La ru­ta de Was­hing­ton Ir­ving

De Se­vi­lla a Gra­na­da si­guien­do la ru­ta li­te­ra­ria de “Cuen­tos de la Al­ham­bra” pa­ra cum­plir un be­llo sue­ño via­je­ro

Magellan - - Sumario - TEX­TO EVA PUEN­TE MAYA FO­TOS CAR­ME­LO CA­BA­LLE­RO ABE­LLA FE­CHA DEL VIA­JE 01/2017 A 02/2017

De Se­vi­lla a Gra­na­da si­guien­do la ru­ta li­te­ra­ria de “Cuen­tos de la Al­ham­bra” pa­ra cum­plir un be­llo sue­ño via­je­ro.

Qué os lle­va a de­ci­dir un via­je, una ru­ta o una es­ca­pa­da? ¿Ins­pi­ra­ción? ¿Mo­da? ¿Un sue­ño? ¿Una can­ción, una pe­lí­cu­la, un libro? En nues­tro ca­so son un con­jun­to de di­fe­ren­tes ele­men­tos ade­re­za­dos con la fuer­za del azar o de la ca­sua­li­dad.

Ha­ce unos años ca­yó en mis ma­nos el libro “Cuen­tos de la Al­ham­bra” de Was­hing­ton Ir­ving y des­de ese mo­men­to “un lo­co sue­ño via­je­ro se apo­de­ró de mi sub­cons­cien­te”.

A prin­ci­pios del 2017 re­cu­pe­ra­mos ese lo­co sue­ño y lo con­ver­ti­mos en reali­dad. Un pe­ri­plo de quin­ce días nos es­pe­ra­ba pa­ra re­co­rrer una de las Ru­tas del Le­ga­do An­da­lu­sí, ca­mi­nos de his­to­ria que re­vi­ven el pa­sa­do an­da­lu­sí de An­da­lu­cía. To­das ellas tie­nen co­mo pun­to de par­ti­da o lle­ga­da la ciu­dad de Gra­na­da que se con­vier­te en una es­pe­cie de Ro­ma a la española a la que lle­gan to­dos los ca­mi­nos de la vie­ja An­da­lu­cía.

La Ru­ta de Was­hing­ton Ir­ving for­ma par­te de la red de Gran­des Iti­ne­ra­rios Cul­tu­ra­les del Con­se­jo de Eu­ro­pa e in­clu­ye vein­ti­cua­tro eta­pas re­par­ti­das en­tre las provincias de Se­vi­lla, Má­la­ga y Gra­na­da, las mis­mas que re­co­rrió el es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano en su pe­ri­plo an­da­luz.

Con es­ta ru­ta he­mos que­ri­do ha­cer un ho­me­na­je a aque­llos via­je­ros ro­mán­ti­cos que re­co­rrie­ron la vie­ja Eu­ro­pa en­tre fi­na­les del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX. Was­hing­ton Ir­ving fue uno de los me­jo­res ejem­plos de es­te mo­vi­mien­to re­co­no­ci­ble por la fas­ci­na­ción des­me­su­ra­da ha­cia los tó­pi­cos. Fru­to de sus no­ve­las, cuen­tos e his­to­rias se for­jó la ima­gen

de una Es­pa­ña que hoy en día to­da­vía “nos de­fi­ne” an­te la mi­ra­da de mu­chos via­je­ros del mun­do. Bien­ve­ni­dos al ini­cio del tó­pi­co le­ma: Spain is dif­fe­rent.

WAS­HING­TON IR­VING EN ES­PA­ÑA

En la pri­ma­ve­ra de 1828 el es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano lle­ga has­ta la ciu­dad de Se­vi­lla con un en­car­go ba­jo el bra­zo, do­cu­men­tar­se y es­cri­bir so­bre la vi­da y obra de Cris­tó­bal Co­lón. Des­de el pri­mer día, el mag­ní­fi­co Ar­chi­vo de In­dias se­vi­llano se con­vier­te en su se­gun­da ca­sa ya que pa­sa ho­ras y ho­ras do­cu­men­tán­do­se so­bre la his­to­ria del des­cu­bri­mien­to.

