Via­je por la cos­ta de Ca­li­for­nia

Un re­co­rri­do por la ru­ta del Big Sur pa­ra des­cu­brir la ma­gia de al­gu­nos de los lu­ga­res más be­llos del pla­ne­ta

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS KANDY LEITON FE­CHA DEL VIA­JE ENERO 2015

Un re­co­rri­do por la ru­ta del Big Sur pa­ra des­cu­brir la ma­gia de al­gu­nos de los lu­ga­res más be­llos del pla­ne­ta.

La cos­ta de Ca­li­for­nia des­de San Francisco has­ta Los Án­ge­les, brin­da el te­lón de fon­do en uno de los via­jes por ca­rre­te­ra más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do. Don­de las mon­ta­ñas se en­cuen­tran con el mar y ca­da ki­ló­me­tro ofre­ce una vis­ta más be­lla que la an­te­rior. Hay tres ca­rre­te­ras prin­ci­pa­les que co­nec­tan Los Án­ge­les y el Área de la Bahía de San Francisco: Au­to­pis­ta 1, Au­to­pis­ta 101 e In­te­res­ta­tal 5. Pa­ra los pro­pó­si­tos de es­te ar­tícu­lo, prin­ci­pal­men­te dis­cu­ti­ré las atrac­cio­nes más cer­ca­nas de la Au­to­pis­ta 1 ya que es­ta es la ca­rre­te­ra que se ali­nea di­rec­ta­men­te a lo lar­go de la cos­ta. La au­to­pis­ta 101 y la In­te­res­ta­tal 5 es­tán en el in­te­rior y son con­si­de­ra­ble­men­te me­nos emo­cio­nan­tes. Si ne­ce­si­ta con­du­cir rá­pi­da­men­te, en­ton­ces la In­te­res­ta­tal 5 es su me­jor op­ción por­que es una ru­ta di­rec­ta del in­te­rior de Ca­li­for­nia. Sin em­bar­go, si tie­ne más tiem­po pa­ra re­la­jar­se y dis­fru­tar de la be­lle­za de la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, en­ton­ces la ca­rre­te­ra 1 es el ca­mino que que­rrá to­mar.

Si de­ci­de rea­li­zar es­te via­je por ca­rre­te­ra, ase­gú­re­se de lle­var una cha­que­ta ya que los vien­tos cos­te­ros pue­den tor­nar­se muy fríos, es­pe­cial­men­te cuan­do el sol co­mien­za a po­ner­se. Tam­bién ase­gú­re­se de ve­ri­fi­car las con­di­cio­nes de la ca­rre­te­ra con an­ti­ci­pa­ción pa­ra ase­gu­rar­se de que es­tén lim­pias. Des­afor­tu­na­da­men­te, la Ca­rre­te­ra 1 es pro­pen­sa a de­rrum­bes y ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos. Aun­que las au­to­ri­da­des los lim­pia­rán con bas­tan­te ra­pi­dez, no que­rrá pa­sar ho­ras atra­pa­das en el trá­fi­co por cie­rres en el ca­mino. Otro con­se­jo es no per­mi­tir que sus ni­ve­les

de ga­so­li­na ba­jen de­ma­sia­do. Hay pun­tos a lo lar­go del ca­mino don­de las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio es­tán muy le­jos la una de la otra. De­fi­ni­ti­va­men­te tam­po­co que­rrá que­dar­se sin ga­so­li­na, ¡así que pres­te aten­ción a esos ni­ve­les!

Tam­bién re­co­men­da­ría sa­lir muy tem­prano. No es acon­se­ja­ble es­tar en es­te ca­mino si­nuo­so des­pués de la pues­ta del sol por­que pue­de ser muy pe­li­gro­so. Ade­más, no po­drá ver las in­creí­bles vis­tas des­pués del ano­che­cer de to­dos mo­dos. Fi­nal­men­te, es po­si­ble que desee lle­var una tien­da de cam­pa­ña y al­gu­nos bo­ca­di­llos. Hay una gran can­ti­dad de ex­ce­len­tes lu­ga­res pa­ra acam­par y pla­yas en el ca­mino don­de pue­des pa­rar pa­ra al­mor­zar. Una tien­da es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de pro­te­ger­se de los fuer­tes vien­tos. En­ton­ces, con to­do eso en men­te, aquí es­tán mis re­co­men­da­cio­nes de al­gu­nas co­sas in­creí­bles que po­drá ha­cer en su via­je por la cos­ta de Ca­li­for­nia.

