Yazd y el zo­roas­tris­mo

Una in­creí­ble vi­si­ta por una de las ciu­da­des más be­llas de Irán y epi­cen­tro de es­ta re­li­gión.

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS AMA­DEU DEU LO­ZANO FE­CHA DEL VIA­JE FE­BRE­RO 2014

Por el la­be­rin­to de ca­lle­jue­las es­tre­chas del cen­tro de Yazd so­lo se es­cu­cha el eco de mis pa­sos. El ado­be de las ca­sas es vie­jo y des­gas­ta­do, co­mo si la glo­rio­sa his­to­ria de es­ta ciu­dad del de­sier­to se res­que­bra­ja­ra sin re­me­dio. El vien­to, lle­ga­do des­de lo más pro­fun­do de las mon­ta­ñas, agita con sua­vi­dad los cha­do­res ne­gros, ver­des y ma­rro­nes ten­di­dos en lo al­to de al­gu­nas ca­sas. Ve­nir a Yazd ha si­do to­do un acier­to. En el cen­tro de es­te in­men­so re­vol­ti­jo de pla­zo­le­tas, ba­za­res y ca­lle­jo­nes des­ta­can, im­po­nen­tes, los mi­na­re­tes cu­bier­tos de azu­le­jos ver­des y azu­les de la Mez­qui­ta del Vier­nes apun­tan­do ha­cia el cie­lo. A su al­re­de­dor, un mar de cú­pu­las de co­lo­res y to­rres del vien­to, usa­das du­ran­te si­glos pa­ra re­fri­ge­rar los edi­fi­cios.

La ciu­dad es­tá si­tua­da en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal del vas­to de­sier­to de Lut (‘El de­sier­to

del va­cío’, en per­sa), un uni­ver­so se­co y des­al­ma­do que do­mi­na el es­te de Irán y el lu­gar en el que se ha re­gis­tra­do la má­xi­ma tem­pe­ra­tu­ra so­bre la su­per­fi­cie de la Tie­rra: se­ten­ta y un gra­dos cen­tí­gra­dos. Pe­ro aquí hay mu­cho más que sol, vie­jos ladrillos de ba­rro y es­tu­pen­das mez­qui­tas: la ciu­dad aco­ge a la ma­yor co­mu­ni­dad de zo­roas­tria­nos del país. Sus fie­les son los se­gui­do­res de la mi­le­na­ria re­li­gión del Im­pe­rio Per­sa, tes­ta­ru­dos su­per­vi­vien­tes tras si­glos de per­se­cu­ción y mar­gi­na­ción. Yazd me­re­ce ser vi­si­ta­da; no so­lo pa­ra des­cu­brir los ves­ti­gios de es­ta vie­ja re­li­gión de es­plen­do­ro­so pa­sa­do, o pa­ra per­der­se en­tre sus ca­lle­jue­las re­ple­tas de his­to­ria. A Yazd hay que vi­si­tar­la por­que es la ciu­dad más bo­ni­ta de Irán. Se co­no­cen muy po­cos de­ta­lles acer­ca de los orí­ge­nes de Zo­roas­tro (o Za­ra­tus­tra): hay quien afir­ma que na­ció en Azer­bai­yán, otros ase­gu­ran que lo hi­zo en Afganistán; la tra­di­ción cuen­ta que vi­vió en el si­glo VI a. C. aun­que al­gu­nos his­to­ria­do­res lo si­túan en­tre los si­glos XIII a XI a. C.

Pe­se a la di­fi­cul­tad en ubi­car con pre­ci­sión el per­so­na­je en el con­tex­to his­tó­ri­co de Orien­te Me­dio, se tie­ne cons­tan­cia de que pro­mul­gó a mo­do de pro­fe­ta una in­ten­sa re­for­ma de las re­li­gio­nes exis­ten­tes que desem­bo­có en el na­ci­mien­to del zo­roas­tris­mo. El nue­vo mo­vi­mien­to se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en una de las re­li­gio­nes con más se­gui­do­res

“BUE­NOS PEN­SA­MIEN­TOS, BUE­NAS PA­LA­BRAS, BUE­NAS AC­CIO­NES”

de Asia oc­ci­den­tal, sien­do fi­nal­men­te adop­ta­da por la di­nas­tía aque­mé­ni­de du­ran­te la épo­ca do­ra­da del Im­pe­rio Per­sa.