Ir­ving se alo­ja en una tí­pi­ca ca­sa en ple­na ju­de­ría his­pa­len­se, con­cre­ta­men­te, la ca­lle del Agua a po­cos me­tros de la Ca­te­dral y el Real Al­cá­zar, lo que in­tro­du­ce al es­cri­tor en el mun­do an­da­lu­sí.

La me­ticu­losa do­cu­men­ta­ción y el tra­ba­jo dia­rio se fra­guan en el libro “Vi­da y Via­jes de Cris­to­bal Co­lón”, pri­me­ra bio­gra­fía mo­der­na del fa­mo­so per­so­na­je, pero a lo lar­go de es­te tiem­po lo que real­men­te ha fas­ci­na­do a Ir­ving en la ca­pi­tal an­da­lu­za es su pa­sa­do an­da­lu­sí. El es­cri­tor su­cum­be an­te pa­la­cios, to­rres o jar­di­nes y, por en­ci­ma de to­do ello, por la he­ren­cia de la ci­vi­li­za­ción his­pa­no­mu­sul­ma­na des­bor­dan­do su in­quie­to es­pí­ri­tu ro­mán­ti­co y dan­do por ini­cia­da una bo­ni­ta his­to­ria de amor con Es­pa­ña. Fi­na­li­za­do el en­car­go por el que lle­ga has­ta Se­vi­lla, Ir­ving de­ci­de dar­se un ho­me­na­je e ini­cia un via­je pa­ra lle­gar has­ta la ca­pi­tal an­da­lu­sí, Gra­na­da. En un in­ten­to de emu­lar ese es­pí­ri­tu ro­mán­ti­co, dos­cien­tos años des­pués, nos aden­tra­mos en la ru­ta se­gui­da por el pri­mer his­pa­nis­ta re­co­no­ci­do, que ac­tual­men­te si­gue el tra­za­do de la au­to­vía A-92, un to­tal de 250 ki­ló­me­tros en­tre las ciu­da­des de Se­vi­lla y Gra­na­da. Las mag­ní­fi­cas obras cos­tum­bris­tas, ro­mán­ti­cas y car­ga­das de tó­pi­cos que sa­len de la mano de Ir­ving con­si­guen po­ner a An­da­lu­cía en el ma­pa in­ter­na­cio­nal. Su obra “Cuen­tos de la Al­ham­bra” se con­vier­te pron­to en un bes­tse­ller que atrae la mi­ra­da de un buen nú­me­ro de ar­tis­tas, es­cri­to­res y via­je­ros cu­rio­sos, en­tre ellos Pros­per Mé­ri­mée, au­tor de “Car­men”.

EL VIA­JE EN­TRE SE­VI­LLA Y GRA­NA­DA

Nues­tro par­ti­cu­lar pe­ri­plo nos ha lle­va­do a co­no­cer lu­ga­res car­ga­dos de pa­tri­mo­nio, his­to­ria, ri­ca gas­tro­no­mía y na­tu­ra­le­za, pero tal y co­mo le pa­só al es­cri­tor, he­mos des­cu­bier­to un pai­sa­je y un pai­sa­na­je que han en­ri­que­ci­do nues­tro mun­do per­so­nal.

La ca­pi­tal an­da­lu­za es el pun­to de par­ti­da del ho­me­na­je que da­re­mos a los via­je­ros ro­mán­ti­cos.

La ca­lle del Agua es el pun­to de par­ti­da del via­je. Des­cu­brir­la nos ha lle­na­do de emo­ción so­bre to­do al ver la ca­sa de hués­pe­des en la que es­tu­vo alo­ja­do Was­hing­ton Ir­ving, ac­tual­men­te una pro­pie­dad pri­va­da que no se pue­de vi­si­tar. En la fa­cha­da se en­cuen­tra una pla­ca con­me­mo­ra­ti­va que re­cuer­da es­te he­cho his­tó­ri­co.

