País de be­lle­zas y con­tras­tes

Re­co­rrien­do las Fi­li­pi­nas y dis­fru­tan­do en­tre lu­ga­re­ños de un rincón del mun­do don­de la vi­da gi­ra a me­nos re­vo­lu­cio­nes

Magellan - - SUMARIO - TEX­TO Y FOTOS MAR­TA VOL­PI FE­CHA DEL VIA­JE ENERO 2017

Re­co­rrien­do las Fi­li­pi­nas y dis­fru­tan­do en­tre lu­ga­re­ños de un rincón del mun­do don­de la vi­da gi­ra a me­nos re­vo­lu­cio­nes.

Q ue­ri­dos ami­gos via­je­ros, es­toy en­can­ta­da de lle­va­ros con­mi­go a co­no­cer un ma­ra­vi­llo­so rincón pa­ra­di­sia­co si­tua­do en Asia, que se en­cuen­tra en una sor­pren­den­te fa­se de de­sa­rro­llo, don­de los ho­te­les es­tán cre­cien­do sin pa­rar y don­de el tu­ris­mo oc­ci­den­tal em­pie­za a in­va­dir­lo to­do.

Las Fi­li­pi­nas son un país for­ma­do por más de 7000 is­las agru­pa­das en tres pro­vin­cias: Lu­zon (la is­la más gran­de que in­clu­ye tam­bién Ma­ni­la), las Vi­sa­yas (is­las cen­tra­les, ba­ña­das por un mar que com­bi­na in­creí­bles to­na­li­da­des de ver­de es­me­ral­da con el azul más pu­ro) y Min­da­nao (cu­ya par­te me­ri­dio­nal es la me­nos ac­ce­si­ble al tu­ris­ta a cau­sa de ser la más cas­ti­ga­da por el te­rro­ris­mo).

Mi via­je por es­te pa­raí­so te­rre­nal se ha pro­lon­ga­do du­ran­te un mes, y ha si­do una mez­cla per­fec­ta de re­lax y de vi­da de ciu­dad go­zan­do del pri­vi­le­gio de com­par­tir la co­ti­dia­ni­dad de una fa­mi­lia fi­li­pi­na.

La pri­me­ra se­ma­na la pa­sé en la par­te cen­tral: cua­tro días en Pa­la­wan y los días res­tan­tes en Ce­bu y Bohol. Una ver­da­de­ra ma­ra­vi­lla! Si bien el cli­ma no fue ex­tre­ma­men­te

ge­ne­ro­so con­mi­go en esos días, Pa­la­wan fue ma­gia pu­ra. Ex­cur­sio­nes a is­las vír­ge­nes y pa­ra­di­sia­cas, co­mi­das a ba­se de pes­ca­do y es­pe­cia­li­da­des fi­li­pi­nas, y via­jes de un si­tio a otro en ci­clo­mo­tor, en try­ci­cle o en los más va­ria­dos me­dios de trans­por­te.

Per­mi­tir que os ex­pli­que lo que es el try­ci­cle. El try­ci­cle, tra­du­ci­do tri­ci­clo, no es otra co­sa que un ci­clo­mo­tor a cu­yo la­te­ral se aña­de una es­truc­tu­ra de una so­li­dez bas­tan­te dis­cu­ti­ble en la que los fi­li­pi­nos pue­den lle­gar a trans­por­tar has­ta 5 per­so­nas (con sus res­pec­ti­vas ma­le­tas!). En la prác­ti­ca se­ría co­mo con­ver­tir un ci­clo­mo­tor en un co­che. ¿Co­mo-

di­dad? Eso es otra his­to­ria! Con el tri­ci­clo se pue­de ir en subida, en ba­ja­da, so­bre la are­na, pa­sar por en­ci­ma de cual­quier so­ca­vón, y aca­bar el via­je pen­san­do que se ha vi­vi­do un sla­lom digno de un cam­peón de es­quí.

