En las fau­ces de Fiyi

Des­cu­brien­do el pa­sa­do ca­ní­bal de Fiyi en un sor­pren­den­te via­je por la his­to­ria del país.

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS JOR­DI CA­NAL-SO­LER FE­CHA DEL VIA­JE 03/09/2018 A 08/09/2018

A120 me­tros de al­tu­ra mi dron cap­ta una for­ma sin­gu­lar en la cos­ta oes­te de Fiyj. En la pe­que­ña pan­ta­lla del te­lé­fono mó­vil que me sir­ve pa­ra guiar­lo veo un pie hu­mano… gi­gan­te. Fren­te a la pla­ya de Na­la­mu, en Vu­da Point, han cons­trui­do una is­la ar­ti­fi­cial en for­ma de pie iz­quier­do, con sus cin­co de­dos bien de­li­nea­dos por gran­des ro­cas y unas cuan­tas pal­me­ras cre­cien­do en la mar­ca del ta­lón. No es so­lo un re­cla­mo tu­rís­ti­co pa­ra el cer­cano re­sort de First Lan­ding sino que es un gui­ño a la his­to­ria más an­ti­gua de Fiyi. Se­gún la le­yen­da lo­ca, aquí fue don­de por pri­me­ra vez los hu­ma­nos lle­ga­ron a las is­las guia­dos por el dios an­ces­tral Lu­tu­na­so­ba­so­ba pro­ve­nien­tes ni na­da más ni na­da me­nos que de las cos­tas de Áfri­ca.

La bri­sa de la ma­ña­na ha­ce que las ba­te­rías del dron se ago­ten rá­pi­da­men­te, así que lo ha­go des­cen­der y me di­ri­jo al co­me­dor del ho­tel. Cru­zo la pla­ya in­vi­ta­do­ra, con su are­na blan­ca, bor­dea­da de pal­me­ras co­co­te­ras y el mar cá­li­do me la­me los pies des­nu­dos in­ci­tán­do­me a que­dar­me. A pe­sar de que Fiyi es evo­ca­do nor­mal­men­te co­mo el pa­raí­so en la Tie­rra, no pue­do que­dar­me pa­ra com­pro­bar­lo. He ve­ni­do con otro ob­je­ti­vo no tan idí­li­co: en­con­trar el ras­tro de los úl­ti­mos ca­ní­ba­les de Fiyi.

Y es que si al­go des­ta­ca en la cul­tu­ra an­ces­tral de es­te ar­chi­pié­la­go es la an­tro­po­fa­gia ex­ten­di­da por ca­da una de las 330 is­las que lo for­man. Hay quien di­ce que in­clu­so na­ve­gan­do en las ca­noas que lle­ga­ron a Vu­da Point ya prac­ti­ca­ron el ca­ni­ba­lis­mo. En otras is­las de la me­la­ne­sia y de la po­li­ne­sia, co­mo en mu­chos otros si­tios del Pa­cí­fi­co, el ca­ni­ba­lis­mo era una prác­ti­ca oca­sio­nal, pe­ro aquí en Fiyi, no era es­po­rá­di­co sino bas­tan­te fre­cuen­te. In­clu­so en la ac­tua­li­dad los mis­mos fi­yia­nos es­tán or­gu­llo­sos de es­te pa­sa­do ma­ca­bro: en las tien­das de souvenirs abun­dan las fi­gu­ri­tas de gue­rre­ros mos­tran­do los dien­tes con una son­ri­sa mien­tras se to­can la pan­za. In­clu­so se ven­de una es­pe­cie de tenedor de ma­de­ra que di­cen que usa­ban los ca­ní­ba­les pa­ra pin­char la car­ne hu­ma­na que iban a co­mer du­ran­te los ri­tua­les.