El zo­roas­tris­mo es una re­li­gión mo­no­teís­ta cu­yo prin­ci­pal Dios es Ahu­ra Maz­da, el Crea­dor, el Sos­te­ne­dor y Pro­mo­tor del Cos­mos. Los prin­ci­pios y ma­ne­ras de ac­tuar se re­co­gen en un li­bro, el Aves­ta, y se ba­san en la pro­mo­ción de la bue­na con­duc­ta de las per­so­nas en vi­da pa­ra al­can­zar el pa­raí­so una vez mue­ran. Pa­ra sus se­gui­do­res, exis­te un dua­lis­mo mo­ral im­plí­ci­to en ca­da per­so­na, dos con­duc­tas opues­tas que re­pre­sen­tan el bien y el mal y que con­vi­ven en ca­da uno de los se­res hu­ma­nos. Am­bas con­duc­tas se com­ple­men­tan y son el re­sul­ta­do de la elec­ción que ha­ce­mos en ca­da mo­men­to: quién obre se­gún el bien al­can­za­rá el pa­raí­so; por el con­tra­rio, quién ac­ce­da al in­fierno ve­rá que es­te, a di­fe­ren­cia del cris­tiano, es frío y

os­cu­ro co­mo la no­che. Cla­ro que ¿có­mo va a es­tar el in­fierno re­pre­sen­ta­do por fue­go si pa­ra el zo­roas­tris­mo el fue­go es sa­gra­do?

Yazd es el epi­cen­tro del zo­roas­tris­mo ira­ní. Aquí se eri­ge el Tem­plo del Fue­go, lu­gar sa­gra­do en el que los fie­les ase­gu­ran que la lla­ma que se res­guar­da en el in­te­rior arde des­de el si­glo V d. C. En lo al­to de la fa­cha­da, la fi­gu­ra de un an­ciano de lar­ga bar­ba den­tro de un dis­co ama­ri­llo con gran­des alas azu­la­das da la bien­ve­ni­da a quie­nes vi­si­ten el tem­plo. Es el «fa­ra­vahar», el sím­bo­lo zo­roas­triano más co­no­ci­do, que tam­bién pue­de en­con­trar­se en Per­sé­po­lis y en otras mu­chas cons­truc­cio­nes del an­ti­guo Im­pe­rio Per­sa. Co­mo en to­dos los mo­nu­men­tos em­ble­má­ti­cos y tem­plos zo­roas­tria­nos, fren­te al edi­fi­cio hay un es­tan­que. Sir­ve pa­ra du­pli­car la ima­gen, co­mo mues­tra evi­den­te del dua­lis­mo om­ni­pre­sen­te que ri­ge la vi­da de sus fie­les. Es­ta ob­se­sión por el dua­lis­mo ins­pi­ró si­glos más tar­de a los mu­sul­ma­nes chii­tas que vi­vían en Per­sia: por ello las mez­qui­tas chiíes tie­nen siem­pre un nú­me­ro par de

mi­na­re­tes, al con­tra­rio de las su­níes, que en su gran ma­yo­ría tie­nen nú­me­ro im­par (una ex­cep­ción es la Mez­qui­ta Azul de Es­tam­bul, cu­ya ar­qui­tec­tu­ra tie­ne in­fluen­cias per­sas).

