Des­cal­zos por Bur­deos

Ca­lle­jean­do por la be­lla ciu­dad que ofre­ce mu­cho más que cé­le­bres cal­dos, en un com­ple­to iti­ne­ra­rio de 48 ho­ras

Magellan - - SUMARIO - TEX­TO Y FOTOS GONZALO PA­RAÍ­SO FE­CHA DEL VIA­JE MA­YO 2018

Ca­lle­jean­do por la be­lla ciu­dad que ofre­ce mu­cho más que cé­le­bres cal­dos, en un com­ple­to iti­ne­ra­rio de 48 ho­ras.

Ma­dru­gón me­dian­te, ate­rri­za­mos en Bur­deos un sá­ba­do a las ocho y me­dia de la ma­ña­na, lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue co­ger el au­to­bús al cen­tro de la ciu­dad que nos de­ja­ba a unos 10 mi­nu­tos del apartamento que ha­bía­mos al­qui­la­do pa­ra esos días. El au­to­bús del ae­ro­puer­to a la ciu­dad es bas­tan­te ba­ra­to, tie­ne una fre­cuen­cia de 10 o 15 mi­nu­tos de­pen­dien­do de si es la­bo­ra­ble o no y en una me­dia ho­ra te plan­tas en el cen­tro de la ciu­dad.

Tras de­jar nues­tras co­sas en el apartamento nos pu­si­mos en bus­ca y cap­tu­ra de un si­tio don­de po­der desa­yu­nar un crois­sant o un pain au cho­co­lat (que sí, que se­rá to­do lo tí­pi­co que quie­ran, pe­ro que quie­ren que les di­ga, aque­llo es otro ni­vel). Ti­ra­mos de goo­gle maps e ins­tin­to y aca­ba­mos en Le Bal des Grands Hom­mes (si­tua­do en el cen­tro co­mer­cial Les Grands Hom­mes), un res­tau­ran­te con te­rra­za en el que ofre­cían un desa­yuno con pas­ta, ca­fé o in­fu­sión y zu­mo de na­ran­ja por unos 10€.

Ter­mi­na­do el desa­yuno nos di­ri­gi­mos a la ofi­ci­na de tu­ris­mo de Bur­deos a re­co­ger los City Pass que ha­bía­mos com­pra­do on­li­ne, es bas­tan­te re­co­men­da­ble ya que in­clu­ye to­dos la en­tra­da a los mo­nu­men­tos mas im­por­tan­tes de la ciu­dad (La Pla­za de la Bol­sa, La Puer­ta Cail­hau, el Gran Tea­tro de Bur­deos, etc.), a ca­si to­dos los mu­seos, el bus tu­rís­ti­co (que du­ra unos 70 mi­nu­tos), to­dos los ti­pos de trans­por­te pu­bli­co y la en­tra­da a la Ci­té du Vin (co­pa de vino in­clui­da, ejem). Allí en la ofi­ci­na, ade­más de dar­nos los City Pass, nos

re­co­men­da­ron una ru­ta que po­día­mos ha­cer a pie y en la que cu­bri­ría­mos la gran ma­yo­ría de mo­nu­men­tos patrimonio de la Unes­co. Re­co­gi­mos los City Pass y de­ci­di­mos que lo me­jor era pa­sear, ha­cía sol y la tem­pe­ra­tu­ra acom­pa­ña­ba bas­tan­te.

Em­pe­za­mos por el par­que don­de se en­cuen­tra el Mo­nu­men­to a los Gi­ron­di­nos uno de los mo­nu­men­tos más em­ble­má­ti­cos de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, lue­go des­hi­ci­mos nues­tros pa­sos ha­cia el Gran Tea­tro y de ahí ba­ja­mos al pa­seo que bor­dea el rio Ga­ro­na ca­mino de la Pla­za de la Bol­sa, un pa­seo mag­ní­fi­co ro­dea­dos de pe­que­ños jar­di­nes don­de la gen­te ha­cía pic­nics y que ter­mino en la fuen­te (no muy pro­fun­da) de la pla­za en la que la gen­te apro­ve­cha­ba pa­ra mo­jar­se los pies y los ni­ños pa­ra em­pa­par­se en­te­ros. En la pla­za se en­cuen­tran dos edi­fi­cios que an­ti­gua­men­te eran mi­nis­te­rios pe­ro que en la ac­tua­li­dad al­ber­gan el Mu­seé Na­tio­nal des Doua­nes y el Pa­la­cio de la Bol­sa de Bur­deos.

