­pe­ran­zas.

Pa­re­cen pa­lo­mas nor­ma­les, pe­ro si uno se fi­ja bien se le ve el pi­co ro­jo y las plu­mas del pe­cho de un co­lor ro­sa­do di­fu­mi­na­do. Una de ellas vue­la has­ta una ra­ma jus­to en­ci­ma de mi ca­be­za. La ob­ser­vo de cer­ca. No tie­ne mie­do. Ron­ro­nea y mur­mu­lla un po­co, sa­cu­dien­do y gi­ran­do la ca­be­za bus­can­do a sus com­pa­ñe­ros y, sin ha­cer­nos ca­so, vue­la de re­gre­so ha­cia ellos. Pa­re­ce men­ti­ra que hu­bie­ra es­ta­do al bor­de de la ex­tin­ción. Unos años más sin ha­cer na­da y la hu­bié­ra­mos per­di­do pa­ra siem­pre. Co­mo el dodo.

Pa­ra la re­crea­ción del eco­sis­te­ma ori­gi­nal de la is­la in­tro­du­je­ron una es­pe­cie fo­rá­nea: la tor­tu­ga de Al­da­bra. Los pri­me­ros eu­ro­peos que lle­ga­ron a Mauricio se en­con­tra­ron dos es­pe­cies dis­tin­tas de tor­tu­ga en la is­la. Era una pro­vi­sión per­fec­ta pa­ra sus lar­gos via­jes ma­ri­nos, ya que po­dían su­bir­las a bor­do vi­vas y po­dían es­tar se­ma­nas sin co­mer na­da. Cuan­do ne­ce­si­ta­ba car­ne fres­ca, el co­ci­ne­ro las ma­ta­ba, co­cía y ser­vía. Pron­to, los hu­ma­nos aca­ba­ron con to­das las tor­tu­gas de Mauricio. Pe­ro eran un ani­mal im­pres­cin­di­ble pa­ra di­se­mi­nar se­mi­llas con sus ex­cre­men­tos, lim­piar el bos­que y per­mi­tir la vi­da de otras es­pe­cies, así que los bió­lo­gos de la Mau­ri­tian Wild­li­fe Foun­da­tion bus­ca­ron la es­pe­cie que po­dría ser más pa­re­ci­da y la en­con­tra­ron en la

tor­tu­ga de Al­da­bra (Al­da­bra­chelys gi­gan­tea), que vi­ve en unos ato­lo­nes de las Sey­che­lles. En Île aux Ai­gret­tes hay unas 25 de ellas, y co­noz­co a la más gran­de de ellas, Big Daddy. Es un enor­me ma­cho de 207 ki­los de pe­so y 105 años. Me en­cuen­tro al cen­te­na­rio rep­til dor­mi­tan­do en me­dio del ca­mino. Aquí na­die lo mo­les­ta­rá. Es­tá en su há­bi­tat.

Con ga­nas de co­no­cer más lo que es­tá ha­cien­do la Mau­ri­tian Wild­li­fe Foun­da­tion, me en­tre­vis­to en su se­de de Va­coas con el doc­tor Vi­kash Ta­ta­yah, di­rec­tor de Con­ser­va­ción. Ha­bla­mos en su des­pa­cho, ba­jo un cua­dro que de­co­ra la pa­red con una gran fo­to­gra­fía de los bos­ques del Par­que Na­cio­nal de Black Ri­ver Gor­ge. Hay una ci­ta de Mark Twain, de su li­bro “Si­guien­do el Ecua­dor” de 1896 que men­cio­na lo que le di­jo un pes­ca­dor de la is­la: “Mauricio se hi­zo pri­me­ro, y des­pués el cie­lo; y el cie­lo se hi­zo co­pian­do Mauricio”.

Pa­ra el dodo la lle­ga­da del hom­bre y las es­pe­cies in­va­so­ras fue un in­fierno. Pa­ra otros ani­ma­les, ca­si lle­gó a ser­lo:

