La “Be­lla Ve­ne­zia” en pri­ma­ve­ra

Re­cor­dan­do por­que la má­gi­ca ciu­dad ita­lia­na es uno de esos lu­ga­res que uno sa­be que ama­rá pa­ra siem­pre

Magellan - - SUMARIO - TEX­TO Y FOTOS Mª TE­RE­SA OLI­VA­RES FE­CHA DEL VIA­JE MAR­ZO 2018

Re­cor­dan­do por­que la má­gi­ca ciu­dad ita­lia­na es uno de esos lu­ga­res que uno sa­be que ama­rá pa­ra siem­pre.

La pri­me­ra vez que es­tu­ve en Venecia en el año 1983, fue amor a pri­me­ra vis­ta a pe­sar de que era ve­rano y el calor y la can­ti­dad de vi­si­tan­tes me apa­bu­lla­ban, pe­ro al caer la no­che se con­ver­tía en una ciu­dad se­re­na, don­de los res­tau­ran­tes, te­rra­zas y ca­fés ofre­cían y si­guen ofre­cien­do su en­can­to a la luz de las fa­ro­las y el ru­mor del agua de los ca­na­les.

Pues sí, me enamo­ré de Venecia y la he vi­si­ta­do en seis oca­sio­nes, ve­rano, in­vierno y aho­ra en pri­ma­ve­ra, es­ta vez con mi so­bri­na por­que que­ría en­se­ñar­le el lu­gar don­de una vez di­je que me po­dría per­der. y de nue­vo me ha cau­ti­va­do, por lo tan­to os voy a re­la­tar mis sen­sa­cio­nes y es­pe­ro que os ven­gáis con­mi­go a es­te via­je. Vi­si­tar Venecia por pri­me­ra vez re­quie­re al me­nos 3 días com­ple­tos, y nos de­ja­re­mos mu­chas co­sas pa­ra la si­guien­te vi­si­ta, así que co­men­za­mos.

Lle­ga­mos al ae­ro­puer­to de Venecia el sá­ba­do a pri­me­ra ho­ra y des­pués de la úl­ti­ma vez ha­ce cin­co años, me sor­pren­die­ron gra­ta­men­te las nue­vas ins­ta­la­cio­nes y or­ga­ni­za­ción des­de el ae­ro­puer­to pa­ra lle­gar al cen­tro de la is­la. Pa­ra los ac­ce­sos a los em­bar­ca­de­ros te des­pla­zas siem­pre den­tro del ae­ro­puer­to (re­cuer­do otros via­jes an­te­rio­res ba­jo la llu­via) y hay va­rias op­cio­nes: au­to­bús des­de la ter­mi­nal has­ta Piaz­za­le Ro­ma y lue­go en va­po­ret­to por el gran ca­nal con el cos­te más ase­qui­ble, el ser­vi­cio acuá­ti­co Ali­la­gu­na di­rec­ta­men­te des­de el em­bar­ca­de­ro al cen­tro de la ciu­dad, con un cos­te al­go su­pe­rior pe­ro sin te­ner que ha­cer cam­bios y por su­pues­to el taxi acuá­ti­co que re­sul­ta có­mo­do pe­ro ca­ro, aun­que muy in­tere­san­te si sois al me­nos 6/8 per­so­nas pa­ra el mis­mo si­tio.

No­so­tras op­ta­mos por Ali­la­gu­na (tie­ne va­rias lí­neas) y la Aran­cia que en­tra por el gran ca­nal nos de­ja­ba muy cer­ca del ho­tel. Em­pe­cé a re­co­no­cer “mi Venecia” en un día in­ver­nal con el cie­lo azul y po­cas nu­bes. la emo­ción iba su­bien­do y ca­da vez me en­con­tra­ba más y más có­mo­da. Lle­ga­mos a nues­tro des­tino en Sta. Ma­ria dei Giglio a unas ca­lles

del ho­tel, lo que nos per­mi­tió ha­cer el pri­mer pa­seo, con nues­tra ma­le­ta de ca­bi­na, en­tre puen­tes y ca­na­les.