A lo lar­go de tres días bus­ca­mos los lu­ga­res re­la­cio­na­dos con la es­tan­cia de Ir­ving y sus tra­ba­jos en el Ar­chi­vo de In­dias (de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO). Más allá de los tó­pi­cos se­vi­lla­nos, la ciu­dad nos ha de­pa­ra­do gra­tas sor­pre­sas an­da­lu­síes co­mo en­con­trar el tra­za­do de la an­ti­gua mu­ra­lla mu­sul­ma­na que in­clu­ye las fa­mo­sas to­rres del Oro, Pla­ta y Bron­ce. Es­te re­cin­to dio for­ma a la mag­ní­fi­ca ciu­dad de Is­bi­li­ya, cu­yos pun­tos ál­gi­dos se­rán el Real Al­cá­zar y la Gran Mez­qui­ta, es de­cir, la Gi­ral­da.

Tras Se­vi­lla, po­ne­mos rum­bo a Al­ca­lá de Gua­daí­ra, a la que Ir­ving de­no­mi­nó “la be­ne­fac­to­ra de Se­vi­lla” ya que du­ran­te si­glos abas­te­ció de pan y agua la ca­pi­tal.

Al­ca­lá nos ha sor­pren­di­do con su ex­ce­len­te pan por el que es­tá con­si­de­ra­da “la Taho­na de Se­vi­lla”. El le­ga­do de su lar­ga tra­di­ción la en­con­tra­mos en la mag­ní­fi­ca re­cu­pe­ra­ción de la Ha­ri­ne­ra del Gua­daí­ra que ade­más de un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción con­tie­ne la ofi­ci­na de tu­ris­mo des­de la que par­ten im­pres­cin­di­bles ru­tas por la lo­ca­li­dad. Una de las más in­tere­san­tes es la que da a co­no­cer el

pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co e in­dus­trial de los mo­li­nos ha­ri­ne­ros de ori­gen mu­sul­mán que re­co­rren el río Gua­daí­ra.

Es­ta en­can­ta­dor y ro­mán­ti­co re­co­rri­do ha su­pe­ra­do to­das nues­tras ex­pec­ta­ti­vas, in­tro­du­cién­do­nos en un mag­ní­fi­co mun­do de pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co y na­tu­ral re­ple­to de va­lor. De es­ta des­co­no­ci­da lo­ca­li­dad se­vi­lla­na, ac­tual­men­te polo in­dus­trial de An­da­lu­cía, nos lle­va­mos un gra­to nú­me­ro de re­cuer­dos y es­tam­pas, en­tre los que des­ta­ca el re­cin­to del Cas­ti­llo-Al­ca­za­ba en el que des­cu­bri­mos el pa­sa­do mu­sul­mán de la vi­lla.

Tras Al­ca­lá, se­gui­mos via­je por mag­ní­fi­cas ca­rre­te­ras se­cun­da­rias que ro­dean la A92 y que acer­can al via­je­ro has­ta pre­cio­sas lo­ca­li­da­des co­mo Car­mo­na, de­cla­ra­da co­mo con­jun­to His­tó­ri­co-Ar­tís­ti­co.

Car­mo­na, ciu­dad bi­mi­le­na­ria pre­su­me de un pa­tri­mo­nio bru­tal que se ma­te­ria­li­za en los res­tos de su pa­sa­do tar­te­so, car­ta­gi­nés, ro­mano y an­da­lu­sí, una mez­cla de su­ce­si­vos pe­río­dos que la ha­cen pa­ra­da obli­ga­to­ria en cual­quier ru­ta por la pro­vin­cia de Se­vi­lla.

Las vis­tas a la cam­pi­ña se­vi­lla­na des­de el mag­ní­fi­co Pa­ra­dor Na­cio­nal ubi­ca­do en la Al­ca­za­ba Al­ta es la cul­mi­na­ción a una jor­na­da car­ga­da de fas­ci­nan­tes des­cu­bri­mien­tos.

La se­ño­rial vi­lla de Osu­na es­pe­ra nues­tra vi­si­ta. La lo­ca­li­dad in­vi­ta al re­la­ja­do pa­seo a tra­vés de sus ex­qui­si­tas ca­lles re­ple­tas de pa­la­cios mien­tras sor­pren­de al vi­si­tan­te con un mu­seo de­di­ca­do a la se­rie “Jue­go de Tro­nos” ya que al­gu­nas es­ce­nas de la quin­ta tem­po­ra­da se ro­da­ron en es­pa­cios sin­gu­la­res de la lo­ca­li­dad.

