El rui­do del teclado

A la bús­que­da del te­so­ro es­con­di­do en el Ras­tro de Ma­drid.

Magellan - - Sumario - TEX­TO VA­LEN­TI­NA LONGHITANO FO­TOS VINCENZO ADRIANO SCILLETTA FE­CHA DEL VIA­JE NO­VIEM­BRE 2018

El Ras­tro exis­te des­de ha­ce más de un si­glo y hoy es una de la me­tas tu­rís­ti­cas más co­no­ci­da y ele­gi­da. An­ti­gua­men­te el lu­gar don­de se en­cuen­tra era un ma­ta­de­ro don­de ma­ta­ban siem­pre bo­vi­nos, por lo tan­to la pa­la­bra “Ras­tro” vie­ne del ras­tro de san­gre de­ja­do so­bre la ca­lle por los ani­ma­les des­pués de ser ma­ta­dos.

En el si­glo XIX lle­ga­ron los cha­ma­ri­le­ros, las al­mo­ne­das de an­ti­cua­rios, al­ha­jas, así que po­co a po­co el lu­gar se con­vir­tió en un úni­co si­tio don­de to­dos los do­min­gos se iba por la ma­ña­na tem­prano. Uno de los as­pec­tos in­tere­san­tes era, y es, la ma­ne­ra co­mo se en­cuen­tran las tien­das , que pro­vo­ca en­tre los vi­si­tan­tes las ga­nas de “bus­car el te­so­ro” es de­cir de bus­car, mi­rar, lo que ne­ce­si­tan. Yo el te­so­ro lo en­con­tré en el Ras­tro mis­mo.

Eran las 11.30 cuan­do lle­gue al Ras­tro, me acom­pa­ña­ba Adriano, un fo­tó­gra­fo que se

en­car­gó de to­mar­las fo­tos pa­ra es­te ar­ticu­lo. La pri­me­ra co­sa que vi fue un gru­po de can­to­res iti­ne­ran­te que en­tre­te­nían el mon­tón de gen­te que ha­bía allí pa­sean­do, dis­fru­tan­do del día li­bre, o sim­ple­men­te gen­te co­mo Adriano y yo que iban des­cu­brien­do lo que era el Ras­tro. Las can­cio­nes de es­te gru­po te­nían co­mo te­ma la li­ber­tad y uti­li­za­ban la ale­go­ría del mar pa­ra in­di­car la li­ber­tad, vi­vir sin re­glas, en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za. Es tí­pi­co de los poe­tas es­pa­ño­les crear es­te ti­po de ale­go­ría, en efec­to pen­sé in­me­dia­ta­men­te a Jo­se de Es­pron­ce­da y a su fa­mo­sa “can­ción del pi­ra­ta” que es una de­di­ca­to­ria a la in­de­pen­den­cia y a la li­ber­tad. Por lo tan­to, tam­bién en es­tos pe­que­ños de­ta­lles res­pi­ré no so­lo Ma­drid sino su ori­gen, su li­te­ra­tu­ra, su cul­tu­ra.

Mien­tras se­guía an­dan­do, ha­bía una mez­cla de olo­res en­tre co­mi­da, pol­vo de ob­je­tos an­ti­guos, cer­ve­zas y so­bre to­do mez­cla de cul­tu­ras di­fe­ren­tes, en­con­tré mu­chí­si­mos

tu­ris­tas que mi­ra­ban la be­lle­za del mer­ca­do, la ma­gia que les trans­mi­tía y nun­ca vi gen­te tris­te, siem­pre con una son­ri­sa in­ten­sa, lu­mi­no­sa co­mo el sol que ha­bía y fuer­te co­mo ca­da per­so­na­li­dad.

Den­tro de es­ta mez­cla ha­bía tam­bién una fu­sión de es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­cos en­tre mo­der­nos y an­ti­guos. Pe­ro uno de los pues­tos don­de más se po­só mi mi­ra­da fue en los que ven­dían ti­ra­chi­nas y en un pues­to que ven­día mu­ñe­cas y es­to pa­ra mí no es un de­ta­lle

que cuen­ta po­co, por­que en el tiem­po en que vi­vi­mos hoy en día no se si­gue la cos­tum­bre de en­se­ñar a los más pe­que­ños a ju­gar con la mu­ñe­cas sino con el iPad, smartp­ho­ne y a mi­rar di­bu­jos ani­ma­dos to­dos los días, so­lo co­sas que per­mi­ten el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. ¿No se­ria bueno vol­ver atrás en lo que se re­fie­re a los jue­gos pa­ra ni­ños?

La lu­mi­no­si­dad en el Ras­tro se per­ci­be gra­cias a los co­lo­res ca­lien­tes, en efec­to ha­bía al­go de fla­men­co den­tro el Ras­tro, otra pa­la­bra cla­ve que ro­dea en la cul­tu­ra es­pa­ño­la. Ha­bía pues­tos que ven­dían za­pa­ti­llas de fla­men­co, ves­ti­dos de fla­men­co, aba­ni­cos y mu­chí­si­mos otros ac­ce­so­rios pa­ra quien prac­ti­ca el fla­men­co, de to­dos lo co­lo­res pe­ro los que pre­do­mi­na­ban más eran ama­ri­llo y ro­jo, los co­lo­res de Es­pa­ña.

