Via­je a la Ga­li­cia más au­tén­ti­ca

Un re­co­rri­do por la man­co­mu­ni­dad de O Sal­nés en ple­nas Rías Bai­xas

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS EN­RI­QUE SAN­CHO

Tie­rra de pa­zos y aba­días, de pla­yas, rías y mon­tes de pi­nos y to­jos, de buen vino y me­jor ma­ris­co... Tie­rra de bal­nea­rios y bar­cos, de con­tra­ban­dis­tas y san­tos, la re­gión de O Sal­nés en el su­r­oes­te de Ga­li­cia re­pre­sen­ta lo me­jor de es­ta co­mar­ca cos­te­ra en­mar­ca­da en un be­llo en­torno na­tu­ral en­tre las rías de Arou­sa y de Pon­te­ve­dra, en el co­ra­zón de las Rías Bai­xas ga­lle­gas. Es uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes de Ga­li­cia gra­cias a su am­plia ofer­ta tu­rís­ti­ca, a sus múl­ti­ples re­cur­sos y a la va­rie­dad y a la be­lle­za de sus is­las y pla­yas.

No es ta­rea fá­cil mar­car el ini­cio de la ru­ta por es­ta tie­rra lle­na de sor­pre­sas, pe­ro tal vez un buen co­mien­zo sea Cam­ba­dos, ca­pi­tal del Al­ba­ri­ño y pun­to cen­tral de la re­gión, y allí su des­co­mu­nal pla­za de Fe­fi­ña­nes, en la que des­ta­can un pa­zo con su to­rre de ho­me­na­je y la igle­sia de San Be­ni­to que dan vi­da a es­te fan­tás­ti­co con­jun­to crea­do ín­te­gra­men­te con gra­ni­to. La her­mo­su­ra del Pa­zo de Fe­fi­ña­nes ha­ce que sea con­si­de­ra­do co­mo uno de los más be­llos de Ga­li­cia, que des­ta­ca, en­tre otras co­sas, por su puen­te del ar­co; ori­gi­nal­men­te eran dos, pe­ro uno fue des­trui­do pa­ra ha­cer una ca­rre­te­ra. Co­mo en tan­tos lu­ga­res de Ga­li­cia, el vino va uni­do a la his­to­ria de es­te pa­la­cio, ya que fue el pri­mer lu­gar de Ga­li­cia don­de se em­bo­te­lló vino Al­ba­ri­ño.

No muy le­jos es­tá la Pla­za de As Rodas, don­de se con­gre­gan tu­ris­tas y lo­ca­les pa­ra dis­fru­tar de sus lo­ca­les de ta­peo y vi­nos y la Pla­za Fran­cis­co Aso­rey, de­di­ca­da al fa­mo­so es­cul­tor na­ci­do en la vi­lla. Ca­mi­nan­do por la pin­to­res­ca pea­to­nal ca­lle Hos­pi­tal se ac­ce­de des­de el cen­tro de Cam­ba­dos a la vi­lla marinera de San To­mé que tie­ne tam­bién mu­cho pa­ra mos­trar co­mo el Pa­zo de Mon­te­sa­cro, la To­rre de San Sa­dur­ni­ño del Si­glo X y que ser­vía co­mo sis­te­ma de aler­ta de las in­cur­sio­nes vi­kin­gas, la Ca­pi­lla de la Val­va­ner, lin­dan­te con el Pa­zo de Mon­te­sa­cro o el Mu­seo Ca­sa del Pes­ca­dor. Cer­ca es­tá el ce­men­te­rio de San­ta Ma­ri­ña, jun­to a las rui­nas de la an­ti­gua igle­sia del si­glo XV y con un cier­to en­can­to gó­ti­co.

Los aman­tes del ar­te al ai­re li­bre no de­ben de­jar de vi­si­tar el mu­seo de La Fun­da­ción Ma­no­lo Paz, si­tua­do a tan so­lo 4 ki­ló­me­tros de Cam­ba­dos, en uno de los inigua­la­bles pa­ra­jes de la co­mar­ca del Sal­nés, jun­to al es­tua­rio del río Umia. Ma­no­lo Paz, re­nom­bra­do es­cul­tor na­ci­do en Cam­ba­dos ex­po­ne su obra al ai­re li­bre los mar­tes y do­min­gos. Hay que re­ser­var ci­ta pre­via.