En lo al­to de unos mon­tícu­los ale­ja­dos de la ciu­dad se eri­gen las To­rres del Si­len­cio (o To­rres de los Si­len­cia­dos, se­gún di­ver­sos au­to­res), es­truc­tu­ras cir­cu­la­res usa­das du­ran­te si­glos por los zo­roas­tria­nos pa­ra de­jar los cuer­pos de los muer­tos pa­ra que fue­ran de­vo­ra­dos por los ca­rro­ñe­ros. Era un ri­tual muy útil pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción de ríos y acuí­fe­ros: los bui­tres arran­ca­ban la car­ne de los cuer­pos y de­ja­ban so­lo los hue­sos que, ba­jo el im­po­nen­te sol del de­sier­to, se cal­ci­na­ban con fa­ci­li­dad y eran arro­ja­dos a un po­zo abier­to en el cen­tro de la to­rre.

A día de hoy, es­tas es­truc­tu­ras han si­do mu­chas ve­ces en­gu­lli­das por las gran­des ciu­da­des, clau­su­ra­das por mo­ti­vos de hi­gie­ne y ma­los olo­res o aban­do­na­das y des­trui­das por el pa­so del tiem­po. En Irán, es­te ri­tual fue prohi­bi­do en la dé­ca­da de 1970 por mo­ti­vos sa­ni­ta­rios. En la In­dia, sin em­bar­go, to­da­vía

si­gue prac­ti­cán­do­se en al­gu­nas zo­nas, aun­que el brus­co des­cen­so del nú­me­ro de bui­tres po­ne en ries­go es­te ri­tual mi­le­na­rio.

La in­va­sión ára­be de Per­sia en el si­glo VII d. C. im­pu­so el is­lam co­mo re­li­gión ofi­cial. El zo­roas­tris­mo pa­só a ser una creen­cia se­cun­da­ria que, pe­se a la mar­gi­na­ción de sus se­gui­do­res, con­si­guió man­te­ner­se vi­va, so­bre to­do en­tre las mon­ta­ñas del de­sier­to y en ciu­da­des co­mo Yazd o Ker­mán. Mu­chos zo­roas­tria­nos hu­ye­ron del país, re­fu­gián­do­se en Afganistán, Pa­kis­tán, Sri Lan­ka o la In­dia, don­de cons­ti­tu­ye­ron co­mu­ni­da­des for­ma­das por mi­les de se­gui­do­res, al­gu­nas de las cua­les si­guen ac­ti­vas en la ac­tua­li­dad.

So­mos muy po­co cons­cien­tes de la in­fluen­cia que el zo­roas­tris­mo ha te­ni­do en las re­li­gio­nes pos­te­rio­res y, por lo tan­to, en nues­tras cos­tum­bres y en la ma­ne­ra que te­ne­mos de vi­vir y en­ten­der el mun­do. Al­gu­nas creen­cias, co­mo el mo­no­teís­mo y la exis­ten­cia de un pa­raí­so y un in­fierno al cual ire­mos tras nues­tra muer­te en fun­ción de nues­tros ac­tos, da­tan de cen­te­na­res de años an­tes del na­ci­mien­to del cris­tia­nis­mo. Cie­lo e in­fierno, vi­da y muer­te, bien y mal. Es­ta dua­li­dad vie­ne de muy le­jos. Mi­chael Ax­worthy en su li­bro Irán. Una his­to­ria des­de Zo­roas­tro has­ta hoy in­di­ca: “En com­pa­ra­ción con per­so­na­jes co­mo Je­su­cris­to, Maho­ma e in­clu­so Moi­sés, la fi­gu­ra de Zo­roas­tro re­sul­ta mu­cho más di­fu­sa. Es muy po­co lo que sa­be­mos de su vi­da. […]. Sin em­bar­go, la im­por­tan­cia de Zo­roas­tro co­mo fun­da­dor del mo­vi­mien­to re­li­gio­so que lle­va su nom­bre en na­da des­me­re­ce la de los pro­fe­tas an­tes men­cio­na­dos”.

Cú­pu­la y mi­na­re­tes de la Mez­qui­ta del Vier­nes

Pa­tio prin­ci­pal de la Mez­qui­ta del Vier­nes

Yazd al atar­de­cer

Mu­je­res ves­ti­das con cha­dor en el cen­tro de Yazd

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.