Ar­gen­ti­na, la ru­ta del ma­te

Des­cu­brien­do los se­cre­tos de ese ama­do eli­xir que une a ciu­da­da­nos anó­ni­mos, via­je­ros del mun­do y gran­des fi­gu­ras del de­por­te

Magellan - - SUMARIO - TEX­TO Y FOTOS SIL­VIA GAR­CÍA

Des­cu­brien­do los se­cre­tos de ese ama­do eli­xir que une a ciu­da­da­nos, via­je­ros del mun­do y gran­des fi­gu­ras del de­por­te

Cuan­do alguien lle­ga a un ae­ro­puer­to es muy po­si­ble que vea un ma­te pa­san­do de mano en mano, tam­bién sue­le ob­ser­var­se en los tre­nes jun­to a un ig­no­to via­je­ro que go­za de su com­pa­ñía, ni ha­blar de las ga­nas que nos da cuan­do va­mos a una pla­ya y nues­tro ve­cino de som­bri­lla es­tá to­man­do un ma­te. Así an­da­mos por el mun­do los ar­gen­ti­nos. Siem­pre pen­san­do có­mo evi­tar el ex­ce­so de equi­pa­je ca­da vez que via­ja­mos, pe­ro el ma­te y la yer­ba di­fí­cil­men­te se que­dan en ca­sa.

Tan­ta es la im­por­tan­cia que tie­ne el ma­te pa­ra no­so­tros, que has­ta ya te­ne­mos nues­tra Ru­ta de la Yer­ba Ma­te. Mi­sio­nes y nor­des­te de Co­rrien­tes son las pro­vin­cias don­de más se la pro­du­ce de­bi­do a su cli­ma ap­to y a su tie­rra fér­til. Los via­je­ros pue­den re­co­rrer los es­ta­ble­ci­mien­tos ru­ra­les don­de es po­si­ble co­no­cer el pro­ce­so com­ple­to de pro­duc­ción,

ha­cer de­gus­ta­cio­nes e in­for­mar­se acer­ca de los por­me­no­res cul­tu­ra­les que nos li­gan a ella. En ju­nio una de­le­ga­ción de la Unes­co vi­si­tó es­tas pro­vin­cias, lo cual nos abre la po­si­bi­li­dad de un re­co­no­ci­mien­to an­te ese or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal.

To­do co­men­zó ha­ce más de cin­co si­glos cuan­do la yer­ba ma­te era el ár­bol con­si­de­ra­do re­ga­lo de los Dio­ses por los gua­ra­níes, pue­blo ori­gi­na­rio del ac­tual Pa­ra­guay, no­res­te de Ar­gen­ti­na, sur y su­r­es­te de Bra­sil y su­r­es­te de Bo­li­via. Los na­ti­vos con­su­mían la ho­ja co­mo be­bi­da, és­ta tam­bién era ob­je­to de cul­to o co­mo mo­ne­da de true­que con otros pue­blos prehis­pá­ni­cos. Los con­quis­ta­do­res y más tar­de los je­sui­tas hi­cie­ron que las bon­da­des de la hier­ba se co­no­cie­sen gra­cias a su cul­ti­vo en el te­rri­to­rio que fue el Vi­rrei­na­to del Río de la Pla­ta, rá­pi­da­men­te fue va­lo­ra­da por ellos con un fin ne­ta­men­te co­mer­cial.

Tam­bién la pe­que­ña ca­la­ba­za con la que tra­di­cio­nal­men­te se lo “ce­ba” tie­ne un ori­gen muy di­fun­di­do en to­da Amé­ri­ca, cuan­do es tier­na aún se la uti­li­za co­mo co­mes­ti­ble y cuan­do se se­ca se la uti­li­za pa­ra ha­cer el ma­te pro­pia­men­te di­cho. El re­ci­pien­te jun­to

a su co­rres­pon­dien­te “bom­bi­lla” pue­de ser com­pra­do en to­do mer­ca­do ar­te­sa­nal que se pre­cie de ser­lo, sue­len ver­se en as­ta de buey, ma­de­ra u otros ma­te­ria­les más ver­nácu­los, pe­ro es­to ha evo­lu­cio­na­do igual que la in­dus­tria­li­za­ción de la yer­ba ma­te, se los pue­de ele­gir en­tre los de si­li­co­na, tér­mi­cos, en­tre otras mo­da­li­da­des. En la ac­tua­li­dad, co­mo es de su­po­ner, tam­bién te­ne­mos la ver­sión “des­car­ta­ble”, pe­ro pa­ra los ma­te­ros or­to­do­xos no es lo mis­mo, si bien ayu­da.