Las is­las de Fiyi ya te­nían ma­la fa­ma en­tre los pue­blos ve­ci­nos cuan­do el ca­pi­tán Cook lle­gó a fi­na­les del si­glo XVIII ex­plo­ran­do el Pa­cí­fi­co Sur. Los ma­ri­ne­ros de Sa­moa que lle­va­ba en el bar­co le ad­vir­tie­ron del pe­li­gro que ace­cha­ba en las es­pe­sas sel­vas del ar­chi­pié­la­go fi­yiano, y Cook hi­zo bien de no aden­trar­se a ex­plo­rar sus cos­tas. Años des­pués, cuan­do el ca­pi­tán Bligh fue ob­je­to del mo­tín de la Bounty y aban­do­na­do jun­to a sus fie­les hom­bres en un frá­gil bo­te, tu­vie­ron que pa­sar cer­ca de Fiyi y, a pe­sar de que ca­si no te­nían co­mi­da ni be­bi­da, de­ci­die­ron pa­sar de lar­go, no fue­ra que ellos mis­mos aca­ba­ran sien­do par­te de un fes­tín.

La ar­queo­lo­gía nos in­di­ca tam­bién que la prác­ti­ca del ca­ni­ba­lis­mo en Fiyi vie­ne de le­jos. Se han en­con­tra­do hue­sos hu­ma­nos de 2.500 años de an­ti­güe­dad que pa­re­cen ha­ber si­do co­ci­dos y des­car­na­dos pa­ra el con­su­mo. Cer­ca del río Si­ga­to­ka, en la cos­ta sur de Vi­ti Le­vu, pue­do vi­si­tar la que se pro­mo­cio­na co­mo una cue­va de ca­ní­ba­les. Lle­gar has­ta los pies de la cue­va no es fá­cil. Hay que atra­ve­sar el río en una frá­gil em­bar­ca­ción de bam­bú pa­ra su­bir des­pués a un to­do­te­rreno y re­co­rrer el va­lle pa­san­do por cua­tro

po­bla­dos. No hay elec­tri­ci­dad aquí, y so­lo los ma­te­ria­les de cons­truc­ción mo­der­nos in­di­can que es­ta­mos en pleno si­glo XXI. Por lo de­más, veo ni­ños ju­gan­do des­nu­dos ba­jo la llo­viz­na, hom­bres mo­lien­do la raíz da la ka­va en gran­des mor­te­ros y mu­je­res te­jien­do es­te­ras de fi­bra ve­ge­tal en los por­ches de sus ca­sas. Los vein­te ki­ló­me­tros que he re­co­rri­do me han pa­re­ci­do una cor­ta dis­tan­cia pe­ro un lar­go via­je en el tiem­po.

La cue­va de Naihehe fue un re­fu­gio ideal pa­ra la tri­bu Sau­ta­bu, y si­gue per­te­ne­cien­do aún a las fa­mi­lias lo­ca­les. Me­dio escondida ba­jo un al­to pe­ñas­co de már­mol pa­ra en­trar en ella hay que pe­dir per­mi­so an­tes al je­fe tri­bal. Lo en­cuen­tro en la ca­sa más cer­ca­na, y en Fiyi to­do re­ci­bi­mien­to en un po­bla­do se rea­li­za me­dian­te un pro­to­co­lo muy es­tric­to en el que la ka­va tie­ne un pa­pel prin­ci­pal. Pre­sen­te en ca­si to­da me­la­ne­sia y po­li­ne­sia, la ka­va es una be­bi­da li­ge­ra­men­te nar­có­ti­ca ex­traí­da de la raíz de Pi­per methys­ti­cum, una va­rie­dad de la pi­mien­ta. En Fiyi re­ci­be el nom­bre de ya­qo­na y su pre­pa­ra­ción y con­su­mo es­tá to­tal­men­te ri­tua­li­za­do. En­tro en la ca­sa, don­de ya tie­nen un bol de ma­de­ra con pa­tas pa­ra po­der pre­pa­rar el bre­ba­je.