1. BIG SUR

Big Sur es uno de los lu­ga­res más má­gi­cos del pla­ne­ta. Don­de las mon­ta­ñas de San­ta Lu­cía se ele­van des­de el Océano Pa­cí­fi­co y for­man la cos­ta ro­co­sa del cen­tro de Ca­li­for­nia. Son apro­xi­ma­da­men­te 71 mi­llas de par­ques vír­ge­nes lle­nos de ver­des mon­ta­ñas, acan­ti­la­dos ro­co­sos y el ma­jes­tuo­so Océano Pa­cí­fi­co. El ai­re es­tá lim­pio y la ener­gía de es­te lu­gar es real­men­te elec­tri­zan­te. Se en­con­tra­rá con la ne­ce­si­dad de de­te­ner­se en ca­da Vis­ta Point o pun­to de vis­tas a lo lar­go de la ca­rre­te­ra pa­ra

cap­tu­rar la fo­to per­fec­ta. Si no es­tá real­men­te in­tere­sa­do en la na­tu­ra­le­za, es­toy se­gu­ro de que vi­si­tar Big Sur cam­bia­rá su men­te. Las fo­to­gra­fías y mi tes­ti­mo­nio lo jus­ti­fi­ca­ran. Real­men­te es un lu­gar que de­be ex­pe­ri­men­tar uno mis­mo. Una de las atrac­cio­nes más po­pu­la­res es ver el atar­de­cer en Pfeif­fer Beach. Hay una ro­ca gi­gan­te allí con un agu­je­ro en el cen­tro. Si to­ma su fo­to en el mo­men­to y el án­gu­lo ade­cua­dos ten­drá una fo­to fan­tás­ti­ca. Otra opor­tu­ni­dad ma­ra­vi­llo­sa pa­ra to­mar fo­tos es el Bixby Brid­ge. Si ha vis­to un co­mer­cial de au­to­mó­vi­les, pro­ba­ble­men­te ha­ya vis­to es­te puen­te ya que mu­chos de ellos han si­do fil­ma­dos en es­te lu­gar.

2. PLA­YAS DEL ES­TA­DO DE CA­LI­FOR­NIA

A lo lar­go de la cos­ta hay pla­yas es­ta­ta­les abier­tas y ac­ce­si­bles al pú­bli­co. Co­mo la ca­rre­te­ra se ex­tien­de a lo lar­go de la cos­ta, se­rá ob­vio dónde de­be gi­rar pa­ra es­ta­cio­nar. Al­gu­nas de las pla­yas ten­drán ins­ta­la­cio­nes pa­ra ha­cer bar­ba­coas y ba­ños pú­bli­cos. Si lle­va una tien­da de cam­pa­ña, es­ta es una gran op­ción pa­ra sa­lir del au­to y es­ti­rar las pier­nas por un tiem­po. Las pla­yas en el nor­te de Ca­li­for­nia pue­den te­ner cli­ma frío. Es­te no es el lu­gar pa­ra es­tre­nar su tra­je de ba­ño por­que el

agua a me­nu­do es de­ma­sia­do fría pa­ra dis­fru­tar real­men­te. Guar­de es­te pa­ra cuan­do es­té en el sur de Ca­li­for­nia. Al­gu­nas de mis pla­yas es­ta­ta­les fa­vo­ri­tas cer­ca de San Francisco son Mon­ta­ra Sta­te Beach y Half Moon Bay Sta­te Beach. En el sur de Ca­li­for­nia, Ma­li­bu Beach, Pis­mo Beach y San­ta Mó­ni­ca son mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos pa­ra dis­fru­tar de la are­na y el sol. Si una pla­ya es­tá de­ma­sia­do lle­na, no se preo­cu­pe, si si­gue con­du­cien­do por la ca­rre­te­ra, es pro­ba­ble que en­cuen­tre otra que po­drá te­ner to­da pa­ra us­ted.