Osu­na tie­ne un pa­tri­mo­nio tan des­bor­dan­te que es im­po­si­ble abar­car­lo en una so­la jor­na­da. Des­de la Uni­ver­si­dad, a la an­ti­gua can­te­ra de la que sa­lía el al­be­ro con el que han si­do cons­trui­dos un buen nú­me­ro de edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos de la zo­na. La an­ti­gua Ur­so ro­ma­na nos de­ja con­mo­cio­na­dos por la ri­que­za mo­nu­men­tal y ar­tís­ti­ca de su Co­le­gia­ta. Tras vi­si­tar­la, he­mos en­ten­di­do per­fec­ta­men­te que sig­ni­fi­ca el “Sín­dro­me de St­hen­dal”.

A po­cos ki­ló­me­tros la lo­ca­li­dad de Es­te­pa pre­su­me tam­bién de un im­por­tan­te pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, aun­que su fa­ma se de­be a sus pro­duc­tos gas­tro­nó­mi­cos y tra­di­cio­na­les co­mo los man­te­ca­dos, pol­vo­ro­nes o el acei­te. Tal co­mo es­cri­bió Ir­ving, “…en es­te pun­to nos aden­tra­mos en la sie­rra”. De­ja­mos atrás la mag­ní­fi­ca cam­pi­ña se­vi­lla­na.

Es­te­pa es co­no­ci­da, ade­más de por sus man­te­ca­dos y pol­vo­ro­nes, por un ac­to “he­roi­co” que pro­ta­go­ni­za­ron sus ha­bi­tan­tes en épo­ca ro­ma­na. La po­bla­ción reali­zó un sui­ci­dio co­lec­ti­vo pa­ra evi­tar ser cap­tu­ra­dos por el ejér­ci­to de Lu­cio Mar­cio en el año 206 a. C.

Si eres aman­te de los bue­nos mi­ra­do­res, en Es­te­pa te es­pe­ra uno de los me­jo­res de Es­pa­ña, el bal­cón de Eu­ro­pa… sen­ci­lla­men­te su­bli­me.

En Es­ta­pa aban­do­na­mos la pro­vin­cia de Se­vi­lla pa­ra in­tro­du­cir­nos en la de Má­la­ga quien nos re­ga­la eta­pas de na­tu­ra­le­za que nos de­ja­rán sin pa­la­bras, co­mo el ca­so de la Re­ser­va Na­tu­ral de la La­gu­na Fuen­te de Pie­dra, la ma­yor la­gu­na sa­la­da de An­da­lu­cía.

En la lo­ca­li­dad de mis­mo nom­bre re­co­rre­mos to­do el pe­rí­me­tro de la Re­ser­va y al­gu­nas

coope­ra­ti­vas oli­va­re­ras. La ca­rre­te­ra cir­cu­lar, de unos 20 ki­lo­me­tros, que ro­dea la la­gu­na es una jo­ya de oli­va­res, cam­pos de ce­rea­les y pre­cio­sas e in­fi­ni­tas vis­tas que te he­chi­za a lo lar­go de una jor­na­da.

¡Y que sal­ga el sol por An­te­que­ra! y así fue, tras aban­do­nar Fuen­te de Pie­dra ama­ne­ci­mos en es­ta be­llí­si­ma lo­ca­li­dad ins­pi­ra­ción de la Le­yen­da de los Enamo­ra­dos que Ir­ving re­la­tó en sus es­cri­tos. ¡Qué ga­nas le te­nía­mos a es­ta ciu­dad!

An­te­que­ra se sa­le del ma­pa, las ex­pec­ta­ti­vas que te­nía­mos res­pec­to a ella se vie­ron su­pe­ra­das con cre­ces a lo lar­go de la vi­si­ta ya que la lo­ca­li­dad es un má­gi­co lu­gar re­ple­to de pa­ra­jes es­pec­ta­cu­la­res co­mo el con­jun­to Ar­queo­ló­gi­co de los Dól­me­nes de Me­na, de­cla­ra­dos

Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la UNES­CO o el Pa­ra­je Na­tu­ral del Tor­cal que nos de­jó sin pa­la­bras y arran­có las pri­me­ras lá­gri­mas del via­je. Pre­sen­ciar el atar­de­cer des­de es­te pa­ra­je na­tu­ral es al­go que to­dos de­be­ría­mos ha­cer an­tes de mo­rir. Y no, no exa­ge­ro na­da.