Me sen­ta­mos fren­te a él y el je­fe pre­pa­ra la ka­va me­tien­do el pol­vo en una es­pe­cie de pa­ñue­lo que mo­ja en agua fres­ca en el bol. Es­tru­jan­do y mo­jan­do el pa­ñue­lo al­ter­na­ti­va­men­te con­si­gue ex­traer to­do el ju­go y te­ner la ka­va pre­pa­ra­da en cin­co mi­nu­tos. Tras unas pa­la­bras de bien­ve­ni­da, se sir­ve una ra­ción en una con­cha de co­co y una vez fi­na­li­za­da lle­na de nue­vo el re­ci­pien­te y me lo pa­sa. Me la mi­ro con re­ce­lo. Tie­ne el as­pec­to de agua de río des­pués de una tor­men­ta. Del co­lor del ba­rro. Me la be­bo de un tra­go por deferencia. Re­sul­ta que no es­tá tan mal: tie­ne un li­ge­ro re­gus­to a re­ga­liz y de­ja el pa­la­dar y la len­gua con la sen­sa­ción de es­tar me­dio dor­mi­dos, co­mo si aca­ba­ra de vi­si­tar al den­tis­ta. El je­fe son­ríe y me da fi­nal­men­te el per­mi­so pa­ra aden­trar­me en la cue­va.

Con una en­tra­da muy ba­ja que fuer­za a arro­di­llar­se a quien quie­ra pe­ne­trar en ella, la cue­va de Naihehe fue un re­fu­gio ideal du­ran­te el tiem­po de las per­se­cu­cio­nes, cuan­do la tri­bu Sau­ta­bu se es­con­dió aquí unas se­ma­nas pa­ra pro­te­ger­se del ata­que de las tri­bus ve­ci­nas. Des­de el in­te­rior po­dían ma­tar fá­cil­men­te a cual­quier gue­rre­ro que en­tra­ra sin per­mi­so: le ases­ta­ban un po­rra­zo an­tes in­clu­so de que pu­die­ra le­van­tar ca­be­za des­pués del es­tre­cho pa­sa­je. Di­cen que has­ta cua­tro­cien­tas per­so­nas se re­fu­gia­ron en el in­te­rior de la cue­va. Es po­si­ble, por­que es muy gran­de. In­clu­so tie­ne un pe­que­ño río que ba­ja de las pro­fun­di­da­des y se es­ca­pa por la en­tra­da. Agua no les fal­ta­ba, pues, pe­ro ali­men­tos… Me ima­gino que se­ría bas­tan­te fá­cil co­mer­se a esos gue­rre­ros muer­tos jun­to a la en­tra­da. Así se en­tien­de me­jor el ca­ni­ba­lis­mo, co­mo

un con­su­mo de car­ne hu­ma­na por ne­ce­si­dad. En una de las ca­ver­nas la­te­ra­les la guía me en­se­ña una es­pe­cie de ca­vi­dad na­tu­ral for­ma­da por la geo­lo­gía cal­cá­rea. En­tre es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas, co­lum­nas y cas­ca­das de pie­dra, hay un pe­que­ño hue­co en la ro­ca.

−Y es­to es el horno ca­ní­bal −me di­ce Na­dis­ha.

Me la mi­ro in­cré­du­lo. ¿Horno? ¿Dón­de es­tá la chi­me­nea? Veo un hue­so en su in­te­rior pe­ro se tra­ta del hú­me­ro de una va­ca. No se ve nin­gún si­tio por don­de po­dría es­ca­par el hu­mo, ni lu­gar don­de de­po­si­tar la le­ña, o pa­re­des cha­mus­ca­das por el fue­go. ¿Aca­so era el hue­co pa­ra el horno mi­cro­on­das? Na­dis­ha ni se in­mu­ta. Es­te es el cuen­to que con­ven­ce a los tu­ris­tas con ga­nas de en­con­trar­se con res­tos ca­ní­ba­les, y no le pa­re­ce im­por­tar ter­gi­ver­sar la his­to­ria si per­mi­te ex­plo­tar un po­co más la le­yen­da del sal­va­je ca­ní­bal…