Ló­gi­ca­men­te no me pa­re allí, se­guí por el mer­ca­do y la pa­sión por la fo­to­gra­fía que com­par­ti­mos con Adriano nos lle­vó has­ta los pues­tos de ma­qui­nas fo­to­grá­fi­cas de los

años 30, 40, 50 que cla­ro eran to­tal­men­te di­fe­ren­tes de las que te­ne­mos hoy. Pu­di­mos pro­bar al­gu­nas que to­da­vía fun­cio­na­ban y fue una ex­pe­rien­cia muy di­ver­ti­da e inol­vi­da­ble. To­do iba acom­pa­ña­do por gri­tos de los ven­de­do­res y vo­ces de per­so­nas que que­rían re­ga­tear con ellos, lo tí­pi­co de los mer­ca­dos.

Ca­mi­nan­do siem­pre ha­cia el nor­te del Ras­tro, es­ta vez me si­guió una can­ción muy co­no­ci­da en to­do el mun­do, “Bam­bo­leo” de los Gipsy Kings, y quien la co­no­ce sa­be que es nor­mal que te en­tren ga­nas de bai­lar, can­tar, co­rrer, mo­ver­te, de­jar cla­ro a to­do el mun­do que vi­ves con­ten­ta, de­jar cla­ro a

la gen­te que es­tás fe­liz de vi­vir allí en aquel mo­men­to. Mien­tras me re­car­ga­ba de ener­gía con es­ta can­ción lle­gue ca­si al fi­nal del Ras­tro has­ta una pla­za pe­que­ña don­de ha­bía tres chi­cos que es­cri­bían poe­mas con ma­qui­na de es­cri­bir, pe­ro lo más in­tere­san­te era que com­po­nían poe­mas con una pa­la­bra cual­quie­ra que la gen­te les de­cía. De he­cho es­ta era la ca­rac­te­rís­ti­ca que los dis­tin­guía. To­da la gen­te se pa­ra­ba por la cu­rio­si­dad de lo que eran ca­pa­ces de es­cri­bir. Te­nían un cartel que de­cía “Dame una pa­la­bra y la convierto en poe­ma”, allí pen­sé que es­ta­ba en el si­tio exac­to, en lo que es­ta­ba bus­can­do des­de que ha­bía lle­ga­do a Ma­drid un mes an­tes. Te­nía ga­nas de li­te­ra­tu­ra, ga­nas de es­cri­bir, ga­nas de en­se­ñar al mun­do que to­da­vía exis­te la li­te­ra­tu­ra, exis­ten los es­cri­to­res y las prue­bas son es­tos es­cri­to­res iti­ne­ran­tes, co­mo lo son los gru­pos mu­si­ca­les iti­ne­ran­tes. Me que­de allí ca­si quie­ta, con­se­guí a de­cir a las chi­ca la pa­la­bra “RAS­TRO” de ma­ne­ra que ella pu­die­ra es­cri­bir un poe­ma, mien­tras pen­sa­ba, es­cri­bía, bo­rra­ba, vol­vía atrás, mi­ra­ba la gen­te, yo per­ma­ne­cí quie­ta es­cu­chan­do la

gen­te, el mag­ni­fi­co teclado de la ma­qui­na de es­cri­bir y mis emo­cio­nes.

Al fi­nal me dió el poe­ma y me fui fe­liz por la ca­lle le­yén­do­lo, tra­du­cién­do­lo en mi idio­ma na­ti­vo y guar­dán­do­lo pa­ra siem­pre en mi men­te. El Poe­ma di­ce:

El Ras­tro Hay un pul­so en la ca­lle, te es­tá lla­man­do, gri­ta: VEN Y MIRAME, LA VI­DA SU­CE­DE AHO­RA. Tù lo no­tas, es­tás en los pa­sos de los vi­si­tan­tes en el na­ran­ja, en el ma­rrón, el ro­jo de las hojas que pi­sas, es­tá en el olor a in­cien­so, en la mú­si­ca y el so­ni­do de las ma­qui­nas de es­cri­bir sus­pen­di­do y vi­bran­do en el ai­re. Abres la bo­ca y se te me­te den­tro, to­dos los idio­mas, las mi­ra­das, los ras­gos, se con­gre­gan en el Ras­tro y la gen­te bai­la en las ace­ras y la gen­te pi­de poe­sía y la gen­te mi­ra, ob­ser­va, es­tá des­pier­ta co­mo tus ojos, que de­vo­ran to­do con la ilu­sión del ni­ño que co­no­ce el mar sien­tes el pul­so, das un pa­so y te unes a él.

El Ras­tro si que es un buen si­tio, aho­ra en­tien­do bien por­que si­gue sien­do una me­ta tu­rís­ti­ca y por­que lo se­rá en fu­tu­ro, re­ga­la emo­cio­nes y la gen­te bus­ca emo­cio­nes, quie­re des­cu­brir emo­cio­nes di­fe­ren­tes…

Aho­ra mis­mo cuan­do me pre­gun­tan que pien­sas del Ras­tro yo con­tes­to siem­pre así: pa­ra mi es si­nó­ni­mo de fe­li­ci­dad y mez­cla de emo­cio­nes re­ga­la­das por to­dos los de­ta­lles que pue­des no­tar, más de­ta­lles en­cuen­tres más emo­cio­nes ten­drás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.