3. PA­SAR UNA NO­CHE ACAM­PAN­DO CER­CA DE LA PLA­YA

Acam­par a lo lar­go de la cos­ta es una ac­ti­vi­dad muy po­pu­lar, así que si pla­nea ha­cer es­te via­je, de­be re­ser­var pa­ra acam­par con la ma­yor an­ti­ci­pa­ción po­si­ble pa­ra ob­te­ner las me­jo­res ubi­ca­cio­nes. Ima­gi­ne ir a dor­mir con el ru­gi­do de las olas del océano can­tán­do­te una can­ción mien­tras un cie­lo se lle­na de es­tre­llas y la lu­na le mi­ra fi­ja­men­te. Es real­men­te una ex­pe­rien­cia ma­jes­tuo­sa que to­dos de­be­rían te­ner. Si va a acam­par du­ran­te la no­che, re­co­men­da­ría lle­var to­dos los su­mi­nis­tros ne­ce­sa­rios. Una vez que sal­ga de las prin­ci­pa­les ciu­da­des, pue­de ser di­fí­cil en­con­trar co­sas sin to­mar un gran des­vío. De­fi­ni­ti­va­men­te que­rrá traer le­ña, al­gu­nas man­tas, un go­rro y guan­tes por­que ha­rá mu­cho frío por la no­che. Re­co­men­da­ría acam­par en Li­me­kiln Sta­te Park en el pun­to LC01. Des­de allí pu­de ver el océano, la pues­ta de sol y es­tá en­ca­ra­ma­do en una co­li­na le­jos de los otros cam­pis­tas.

4. VI­SI­TA EL CAS­TI­LLO DEL HEARST

Ma­ra­ví­lle­se an­te la gran vi­sión del mag­na­te de los pe­rió­di­cos Wi­lliam Ran­dolph Hearst con una vi­si­ta al Hearst Castle, su lu­jo­sa pro­pie­dad que aho­ra se ha con­ver­ti­do en un mu­seo. Hearst Castle es­tá ubi­ca­do a so­lo 45 mi­nu­tos al nor­te de San Luis Obis­po en la au­to­pis­ta 1. Va­rias vi­si­tas guia­das a la pro­pie­dad le brin­dan una vis­ta pri­vi­le­gia­da de los 127 acres de jar­di­nes, la ex­tra­va­gan­te ca­sa prin­ci­pal de 60,645 pies cua­dra­dos y la pis­ci­na Nep­tu­ne que pre­sen­ta un an­ti­guo tem­plo ro­mano co­mo su pie­za cen­tral. La pro­pie­dad tam­bién cuen­ta con una in­creí­ble co­lec­ción de ar­te eu­ro­peo y otros co­lec­cio­na­bles va­lio­sos de to­do el mun­do. In­clu­so po­dría ver ce­bras y otros ani­ma­les exó­ti­cos va­gan­do por los jar­di­nes, ya que la fin­ca una vez al­ber­gó el zoo­ló­gi­co pri­va­do más gran­de del mun­do. La gi­ra in­clu­so in­clu­ye un cor­to­me­tra­je so­bre la vi­da del Sr. Hearst y la his­to­ria de la pro­pie­dad. Se re­co­mien­da que re­ser­ve sus bo­le­tos con an­ti­ci­pa­ción pa­ra ase­gu­rar­se de que ten­ga la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar es­te lu­gar real­men­te ma­ra­vi­llo­so.