Pe­ro a pe­sar de que se pue­da usar a ve­ces sim­ple­men­te co­mo re­cla­mo tu­rís­ti­co, real­men­te sí exis­tió un fuer­te ca­ni­ba­lis­mo en Fiyi y exis­ten prue­bas feha­cien­tes de ello. Una de las más cla­ras se en­cuen­tra ba­jo tie­rra, en la tum­ba de Udre Udre. Es­te je­fe del clan de Ra­ki­ra­ki tie­ne el tris­te ré­cord Guin­ness de ser el ca­ní­bal más pro­lí­fi­co de to­da la His­to­ria. Pa­ra guar­dar el re­gis­tro de cuán­tas per­so­nas se ha­bía co­mi­do a lo lar­go de su vi­da, pa­ra ca­da una de sus víc­ti­mas ha­bía de­po­si­ta­do una pie­dra en lí­nea rec­ta fren­te a su ca­sa. Po­co des­pués de mo­rir ha­cia 1840 el mi­sio­ne­ro Ri­chard Lyth lle­gó al lu­gar y con­tó las pie­dras. Ha­bía más de 870.

Pa­ra en­ten­der me­jor el pa­sa­do ca­ní­bal de Fiyi via­jo has­ta la ca­pi­tal, Su­va, una caó­ti­ca ciu­dad al es­te de Vi­ti Le­vu. Me alo­jo en el Grand Pa­ci­fic Ho­tel, apo­da­do la Gran Da­ma Blan­ca y tes­ti­go del pa­so de re­yes, pre­si­den­tes, mi­nis­tros, ac­to­res y fa­mo­sos. Ja­mes

Mi­che­ner, el au­tor de Re­gre­so al Pa­raí­so, se ha­bía alo­ja­do en él va­rias ve­ces. Me lo ima­gino en la ve­ran­da ex­te­rior, fren­te a la piscina, to­mán­do­se un Mai Tai co­mo al­guno de los per­so­na­jes de sus no­ve­las am­bien­ta­das en los Mares del Sur. Lo imi­to. Me sien­to fren­te a una de las me­sas de la te­rra­za y pi­do un cóc­tel. Me acom­pa­ña otro es­cri­tor que es­tu­vo por el Pa­cí­fi­co: Jack Lon­don. Me he traí­do un li­bro su­yo con al­gu­nas de sus his­to­rias cor­tas y em­pie­zo a leer El dien­te de la ba­lle­na, un es­ca­lo­frian­te re­la­to so­bre un mi­sio­ne­ro que pe­ne­tra en las mon­ta­ñas in­te­rio­res de Fiyi pa­ra con­ver­tir a los ca­ní­ba­les. Uno de sus con­ver­sos, que le tie­ne ma­nía, se avan­za y re­ga­la al je­fe del po­bla­do una ta­bua, un dien­te de ba­lle­na, el ob­je­to más pre­cia­do pa­ra los an­ti­guos fi­yia­nos. A cam­bio del re­ga­lo, el je­fe ten­drá que ma­tar al mi­sio­ne­ro…

Le­van­to la ca­be­za. El sol em­pie­za a po­ner­se y al­gu­nos de los hués­pe­des aún re­mo­lo­nean en el agua. De pron­to em­pie­za un so­ni­do fre­né­ti­co de tam­bo­res. Apa­re­cen dos sal­va­jes y por un mo­men­to pien­so que mi men­te si­gue to­da­vía den­tro de la his­to­ria de Lon­don. Van des­nu­dos de cin­tu­ra pa­ra arri­ba, con una fal­da de hojas se­cas que les cu­bre las pier­nas, y traen lar­gas an­tor­chas cu­yas lla­mas bai­lan so­bre su piel os­cu­ra. Ági­les co­mo si es­tu­vie­ran per­si­guien­do al mi­sio­ne­ro, los dos hom­bres se mue­ven por en­tre las me­sas al rit­mo de los tam­bo­res, y van en­cen­dien­do otras an­tor­chas cla­va­das en los jar­di­nes del ho­tel. Son­río ali­via­do. No bus­can car­ne fres­ca. No me los ima­gino co­mo gue­rre­ros en una ba­ta­lla tri­bal que fi­na­li­za­ra con un fes­tín ca­ní­bal. In­clu­so con esos atuen­dos, pa­re­cen per­so­nas nor­ma­les…