La ciu­dad de Venecia es di­fe­ren­te a cual­quier otra ciu­dad del mun­do que ha­ya­mos co­no­ci­do o que­ra­mos co­no­cer. Es­tá si­tua­da en el Ve­ne­to al nor­te de Ita­lia en la cos­ta Adriá­ti­ca cons­trui­da so­bre la la­gu­na fren­te al con­ti­nen­te, y se com­po­ne de un con­jun­to de is­las con in­fi­ni­dad de ca­na­les y puen­tes. Di­ría que es irreal, pues en el mo­men­to en que en­tras en ella, des­apa­re­cen las ca­rre­te­ras y los co­ches, mo­tos o bi­ci­cle­tas y eres tú, a pie, quien man­da y quien de­ci­de por dón­de mo­ver­se. Pe­ro no nos asus­te­mos, Venecia nos lo po­ne fá­cil.

El gran ca­nal la di­vi­de en dos ori­llas y a su al­re­de­dor se si­túan los 6 prin­ci­pa­les ba­rrios o ses­tie­res: a un la­do San Mar­co, Cas­te­llo, Can­na­re­gio y al otro, Dor­so­du­ro, San Po­lo y San­ta Cro­ce. Ac­tual­men­te hay cua­tro puen­tes, por su­pues­to pea­to­na­les, que co­mu­ni­can am­bas ori­llas del gran ca­nal, pe­ro po­de­mos mo­ver­nos por el agua en va­po­ret­to de un la­do a otro y ba­jar­nos en cual­quie­ra de las pa­ra­das pa­ra pa­sear por la zo­na ele­gi­da, vi­si­tar los mu­seos y edi­fi­cios abier­tos al pú­bli­co o sim­ple­men­te re­co­rrer los atrac­ti­vos rin­co­nes y ha­cer fotos.

Al lle­gar al ho­tel, ubi­ca­do en la ori­lla del gran ca­nal en San Mar­co, de­ja­mos nues­tra ma­le­ta en re­cep­ción y sa­li­mos di­rec­ta­men­te a en­con­trar­nos con la Piaz­za San Mar­co, en­tran­do por uno de los ac­ce­sos a tra­vés de sus ar­ca­das. Tan im­pre­sio­nan­te co­mo la re­cor­da­ba y por su­pues­to em­pe­za­mos con in­fi­ni­dad de fotos des­de to­dos los án­gu­los, il Cam­pa­ni­le, la Ba­si­li­ca, la To­rre Dell’Oro­lo­gio.

Re­co­rres la pla­za y no de­jas de mi­rar a to­dos la­dos sin de­ci­dir don­de pa­rar­te. De­trás de il Cam­pa­ni­le y jun­to a la Ba­sí­li­ca en­con­tra­mos la fa­cha­da del Pa­laz­zo Du­ca­le y las co­lum­nas de San Mar­co y San Teodoro fren­te al gran ca­nal, con unas vis­tas im­pre­sio­nan-

tes a la Iso­la de­lla Giu­dec­ca y San Gior­gio Mag­gio­re.

Ba­jo las ar­ca­das de la piaz­za San Mar­co te­ne­mos to­do un mo­sai­co de po­si­bi­li­da­des; pre­cio­sas tien­das con pie­zas de cris­tal, y otros ar­tícu­los de de­co­ra­ción Ve­ne­cia­na, los res­tau­ran­tes, ca­fés y sus te­rra­zas ame­ni­za­das con mú­si­ca en di­rec­to, don­de pue­des to­mar­te un desa­yuno, un ape­ri­ti­vo, co­mer, me­ren­dar o ce­nar.

Va­le la pe­na re­ser­var en el bol­si­llo unos €, pa­ra dar­te el gus­ta­zo de un ape­ri­ti­vo o una me­rien­da. Men­ción es­pe­cial al Caf­fé Flo­rian, be­llí­si­mo lu­gar que te trans­por­ta a los si­glos “románticos”.