5. PA­SEO MA­RÍ­TI­MO DE LA PLA­YA DE SAN­TA CRUZ

El pa­seo ma­rí­ti­mo de San­ta Cruz Beach es un gran lu­gar pa­ra pa­sar la no­che si tie­ne tiem­po pa­ra ex­ten­der es­te via­je por ca­rre­te­ra en unos días. San­ta Cruz es una pe­que­ña co­mu­ni­dad de pla­ya co­no­ci­da por sus ex­ce­len­tes vis­tas y un am­bien­te re­la­ja­do. En la ciu­dad en sí, son real­men­te bue­nos lu­ga­res de mú­si­ca y res­tau­ran­tes pa­ra que dis­fru­tes. Sin em­bar­go, la atrac­ción prin­ci­pal de la ciu­dad es el Beach Board­walk. Es un par­que de atrac­cio­nes cons­trui­do en la pla­ya que al­ber­ga mon­ta­ñas ru­sas, jue­gos de car­na­val, res­tau­ran­tes y sa­las re­crea­ti­vas. A me­nu­do ha­brá con­cier­tos en la pla­ya que po­drá dis­fru­tar de for­ma gra­tui­ta. Si no le gus­tan los par­ques de di­ver­sio­nes, pue­des sa­car la tien­da y dis­fru­tar de la her­mo­sa pla­ya. Es un gran lu­gar pa­ra ob­ser­var y dis­fru­tar de la vis­ta.

6. SOL­VANG

Sol­vang no es­tá téc­ni­ca­men­te so­bre de la ca­rre­te­ra 1, pero es­tá lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca co­mo pa­ra lle­gar so­lo a un des­vío me­nor. La ciu­dad es co­no­ci­da por su ar­qui­tec­tu­ra de es­ti­lo da­nés y mu­chas bo­de­gas. El Mu­seo de His­to­ria y Ar­te El­ver­hoj ex­plo­ra la he­ren­cia da­ne­sa de la ciu­dad a tra­vés de his­to­rias per­so­na­les y fo­to­gra­fías. Sol­vang es un gran lu­gar pa­ra de­te­ner­se un ra­to y ba­jar­se del au­to­mó­vil. En el área del cen­tro de la ciu­dad pue­de to­mar fo­to­gra­fías real­men­te be­llas con los mo­li­nos de vien­to ho­lan­de­ses. Las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes se en­cuen­tran en un

área com­pac­ta, por lo que es me­jor apar­car el au­to­mó­vil y dis­fru­tar del pai­sa­je.

7. SAN­TA MO­NI­CA PIER

El mue­lle de San­ta Mó­ni­ca es un fa­mo­so par­que de atrac­cio­nes cons­trui­do en el Océano Pa­cí­fi­co en el co­ra­zón de Los Án­ge­les. Hay mon­ta­ñas ru­sas, jue­gos de Car­na­val y mu­chos lu­ga­res di­fe­ren­tes pa­ra co­mer. Es un des­tino ideal pa­ra fa­mi­lias, via­je­ros so­li­ta­rios y pa­re­jas, pero pre­pá­re­se pa­ra la mul­ti­tud. Los Án­ge­les es la se­gun­da ciu­dad más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos y atrae a mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ca­da año. Si el cli­ma es des­pe­ja­do, es­pe­re que el lu­gar es­té lleno de lu­ga­re­ños y tu­ris­tas jó­ve­nes y ma­yo­res. Ase­gú­re­se de su­bir a la rue­da de la for­tu­na pa­ra una vis­ta in­creí­ble del océano y las áreas cir­cun­dan­tes. Re­co­men­da­ría lle­gar tem­prano en el día pa­ra en­con­trar es­ta­cio­na­mien­to. Cer­ca del mue­lle hay una pla­ya ma­ra­vi­llo­sa que tie­ne mu­cho es­pa­cio abier­to pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, tro­tar, andar en bi­ci­cle­ta, pa­ti­nar y cual­quier otra co­sa que se pue­da ima­gi­nar. Si le ape­te­ce dar un pa­seo, di­rí­ja­se ha­cia el sur du­ran­te una mi­lla y es­ta­rá en la fa­mo­sa Ve­ni­ce Beach. Fi­nal­men­te, ase­gú­re­se de que­dar­se a la pues­ta de sol. He vis­to pues­tas de sol en to­do el mun­do, pero las pues­tas de sol del sur de Ca­li­for­nia son real­men­te un es­pec­tácu­lo pa­ra la vis­ta.

El Puen­te Bixby

Pla­ya de Mon­ta­ra

La vis­ta del Par­que Li­me­kiln

El Cas­ti­llo del Hearst

Par­que de la pla­ya de San­ta Cruz

Sol­vang

El mue­lle de San­ta Mó­ni­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.