Pero no so­lo de pie­dras vi­ve el hombre por lo que en An­te­que­ra dis­fru­ta­mos de buen ta­peo y sus sin­gu­la­res pla­tos, en­tre los que des­ta­ca la po­rra an­te­que­ra­na. La jor­na­da cul­mi­nó con un re­pa­ra­dor des­can­so en el mo­derno y con­for­ta­ble Pa­ra­dor Na­cio­nal.

La hue­lla im­bo­rra­ble de la má­gi­ca y ro­mán­ti­ca Pe­ña de los Enamo­ra­dos nos acom­pa­ña du­ran­te unos ki­ló­me­tros has­ta lle­gar a “la Se­ño­ra de las Al­tu­ras”, la pre­cio­sa Ar­chi­do­na, quien se con­fi­gu­ra “co­mo un mo­de­lo de las agres­tes vi­llas for­ti­fi­ca­das de la épo­ca an­da­lu­sí,

una pin­to­res­ca es­tam­pa muy del gus­to ro­mán­ti­co” se­gún nos re­la­ta el mag­ní­fi­co libro-guía del Le­ga­do An­da­lu­sí que nos sir­ve de re­fe­ren­cia a lo lar­go del pe­ri­plo.

La bo­ni­ta lo­ca­li­dad ma­la­gue­ña se en­gan­cha a la en­cres­pa­da co­li­na mien­tras su im­po­lu­ta ima­gen de co­lor blan­co so­bre­sa­le en tie­rras de la ve­ga. La me­jor ima­gen de Ar­chi­do­na se ob­tie­ne des­de la ele­va­da sie­rra jun­to al San­tua­rio de la Vir­gen de Gra­cia cons­trui­do so­bre la an­ti­gua Al­ca­za­ba mu­sul­ma­na.

Mien­tras, a lo le­jos, la Pe­ña de los Enamo­ra­dos nos si­gue re­cor­dan­do vie­jas le­yen­das de amo­res prohi­bi­dos en­tre moras y cris­tia­nos, his­to­rias que re­la­tó nues­tro ci­ce­ro­ne, Was­hing­ton Ir­ving.

En Ar­chi­do­na de­ci­mos adiós a la ve­ga y a la pro­vin­cia de Má­la­ga pa­ra con­ti­nuar ca­mino has­ta Lo­ja, puer­ta de en­tra­da al Reino de Gra­na­da. Ya que­da me­nos pa­ra que lle­gue­mos a nues­tro fi­nal. En es­te pun­to un emo­cio­na­do Ir­ving re­la­ta sus sen­ti­mien­tos en la pri­me­ra de sus eta­pas gra­na­di­nas. A no­so­tros nos pa­sa lo mis­mo, ya que na­die nos ha pre­pa­ra­do pa­ra el im­pac­to que pro­vo­ca­rá Lo­ja en no­so­tros.

En­cla­va­da en­tre dos sie­rras sur­ca­da por va­rios ríos co­mo el Ge­nil, el Frío o el Sa­la­do, Lo­ja ju­gó un im­por­tan­te pa­pel en la épo­ca mu­sul­ma­na y pos­te­rior con­quis­ta. Co­no­ci­da co­mo la ciu­dad del agua, es fa­mo­sa por la

ca­li­dad de las mis­mas y por su en­torno na­tu­ral re­ple­to de be­llos rin­co­nes co­mo el Mo­nu­men­to Na­tu­ral del Sal­to de los In­fier­nos, una cas­ca­da que ins­pi­ró a nues­tro es­cri­tor ro­mán­ti­co y de la que de­jó cons­tan­cia en sus “Cuen­tos de la Al­ham­bra”.

En Lo­ja he­mos dis­fru­ta­do con un gran nú­me­ro de curiosidades co­mo por ejem­plo, del mirador de Sil­van­ya, lu­gar ele­gi­do pa­ra la pe­lí­cu­la de los Her­ma­nos Marx “So­pa de Gan­so”. Tam­bién he­mos caí­do ren­di­dos an­te su mag­ní­fi­co ba­rrio mu­sul­mán o an­te el pe­da­gó­gi­co cen­tro de in­ter­pre­ta­ción his­tó­ri­co en el que des­cu­bri­mos que, se­gún cuen­ta una le­yen­da, la ciu­dad fue fun­da­da por un hi­jo de Noé.