–De mo­men­to he­mos te­ni­do suer­te al sal­var unas cuan­tas es­pe­cies más a par­te de la pa­lo­ma ro­sa­da –me di­ce Vi­kash. Al­re­de­dor de los cua­ren­ta, tez mo­re­na y ca­be­za ra­pa­da al ce­ro, sus gran­des ojos ma­rro­nes bri­llan con ilu­sión cuan­do ha­bla de los 25 pro­yec­tos que ac­tual­men­te es­tán rea­li­zan­do–. De so­lo ocho in­di­vi­duos de la co­to­rra de Mauricio (Psit­ta­cu­la eques) con­se­gui­mos ex­pan­dir­la a una po­bla­ción de 800 in­di­vi­duos que aho­ra se ex­pan­de por lo que que­da de los bos­ques. Pe­ro el ani­mal que es­ta­mos más or­gu­llo­sos de ha­ber sal­va­do de la ex­tin­ción es el cer­ní­ca­lo de Mauricio (Fal­co pun­ctua­tus). En 1974 so­lo

que­da­ban cua­tro in­di­vi­duos, tres ma­chos y una hem­bra. Era el pá­ja­ro más ra­ro del mun­do. Pe­ro gra­cias a los es­fuer­zos de la Du­rrell Wild­li­fe Con­ser­va­tion Trust se pu­do ir re­cu­pe­ran­do la po­bla­ción con cría en cau­ti­vi­dad has­ta los 350.

De he­cho, el prin­ci­pal pro­ble­ma aho­ra no es criar a los ani­ma­les, sino en­con­trar­les un há­bi­tat ade­cua­do: por ello, la prio­ri­dad de la Mau­ri­tian Wild­li­fe Foun­da­tion es sal­var el eco­sis­te­ma.

En Ebony Fo­rest veo otra de las ini­cia­ti­vas que tie­nen que per­mi­tir sal­var es­te eco­sis­te­ma ori­gi­nal en Mauricio. Una or­ga­ni­za­ción pri­va­da ha de­ci­di­do in­ver­tir en el eco­tu­ris­mo pa­ra re­crear, jun­to al Par­que Na­cio­nal de Black Ri­ver Gor­ge, cer­ca de Cha­ma­rel, el bos­que ori­gi­nal de ébano. La ri­ca ma­de­ra fue ex­plo­ta­da pri­me­ro por los ho­lan­de­ses y lue­go por los fran­ce­ses e in­gle­ses, que aca­ba­ron de des­truir los bos­ques pa­ra ha­cer es­pa­cio a las ex­ten­sio­nes de ca­ña de azú­car que aún hoy en día más del 50% de la su­per­fi­cie de la is­la. Del bos­que ori­gi­nal so­lo que­da un 1,2%, del cual una mues­tra es el que veo jun­to a Nish­ma, la guía que me acom­pa­ña. Un to­do­te­rreno nos sube por una em­pi­na­da pis­ta fo­res­tal has­ta el ini­cio de una pa­sa­re­la ele­va­da que re­co­rre un lar­go tra­mo de bos­que. Aquí tam­bién han eli­mi­na­do las es­pe­cies fo­rá­neas y re­plan­ta­do otras en­dé­mi­cas. Unos car­te­les in­for­man de las es­pe­cies más ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te bos­que de éba­nos. Al­gu­nos he­le­chos úni­cos cre­cen a la som­bra, mien­tras que otras pal­me­ras se ele­van ha­cia el ca­lor del cie­lo. Una de ellas es el Pan­da­nus ma­cros­tig­ma, una pal­me­ra que se cre­yó ex­tin­ta has­ta el año 2000. En­tre sus ra­mas dis­tin­go uno de los co­lo­ri­dos gec­kos

diur­nos de co­la azul (Phel­su­ma ce­pe­dia­na), una de las cin­co es­pe­cies en­dé­mi­cas de gec­ko de la is­la. Ha cos­ta­do mu­chos años y una gran in­ver­sión eco­nó­mi­ca res­ti­tuir el eco­sis­te­ma ori­gi­nal del bos­que, pe­ro Nish­ma es­tá se­gu­ra de que atrae­rá a los vi­si­tan­tes: “Nos gus­ta pen­sar que por es­te bos­que hu­bie­ran po­di­do ca­mi­nar los do­dos”… El par­que es­tá jun­to a otras atrac­cio­nes de la zo­na de Cha­ma­rel que son im­pres­cin­di­bles en una vi­si­ta a Mauricio. Voy a ver­las de cer­ca cuan­do aca­bo la vi­si­ta del bos­que: la Cas­ca­da de Cha­ma­rel, de ca­si 100 me­tros de al­tu­ra, es la más al­ta de la is­la y una de las más bo­ni­tas del mun­do. Se en­cuen­tra al fi­nal de un pe­que­ño va­lle de ve­ge­ta­ción den­sa y cae co­mo una co­la de ca­ba­llo des­de un es­tra­to de ba­sal­to que pa­re­ce un bal­cón del Edén. Muy cer­ca de ahí hay otro fe­nó­meno na­tu­ral de ori­gen geo­ló­gi­co, la Tie­rra de los Sie­te Co­lo­res, un des­cam­pa­do sin ve­ge­ta­ción en la que la tie­rra se abre al cie­lo mos­tran­do to­na­li­da­des de ce­ni­zas vol­cá­ni­cas de has­ta sie­te co­lo­res: ocres, ro­jos, gri­ses y ma­rro­nes bri­llan al sol en una vi­sión tor­na­so­la­da de la tie­rra.