De ahí de­ci­di­mos ca­lle­jear un po­co por el cen­tro y bus­car un lu­gar pa­ra co­mer, cruzamos por la Pla­za del Par­la­men­to, pa­sa­mos por Rue Par­la­men­tSaint Pie­rre y aca­ba­mos en la Pla­za Saint Pie­rre sen­ta­dos en la te­rra­za de Le Pe­tit Mai­son de Pie­rre don­de les voy a re­co­men­dar enér­gi­ca­men­te que ni se acer­quen, lo me­jor de la co­mi­da fue que pu­di­mos car­gar los mó­vi­les un po­co. Tras la de­cep­ción de­ci­di­mos re­sar­cir­nos con un he­la­do que com­pra­mos en la mis­ma pla­za y se­gui­mos ca­mi­nan­do ca­mino de la Por­te Cail­hau, un mo­nu­men­to que da­ta de 1494 y que an­ti­gua­men­te se usa­ba co­mo puer­ta prin­ci­pal de la ciu­dad.

Cruzamos la puer­ta y sa­li­mos al pa­seo de nue­vo has­ta lle­gar a la al­tu­ra de Flè­che Saint Mi­che­lle, una to­rre de 114m. a la que po­días su­bir pa­ra dis­fru­tar de Bur­deos des­de las al­tu­ras. Apun­ten, no hay as­cen­sor y los es­ca­lo­nes pa­re­ce que no aca­ban nun­ca, pe­ro va­le la pe­na por las vis­tas. De ahí ca­mi­na­mos has­ta la Ca­te­dral, a la que no pu­di­mos en­trar por­que ya era tar­de y en vis­ta del éxi­to de­ci­di­mos vol­ver al apartamento par des­can­sar un po­co y pre­pa­rar­nos pa­ra la ce­na en Mi­chel’s. Por el ca­mino nos en­con­tra­mos con una tien­da que so­lo ven­día que­so y me pa­re­ció que ha­bían ba­ja­do el cie­lo a la tie­rra, así que no que­dó más en­trar y arra­sar con to­dos los que­sos que la ama­ble de­pen­dien­ta me re­co­men­dó.

Cos­tó re­ser­var, fue muy last-mi­nu­te, pe­ro con­se­gui­mos una re­ser­va y fue la me­jor co­mi­da de to­do el via­je. Al lle­gar en­con­tra­mos el tí­pi­co res­tau­ran­te fran­cés con una te­rra­za con me­sas y si­llas ple­ga­bles de me­tal, nues­tra me­sa no es­ta­ba lis­ta y tar­da­ron en pre­pa­rar­la co­mo unos 15 mi­nu­tos pa­sa­da la ho­ra de la re­ser­va, co­sa que hi­zo que es­tu­vié­se­mos a pun­to de ir­nos. Al fi­nal con­se­gui­mos sen­tar­nos y no se nos cru­zó na­da pa­re­ci­do al arre­pen­ti­mien­to por ha­ber de­ci­di­do es­pe­rar. Es un si­tio to­tal­men­te re­co­men­da­ble pa­ra ir, de he­cho no­so­tros re­pe­ti­mos.

El do­min­go nos des­per­ta­mos sin pri­sa y fui­mos a to­mar un brunch al la­do de la tien­da de que­sos que ha­bía he­cho el agos­to con­mi­go el día an­te­rior, a Le pain et sa com­pag­ne te­nían dos op­cio­nes de brunch, la nor­mal o la com­ple­ta. Ob­via­men­te ele­gi­mos la com­ple­ta -por­que las co­sas o se ha­cen bien o no se ha­cen-, y de re­pen­te em­pe­za­ron a sa­car pla­tos y pla­tos y más pla­tos de co­mi­da (que no voy a enu­me­rar aquí por­que es me­jor que lo des­cu­bran por us­te­des mis­mos). El re­su­men del brunch fue que ne­ce­si­ta­mos una me­sa de 4 pa­ra po­ner to­da la co­mi­da, zu­mos, mer­me­la­das y ca­fés que nos sir­vie­ron.

Des­pués de aque­llo, ha­bía que pa­sear, mu­cho, así que nos fui­mos de mu­seos, al la­do de don­de desa­yu­na­mos es­ta­ba el Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas (in­clui­do en el City Pass), es­tu­vi­mos no más de me­dia ho­ra allí, la ver­dad es que pa­ra mi era más bo­ni­to el edi­fi­cio en sí que lo que ha­bía den­tro. Des­de allí ba­ja­mos di­rec­tos al pa­seo del río y ca­mi­na­mos bor­dean­do el río has­ta el CAPC, el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, don­de vi­mos al­gu­nas

co­sas in­tere­san­tes, otras que no en­ten­di­mos y otras ex­ce­si­va­men­te ex­tra­ñas. Aún así, siem­pre es­tá bien vi­si­tar es­te ti­po de mu­seos pa­ra sa­lir un po­co de la zo­na de con­fort.