Ca­pí­tu­lo apar­te me­re­cen tam­bién los ci­clo­mo­to­res. Se via­ja ri­gu­ro­sa­men­te sin cas­co y pue­den com­par­tir la mo­to has­ta cua­tro per­so­nas: pa­pa que con­du­ce, el pe­que­ño de la ca­sa de pié de­lan­te del pa­dre, y un hi­jo en me­dio en­tre el pa­dre y la ma­dre de la fa­mi­lia que es quien cie­rra el pack de pa­sa­je­ros. Un vai­vén de pa­sa­je­ros de to­das las eda­des que sin cas­co ser­pen­tean co­me ver­da­de­ros nin-

ja en­tre un trá­fi­co in­fer­nal. Pe­ro tranquilos, to­do es nor­mal. Nos en­con­tra­mos en un país asiá­ti­co y po­bre. Lle­nar el de­pó­si­to del ci­clo­mo­tor no tie­ne el cos­te ni de le­jos que po­dría cos­tar lle­nar el del co­che, y es­te es evi­den­te­men­te el mo­ti­vo de su ex­ten­sa di­fu­sión.

Me­dios de trans­por­te apar­te me gus­ta­ría com­par­tir con vo­so­tros mis pri­me­ras im­pre­sio­nes a po­cos días de la lle­ga­da (y que se­gún mi opi­nión son las que más re­cor­da­mos por­que son aque­llas que más nos sor­pren­den).

Lo que más me lla­mó la aten­ción es que en ca­da pue­ble­ci­to, o me­jor di­cho en ca­da con­jun­to de ba­rra­co­nes (al me­nos en las is­las me­nos desa­rro­lla­das), in­clu­so en me­dio de una gran mon­ta­ña o a po­cos pa­sos de una cas­ca­da (un pun­to por el que pue­den pa­sar unas tres per­so­nas al día), hay siem­pre una igle­sia y una can­cha de bas­ket. No fal­tan nun­ca, de ver­dad, nun­ca. He vis­to cen­te­na­res de igle­sias y cen­te­na­res de can­chas de bas­ket cons­trui­das con los ma­te­ria­les ade­cua­dos o bien uti­li­zan­do los tron­cos de los ár­bo­les, con las ca­nas­tas col­ga­das en cual­quier lu­gar que pu­die­ra ser­vir, den­tro de los pa­tios de las ca­sas, ba­jo una es­ca­le­ra, o en los lu­ga­res más in­sos­pe­cha­dos.

Los lu­ga­re­ños y mi in­sa­cia­ble cu­rio­si­dad via­je­ra me han ayu­da­do a des­cu­brir el mo­ti­vo de es­te fe­nó­meno que en la reali­dad tie­ne una lógica bas­tan­te sen­ci­lla.

Los fi­li­pi­nos son un pue­blo que du­ran­te si­glos han si­do co­lo­ni­za­dos y han si­do in­fluen­cia­dos por di­fe­ren­tes paí­ses y cul­tu­ras, si bien dos de ellos han si­do de ma­ne­ra es­pe­cial los que han mar­ca­do pa­ra siem­pre su des­tino y su cul­tu­ra: los es­pa­ño­les y los ame­ri­ca­nos.

Los es­pa­ño­les con su pre­sen­cia de­ja­ron hue­lla con el cris­tia­nis­mo así co­mo con una in­fi­ni­dad de pa­la­bras que es­tán per­fec­ta­men­te integradas en el vo­ca­bu­la­rio ta­ga­lo, la len­gua fi­li­pi­na.

Los ame­ri­ca­nos, por su par­te, de­ja­ron la tradición de­por­ti­va por ex­ce­len­cia del país, el bas­ket, jun­to a mu­chas otras pa­la­bras integradas tam­bién en la len­gua fi­li­pi­na. Tal ha si­do la in­fluen­cia lin­güís­ti­ca de los ame­ri­ca­nos que se afir­ma que los jó­ve­nes ha­blan en la ac­tua­li­dad el ta­glish (ta­ga­lo+in­glés). Otra de las se­ñas de iden­ti­dad ame­ri­ca­na que se ven por do­quier son los fast­food, los pan­ca­kes, y mu­cho mas.

Oír ha­blar en ta­ga­lo es muy di­ver­ti­do. Pa­ra una es­tu­dio­sa de idio­mas co­mo yo, es cier­ta­men­te una aven­tu­ra. En re­la­ción a otros lu­ga­res co­mo In­do­ne­sia o Tai­lan­dia por ejem­plo, don­de es del to­do im­po­si­ble en­ten­der de lo que es­tán ha­blan­do los lu­ga­re­ños, el ta­ga­lo “trai­cio­na” a quien lo ha­bla a fa­vor de los oc­ci­den­ta­les, gra­cias a pa­la­bras es­pa­ño­las co­mo “de­re­cho”, “cu­chi­llo”, “via­je”, “si­gue”, así co­mo a la mez­cla con pa­la­bras in­gle­sas de to­do ti­po y que en de­fi­ni­ti­va per­mi­ten dar

al­go de sen­ti­do al con­jun­to de lo que es­ta­mos oyen­do aún sin co­no­cer su len­gua.