Los días pa­san y la­men­ta­ble­men­te nos que­da­mos sin tiem­po pa­ra vi­si­tar un buen nú­me­ro de lo­ca­li­da­des que pre­ce­den al des­tino fi­nal, Gra­na­da, por lo que de­be­mos de­jar­las pa­ra otra oca­sión.

Lle­ga­mos al fi­nal de la ru­ta, la ciu­dad de Gra­na­da, con la mis­ma emo­ción con la que lle­gó Was­hing­ton Ir­ving. La A92 nos lle­va has­ta la ciu­dad de La Al­ham­bra, ins­pi­ra­ción del libro que dio fa­ma mun­dial a An­da­lu­cia.

En Gra­na­da te­ne­mos un cla­ro ob­je­ti­vo, vi­si­tar la Al­ham­bra. Pero lo que­re­mos ha­cer sin pri­sas, sin ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do, en­gu­llen­do ca­da uno de los rin­co­nes e his­to­rias de es­te má­gi­co lu­gar, tal y co­mo lo hi­zo Was­hing­ton Ir­ving. Des­cu­bri­mos con cier­ta ale­gría que el

ho­tel que lle­va su nom­bre guar­da, co­mo un au­tén­ti­co te­so­ro, las pri­me­ras edi­cio­nes de sus li­bros en una mag­ní­fi­ca biblioteca abier­ta al pú­bli­co.

La emo­ción nos ha des­bor­da­do cuan­do he­mos pi­sa­do la es­tan­cia de La Al­ham­bra en la que Ir­ving re­si­dió en su eta­pa gra­na­di­na. En una de las ha­bi­ta­cio­nes más sen­ci­llas y por la que más rá­pi­da­men­te pa­san los vi­si­tan­tes, un car­tel re­cuer­da que “en es­te lu­gar, Was­hing­ton Ir­ving es­cri­bió su fa­mo­sa obra Cuen­tos de la Al­ham­bra”.

¡El mo­men­to ha si­do su­bli­me! Creo que he­mos sen­ti­do has­ta la ener­gía del es­cri­tor a nues­tro la­do y no he­mos po­di­do evi­tar emo­cio­nar­nos. A pe­sar de sus re­car­ga­dos tó­pi­cos, a pe­sar de la exal­ta­da pro­pen­sión a mi­ti­fi­car cier­tos per­so­na­jes, le de­be­mos mu­cho a Was­hing­ton Ir­ving y su pa­sión por An­da­lu­cía.

Es­te pe­ri­plo ha cons­ti­tui­do nues­tro más hu­mil­de ho­me­na­je al es­cri­tor que con­si­guió atraer la mi­ra­da del mun­do ha­cia nues­tro país, ha­cia las tra­di­cio­nes y cos­tum­bres de un pue­blo. Es­ta­mos enor­me­men­te agra­de­ci­dos por re­cu­pe­rar pa­ra la in­mor­ta­li­dad el le­ga­do an­da­lu­sí, el le­ga­do de una tie­rra que se sien­te or­gu­llo­sa de su ex­tra­or­di­na­rio pa­sa­do.

Ca­sa en la que ha­bi­tó W. Ir­ving en Se­vi­lla

Ru­ta de los mo­li­nos ha­ri­ne­ros del río Gua­daí­ra (Al­ca­lá de Gua­daí­ra - Se­vi­lla)

Puer­ta de Se­vi­lla (Car­mo­na - Se­vi­lla)

Uni­ver­si­dad de Osu­na

Re­ser­va Na­tu­ral La­gu­na de Fuen­te de Pie­dra (Má­la­ga)

Con­jun­to ar­queo­ló­gi­co Dól­me­nes de An­te­que­ra (An­te­que­ra - Má­la­ga)

Mirador de Nues­tra Se­ño­ra de Gra­cia (Ar­chi­do­na - Má­la­ga)

Lo­ja (Gra­na­da)

La Al­ham­bra con Sie­rra Ne­va­da de Fon­do

Mirador de Lin­da­ja­ra Al­ham­bra de Gra­na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.