Al sa­lir del Mu­seo, vi­mos a lo le­jos lo que pa­re­cía una igle­sia im­por­tan­te, así que de­ci­di­mos que­dar­nos por la zo­na pa­ra tra­tar de en­con­trar­la, lo que nos lle­vó a pa­sear por Rue No­tre Dam­me, co­sa que apro­ve­cha­mos pa­ra en­trar en al­gu­nos de los an­ti­cua­rios abier­tos en do­min­go, al fi­nal lle­ga­mos a la Igle­sia que ha­bía­mos vis­to que re­sul­tó ser la Igle­sia de Saint Louis Char­trons. Al sa­lir de la igle­sia, de­ci­di­mos que des­pués del brunch no íba­mos a co­mer más has­ta la ce­na, (no por no que­rer, es que no nos ca­bía na­da).

Vol­vi­mos al río y pen­sa­mos que igual era bue­na idea vi­si­tar el Jar­dín Botánico ya que tam­bién es­ta­ba in­clui­do en el City Pass y de pa­so po­día­mos cru­zar el Pont de Pie­rre, uno de los puen­tes más fa­mo­sos de la ciu­dad, es un pa­seo de una me­dia ho­ra o tres cuar­tos de ho­ra, pe­ro es bas­tan­te re­co­men­da­ble, ade­más al otro la­do del río hay un par­que en el que se pue­den tum­bar a des­can­sar, a ha­cer un pic­nic o a ju­gar a cual­quier co­sa que se les ocu­rra, to­do es­to a la som­bra. No­so­tros cruzamos el par­que y lle­ga­mos al jar­dín botánico. No soy

un gran fan de los jar­di­nes bo­tá­ni­cos así que mi opi­nión me la voy a aho­rrar por­que se­rá del to­do me­nos ob­je­ti­va.

De vuel­ta al otro la­do de la ciu­dad pa­ra­mos en un res­tau­ran­te que te­nía una te­rra­za so­bre el río jus­to en­fren­te de la pla­za de la bol­sa, lle­vá­ba­mos to­do el día ca­mi­nan­do y fue la me­jor ex­cu­sa pa­ra to­mar al­go so­bre el río. Por lo que leí­mos del res­tau­ran­te era un buen res­tau­ran­te pe­ro se nos es­ca­pa­ba de pre­su­pues­to (80€ el cu­bier­to de me­dia) y ya te­nía­mos re­ser­va pa­ra ce­nar. Nos aca­ba­mos las co­pas y fui­mos al apartamento pa­ra pre­pa­rar­nos pa­ra ce­nar. Pro­ble­ma, de ca­mino al apartamento nos en­tro el ham­bre, eran las 7 de la tar­de y no íba­mos a ce­nar has­ta las 10 y me­dia de la no­che, así que pen­san­do don­de co­mer al­go, nos acor­da­mos del foie gras que ce­na­mos la no­che an­te­rior y lo vi­mos cla­ro, nos fui­mos a Mi­chel’s a por una ra­ción de foie gras.

Des­pués ya nos fui­mos al apartamento y nos pre­pa­ra­mos pa­ra ce­nar, ha­bía­mos mi­ra­do en El Te­ne­dor y en­con­tra­mos un res­tau­ran­te que te­nía bue­na pin­ta y buen des­cuen­to, ade­más que­da­ba cer­ca del apartamento. Era un res­tau­ran­te de co­mi­da Sar­da (en teo­ría fran­cés se­gún la app), pe­ro co­mi­mos ca­si tan bien co­mo en Mi­chel’s, com­par­ti­mos un pri­me­ro

y de se­gun­do pe­di­mos car­ne ca­da uno y no fal­tó el pos­tre, cla­ro.

El lu­nes por la ma­ña­na nos des­per­ta­mos pron­to por­que vo­lá­ba­mos a las 5 de la tar­de y que­ría­mos apro­ve­char el lu­nes pa­ra vi­si­tar la Ci­té du Vin, así que eso hi­ci­mos. Fui­mos a por el tran­vía, mien­tras lle­ga­ba, apro­ve­cha­mos pa­ra ir a com­prar­nos el desa­yuno (Crois­sant y Pain au Cho­co­lat y ca­fé y zu­mo de na­ran­ja). El tran­vía no tar­dó más de 10 mi­nu­tos y nos de­jó ca­si en la puer­ta del mu­seo.