En la ac­tua­li­dad, la an­ces­tral tradición de com­par­tir un ma­te se ex­tien­de a to­das las ge­ne­ra­cio­nes y si­tua­cio­nes po­si­bles. El es­tu­dian­te en­cuen­tra al “amargo” co­mo un fiel com­pa­ñe­ro en las no­ches pa­ra evi­tar el sue-

ño, el tra­ba­ja­dor lo to­ma co­mo com­pa­ñe­ro o pa­ra “en­ga­ñar el es­tó­ma­go”, en­tre ami­gos pa­ra dar “rien­da suel­ta a una char­la”, en­tre los via­je­ros pa­ra no ser ata­ca­dos por la “nos­tal­gia” de to­mar un ma­te­ci­to, en­tre los an­fi­trio­nes de los via­je­ros, que re­ci­ben yer­ba ma­te de sus vi­si­tan­tes, co­mo si no se ven­die­ra “en to­do el mun­do”. Co­men­ta­rio par­te me­re­ce el pro­ta­go­nis­mo que tu­vo el ma­te en­tre los ju­ga­do­res de fut­bol del Mun­dial 2018, no so­lo los ar­gen­ti­nos o uru­gua­yos die­ron mues­tra de ser to­ma­do­res de ma­te, sino tam­bién que no fal­tó al­gún que otro eu­ro­peo que, a las cla­ras, se lo ha­ya fo­to­gra­fia­do co­mo adop­tan­te de nues­tra in­fu­sión na­cio­nal.

Lo cier­to es que es­ta cos­tum­bre tan di­fun­di­da en­tre los rio­pla­ten­ses no se ex­ten­dió ha­cia el mun­do co­mo por obra de ma­gia, una de las razones es que el ma­te tie­ne la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se al me­dio en que vi­ve. Se lo con­su­me frío y con ju­go de na­ran­ja u otro cí­tri­co en zo­nas muy ca­lu­ro­sas co­mo Pa­ra­guay o nor­te ar­gen­tino don­de re­ci­be el nom­bre de “te­re­ré”. Lo más ha­bi­tual es que se lo to­me ca­lien­te, la tem­pe­ra­tu­ra ideal es un te­ma a dis­cu­tir en­tre los ce­ba­do­res, si bien ese te­ma es­tá per­fec­ta­men­te sal­va­do con la in­cor­po­ra­ción de la “fun­ción ma­te” en las ja­rras eléc­tri­cas.

La in­dus­tria­li­za­ción ha he­cho que se con­su­ma con hier­bas aro­má­ti­cas in­cor­po­ra­das, con

sa­bor a li­món o na­ran­ja en­tre otras, mien­tras que en las Sie­rras de Cór­do­ba es­tá muy di­fun­di­do el agre­ga­do de “pe­pe­ri­na”, una hier­ba que se re­co­ge a mano, se la co­lo­ca a se­car, se la frac­cio­na en bol­si­tas y sue­le ven­der­se en la ca­lle o en ca­sa de pro­duc­tos ar­te­sa­na­les. Es­ta tie­ne pro­pie­da­des di­ges­ti­vas y se ca­rac­te­ri­za por un sa­bor bas­tan­te dul­ce y fres­co que agra­da, es­pe­cial­men­te, a las per­so­nas ma­yo­res ha­bi­tan­tes de esa zo­na de Ar­gen­ti­na. Quie­nes vi­si­tan las se­rra­nías di­fí­cil­men­te de­jar de lle­var­la en­tre sus sou­ve­nirs.

Y, co­mo pa­ra des­ta­car su im­por­tan­cia, lue­go de ser pro­pues­to, el emo­ji del ma­te po­dría lle­gar a to­dos los te­lé­fo­nos mó­vi­les del mun­do ya que ha que­da­do pre­se­lec­cio­na­do por el Con­sor­cio Uni­co­de, la en­ti­dad que se en­car­ga de es­tan­da­ri­zar o apro­bar grá­fi­cos, los fa­ná­ti­cos de­be­rán es­pe­rar has­ta 2019 pa­ra ver si es­to es po­si­ble o no.

Aho­ra, so­lo res­ta re­ci­bir el re­co­no­ci­mien­to de la UNES­CO, el cir­cui­to tu­rís­ti­co-cul­tu­ral de la Ru­ta de la Yer­ba Ma­te Ar­gen­ti­na que com­po­nen Mi­sio­nes y Co­rrien­tes ya ha si­do ele­gi­do por via­je­ros de to­do el mun­do que lle­gan atraí­dos no so­lo por co­no­cer los se­cre­tos de nues­tra in­fu­sión pre­fe­ri­da, sino tam­bién, por las be­lle­zas na­tu­ra­les, en­tre otras atrac­cio­nes que ofre­cen am­bas pro­vin­cias. Mien­tras voy ter­mi­nan­do re­la­to, ¿to­ma­mos un ma­te­ci­to?

60

Fo­to: Lean­dro Ki­bisz

Plan­ta­cio­nes de Yer­ba Ma­te en la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.