Cer­ca de allá, en la cos­ta oes­te de la is­la, su­bo a otro fe­nó­meno geo­ló­gi­co. Se tra­ta de Le Mor­ne Bra­bant, un mo­no­li­to de ba­sal­to que se le­van­ta en una pe­que­ña pe­nín­su­la has­ta los 525 me­tros de al­tu­ra. Es una de las imá­ge­nes más co­no­ci­das e idí­li­cas de Mauricio, ro­dea­da de pla­yas blan­cas ba­ña­das por aguas tran­qui­las y som­brea­das por pal­me­ras es­plén­di­das. Pe­ro su ci­ma guar­da una trá­gi­ca his­to­ria. Cuan­do los eu­ro­peos em­pe­za­ron a plan­tar ca­ña de azú­car se en­con­tra­ron con fal­ta de mano de obra, así que con el con­ti­nen­te afri­cano tan cer­cano em­pe­za­ron a im­por­tar es­cla­vos de Se­ne­gal, Mo­zam­bi­que y Ma­da­gas­car. Una de las mues­tras más cla­ras de esas gran­des ha­cien­das la en­cuen­tro en la Mai­son Eu­re­ka, una enor­me ca­sa co­lo­nial si­tua­da en el va­lle de Mo­ka que se con­ser­va in­tac­ta co­mo era en la dé­ca­da de 1830, con mue­bles ori­gi­na­les. La ha­cien­da con­ta­ba con de­ce­nas de es­cla­vos. Al­gu­nos de ellos, y de otras ha­cien­das, con­si­guie­ron es­ca­par­se de las plan­ta­cio­nes y se re­fu­gia­ron en los con­tra­fuer­tes y la ci­ma de la mon­ta­ña de Le Mor­ne

Bra­bant, don­de los ar­queó­lo­gos han en­con­tra­do evi­den­cias de sus cam­pa­men­tos. Cuan­do en 1834 los in­gle­ses abo­lie­ron la es­cla­vi­tud en to­do el Im­pe­rio, fue­ron los sol­da­dos bri­tá­ni­cos quie­nes fue­ron pue­blo por pue­blo pa­ra co­mu­ni­car­lo y li­be­rar a los es­cla­vos. El 1 de fe­bre­ro de 1835, sin em­bar­go, al su­bir ha­cia la mon­ta­ña pa­ra co­mu­ni­car­lo a los ci­ma­rro­nes re­fu­gia­dos allá, és­tos cre­ye­ron que ve­nían a cap­tu­rar­los pa­ra re­tor­nar­los a sus amos y de­ci­die­ron mo­rir an­tes de ser aprehen­di­dos. Sal­ta­ron al va­cío. No se han en­con­tra­do hue­sos hu­ma­nos en la ba­se de la mon­ta­ña, así que es po­si­ble que esa par­te sea le­gen­da­ria, pe­ro esa fecha sir­ve pa­ra ce­le­brar­se co­mo el día del creo­le y des­de 2008 la mon­ta­ña de Le Mor­ne Bra­bant es­tá en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO por su es­pe­cial vin­cu­la­ción con la es­cla­vi­tud en la is­la. Ade­más, tam­bién se pro­te­ge a la flor na­cio­nal del país, la Tro­che­tia bou­to­nia­na, una plan­ta que so­lo cre­ce en las fal­das de la mon­ta­ña a par­tir de los 400 me­tros de al­tu­ra. La plan­ta se cre­yó ex­tin­gui­da, pe­ro en los años 70 se des­cu­brie­ron al­gu­nos ejem­pla­res y

la for­ma de cul­ti­var­las, de ma­ne­ra que pron­to se re­cu­pe­ró. Otro éxi­to pa­ra la con­ser­va­ción en Mauricio: pa­re­ce co­mo si la lec­ción de la pér­di­da del dodo hu­bie­ra es­po­lea­do los de­seos de evi­tar la pér­di­da de más es­pe­cies en Mauricio y sus es­fuer­zos en ma­te­ria de con­ser­va­ción son un re­fe­ren­te pa­ra otros paí­ses del mun­do.

