Ru­ta mo­te­ra por Sui­za

Ex­plo­ran­do el país y re­cor­dan­do que hay lu­ga­res y ca­rre­te­ras que es­tán he­chos pa­ra ser so­ña­dos so­bre dos rue­das.

Magellan - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS JOR­DI BUS­QUETS, PA­CO VEN­TAS Y JOR­GE LÓ­PEZ FE­CHA DEL VIA­JE 27/06/2018 A 01/07/2018

A pié se camina, en co­che se via­ja, en mo­to se sue­ña” (Anó­ni­mo)

So­mos unos apa­sio­na­dos de las mo­tos, nos en­can­ta re­co­rrer el mun­do so­bre dos rue­das y en­ten­de­mos que quien no lo ha­ya pro­ba­do nun­ca pue­da cues­tio­nar es­ta afi­ción y no lle­gar a com­pren­der del to­do lo que sig­ni­fi­ca via­jar so­bre el ca­ba­llo de dos rue­das. Tam­bién es ver­dad que quien lo ha pro­ba­do en al­gu­na oca­sión, di­fí­cil­men­te en­con­tra­rá des­pués otro me­dio de trans­por­te que le re­sul­te tan com­ple­to y que le

“en­gan­che” tan­to.

So­mos tres lo­cos de las mo­tos: Jor­di (Du­ca­ti Hy­pers­tra­da 939), Pa­co (BMW GS 1200) y Jor­ge (BM GS 1200 Ad­ven­tu­re), y nos co­no­ci­mos ha­ce ya al­gu­nos años a tra­vés de ami­gos co­mu­nes. Una amis­tad que se ha ido for­ta­le­cien­do a lo lar­go de mu­chos via­jes com­par­ti­dos y de ha­ber dis­fru­ta­do de vi­ven­cias, anéc­do­tas, aven­tu­ras y des­ven­tu­ras du­ran­te nues­tros apa­sio­nan­tes via­jes por Es­pa­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia, Ita­lia, Aus­tria o Por­tu­gal. Evi­den­te­men­te siem­pre so­bre dos rue­das, una ver­da­de­ra pa­sión pa­ra los tres.

Nues­tro pri­mer via­je jun­tos fue el ve­rano del 2014 pa­ra dis­fru­tar de los BMW Mo­to­rrad Days de Gar­misch, en Ale­ma­nia y el úl­ti­mo via­je (de mo­men­to!) fue el pa­sa­do ve­rano.

Es­ta úl­ti­ma aven­tu­ra mo­te­ra que ini­cia­mos un ca­lu­ro­so día de ju­nio nos lle­vó a com­ple­tar una ru­ta fan­tás­ti­ca de cin­co días por tie­rras sui­zas. Un via­je en el que pu­di­mos al­ter­nar in­creí­bles pai­sa­jes na­tu­ra­les con en­can­ta­do­ras lo­ca­li­da­des del país y que co­mo siem­pre se nos hi­zo cor­to. Cuan­do se em­pie­za a ro­dar por se­gún que ca­rre­te­ras del mun­do es muy com­pli­ca­da la vuel­ta atrás.

Tras ha­ber pla­ni­fi­ca­do con de­ta­lle nues­tro via­je par­ti­mos el 27 de ju­nio rum­bo a la Sel­va Ne­gra. Co­mo siem­pre pla­ni­fi­car el via­je tie­ne su com­po­nen­te di­ver­ti­do, y pa­ra no­so­tros es una par­te im­pres­cin­di­ble en nues­tras ru­tas mo­te­ras. Via­jar en mo­to tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que hay que ele­gir con es­pe­cial de­ta­lle las ca­rre­te­ras por las que vas a ro­dar ya

que una ma­la elec­ción te pue­de lle­var a un re­co­rri­do abu­rri­do que es lo peor que pue­de pa­sar a quien se mue­ve so­bre dos rue­das. Bien equi­pa­dos co­mo siem­pre ha­ce­mos, con el equi­pa­je jus­to pe­ro su­fi­cien­te pa­ra los días de via­je em­pren­di­mos mar­cha des­de Bar­ce­lo­na y nos di­ri­gi­mos a la lo­ca­li­dad de Col­mar en la Al­sa­cia fran­ce­sa don­de pa­sa­ría­mos nues­tra pri­me­ra no­che, tras un lar­go tra­yec­to de 1100 km en un so­lo día.

