La se­duc­ción de Si­ci­lia

Des­cu­brien­do la is­la ita­lia­na, en la que su be­lle­za es tan real y ge­nui­na co­mo la hos­pi­ta­li­dad de sus gen­tes

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS SOP­HIE MALLO VI­LA­FRAN­CA FE­CHA DEL VIA­JE JU­LIO 2015

Des­cu­brien­do la is­la ita­lia­na, en la que su be­lle­za es tan real y ge­nui­na co­mo la hos­pi­ta­li­dad de sus gen­tes.

Sin du­da al­qui­lar un Fiat Pan­da sin ai­re acon­di­cio­na­do en el mes de ju­lio, mar­có nues­tro pri­mer via­je a Si­ci­lia. Sin em­bar­go, ese me­dio de trans­por­te ba­ra­to, nos per­mi­tió in­tro­du­cir­nos por las ca­lles es­tre­chas de al­gu­nos pue­blos, así co­mo in­vi­tar a co­no­ci­dos pa­ra que nos guia­ran en la bús­que­da de lu­ga­res so­ña­dos.

El pai­sa­je me se­du­jo des­de el pri­mer mo­men­to, im­pre­sio­nan­te y pa­re­cien­do inal­te­ra­ble. Dis­fru­ta­mos de atar­de­ce­res vio­le­tas y de la lu­na lle­na ilu­mi­nan­do los cam­pos for­ma­dos por su­ce­sio­nes de múl­ti­ples co­li­nas tier­na­men­te re­don­das co­lor ocre du­ran­te el día -de­bi­do al cul­ti­vo de ce­rea­les-. En las pla­ni­cies se ex­tien­den los cam­pos de oli­va­res ver­des. Es­tos co­lo­res in­va­den la is­la; ver­des en in­fi­ni­dad de to­nos y los ocres aho­ra bri­llan­tes, aho­ra tos­ta­dos.

Los días fue­ron ma­yor­men­te so­lea­dos, el pai­sa­je se grabó en nues­tras re­ti­nas, nos de­ja­mos se­du­cir por él y nos em­bru­jó. Des­de en­ton­ces en cual­quier mo­men­to es fá­cil de­jar­se lle­var con el re­cuer­do y la sen­sa­ción de bie­nes­tar de aque­llos días.

Aun­que es­tu­vi­mos en la ca­pi­tal, en es­ta oca­sión nos in­tere­sa­ron par­ti­cu­lar­men­te los pue­blos. To­dos tie­nen una sem­blan­za, al­zán­do­se ca­si siem­pre en lo al­to de una co­li­na con una ar­qui­tec­tu­ra de prin­ci­pios del si­glo vein­te y no des­ta­can­do por su in­dus­tria ni lu­ga­res tu­rís­ti­cos es­pe­cia­les. Pero sí, en ca­si to­dos se pue­den con­tem­plar mag­ní­fi­cas vis­tas. Al­guno de ellos me im­pre­sio­nó por su la­ten­te po­bre­za, con pla­zas ocu­pa­das por hom­bres con mi­ra­das can­sa­das y ves­ti­men­ta sen­ci­lla

char­lan­do pa­ra pa­sar el ra­to. Nos mo­vía­mos por la pro­vin­cia de En­na y des­cu­bri­mos Agi­ra, un pue­blo co­ro­na­do en lo al­to de un ris­co por un cas­ti­llo me­die­val aho­ra en rui­nas que en un la­do con­ser­va la er­mi­ta de San Fi­lip­po pa­tro­na del lu­gar. Allí mis­mo char­la­mos con un hombre cu­yo tra­ba­jo era la vi­gi­lan­cia con­tra in­cen­dios, da­do que des­de ese pun­to se do­mi­na to­da la pro­vin­cia. Aún lle­va­mos esa tar­de y ese pa­ra­je en el co­ra­zón. No só­lo por las vis­tas -re­ci­bi­mos el re­ga­lo de con­tem­plar una co­lo­ri­da pues­ta de sol- sino por el des­cu­bri­mien­to de una pa­na­de­ría –aba­jo en el pue­blo- en la que nos co­ci­na­ron al horno de le­ña, unas “fi­gaz­zi” de­li­cio­sas, con pan he­cho a fue­go len­to y des­pués sa­zo­na­do con acei­te de oli­va y oré­gano. Sen­ta­dos al bor­de de la ace­ra, jus­to de­lan­te de la tien­da nos lle­va­mos a la bo­ca el sa­bor del sur, del mediterráneo y Sal­va­dor, se de­lei­tó re­cor­dan­do el sa­bor tan­tas ve­ces año­ra­do de su in­fan­cia.