Tam­bién de­be­ría ser re­fe­ren­te otro gran lo­gro de los mau­ri­cia­nos, la con­vi­ven­cia de va­rias cul­tu­ras, ra­zas y re­li­gio­nes en la is­la. Cuan­do los es­cla­vos afri­ca­nos fue­ron li­be­ra­dos los in­gle­ses im­por­ta­ron mano de obra con­tra­ta­da des­de Chi­na y va­rios es­ta­dos de la In­dia. Al fi­nal, los in­dios han re­sul­ta­do ser la et­nia do­mi­nan­te en Mauricio, una is­la en la que con­vi­ven eu­ro­peos, afri­ca­nos y asiá­ti­cos ba­jo un de­no­mi­na­dor co­mún: la kreo­li­té.

Los co­lo­nos fran­ce­ses sim­pli­fi­ca­ron su idio­ma pa­ra po­der di­ri­gir­se a los es­cla­vos afri­ca­nos de va­rios orí­ge­nes, in­cor­po­ran­do al­gu­nas pa­la­bras su­yas. Con la lle­ga­da de los in­gle­ses más tar­de se le fue­ron in­cor­po­ran­do pa­la­bras in­gle­sas y asiá­ti­cas, con lo que el creo­le (o kréo­le) que aho­ra se ha­bla en Mauricio es una fu­sión de len­guas con una ba­se de fran­cés. Pe­ro to­dos en la is­la, in­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen ét­ni­co, lo ha­blan y usan pa­ra co­mu­ni­car­se en­tre ellos. Las dos len­guas ofi­cia­les son el in­glés y el fran­cés, pe­ro ya se es­tán asen­tan­do las ba­ses pa­ra con­ver­tir tam­bién el creo­le en len­gua ofi­cial, y uno de los pri­me­ros pasos es reivin­di­car la cul­tu­ra creo­le.

Vi­si­to la is­la du­ran­te el Fes­ti­val In­ter­na­tio­nal Kreo­le en el que a tra­vés de va­rias ac­ti­vi­da­des se mues­tra el po­ten­cial crea­ti­vo y

ar­tís­ti­co de los mau­ri­cia­nos. Ba­jo el le­ma de Kreo­li­té = li­ni­té (esen­cia creo­le = igual­dad), se re­fuer­za la idea que sub­ya­ce en la co­mu­ni­dad de Mauricio: “Una is­la, mu­chos pue­blos, to­dos mau­ri­cia­nos”.

Veo una de esas ac­ti­vi­da­des en el mer­ca­do prin­ci­pal de Port Louis, la ca­pi­tal de Mauricio. En una de las ca­lles prin­ci­pa­les han mon­ta­do una pa­sa­re­la de mo­da por la que las mo­de­los mues­tran las crea­cio­nes de va­rias di­se­ña­do­ras de ori­gen creo­le. Se ins­pi­ran en cul­tu­ras afri­ca­nas co­mo los ma­sáis y usan te­las co­mo las de Se­ne­gal. La com­bi­na­ción, ex­tre­ma­da­men­te co­lo­ri­da y exó­ti­ca fas­ci­na a los es­pec­ta­do­res, gen­te nor­mal y co­rrien­te de com­pras en el mer­ca­do. Des­pués del des­fi­le, una ban­da to­ca jazz fu­sio­na­do con rit­mos afri­ca­nos…

Esos rit­mos afri­ca­nos si­guie­ron a la no­che si­guien­te, en un ma­cro-con­cier­to en Flacq en el que las es­tre­llas más gran­des de la mú­si­ca mo­der­na de Mauricio se die­ron ci­ta. Ni si­quie­ra la llu­via, que arre­ció fuer­te y du­ran­te ho­ras, cau­só ba­jas en­tre el pú­bli­co asis­ten­te. Uno tras otro Mais­ta, Yohan Cat­he­ri­ne, Yen­ca­na­wa Crew, Prop­hecy, Vish­nu Ca­rom­ba­ye­nin, Ge­rard Louis, San­dra Ma­yot­te y Lu­do­vic La­mar­que se su­ce­den en el es­ce­na­rio, con sus es­ti­los, rit­mos y me­lo­días di­fe­ren­tes. Pe­ro to­dos tie­nen al­go en co­mún: can­tan en creo­le. La len­gua de los es­cla­vos, usa­da des­de el ini­cio con la mú­si­ca, se con­so­li­da en la ac­tua­li­dad a tra­vés de las es­tre­llas del rock y el folk de Mauricio: in­dios, eu­ro­peos y afri­ca­nos co­rean a los can­tan­tes mien­tras can­tan en creo­le.