Col­mar, ca­pi­tal vi­ní­co­la de Al­sa­cia, muy cer­ca de la fron­te­ra con Ale­ma­nia es una en­can­ta­do­ra y pe­que­ña lo­ca­li­dad que sin lu­gar a du­das hu­bie­ra me­re­ci­do una pa­ra­da al­go más lar­ga. Un cas­co an­ti­guo con ca­lles ado­qui­na­das y una “pe­que­ña Ve­ne­cia” que da la im­pre­sión de es­tar ca­mi­nan­do por un pai­sa­je de cuen­to. Lo que más nos lla­mo la aten­ción en cual­quier ca­so es la gran re­pro­duc­ción de la Es­ta­tua de la Li­ber­tad que nos re­ci­bió a la lle­ga­da a la po­bla­ción, y que fue re­ga­lo de Es­ta­dos Uni­dos a la lo­ca­li­dad, lu­gar de na­ci­mien­to de Fré­dé­ric Au­gus­te Bart­hol­di au­tor de la ce­le­bé­rri­ma y ori­gi­nal es­ta­tua de la ciu­dad de Nue­va York.

Un buen si­tio al que re­gre­sar pa­ra po­der re­co­rrer al­gu­nas de las ru­tas del vino que cru­zan la po­bla­ción. Ese no era el mo­men­to, nos aguar­da­ban fas­ci­nan­te puer­tos de mon­ta­ña con los que ha­bía­mos so­ña­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. Ya que­da­ba me­nos!

Tras ale­jar­nos de Col­mar em­pren­di­mos via­je de nue­vo pa­ra en­trar en la re­gión de la Sel­va Ne­gra des­de Friburgo. Des­de allí nos di­ri­gi­mos a las ca­ta­ra­tas del Rhin, que cons­ti­tu­yen el ma­yor sal­to de agua de la Eu­ro­pa Cen­tral y que re­ga­lan imá­ge­nes real­men­te es­pec­ta­cu­la­res cu­ya con­tem­pla­ción no pen­sá­ba­mos per­der­nos. Se­gui­da­men­te nues­tro se­gun­do día de via­je con­clui­ría en Lu­cer­na, don­de pa­sa­ría­mos nues­tra se­gun­da no­che.

Des­de Lu­cer­na ini­cia­mos el ter­cer día de via­je di­ri­gién­do­nos a co­men­zar el re­co­rri­do de los gran­des puer­tos de mon­ta­ña que nos aguar­da­ba, un re­co­rri­do co­no­ci­do co­mo “la ru­ta del 9” ya que unien­do los pun­tos del iti­ne­ra­rio de la ru­ta el di­se­ño for­ma el di­bu­jo del 9. Es­ta era sin lu­gar a du­das la par­te más es­pe­ra­da del via­je pa­ra no­so­tros, los mo­te­ros. Un re­co­rri­do que per­mi­te dis­fru­tar de nue­ve puer­tos de mon­ta­ña que se pue­den re­co­rrer sin re­pe­tir tra­za­do, y en el cen­tro de los cua­les se en­cuen­tra el be­llo pue­blo de An­der­matt.

A lo lar­go del im­pre­sio­nan­te y es­pec­ta­cu­lar re­co­rri­do pu­di­mos vi­si­tar tam­bién el gla­ciar del Ró­dano al que se ac­ce­de des­de la ca­rre­te­ra del puer­to del Fur­ka (Fur­ka­pass), y don­de na­ce el rio Ró­dano. Un sin­fín de imá­ge­nes es­pec­ta­cu­la­res a las que nin­gu­na fo­to­gra­fía de los cien­tos y cien­tos que to­ma­mos po­dría ha­cer ver­da­de­ra jus­ti­cia.

La ru­ta que ha­bía si­do el mo­ti­vo prin­ci­pal de nues­tro via­je no de­cep­cio­nó nin­gu­na de nues­tras ex­pec­ta­ti­vas y ro­dan­do por esas ca­rre­te­ras en las que pa­re­ce que el mun­do se ha pa­ra­do, y en el si­len­cio del via­je mo­te­ro, uno re­cor­da­ba fá­cil­men­te por­que las dos rue­das te en­gan­chan de esa ma­ne­ra tan apa­sio­na­da.

Tras ha­ber dis­fru­ta­do del día más in­ten­so del via­je tu­vi­mos tiem­po de ha­cer una pa­ra­da en Mei­rin­gen pa­ra vi­si­tar su mu­seo de Sher­lock Hol­mes. Una vi­si­ta pa­ra co­no­cer al­go más de uno de los de­tec­ti­ves más ce­le­bres del mun­do y pa­sar un buen ra­to en la pe­que­ña lo­ca­li­dad cu­yo uno de sus prin­ci­pa­les pun­tos de in­te­rés es pre­ci­sa­men­te ese mu­seo.