El pue­blo na­ti­vo de Sal­va­dor se lla­ma Re­gal­bu­to y des­ta­ca por el la­go Poz­zi­llo que es­tá ro­dea­do de cam­pos. Ahí es­ta­ba co­lor azul os­cu­ro frente a la ha­bi­ta­ción del ho­tel. Y a lo le­jos el vol­cán Et­na, siem­pre pre­sen­te es­tés don­de es­tés, con su eter­na nu­be ca­pu­cha en mo­vi­mien­to con­ti­nuo a cau­sa de los

vien­tos o el ca­lor. Es­te gi­gan­te que aún vi­ve es una be­lle­za ame­na­zan­te que se pue­de con­tem­plar des­de cual­quier lu­gar de la is­la. En Re­gal­bu­to vi­vi­mos mo­men­tos in­ten­sos con pa­rien­tes le­ja­nos de Sal­va­dor y ami­gos de su fa­mi­lia -que ha­bía emi­gra­do al fi­nal de los años 50 ha­cia Ar­gen­ti­na-. Nos ayu­da­ron a en­con­trar las tie­rras de sus pa­dres, lu­ga­res de in­fan­cia y rin­co­nes lle­nos de re­cuer­dos. Nos ofre­cie­ron su afec­to y sus re­cuer­dos char­lan­do sen­ta­dos de­lan­te de sus ca­sas, en esas no­ches de ese tó­rri­do ve­rano. Per­so­nas que nos em­pu­ja­ron y acom­pa­ña­ron a vi­vir unos días lle­nos de ter­nu­ra. Siem­pre vol­ve­re­mos a Si­ci­lia y a Re­gal­bu­to: por las emo­cio­nes vi­vi­das y el an­he­lo de nue­vas sen­sa­cio­nes, por sus gen­tes y por su pai­sa­je.

Y por su­pues­to es­tu­vi­mos en Ca­ta­nia, la ca­pi­tal. Ciu­dad que pa­re­ce un pue­blo por el ca­rác­ter ami­ga­ble de sus ha­bi­tan­tes. Es un lu­gar de con­tras­tes, el ne­gro in­ten­so de su sue­lo de la­va, el gris de las pa­re­des de sus ca­sas des­con­cha­das. Sus mo­nu­men­tos son

co­no­ci­dos por to­dos los via­je­ros an­tes de lle­gar; su am­bien­te ca­lle­je­ro ale­gre de día y de no­che. La ma­yor ani­ma­ción: el día de mer­ca­do. Los co­mer­cian­tes gri­tan pa­ra que te fi­jes en su mer­ca­de­ría, son muy sim­pá­ti­cos. Las pa­ra­das son atrac­ti­vas bien por sus co­lo­res en el ca­so de fru­tas o ver­du­ras, o por co­mo pre­sen­tan el pro­duc­to. Vi­mos gran­des pe­ces es­pa­da par­ti­dos en dos mi­ta­des de­jan­do ver su car­ne ro­ja; gi­gan­tes nue­ces de Bra­sil, enor­mes que­sos au­tóc­to­nos, que nos de­ja­ron pro­bar. Un pa­yés ven­día su mer­can­cía en un gran ces­to en su “Lam­bret­ta”. Fru­tas y ver­du­ras de la tie­rra ven­di­das con or­gu­llo y ha­bi­li­dad. El mer­ca­do de la ro­pa es enor­me y muy va­ria­do, las con­ver­sa­cio­nes con los ven­de­do­res son flui­das cuan­do te fi­jas en una pren­da y te quie­ren con­ven­cer, siem­pre con sim­pa­tía.