Una vez den­tro, nos di­mos cuen­ta de que aque­lla vi­si­ta iba a du­rar más de las dos ho­ras que yo ha­bía pre­vis­to (la com­pa­ñía de mi via­je no es una gran fan del vino y no que­ría per­der to­do el úl­ti­mo día ahí me­ti­dos), es una bar­ba­ri­dad lo que tie­nen allí mon­ta­do, cu­bren ab­so­lu­ta­men­te to­dos los as­pec­tos del vino, los di­fe­ren­tes usos que se le han da­do a lo lar­go de la his­to­ria, las di­fe­ren­tes re­gio­nes, uvas y for­mas de ha­cer el vino, los olo­res, la in­fluen­cia en la his­to­ria, los as­pec­tos le­ga­les de ha­cer vino, re­co­men­da­cio­nes so­bre en qué fi­jar­se a la ho­ra de com­prar vino, real­men­te es un mu­seo que pa­ra ver­lo bien se ne­ce­si­ta un mí­ni­mo de 4 ho­ras. Sin con­tar la vi­si­ta a la tien­da de vi­nos (ab­so­lu­ta­men­te im­pres­cin­di­ble y ha­cen en­víos in­ter­na­cio­na­les) y a la tien­da de sou­ve­nirs don­de en­con­tra­ran to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra dis­fru­tar aún más del vino.

Cuan­do ter­mi­na­mos las 3 ho­ras de vi­si­ta de­ci­di­mos que ha­bía que co­mer al­go y ya vol­ver al apartamento, mi­ra­mos ho­ra­rios y de­ci-

di­mos que­dar­nos a co­mer en el res­tau­ran­te del mu­seo, que ofre­cía unos me­nús a buen pre­cio, la ver­dad es que cum­plie­ron y co­mi­mos (y be­bí) bas­tan­te bien.

De ahí, vol­vi­mos al apartamento en tran­vía, ce­rra­mos las ma­le­tas y nos fui­mos di­rec­ción al ae­ro­puer­to, lle­ga­mos, in­ten­ta­mos com­prar, sin éxi­to, al­gu­nos sou­ve­nirs y fui­mos a pa­sar el con­trol de seguridad. Y aquí, es cuan­do to­do se tuer­ce, por re­su­mir­lo to­do: pa­so el ar­co de seguridad y veo que mi ma­le­ta no sa­le y cuan­do lo ha­ce, la de­ri­van di­rec­ta­men­te al con­trol de equi­pa­jes (sin con­tar que al pa­sar el ar­co, pi­té y me tu­vie­ron que ca­chear), fui muy ama­ble al se­ñor de seguridad y tal co­mo abre la ma­le­ta sa­ca la bol­sa con los que­sos y me pre­gun­ta que qué era eso, le di­je que­so, y me di­ce “uy no, el que­so es­te es muy tierno y no pue­de su­bir a ca­bi­na, si quie­re lo ha de fac­tu­rar” y yo, “a ver que no fac­tu­ro na­da” y tal co­mo le di­go eso co­ge to­dos los que­so y los tira a la ba­su­ra, en mi ca­ra, uno de­trás de otro. La ra­zón era que los que­sos eran muy tier­nos y que en Bur­deos te­nían una nor­ma es­pe­cial pa­ra eso. Vis­to lo que me pa­só ima­gino que la nor­ma de­be de­cir al­go así: “To­do el que­so que pa­se el con­trol, se tira a la ba­su­ra y lue­go lo com­par­ti­mos pa­ra ce­nar en­tre to­do el equi­po de seguridad”. So­lo es­pe­ro que les sen­ta­se mal a to­dos.

Pe­se a es­to, la ciu­dad fue ma­ra­vi­llo­sa, nos en­can­tó, nos hi­zo reír, bai­lar, y cons­ta­ta­mos que tie­nen mu­cho, mu­cho más que ofre­cer que vino y so­bre to­do nos hi­zo ca­mi­nar des­cal­zos por Bur­deos.

50

Mo­nu­men­to a los Gi­ron­di­nos

Gran Tea­tro de Bur­deos

Ca­te­dral de Bur­deos Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas

Pont de Pie­rre

Flè­che Saint-Mi­chel

La Ci­té du Vin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.