Des­pués de es­ta pri­me­ra to­ma de con­tac­to ya era ho­ra de co­mer y de­ci­di­mos ir ha­cia la par­te de atrás de la Ba­sí­li­ca, aden­trán­do­nos en la zo­na de Cas­te­llo don­de se­gui­mos re­co­rrien­do ca­lles, puen­tes so­bre ca­na­les sur­ca­dos de gón­do­las de pa­seo y al fi­nal re­ca­la­mos en una co­que­ta trat­to­ría, con una es­tu­pen­da co­ci­na tra­di­cio­nal con “gui­ños ac­tua­les”.

Pa­sean­do por otras ca­lles y des­cu­brien­do nue­vos rin­co­nes y pla­zas, re­gre­sa­mos al ho­tel pa­ra ins­cri­bir­nos. Nos ha­bían asig­na­do una

ha­bi­ta­ción pre­cio­sa con vis­tas di­rec­tas al gran ca­nal y a uno de los em­bar­ca­de­ros de gón­do­las, así que en­can­ta­das, hi­ci­mos va­rias fotos des­de nues­tras ven­ta­nas, or­ga­ni­za­mos nues­tras co­sas y sa­li­mos de nue­vo.

Nos di­ri­gi­mos an­dan­do (na­tu­ral­men­te), a la zo­na de Rial­to (exis­ten car­te­les en los cru­ces de las ca­lles pa­ra orien­tar­te en la di­rec­ción co­rrec­ta) y de nue­vo el co­lor y el en­can­to, puen­tes, las gón­do­las sur­can­do los ca­na­les, tien­das, res­tau­ran­tes, em­bar­ca­de­ros, am­plias pla­zas (se lla­man cam­po) un he­la­do en el ca­mino y lle­ga­mos a Rial­to, el puen­te más em­ble­má­ti­co de Venecia lleno de lo­ca­les an­ti­guos a am­bos la­dos de la es­ca­li­na­ta prin­ci­pal con ven­ta de ar­tícu­los tra­di­cio­na­les, jo­ye­rías, cris­tal, máscaras de car­na­val, piel, etc. etc. pue­des pa­sar­te el día de un la­do a otro.

De lu­nes a sá­ba­do por la ma­ña­na es im­pres­cin­di­ble la vi­si­ta al mer­ca­do.

Des­de to­dos los pun­tos, las fotos a las ori­llas del gran ca­nal y a los ma­ra­vi­llo­sos palacios que lo cir­cun­dan nos tu­vie­ron en­tre­te­ni­das un buen ra­to. Lue­go ba­ja­mos ha­cia San Po­lo y des­pués de va­rias fotos y un pa­seo por sus ca­lles cruzamos de nue­vo Rial­to en di­rec­ción a San Mar­co. era sá­ba­do por la tar­de y aun­que ya es­ta­ba os­cu­re­cien­do, la ani­ma­ción en las ca­lles y las tien­das era to­tal, así que re­co­rri­mos tran­qui­la­men­te to­da la zo­na.

Que­ría­mos ce­nar piz­za y ago­ta­das y un po­co tar­de, lle­ga­mos a san mar­co y pe­di­mos me­sa en una piz­ze­ría-trat­to­ría. Em­pe­za­mos con un ape­ri­ti­vo pa­ra ca­da una, “Spritz y Ber­ni­ni” y des­pués nos co­mi­mos unas piz­zas es­tu­pen­das y enor­mes.

Ya des­can­sa­das em­pren­di­mos ca­mino ha­cia el ho­tel. La no­che iba a ser más cor­ta por el cam­bio de ho­ra y lle­vá­ba­mos des­de las 5 de la ma­dru­ga­da en pie, así que ha­bía que prepararse pa­ra las dos si­guien­tes jor­na­das.

El se­gun­do día nos ha­bía­mos or­ga­ni­za­do pa­ra vi­si­tar los lu­ga­res más fa­mo­sos e im­pres­cin­di­bles de Venecia.