Hay lu­ga­res que uno tie­ne la suer­te de des­cu­brir en los via­jes y no­so­tros la no­che que lle­ga­mos a Ca­ta­nia pa­sea­mos por de­trás de la plaza del Duo­mo don­de hay una ca­lle con res­tau­ran­tes tu­rís­ti­cos. De­lan­te mis­mo hay un pe­que­ño puen­te de pie­dra ne­gra y de­ba­jo con cua­tro me­sas, una si­llas y una pa­rri­lla pu­di­mos dis­fru­tar co­mien­do “bu­de­llo de ag­ne­llo” que son tri­pas de cordero con pan de ba­rra tos­ta­do. ¡Una de­li­cia si­ci­lia­na!

He ci­ta­do ya va­rias ve­ces el co­lor ne­gro por­que for­ma par­te del pai­sa­je de la ciu­dad. Tam­bién lo des­cu­bri­mos a tra­vés de la trans­pa­ren­cia del agua del puer­to: la ro­ca ne­gra su­mer­gi­da en el mar. To­do ocu­rrió con la gran erup­ción del año 1966 en la que la la­va del Et­na re­co­rrió ki­lo­me­tros y ki­lo­me­tros du­ran­te se­ma­nas sin que pu­die­ran de­te­ner­la

del to­do lle­gan­do fi­nal­men­te al mar. In­clu­so, hay una pla­ya en la zo­na nor­te de Ca­ta­nia con are­na y ro­ca vol­cá­ni­ca, es “San Gio­van­ni Li Cu­ti” que sue­len fre­cuen­tar so­bre to­do los ve­ci­nos de Ca­ta­nia. (Un apun­te in­tere­san­te: en la cos­ta sur de Si­ci­lia, se pue­de en­con­trar una pla­ya an­ta­gó­ni­ca a és­ta que es to­da de ro­ca blan­ca de­no­mi­na­da “Sca­la dei Tur­chi”). En la zo­na sur es­tá la zo­na de 12 kms de lar­gas pla­yas do­ra­das. Ahí se pue­den en­con­trar dis­co­te­cas ubi­ca­das en la mis­ma are­na. Des­de la au­to­pis­ta ele­va­da que pa­sa pa­ra­le­la a la cos­ta, pu­di­mos ver co­mo se su­ce­dían amo­ro­sa­men­te las pla­yas do­ra­das y los cam­pos de las tie­rras cul­ti­va­das. Mag­ní­fi­ca vi­sión. Siem­pre be­llos co­lo­res.

És­ta es una sín­te­sis de uno de los cua­tro via­jes que ya he­mos rea­li­za­do Sal­va­dor -mi com­pa­ñe­ro- y yo a Si­ci­lia. Re­gión que pa­ra mí es un pe­que­ño país que te trans­mi­te paz, tran­qui­li­dad y sen­ci­llez a tra­vés de sus tie­rras –la ma­yo­ría tra­ba­ja­das aún-. Sus ado­ra­bles co­li­nas do­ra­das en ve­rano, sus vis­tas al in­fi­ni­to, sus in­com­pa­ra­bles pues­tas de sol y so­bre­to­do su gen­te: ama­ble, ale­gre y siem­pre con tiem­po pa­ra char­lar. El sur se de­fi­ne en Si­ci­lia co­mo en mu­chos paí­ses: gen­te hu­mil­de, sol, es­pon­ta­nei­dad y ri­sas.

Mer­ca­do Ca­ta­nia

Vis­ta des­de Re­gal­bu­to

El cas­ti­llo de Agi­ra

Uni­ver­si­dad de Ca­ta­nia

Las co­li­nas do­ra­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.