Pe­ro sus an­te­pa­sa­dos no fue­ron tan inocen­tes. A la ma­ña­na si­guien­te me en­ca­mino al Mu­seo de Su­va, a so­lo cin­co mi­nu­tos a pie del ho­tel. En una de las sa­las veo va­rias fo­tos de esos su­pues­tos ca­ní­ba­les, con co­lla­res de col­mi­llos de cer­do so­bre el tor­so des­nu­do, lar­gos bi­go­tes hir­su­tos y una me­le­na afro que se­rían la en­vi­dia de los Jack­son Fi­ve. Con sus ga­rro­tes y su mi­ra­da agre­si­va, dan mie­do in­clu­so en blan­co y ne­gro. En otra sa­la hay una gran co­lec­ción de ar­mas an­ti­guas y, al fi­nal de la ex­po­si­ción, una vi­tri­na que re­cuer­da la tra­ge­dia de Tho­mas Ba­ker. Es­te fue el mi­sio­ne­ro me­to­dis­ta en el que Jack Lon­don se ins­pi­ró pa­ra el per­so­na­je de su cuen­to. En 1867 pe­ne­tró en el in­te­rior de Vi­ti Le­vu

jun­to a ocho de sus ayu­dan­tes in­dí­ge­nas con la in­ten­ción de con­ver­tir al pue­blo de Na­qa­qa­de­la­va­tu. Lo que no sa­bía era que el je­fe de Na­vu­so, un pue­blo cer­cano, ha­bía ofre­ci­do una ta­bua de ca­cha­lo­te, a quien ma­ta­ra al mi­sio­ne­ro. El je­fe Wa­wa­ba­la­vu al prin­ci­pio no te­nía in­ten­ción de acep­tar la ta­bua por­que no que­ría ene­mis­tar­se con los blan­cos, pe­ro cuan­do el mi­sio­ne­ro lle­gó al po­bla­do y se en­tre­vis­tó con él, hi­zo lo peor que po­día ha­cer: le to­có la ca­be­za al je­fe Wa­wa­ba­la­vu. En­tre los fi­yia­nos la ca­be­za es la zo­na más ta­bú del cuer­po, e in­clu­so hoy en día se con­si­de­ra de ma­la edu­ca­ción ir con som­bre­ro o go­rra por un pue­blo en pre­sen­cia de sus al­dea­nos.

Tho­mas Ba­ker no su­po que al ha­ber to­ca­do la ca­be­za del je­fe ha­bía sen­ten­cia­do su muer­te. Los gue­rre­ros ata­ca­ron al gru­po. So­lo se sal­va­ron dos, que con­ta­ron la his­to­ria. Los de­más aca­ba­ron en la pan­za de los gue­rre­ros. En la vi­tri­na del mu­seo se con­ser­va un tenedor de ma­de­ra que se di­ce que Wa­wa­ba­la­vu uti­li­zó pa­ra co­mer la car­ne de Ba­ker y, en un rin­cón y muy des­gas­ta­das, se pue­de ob­ser­var un par de sue­las de za­pa­tos. Es lo úni­co que que­dó del mi­sio­ne­ro…