Des­pués del desa­yuno en el co­me­dor con la vis­ta del gran ca­nal, pre­gun­ta­mos en re­cep­ción y nos re­co­men­da­ron com­prar las en­tra­das pa­ra el Pa­laz­zo Du­ca­le en las ta­qui­llas del mu­seo co­rrer si­tua­do en la pla­za y sin co­las. Es­ta en­tra­da con pre­cio re­du­ci­do pa­ra es­tu-

dian­tes tie­ne in­clui­das las vi­si­tas del pa­la­cio du­cal, el mu­seo co­rrer, el mu­seo ar­queo­ló­gi­co y la sa­la mo­nu­men­tal de la bi­blio­te­ca mar­cia­na, to­dos en torno a la pla­za San Mar­co y hay que or­ga­ni­zar­se bien pa­ra po­der ver­lo to­do, pues los ho­ra­rios só­lo son has­ta las 5 de la tar­de. De­ci­di­mos ir di­rec­ta­men­te al Pa­laz­zo Du­ca­le; yo ya lo co­no­cía y sa­bía que te­nía­mos que de­di­car­le bue­na par­te de la ma­ña­na y de nue­vo cru­zan­do tran­qui­la­men­te por la pla­za San Mar­co nos di­ri­gi­mos a la en­tra­da por la fa­cha­da del mue­lle y efec­ti­va­men­te no fue ne­ce­sa­rio guar­dar co­la.

El Pa­laz­zo Du­ca­le te re­ci­be en el pa­tio cen­tral, pre­cio­so, don­de ad­mi­rar las ar­ca­das que lo cir­cun­dan, to­dos los rin­co­nes con al­go que ver co­mo la re­pro­duc­ción de una an­ti­gua gón­do­la o una es­ta­tua de San Jorge y el Dra­gón. Ade­más de otras es­ta­tuas, el bro­cal o po­zo de­co­ra­do y to­dos los de­ta­lles ar­qui­tec­tó­ni­cos que con­for­man el edi­fi­cio, en­con­tra­mos la Sca­la dei Gi­gan­ti con las dos co­lo­sa­les es­ta­tuas de mar­te y nep­tuno, por don­de en­tra­ban an­ti­gua­men­te las vi­si­tas ofi­cia­les, pe­ro aho­ra ce­rra­da al pú­bli­co.

Su­bi­mos al pri­mer pi­so por el ac­ce­so in­di­ca­do y re­co­rrien­do la galería lle­ga­mos a la en­tra­da de pa­la­cio a tra­vés de la es­pec­ta­cu­lar Sca­la D’oro, con es­tu­ca­dos clá­si­cos de pan de oro.

Es el ape­ri­ti­vo pa­ra lle­gar al pi­so su­pe­rior y co­men­zar el re­co­rri­do de las sun­tuo­sas sa­las ad­mi­nis­tra­ti­vas del go­bierno y la di­fe­ren­tes es­tan­cias de los Do­ge o dux, an­ti­guos go­ber­nan­tes de Venecia. Ca­da una de ellas más y más im­pre­sio­nan­tes por la ri­que­za de las or­na­men­ta­cio­nes de te­chos y pa­re­des, los

fres­cos, los lien­zos, las pin­tu­ras, las es­cul­tu­ras, las ma­de­ras o los mo­sai­cos.

Una de las sa­las más lla­ma­ti­vas es la Sa­la del Se­na­to don­de ade­más de lo an­te­rior se pue­den ad­mi­rar dos enor­mes re­lo­jes de pa­red, uno de ellos con la es­fe­ra de 24 ho­ras en nú­me­ros ro­ma­nos y el otro con los do­ce sig­nos del zo­dia­co.

Con­ti­nua­mos li­bres nues­tro re­co­rri­do (muy bien se­ña­li­za­do por cier­to) y nos aden­tra­mos en las sa­las de ar­mas, con to­do el de­ta­lle de los tro­feos, ar­mas de fue­go y ce­re­mo­nia­les, ar­ma­du­ras, ma­pas y otros que du­ran­te va­rios si­glos con­quis­tó la re­pú­bli­ca de Venecia, ade­más de los pro­pios de sus ejér­ci­tos.