Lo que más me ha lla­mó la aten­ción, ya sea a ni­vel so­cial que lin­güís­ti­co, es la per­cep­ción que se tie­ne del res­pe­to. Par­ti­mos de la ba­se de que se tra­ta de un pue­blo ex­tre­ma­da­men­te po­bre to­da­vía, don­de los más ri­cos son muy in­flu­yen­tes y tie­nen ser­vi­cio do­més­ti­co en ca­sa, mien­tras los más po­bres en mu­chas oca­sio­nes se ven obli­ga­dos a desem­pe­ñar tra­ba­jos del to­do dis­cu­ti­bles.

Pe­ro más allá de las je­rar­quías dic­ta­das por la ri­que­za y la im­por­tan­cia, exis­te una je­rar­quía na­tu­ral dic­ta­da por la edad. No se uti­li­za el mo­do “us­ted” úni­ca­men­te pa­ra di­ri­gir­se a des­co­no­ci­dos o per­so­nas de avan­za­da edad, sino tam­bién pa­ra re­fe­rir­se a los pa­dres y los tios.

En ca­so por ejem­plo de un pri­mo de 35 años y si tu tie­nes 20 no te re­fie­res a él ha­blan­do de Vd., pe­ro en cual­quier ca­so que­da pa­ten­te una for­ma de res­pe­to muy mar­ca­da que va­ria en­tre hom­bres y mu­je­res. Si lo di­jé­ra­mos uti­li­zan­do su pro­pio idio­ma al fi­nal de ca­da fra­se que di­ría a mi tía uti­li­za­ría la ter­mi­na­ción “po”, si ha­blo con mi her­ma­na ma­yor con­clui­ría con un “ate”, mien­tras que a mi her­mano le di­ría “ku­ya”.

Vol­vien­do a nues­tras is­las, tras la vi­si­ta a la be­llí­si­ma Pa­la­wan fue el turno de la ma­ra­vi­llo­sa Ce­bu. Ocho ho­ras de ci­clo­mo­tor pa­ra re­co­rrer­la ca­si to­da y pa­ra dis­fru­tar de la vis­ta in­creí­ble de las ma­ra­vi­llo­sas cas­ca­das Ka­wa­san, unas in­men­sas len­guas de un co­lor azul im­po­si­ble de des­cri­bir, un ver­da­de­ro re­ga­lo de la na­tu­ra­le­za. En Ka­wa­san pu­di­mos prac­ti-

car can­yo­nee­ring, es de­cir sal­tos al agua y lan­za­mien­tos de al­tu­ra in­mer­sos en el bos­que, con la ayu­da de lia­nas, y acom­pa­ña­dos de una guía lo­cal. An­tes de las cas­ca­das una pa­ra­da en Os­lob nos dió la oportunidad de na­dar con los ti­bu­ro­nes ba­lle­na fi­li­pi­nos. Des­de ha­ce años se ha desa­rro­lla­do una for­ma de tu­ris­mo que con­cen­tra de­ce­nas de bar­cas re­ple­tas de tu­ris­tas que ob­ser­van a los pes­ca­do­res de la zo­na dar de co­mer a los ti­bu­ro­nes, y que per­mi­te al via­je­ro ad­mi­rar de cer­ca los ejem­pla­res de es­tos in­men­sos ani­ma­les que se des­pla­zan len­ta­men­te y que el ta­ma­ño de su bo­ca abier­ta pue­de al­can­zar la al­tu­ra de una per­so­na. Una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble!