PLA­YAS Y BAL­NEA­RIOS

Y ya que ha­bla­mos de mar, co­mo es inevi­ta­ble en es­ta tie­rra, no es ma­la idea co­ger un bar­co y cru­zar a la cer­ca­na is­la de la To­ja, en el mu­ni­ci­pio de O Grove, al que es­tá uni­da por un puen­te de­ci­mo­nó­ni­co, pa­ra dis­fru­tar de su es­tu­pen­da ofer­ta de bal­nea­rios, na­tu­ra­le­za, gas­tro­no­mía y ocio. Su agra­da­ble cli­ma per­mi­te la vi­si­ta en cual­quier épo­ca del año. Aquí se en­cuen­tra uno de los bal­nea­rios más fa­mo­sos de Es­pa­ña, el Gran Ho­tel La To­ja. Las pro­pie­da­des de sus aguas mi­ne­ro-me­di­ci­na­les son muy be­ne­fi­cio­sas, y el bal­nea­rio cuen­ta con una piscina ex­te­rior cli­ma­ti­za­da, una ex­ce­len­te ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, tien­das, una dis­co­te­ca, un cam­po de golf, un ca­sino o va­rias pis­tas de tenis y de pá­del, en­tre otras po­si­bi­li­da­des. Pe­ro aun­que la ten­ta­ción de que­dar­se den­tro sea fuer­te, hay que ani­mar­se a sa­lir y vi­si­tar la ca­pi­lla de­di­ca­da a San Ca­ra­lam­pio y a la Vir­gen del Car­men. Fue cons­trui­da en el si­glo XII, y es una de las más ori­gi­na­les de Ga­li­cia. Su fa­cha­da

es­tá prác­ti­ca­men­te re­cu­bier­ta por con­chas de viei­ra, y su in­te­rior, de ai­re ma­ri­ne­ro, es mo­des­to pe­ro muy agra­da­ble.

Des­de la Is­la de La To­ja hay que acer­car­se a la lo­ca­li­dad de O Grove, que cuen­ta con un mon­tón de pla­yas, co­mo la de La Lan­za­da, que es una de las más gran­des y po­pu­la­res de Ga­li­cia. Sus ca­si 4 ki­ló­me­tros de lar­go y blan­que­cino are­nal, se ba­ña con las aguas del océano Atlán­ti­co, for­man­do olas por las que ca­bal­gan sur­fis­tas de to­do el mun­do. En­mar­can­do es­te en­torno de pos­tal, la pla­ya se ro­dea de fron­do­sa ve­ge­ta­ción y ro­cas pun­tia­gu­das que se aden­tran en el mar. Al san­tua­rio que se en­cuen­tra en ella acu­den las mu­je­res in­fe­cun­das, pues an­ti­guas le­yen­das con­fie­ren a sus aguas la vir­tud de in­fluir en la fer­ti­li­dad. Aun­que lo me­jor pa­ra con­se­guir esa fer­ti­li­dad, se­gún se di­ce, es la lla­ma­da Cu­na da San­ta, una pie­dra con for­ma de pe­que­ña ca­ma so­bre la que pla­nea la sos­pe­cha de que ga­ran­ti­za em­ba­ra­zos, siem­pre y cuan­do se co­pu­le so­bre ella. Al caer la no­che, al­gu­nos lo in­ten­tan.

El fi­nal, o el prin­ci­pio, de la pla­ya for­ma par­te de San­xen­xo que os­ten­ta el ho­no­rí­fi­co tí­tu­lo de ca­pi­tal del tu­ris­mo en las Rías Bai­xas. Ca­si uni­da a Por­to­no­vo, am­bas son lo­ca­li­da­des de ju­ven­tud, de “movida”, pla­ya y ta­peo. San­xen­xo es una de las ca­pi­ta­les del tu­ris­mo ga­lle­go. Su po­bla­ción se mul­ti­pli­ca en ve­rano. Has­ta el boom del tu­ris­mo no era más que una pe­que­ña al­dea de pes­ca­do­res, pe­ro la cons­tan­te lle­ga­da de fo­ras­te­ros trans­for­mó to­tal­men­te su fi­so­no­mía, ac­tuan­do co­mo un imán su pla­ya y su ale­gre vi­da noc­tur­na. El puer­to de

San­xen­xo es emi­nen­te­men­te tu­rís­ti­co, ofre­cien­do po­si­bi­li­da­des de fon­deo so­bre to­do pa­ra na­ves de po­co ca­la­do.

CA­MI­NOS SAN­TOS

Des­de Cam­ba­dos ha­cia el nor­te dis­cu­rren ru­tas que co­nec­tan con el Ca­mino de San­tia­go, no en vano en el año 44 la Ría de Arou­sa fue sur­ca­da por la bar­ca que trans­por­ta­ba el cuer­po del após­tol San­tia­go ca­mino de Com­pos­te­la, por su fie­les dis­cí­pu­los Ata­na­sio y Teodoro.

Cam­ba­dos, Pa­la­cio De Fer­fi­ña­nes

Cam­ba­dos, Fun­da­ción Ma­no­lo Paz

O Grove, Gran Ho­tel la To­ja.

Pla­ya de La Lan­za­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.