Se­gui­mos y lle­ga­mos a los ca­la­bo­zos, atra­ve­san­do el fa­mo­so Ponte Dei Sus­pi­ri, que os re­cuer­do que no te­nía na­da de ro­mán­ti­co, pues por allí pasaban los pre­sos ha­cia sus cel­das y mu­chos de ellos “sus­pi­ra­ban” por­que po­día ser la úl­ti­ma vez que vie­ran la luz del sol y el mar a tra­vés de los es­tre­chos ven­ta­na­les. Lo di­cho, vi­si­ta im­pres­cin­di­ble.

Nues­tra si­guien­te in­ten­ción era vi­si­tar la Ba­sí­li­ca de San Mar­co y su­bir a il Cam­pa­ni­lle. En es­ta oca­sión no fue po­si­ble la vi­si­ta a la ba­sí­li­ca pues era el día de San Mar­co, pa­trón de la ciu­dad y se ce­le­bra­ban ofi­cios re­li­gio­sos de­di­ca­dos a es­te día.

En otra oca­sión os lo re­co­mien­do y ade­más hay que su­bir has­ta el bal­cón don­de es­tán los im­pre­sio­nan­tes ca­ba­llos de bron­ce y por su­pues­to ver las ma­ra­vi­llo­sas vis­tas de la zo­na.

En cam­bio, des­pués de una pe­que­ña co­la, pu­di­mos su­bir a il Cam­pa­ni­le. No ha­bía he­cho nun­ca es­ta vi­si­ta y nos en­can­tó. Su­bes 9 pi­sos en as­cen­sor con afo­ro con­tro­la­do y des­de arri­ba por los cua­tro cos­ta­dos de la to­rre te lle­nas los ojos con to­dos los te­ja­dos de los ses-

tie­res de Venecia, la la­gu­na y sus is­las y di­cen que en días muy cla­ros se ven las cum­bres de los Al­pes.

Hay que su­bir y con­tem­plar el pai­sa­je mi­ran­do a tra­vés de los ven­ta­na­les en­re­ja­dos pe­ro sin cris­ta­les (el ai­re era bas­tan­te frío en mar­zo) y re­crear­te en el es­pa­cio in­te­rior y ob­ser­var al de­ta­lle las 5 cam­pa­nas so­bre nues­tra ca­be­za, que si­guen fun­cio­nan­do a de­ter­mi­na­das ho­ras, al me­nos una de ellas.

Cuan­do ba­ja­mos nos di­ri­gi­mos ha­cía la Ri­va de­gli Schia­vo­ni, an­ti­gua zo­na de mer­ca­de­res don­de ama­rra­ban sus na­ves pa­ra el in­ter­cam­bio de mer­can­cías.

Ini­cia­mos un lar­go pa­seo a ori­llas de la la­gu­na y el pri­mer puen­te, Ponte de­lla Pa­glia, ya nos ha­ce de­te­ner­nos pa­ra ob­ser­var des­de el ex­te­rior el Ponte dei Sus­pi­ri, que ha­bía­mos cru­za­do por el in­te­rior del Pa­laz­zo Du­ca­le. Se­gui­mos pa­sean­do y cru­zan­do puen­tes, nos en­con­tra­mos con mag­ní­fi­cos ho­te­les, res­tau­ran­tes, em­bar­ca­de­ros de gón­do­las y va­po­ret­tos, fa­cha­das de an­ti­guos edi­fi­cios, mo­nu­men­tos, etc. etc.

