Via­jar a las is­las Lofoten

Re­co­rrien­do el ar­chi­pié­la­go no­rue­go en au­to­ca­ra­va­na pa­ra dis­fru­tar de la be­lle­za úni­ca de un pa­no­ra­ma que ro­za la per­fec­ción

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS TXELL VA­LLÈS FE­CHA DEL VIA­JE 28/05/2017 A 04/06/2017

Re­co­rrien­do el ar­chi­pié­la­go no­rue­go en au­to­ca­ra­va­na pa­ra dis­fru­tar de la be­lle­za úni­ca de un pa­no­ra­ma per­fec­to.

El vien­to y la nie­ve nos azo­tan la ca­ra mien­tras no po­de­mos creer lo que ven nues­tros ojos. Re­se­gui­mos el pai­sa­je con la mi­ra­da y aca­ba­mos dan­do vuel­tas y más vuel­tas so­bre no­so­tros mis­mos pa­ra cap­tar ca­da de­ta­lle de es­tas vis­tas pa­no­rá­mi­cas. En es­te ins­tan­te, des­de la ci­ma de la mon­ta­ña Man­nen, nos em­pa­pa­mos de la esen­cia de las is­las Lofoten y cae­mos ren­di­dos an­te tan­ta be­lle­za.

Ha­ce ya unos días que es­ta­mos re­co­rrien­do el ar­chi­pié­la­go Lofoten en au­to­ca­ra­va­na. Lle­ga­mos des­de las is­las Ves­te­rå­len, nues­tro an­te­rior des­tino de la vuel­ta a Eu­ro­pa, don­de vi­vi­mos la gran ex­pe­rien­cia de avis­tar ba­lle­nas.

La ca­rre­te­ra E10 es la co­lum­na ver­te­bral de las Lofoten, la que re­co­rre to­do el ar­chi­pié­la­go de pun­ta a pun­ta y une las dis­tin­tas is­las me­dian­te puen­tes y tú­ne­les ba­jo el agua.

Nos des­via­mos de es­ta vía prin­ci­pal y una ca­rre­te­ra es­tre­cha nos lle­va has­ta la pla­ya Hau­kland. Apar­ca­mos y sa­li­mos co­rrien­do emo­cio­na­dos a ex­plo­rar la zo­na. El co­lor del agua nos sor­pren­de, nos da la sen­sa­ción de es­tar en el Ca­ri­be y ad­mi­ra­mos las im­po­nen­tes mon­ta­ñas que em­pie­zan des­de el mis­mí­si­mo mar. Una de las ci­mas nos lla­ma la aten­ción, es­pe­cu­la­mos con las fan­tás­ti­cas vis­tas que ten­dría­mos des­de arri­ba. En ese mo­men­to no sa­be­mos có­mo se lla­ma esa mon­ta­ña (lue­go des­cu­bri­mos su nom­bre:

Man­nen) pero sí que de­ci­di­mos que que­re­mos su­bir.

Pa­sean­do por un ca­mino al la­do del mar lle­ga­mos has­ta la pla­ya Ut­ta­kleiv, otro de los lu­ga­res im­pres­cin­di­bles de la zo­na. Ya de vuel­ta a Hau­kland, em­pe­za­mos la ex­cur­sión a

la ci­ma. La nie­ve que cae no nos asus­ta. Des­pués de bas­tan­tes días en No­rue­ga sa­be­mos que el cli­ma es muy cam­bian­te. Cuan­do el vien­to se vuel­ve de­ma­sia­do agre­si­vo, bus­ca­mos re­fu­gio al la­do de un ro­ca que nos pro­te­ge. Al ca­bo de un ra­to se­gui­mos an­dan­do y

lle­ga­mos a la ci­ma. Las vis­tas pa­no­rá­mi­cas de 360º son to­tal­men­te im­pre­sio­nan­tes.

Esa no­che dor­mi­mos con la au­to­ca­ra­va­na de­lan­te del mar y el so­ni­do de las olas fue nues­tra úni­ca com­pa­ñía.

A la pla­ya Kval­vi­ka só­lo se pue­de lle­gar a pie. Eso le da un en­can­to irre­sis­ti­ble así que ese se­ría nues­tro si­guien­te des­tino. Con las bo­tas y los pan­ta­lo­nes lle­nos de ba­rro con­se­gui­mos lle­gar has­ta la es­con­di­da y pre­cio­sa pla­ya. En un arre­ba­to de atre­vi­mien­to, qui­si­mos ba­ñar­nos pa­ra ha­cer más me­mo­ra­ble to­da­vía la expedición. Pero, ten­go que con­fe­sar, que cuan­do el agua nos lle­gó a los to­bi­llos el atre­vi­mien­to se ter­mi­nó y co­rri­mos a se­car­nos y cal­zar­nos. Pero las ri­sas sí que fue­ron me­mo­ra­bles y eso ya fue más que su­fi­cien­te.

El pue­blo más co­no­ci­do y fo­to­gé­ni­co de las Lofoten es Rei­ne. Con sus ca­sas de ma­de­ra ro­jas y las im­po­nen­tes mon­ta­ñas que la ro­dean, ofre­ce una es­tam­pa tí­pi­ca del ar­chi­pié­la­go.

Se­gui­mos nues­tro ca­mino y lle­ga­mos has­ta Å, el pue­blo de cor­tí­si­mo nom­bre que se en­cuen­tra al fi­nal de las is­las Lofoten, don­de ter­mi­na la ca­rre­te­ra prin­ci­pal. A po­cos mi­nu­tos an­dan­do, lle­gas has­ta el fi­nal real de las Lofoten, don­de la tie­rra ter­mi­na pa­ra dar pa­so al mar. Allí nos sen­ta­mos y mi­ra­mos ha­cia de­lan­te. Es­tá­ba­mos al fi­nal de las Lofoten, el fi­nal fí­si­co y el de nues­tra expedición por esa zo­na, pero nues­tro via­je no ter­mi­na­ba aquí.

La vuel­ta a Eu­ro­pa en au­to­ca­ra­va­na y con nues­tros pe­rros con­ti­nua­ba y el si­guien­te des­tino se­ría la is­la Sen­ja. ¿Qué nos en­con­tra­ría­mos allí? No lo sa­bía­mos pero la ilu­sión nos em­pu­ja­ba a se­guir vi­vien­do ex­pe­rien­cias y des­cu­brir lu­ga­res bo­ni­tos.

Pla­ya Kval­vi­ka

Pla­ya Ut­ta­kleiv

Vis­tas de Hau­kland beach mien­tras subes al Man­nen

Rei­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.