A la no­che si­guien­te vuel­vo a Le Mor­ne Bra­bant pa­ra des­pe­dir­me de la is­la con el ac­to fi­nal del Fes­ti­val In­ter­na­tio­nal Kreo­le. A los pies de la mon­ta­ña, jun­to a la pla­ya don­de su­su­rran las olas tran­qui­las de la la­gu­na, un gran fue­go de tron­cos ru­ge con una al­ta lla­ma­ra­da. El ai­re que­ma en la ya de por si ca­lien­te no­che tro­pi­cal, pe­ro fren­te a las lla­mas me­dia do­ce­na de hom­bres ves­ti­dos de blan­co sos­tie­nen gran­des tam­bo­res pa­ra ca­len­tar la piel ten­sa en los mar­cos re­don­dos. Aquí se ce­le­bra una soi­rée de Se­ga Ti­pik, el bai­le se­ga que des­de 2014 es­tá ins­cri­to en el Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la UNESCO. El tam­bor, lla­ma­do ra­va­ne, es el prin­ci­pal de los ins­tru­men­tos, com­ple­men­ta­dos por una ma­ra­ca rec­tan­gu­lar he­cha con ca­ña de azú­car lla­ma­da ka­yamb y el trián­gu­lo. Las ves­ti­men­tas de los mú­si­cos re­cuer­dan a las de los es­cla­vos que, al fi­na­li­zar la jor­na­da en los cam­pos de ca­ña azu­ca­re­ra se reunían en las pla­yas pa­ra to­car y bai­lar y ol­vi­dar­se así de sus pe­nas. La dan­za, in­ter­pre­ta­da por mu­je­res con lar­gas fal­das con enaguas que le­van­tan aquí y allá de for­ma sen­sual, es una mez­cla de es­ti­los y rit­mos de Mo­zam­bi­que y Fran­cia, fu­sio­nan­do las dos cul­tu­ras prin­ci­pa­les que ini­cia­ron el mun­do creo­le.

En el es­ce­na­rio, los gru­pos de se­ga se su­ce­den uno tras otro. El es­pec­tácu­lo de­be­ría ter­mi­nar a las do­ce de la no­che, pe­ro la lu­na ya es­tá al­ta cuan­do lle­ga esa ho­ra y aún sue­nan los rit­mos del se­ga en el ai­re tran­qui­lo de la pla­ya. En la no­che os­cu­ra no im­por­ta el co­lor de la piel o el ori­gen ét­ni­co: to­do el mun­do bai­la apa­sio­na­do en la are­na si­guien­do la le­tra del so­lis­ta y las pa­la­bras en crio­llo se le­van­tan en el ai­re es­pe­so y cá­li­do del tró­pi­co ha­cia la ci­ma de Le Mor­ne Bra­bant. Po­co de­bie­ron ima­gi­nar­se los es­cla­vos que ha­bi­ta­ron ese re­fu­gio en el si­glo XIX que al­gún día Mauricio lle­ga­ría a ser, co­mo es hoy, un mo­de­lo de con­vi­ven­cia ét­ni­ca y re­li­gio­sa de la que el mun­do de­be­ría to­mar ejem­plo…

Bai­lan­do se­ga en la pla­ya al atar­de­cer

San­dra Ma­yot­te en con­cier­to

Su­bien­do a Le Mor­ne Bra­bant

Mai­son Eu­re­ka

El mo­no­li­to de Le Mor­ne Bra­bant

Cas­ca­da de Cha­ma­rel

La Tie­rra de los 7 Co­lo­res

Pa­sa­re­la en Ebony Fo­rest

Tor­tu­ga de Al­da­bra en Île aux Ai­gret­tes

Pa­lo­ma ro­sa­da de Mauricio (Ne­soe­nas ma­ye­ri) en Île aux Ai­gret­tes

Lan­cha ha­cia Île aux Ai­gret­tes

Es­ta­tua de dodo en Île aux Ai­gret­tes

Bai­la­ri­na de se­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.