Co­mo es un pa­seo pa­ra de­di­car­le bas­tan­te tiem­po, di­mos la vuel­ta más o me­nos a me­dio ca­mino del fi­nal y nos pa­ra­mos en la te­rra­za ex­te­rior de un res­tau­ran­te, don­de to­ma­mos nues­tro ape­ri­ti­vo y co­mi­mos un ex­ce­len­te pes­ca­do a la plan­cha. La ventaja de los res­tau­ran­tes de es­ta zo­na, es que man­tie­nen ho­ra­rio con­ti­nua­do de co­ci­na, así que a pe­sar de ser

un po­co tar­de pa­ra la ma­yo­ría de eu­ro­peos, a no­so­tras nos fue de ma­ra­vi­lla. Ade­más dis­fru­ta­mos de un co­lo­ri­do y tra­di­cio­nal des­fi­le de época por la ri­va, den­tro de los fes­te­jos de San Mar­co.

Re­to­ma­mos el pa­seo pa­rán­do­nos en di­ver­sos pues­tos y tien­das de re­cuer­dos y se hi­zo la ho­ra de me­ren­dar. Có­mo no, di­rec­tas al Caf­fé Flo­rian que os co­men­ta­ba al prin­ci­pio y allí en un ambiente to­tal­men­te Ve­ne­ciano (sa­lo­nes con las pa­re­des y te­chos ri­ca­men­te de­co­ra­dos y amue­bla­dos con pre­cio­sas me­sas y si­llas de ma­de­ra) nos to­ma­mos nues­tros ca­fés ita­lia­nos.

Cum­pli­do el de­seo, nos aven­tu­ra­mos de nue­vo por las ca­lles de Venecia, pa­sa­mos por el Tea­tro de­lla Fe­ni­ce, Pa­la­cio For­tuny, y otras ca­lles, puen­tes, ca­na­les y pla­zas has­ta lle­gar a la ori­lla del gran ca­nal pa­ra co­ger el va­po­ret­to y re­ga­lar­nos un pa­seo de ida y vuel­ta al atar­de­cer, sen­ci­lla­men­te en­can­ta­dor.

De vuel­ta a nues­tros do­mi­nios en la zo­na de San Mar­co, des­cu­bri­mos ca­si es­con­di­do en una es­tre­cha ca­lle, el Caf­fé Cen­tra­le, un res­tau­ran­te de­co­ra­do con to­ques de vi­drio de Mu­rano, co­mo lám­pa­ras y ja­rro­nes pe­ro con un ambiente mo­derno, bo­de­ga y co­ci­na ex­ce­len­tes y ob­ser­va­mos que la ma­yo­ría de los clien­tes son ha­bi­tua­les, es de­cir, Ve­ne­cia­nos.

Per­fec­ta ve­la­da pa­ra la se­gun­da y úl­ti­ma no­che en Venecia.

Y ama­ne­ció nues­tro ter­cer día en Venecia, al igual que los an­te­rio­res con los cie­los azu­les y el ambiente fres­qui­to que el sol de la ma­ña­na sua­vi­za­ba.

Des­pués de desa­yu­nar, re­co­gi­mos nues­tras ma­le­tas y da­do que nues­tro vue­lo de re­gre­so era a las 9 de la no­che, de­ci­di­mos que era el día per­fec­to pa­ra vi­si­tar las is­las pues­to que nin­gu­na de las dos las co­no­cía.

Co­mo te­nía­mos en el ho­tel la op­ción del tras­la­do de cor­te­sía en taxi acuá­ti­co pri­va­do a Mu­rano lo apro­ve­cha­mos y allí nos es­pe­ra­ba una vi­si­ta a una de las más im­por­tan­tes fá­bri­cas de vi­drio don­de los maestros ar­te­sa­nos en­se­ñan las di­ver­sas téc­ni­cas em­plea­das, co­mo el so­pla­do y ves fun­cio­nar los tra­di­cio­na­les hor­nos.

Las gran­des tien­das ex­po­nen to­do ti­po de ar­tícu­los de vi­drio de to­das las me­di­das co­mo es­cul­tu­ras, co­pas, ja­rro­nes, lám­pa­ras de ara­ña e im­pre­sio­nan­tes y lu­jo­sos es­pe­jos y mo­bi­lia­rio.