¿Y que de­cir de Bohol? Bohol es cé­le­bre en­tre mu­chos tu­ris­tas por sus fa­mo­sas cho­co­la­te hills, o co­li­nas de cho­co­la­te, que se co­no­cen con ese so­bre­nom­bre a cau­sa de su co­lor, que es ver­do­so cuan­do el ai­re es más hú­me­do y de co­lor ma­rrón cho­co­la­te cuan­do el ai­re ve­ra­nie­go es más se­co, y co­no­ci­do tam­bién por sus tar­se­ros (o tar­siers). La vi­si­ta a las cho­co­la­tehills fue más emo­ti­va de lo pre­vis­to, po­si­ble­men­te a cau­sa de la llu­via que creó una at­mós­fe­ra mu­cho más mís­ti­ca.

Qui­sie­ra des­ta­car que la vi­si­ta a la re­ser­va de los tar­se­ros fue una de las pri­me­ras ac­ti­vi­da­des que ha­bía pro­gra­ma­do cuan­do or­ga­ni­za­ba mi via­je a Fi­li­pi­nas. Son unos ani­ma­les di­mi­nu­tos cu­ya di­men­sión pue­de ser más o me­nos del ta­ma­ño de la pal­ma de una mano, con unos ojos enor­mes (150 ve­ces más gran­des que los del hom­bre en pro­por­ción a su cuer­po) y que con­tra­ria­men­te a lo que yo creía, de vez en cuan­do los cie­rran pa­ra dor­mir.

Es­tos ani­ma­li­tos igual de dul­ces que de dia­bó­li­cos son unos ac­ti­vos de­pre­da­do­res noc­tur­nos, y en cam­bio du­ran­te el día duer­men, y su­fren de ma­ne­ra im­por­tan­te la luz y el rui­do. Por es­te mo­ti­vo en la re­ser­va que vi­si­ta­mos es­ta­ba prohi­bi­do to­car­los y ha­cer fotos con flash. Los tar­se­ros, si se en­cuen­tran so­me­ti­dos a si­tua­cio­nes de stress, son ca­pa­ces has­ta de sui­ci­dar­se. ¿Os dais cuen­ta? Un ani­mal de más de 45 mi­llo­nes de años que es ca­paz de sui­ci­dar­se. Nin­gún otro ani­mal, ni un pe­rro, ni un ti­gre, ni los pá­ja­ros lo ha­cen.

Por el con­tra­rio el ins­tin­to ani­mal es siem­pre el de la su­per­vi­ven­cia. El tar­se­ro sin em­bar­go es en al­gún sen­ti­do más si­mi­lar al hom­bre. Si ve de­ma­sia­da luz, o si se le molesta en ex­ce­so es ca­paz de aguan­tar la res­pi­ra­ción has­ta mo­rir o lan­zar­se al va­cío con­tra un ár­bol pa­ra gol­pear­se la ca­be­za y per­der la vi­da por el im­pac­to.

Vol­vien­do a mi via­je, las dos se­ma­nas a ca­ba­llo en­tre Na­vi­dad y Fin de Año las pa­sé con una gran fa­mi­lia fi­li­pi­na en Ma­ni­la. De Ma­ni­la te­nía una idea bas­tan­te di­fe­ren­te. Es ver­dad que no me es­pe­ra­ba una me­tró­po­li co­mo Nue­va York pe­ro tam­bién es cier­to que me es­pe­ra­ba que tu­vie­ra más que ofre­cer al via­je­ro. Más allá del ba­rrio an­ti­guo, de his­tó­ri­co hay más bien po­co que ver.

Al tra­tar­se de una ca­lu­ro­sí­si­ma ciu­dad asiá­ti­ca, y al igual que to­das las ca­lu­ro­sas ciu­da­des asiá­ti­cas, es­tá re­ple­ta de cen­tros co­mer­cia­les a los que no se va tan­to por com­prar sino por dis­fru­tar de su agra­da­ble cli­ma­ti­za­ción.

Ciu­dad de con­tras­tes im­pre­sio­nan­tes, es su­fi­cien­te cru­zar una ca­lle cual­quie­ra pa­ra pa­sar del ba­rrio co­mer­cial y fi­nan­cie­ro lleno de rascacielos de lu­jo a una zo­na hu­mil­de de ba­rra­cas que se man­tie­nen en pié ca­si de mi­la­gro. Ten­go que con­fe­sar que yo per­so­nal­men­te no de­di­qué mu­cho tiem­po al des­cu­bri­mien­to de Ma­ni­la. Mi guía de ca­be­ce­ra me di­jo que en reali­dad cuan­do se des­cu­bre po­co a po­co Ma­ni­la es fuen­te de gran­des emo­cio­nes. Así que se­gui­ré sus con­se­jos...