En Ova­lau, al oes­te de Vi­ti Le­vu, en­cuen­tro más his­to­rias de ca­ní­ba­les. En es­ta pe­que­ña is­la se fun­dó ha­cia 1820 la pri­me­ra ca­pi­tal de Fiyi, Le­vu­ka, y sus ca­sas, al­ma­ce­nes e igle­sias de ma­de­ra to­da­vía se man­tie­nen en pie y han si­do in­clui­das en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO co­mo el ejem­plo me­jor con­ser­va­do de un asen­ta­mien­to eu­ro­peo ini­cial en el Pa­cí­fi­co. Aquí lle­ga­ron a prin­ci­pios del si­glo XIX una nu­tri­da po­bla­ción de ba­lle­ne­ros, co­mer­cian­tes de sán­da­lo y de pe­pi­nos de mar, ex­por­ta­do­res de co­pra, mi­sio­ne­ros,… Los ha­bi­tan­tes de Lo­vo­ni, un or­gu­llo­so pue­blo del in­te­rior vol­cá­ni­co de la is­la, no qui­sie­ron so­me­ter­se a los dic­tá­me­nes de los eu­ro­peos re­cién lle­ga­dos y se re­be­la­ron. Pe­ro les cos­tó ca­ro. El rey de la ve­ci­na is­la de Bau, que que­ría eri­gir­se

co­mo rey ab­so­lu­to del ar­chi­pié­la­go, los en­ga­ñó pa­ra atraer­los y aca­bó capturando a ca­si to­do el pue­blo pa­ra ven­der­los co­mo es­cla­vos a los cam­pos de al­go­dón de las is­las cer­ca­nas. A tres de ellos, sin em­bar­go, les es­pe­ra­ba un des­tino mu­cho más hu­mi­llan­te: un par de jó­ve­nes y un sa­cer­do­te enano fue­ron ven­di­dos al cir­co de P. T. Bar­num’s Mu­seum, Me­na­ge­rie and Cir­cus y fue­ron ex­hi­bi­dos por los Es­ta­dos Uni­dos co­mo cu­rio­si­da­des. En fo­tos pu­bli­ci­ta­rias de la épo­ca, pro­mo­cio­nan­do el cir­co de freaks, apa­re­cen co­mo los “Tres ca­ní­ba­les de Fiyi”.

Vi­si­to el pue­blo de Lo­vo­ni, un pe­que­ño vi­llo­rrio en el in­te­rior del an­ti­guo crá­ter vol­cá­ni­co que do­mi­na el cen­tro de la is­la de Ova­lau. Aún es­tá ha­bi­ta­do por los des­cen­dien­tes de aque­llos que con­si­guie­ron es­ca­par de la es­cla­vi­tud. Lo vi­si­to en com­pa­ñía de Epi­ne­ri Bo­le, ex­per­to en bo­tá­ni­ca tra­di­cio­nal. En vez de ve­nir por la ca­rre­te­ra he­mos cru­za­do la mon­ta­ña a pie, rea­li­zan­do un trek­king que me ha per­mi­ti­do ob­ser­var los ex­ten­sos co­no­ci­mien­tos que Epi­ne­ri tie­ne de la vi­da en la sel­va.

−Nues­tros an­te­pa­sa­dos sa­bían vi­vir per­fec­ta­men­te de lo que la sel­va les da­ba −me co­men­ta Epi­ne­ri−. Po­dían ser sal­va­jes, pe­ro te­nían mu­cho más co­no­ci­mien­to del me­dio en el que vi­vían del que te­ne­mos ac­tual­men­te. Aho­ra nos es­ta­ble­cer­nos en ciu­da­des y nos ol­vi­da­mos de to­da esa sa­bi­du­ría an­ces­tral. La gen­te es­tá de­ma­sia­do acos­tum­bra­da a ir al su­per­mer­ca­do cuan­do tie­ne ham­bre o al mé­di­co cuan­do le due­le al­go. Ya no se acuer­dan de lo que ha­cían cuan­do no ha­bía ni tien­das ni hos­pi­ta­les.

Y en cam­bio él si se acuer­da. Re­co­no­ce de­ce­nas de plan­tas que le mos­tró su ma­dre cuan­do él era un ni­ño: es­ta sir­ve pa­ra el do­lor de ca­be­za, esa pa­ra las mue­las, es­ta te pa­ra una dia­rrea y es­ta te la pro­vo­ca,… In­clu­so pue­de oler don­de hay man­dio­cas en­te­rra­das.