Tras la jor­na­da mo­te­ra por los puer­tos de mon­ta­ña re­gre­sa­mos a dor­mir a Lu­cer­na y aún tu­vi­mos oca­sión de co­no­cer al­gu­nos de los lu­ga­res más sin­gu­la­res de la be­lla ciu­dad sui­za co­mo el puen­te de ma­de­ra,

sím­bo­lo in­ne­ga­ble de la ciu­dad, la mu­ra­lla de Mu­sell y su má­gi­co Châ­teau Gütsch.

Al día si­guien­te to­ca­ba em­pren­der ru­ta de re­gre­so ha­cia Bar­ce­lo­na, di­rec­ción Gi­ne­bra. De­já­ba­mos Sui­za en­can­ta­dos por las fa­ci­li­da­des que ha­bía­mos en­con­tra­do, pa­ra los que co­mo no­so­tros via­jan en mo­to, y que­re­mos des­ta­car el gran nú­me­ro de zo­nas de par­king ex­clu­si­vas pa­ra los vehícu­los de dos rue­das, así co­mo el buen es­ta­do de las ca­rre­te­ras tan im­por­tan­te pa­ra los que via­ja­mos con es­te me­dio.

En el via­je de re­gre­so no qui­si­mos de­jar pa­sar la oca­sión de pa­ra­mos en la en­can­ta­do­ra y pe­que­ña ciu­dad de Berna, y des­de allí nos di­ri­gi­mos a Gi­ne­bra pa­ra se­gui­da­men­te aca­bar la pri­me­ra eta­pa del via­je de re­gre­so en la ciu­dad fran­ce­sa de Lyon. Si bien ini­cial­men­te ha­bía­mos pen­sa­do dor­mir en Gi­ne­bra al fi­nal op­ta­mos por Lyon, en una de­ci­sión que ca­si em­pe­za­mos a la­men­tar cuan­do nos di­mos cuen­ta que no iba a ser ta­rea fá­cil en­con­trar un alo­ja­mien­to dis­po­ni­ble.

En nues­tros via­jes ha­bi­tual­men­te re­ser­va­mos los ho­te­les de la ida, mien­tras que al re­gre­so pre­fe­ri­mos im­pro­vi­sar en

fun­ción del tiem­po y las fuer­zas, y de­ci­dir la pa­ra­da so­bre la mar­cha. En es­ta oca­sión fue tre­men­da­men­te com­pli­ca­do en­con­trar ho­tel ya que es­ta­ba to­do prác­ti­ca­men­te al com­ple­to y la sor­pre­sa fue que a las 21.30 h. aun no te­nía­mos si­tio pa­ra dor­mir, te­nien­do en cuen­ta de que des­pués de ca­si 500 km de via­je es­tá­ba­mos fran­ca­men­te can­sa­dos. Al fi­nal la suer­te se pu­so de nues­tro la­do y con­se­gui­mos alo­ja­mien­to en el ho­tel Ibis Ger­land 7eme, don­de tam­bién pu­di­mos ce­nar y re­po­ner fuer­zas an­tes de sa­lir a ca­lle­jear por el cas­co an­ti­guo de la bo­ni­ta ciu­dad fran­ce­sa que es un des­tino per­fec­to pa­ra re­co­rrer­lo a pié.

El úl­ti­mo día de via­je ha­bía lle­ga­do y to­ca­ba em­pren­der re­gre­so ha­cía Bar­ce­lo­na des­pués de 4 días de pe­que­ñas ciu­da­des de en­sue­ño y so­bre to­do de unos puer­tos de mon­ta­ña que nos ha­bían re­ga­la­do imá­ge­nes inol­vi­da­bles que han aña­di­do nue­vas fo­to­gra­fías a ese ál­bum de los “lo­cos por las mo­tos” que es­tos tres ami­gos va­mos re­lle­nan­do con to­do el en­tu­sias­mo del mun­do. Evi­den­te­men­te ya es­ta­mos or­ga­ni­zan­do nues­tra pró­xi­ma ru­ta .... pe­ro eso ya lo ex­pli­ca­re­mos en otro ar­tícu­lo!

Ca­ta­ra­tas del Rhin

Puen­te me­die­val de Lu­cer­na

Gla­ciar del Ró­dano

Mu­seo de Sher­lock Hol­mes

Berna

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.