Con­clu­yo es­te re­la­to com­par­tien­do con vo­so­tros una cu­rio­si­dad acer­ca de las ca­sas y los lu­ga­res pú­bli­cos de Fi­li­pi­nas, y que se re­fie­re a la prohi­bi­ción ta­jan­te de ti­rar pa­pel hi­gié­ni­co en el WC. Y vo­so­tros os pre­gun­ta­réis ¿y co­mo se ha­ce? Es exac­ta­men­te lo mis­mo que me pre­gun­té yo la pri­me­ra vez, y la res­pues­ta se en­cuen­tra en un dis­po­si­ti­vo si­mi­lar a un gri­fo de du­cha ubi­ca­do jun­to a la ta­za y que pue­de ser uti­li­za­do pa­ra la hi­gie­ne per­so­nal. Se­ría lo más pa­re­ci­do a un bi­det portátil. Del se­ca­do se ocu­pa la ro­pa in­te­rior de ca­da uno. Otra op­ción si se uti­li­za el pa­pel hi­gié­ni­co es el de ti­rar­lo en la pa­pe­le­ra del ba­ño. Se tra­ta de una cos­tum­bre a la que me cos­tó bas­tan­te acos­tum­brar­me so­bre to­do

du­ran­te el pe­rio­do del ci­clo, pe­ro si se pien­sa fría­men­te no se tra­ta de una idea tan ma­la si pen­sa­mos al des­per­di­cio de pa­pel de otras cul­tu­ras. Im­por­tan­te por tan­to lle­var siem­pre un pa­que­te de pa­ñue­los de pa­pel a mano.

Y lle­go al fi­nal de es­te ar­tícu­lo so­bre la que es pa­ra mi una de las me­tas más sor­pren­den­tes del sud-es­te asiá­ti­co, Fi­li­pi­nas; y me gus­ta­ría des­pe­dir­me con al­gu­nas re­fle­xio­nes so­bre es­te ar­chi­pié­la­go de be­lle­zas y con­tras­tes: se via­jáis a las Fi­li­pi­nas no ol­vi­déis son­reír siem­pre. La gen­te os apre­cia­rá por vues­tra ma­ne­ra de son­reír a la vi­da. Si via­jáis a Fi­li­pi­nas re­cor­dar siem­pre lle­var con vo­so­tros mu­cha paz y po­ca pri­sa, por­que el mun­do en aquel rincón del mun­do se mue­ve a una ve­lo­ci­dad mu­cho más len­ta. Si via­jáis a las Fi­li­pi­nas no ol­vi­déis sa­lu­dar su mar azul y sus co­li­nas ver­des, sus cam­pos de arroz con sus en­tre­ga­dos cam­pe­si­nos, y los gran­des cen­tros co­mer­cia­les con mi­llo­nes de fi­li­pi­nos en bus­ca del ai­re fres­co. Si vais a las Fi­li­pi­nas re­cor­dar que es­táis en un pais asiá­ti­co y que las es­ca­le­ras y las ba­ran­di­llas son ca­si siem­pre co­mo los de los “hob­bit”: pe­que­ños, pe­que­ños y ba­jas, ba­jas. Se via­jáis a las Fi­li­pi­nas re­cor­dar que es im­por­tan­te sa­ber bai­lar, aun­que sea un po­co. Has­ta los mis­mos guar­dias ur­ba­nos que controlan el trá­fi­co, en­tre una se­ña­li­za­ción y otra son ca­pa­ces de mar­car­se un “Mi­chael Jack­son”. Si vais a las Fi­li­pi­nas ha­ce­ros mu­chos ma­sa­jes y be­ber to­dos los zu­mos de man­go, pa­pa­ya y co­co que po­dáis. Si via­jáis a las Fi­li­pi­nas mos­trad vues­tro res­pe­to a cual­quier per­so­na ma­yor que vo­so­tros ba­jan­do li­ge­ra­men­te la ca­be­za cuan­do le sa­lu­déis.

Si vais a las Fi­li­pi­nas lle­vad­me con vo­so­tros, por­que quie­ro vol­ver.

Que­ri­dos “glo­be trot­ters” co­me di­cen los fi­li­pi­nos DOC: It’s mo­re fun in the Phi­lip­pi­nes!

24

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.