−Aquí la gen­te no se mue­re de ham­bre− me co­men­ta.

¿En­ton­ces, por qué comían car­ne hu­ma­na los an­ti­guos fi­yia­nos?

Hay va­rias teo­rías, me co­men­ta, Epi­ne­ri. La más co­mún es que, en al­gún mo­men­to, hu­bo es­ca­sez de ali­men­tos, es­pe­cial­men­te en

sus lar­gos via­jes en ca­noa. Qui­zá en­ton­ces se acos­tum­bra­ron a co­mer car­ne hu­ma­na pa­ra so­bre­vi­vir. En otros ca­sos en­fer­mi­zos, co­mo el de Udre Udre, in­clu­so lle­ga­ron a apre­ciar su sa­bor co­mo si fue­ran gour­mets exi­gen­tes. Pe­ro en la ma­yo­ría de oca­sio­nes el ca­ni­ba­lis­mo era una ma­ne­ra ri­tual de con­se­guir el po­der es­pi­ri­tual y la fuer­za in­te­rior del gue­rre­ro muer­to. Y, a la vez, se in­fli­gía así el peor de los in­sul­tos po­si­bles, ser co­mi­do co­mo un ani­mal.

Cuan­do lle­ga­mos a Lo­vo­ni ya me he for­ma­do una idea mu­cho más cla­ra so­bre la ma­ca­bra re­la­ción de la his­to­ria de Fiyi con el ca­ni­ba­lis­mo. Por suer­te, son co­sas que han que­da­do en el pa­sa­do y que aho­ra so­lo se cuen­tan en las le­yen­das o que­dan res­trin­gi­das a las vi­tri­nas de mu­seo o a las tien­das de souvenirs.

Te­ne­mos un ham­bre atroz des­pués de ha­ber ca­mi­na­do to­do el día, y nos es­pe­ra un fes­tín co­ci­do en el lo­vo, un horno tra­di­cio­nal de pie­dras, que nos ha co­ci­na­do Abi­li, el cu­ña­do de Epi­ne­ri. En­tra­mos a su ca­sa y nos sen­ta­mos en el sue­lo cu­bier­to de es­te­ras de hier­ba en­tre­te­ji­da tra­di­cio­nal. Pron­to nos traen una do­ce­na de ban­de­jas lle­nas de to­do ti­po de ali­men­to: ta­ro, yu­ca, es­pi­na­cas, gam­bas, pes­ca­do,... So­lo con ver­lo ya me lleno y sus­pi­ro an­gus­tia­do. Epi­ne­ri me es­cu­cha y con una son­ri­sa en los la­bios, co­men­ta:

−No sé si lo sa­bes, pe­ro aquí en Fiyi la cos­tum­bre es co­mer­se al in­vi­ta­do cuan­do no se ter­mi­na to­da la co­mi­da.

Me in­clino ha­cia la pri­me­ra de las ban­de­jas y rá­pi­da­men­te em­pie­zo a ser­vir co­mi­da a to­do el mun­do. Por si aca­so...

Torch­bea­rers en GPH

First Lan­ding

Pla­ya fren­te al océano Pa­cí­fi­co en First Lan­ding

Cue­va de Naihehe

To­do­te­rreno ha­cia la cue­va de Naihehe

Pul­ve­ri­zan­do ka­va Pre­pa­ran­do la ka­va

Grand Pa­ci­fic Ho­tel

An­ti­guo al­ma­cén de Mo­rri Heds­trom, ac­tual­men­te el Mu­seo de Le­vu­ka

Vis­ta aé­rea de Le­vu­ka

En la en­tra­da de Lo­vo­ni

Bu­re o ca­sa tra­di­cio­nal en Le­vu­ka

El mar des­de lo al­to del vol­cán en Lo­vo­ni

As­cen­dien­do el vol­cán con Epi­ne­ri

Ca­sa de Abi­li en Lo­vo­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.