Sa­lien­do de ese mun­do de lu­jo y po­der, des­per­ta­mos a la reali­dad y nos va­mos a re­co­rrer la is­la ca­mino del fa­ro, tam­bién con sus bo­ni­tas fa­cha­das, ca­na­les, puen­tes, em­bar­ca­de­ros y so­bre to­do in­fi­ni­dad de tien­das de sou­ve­nirs a pre­cios ase­qui­bles pa­ra lle­var­te tus re­cuer­dos.

En el em­bar­ca­de­ro del fa­ro, y ya por nues­tra cuen­ta co­gi­mos el va­po­ret­to ha­cia la is­la de Bu­rano, to­tal­men­te dis­tin­ta a lo que ha­bía­mos vis­to has­ta en­ton­ces, pues­to que es una pe­que­ña is­la de pes­ca­do­res, ar­te­sa­nía de en­ca­je y tam­bién refugio de ar­tis­tas por la se­re­ni­dad del en­torno. Su en­can­to prin­ci­pal son las fa­cha­das de las ca­sas a ori­llas de los ca­na­les, pin­ta­das de di­fe­ren­tes y lla­ma­ti­vos co­lo­res que no te de­jan in­di­fe­ren­te y no de­jas de ha­cer fotos.

Pa­sean­do por sus ca­lles en­con­tra­mos una trat­to­ría en una re­co­le­ta y tran­qui­la pla­za con la suer­te de te­ner me­sa en la te­rra­za, pues co­mo os he di­cho ha­cía una tem­pe­ra­tu­ra es­tu­pen­da.

Des­pués de co­mer (muy bien y al me­jor pre­cio de to­dos los días) y pa­sean­do de ca­mino al em­bar­ca­de­ro pa­ra co­ger el va­po­ret­to de vuel­ta, en­con­tra­mos otra zo­na de res­tau­ran­tes y te­rra­zas mu­cho más bu­lli­cio­sa y tu­rís­ti­ca, así que acer­ta­mos de pleno con nues­tra pe­que­ña trat­to­ría. No po­día fal­tar el re­ma­te con un ex­ce­len­te ge­la­to. De re­gre­so a Venecia se acer­ca­ba la ho­ra de la vuel­ta a ca­sa, así que nos di­ri­gi­mos al ho­tel pa­ra re­co­ger nues­tras ma­le­tas y guar­dar las úl­ti­mas com­pras. En el bar y mi­ran­do al gran ca­nal sa­bo­rea­mos un “caf­fé y un caf­fé­lat­te” an­tes de ir ha­cía el em­bar­ca­de­ro de San Mar­co don­de co­gi­mos el bar­co de Ali­la­gu­na pa­ra el ae­ro­puer­to bor­dean­do to­da la is­la. Co­mo co­lo­fón, tu­vi­mos la suer­te de en­con­trar­nos con una es­pec­ta­cu­lar pues­ta de sol con Venecia al fon­do.

Y nos han que­da­do mu­chas co­sas pen­dien­tes en Venecia, por ejem­plo sus mu­seos, ca­da uno de ellos con obras de ar­tis­tas de di­fe­ren­tes épo­cas y es­ti­los, que po­de­mos vi­si­tar se­gún nues­tras pre­fe­ren­cias; las igle­sias con sus par­ti­cu­la­res es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos de di­fe­ren­tes épo­cas y sus in­te­rio­res lle­nos de gran­des obras y es­cul­tu­ras, los palacios con fa­cha­das im­pre­sio­nan­tes, es­ca­li­na­tas y es­tan­cias abier­tas al pú­bli­co que hay que ad­mi­rar. y mu­cho, mu­cho más.

12

La Piaz­za di San Mar­co y el Cam­pa­ni­le

Ba­sí­li­ca di San Mar­co

Pa­laz­zo Du­ca­le

Sca­la dei Gi­gan­ti San Jorge y el Dra­gón

Ponte Dei Sus­pi­ri

Ri­va de­gli Schia­vo­ni

Ca­na­let­to

Caf­fé Flo­rian

Is­la de Bu­rano

Is­la de Mu­rano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.